miércoles, 25 de abril de 2018

¿Cleptomanía?



Juicio a una época






Dice el PP que Ciudadanos-Cs en lo sucesivo-no tiene aún elementos corruptos porque no ha gobernado nunca, lo que, “a contrario sensu”, quiere decir que cuando gobierne, en donde sea, el país, las comunidades o las ciudades, los tendrá, como todo el mundo. 

Y esta afirmación concuerda con lo que dice ser su filosofía sobre la humanidad: todos somos corruptos, lo que ocurre es que, para corromperse, hay que gobernar.

Seguramente, los filósofos del PP beben en las fuentes de la sabiduría universal porque fue lord Acton el que dijo aquello tan profundo de que el poder corrompe y el poder absoluto corrompe absolutamente.

La cuestión estriba, por lo tanto, en establecer si la corrupción es un estado inherente a todos los hombres o sólo al hombre político en particular.

En principio, parece que los peperos tienen razón aunque sólo sea por aquello de que débil es la carne y esto parece que lo demuestra lo que ha sucedido entre sus filas con gente tan especial, desde el punto de vista ético, como Francisco Camp y Cristina Cifuentes.

El primero tuvo que ir a juicio por una fruslería de nada como que alguien le había regalado 4 trajes y, ahora, a Cristina le han sacado los colores por 2 tarritos de crema contra la vejez.

Es por eso que hemos titulado este post “¿Cleptomanía?” 

martes, 24 de abril de 2018

Despedida a los comentarios




A todos mis queridos amigos comentaristas:


Lo siento pero no aguanto más.

Ver  a la policía nacional obligando a pacíficos ciudadanos a desnudarse ante las cámaras  y quitarse sus camisas o camisetas amarillas públicamente y tener que arrojarlas ellos mismos a los contenedores de basura me ha convencido del enorme riesgo que supone mantener abierto un blog con la posibilidad de admitir comentarios, que podrían llevarme a verme denunciado y encausado lo que, a su vez, podía suponer la imposición de multas que acabaran con el poco patrimonio que me queda y con el que tengo que atender a mi mujer y a dos de mis hijos gravemente enfermos que necesitan todos los días atención, que me está resultando ya casi insostenible.

Así que, en contra de mi voluntad, me veo obligado a suprimir en mis dos blogs, el de blogger y el de wordpress, la posibilidad de comentar, con lo que me privaré, a mí y a los visitantes de mis blogs, de la riqueza inmensa que suponía tantos y tan buenos comentarios como los que, hasta ahora, nos llegaban.

Yo, por ahora, voy seguir publicando posts, cuidando muy mucho lo que  digo en ellos, no sé....

Adiós a todos  los que tanto me  habéis ayudado a aprender y a mejorar como ciudadano del mundo  y como persona.


jueves, 19 de abril de 2018

Llarena "versus" Montoro.

El ministro de Hacienda, Cristobal Montoro

El juez Llarena se ha enfadado con toda la razón del mundo: que uno se deje el alma trabajando, instruyendo una causa para que luego venga ni más ni menos que la máxima autoridad financiera del país, cuyas decisiones van a misa, y te lo eche por tierra todo, no es para enfadarse solamente, es para montar un pollo de mil pares de narices.

Porque esto, desde el punto de vista de la propia instrucción, ya no tiene remedio: los abogados de los investigados se han apresurado a traducir la entrevista, en El Mundo, de Montoro, para aportarla a los procedimientos que tanto en Bélgica como en Alemania se instruyen con motivo de las euroordenes cursadas por Llanera, para la detención y repatriación de los independentistas catalanes, una vez fracasado el intento basado en el delito de rebelión, por el de malversación de fondos públicos.

Porque la instrucción de un procedimiento penal está encaminada a la recolección de los hechos en los que fundamentar la realización del delito, y los hechos tienen la mala costumbre de estar ahí, incólumes, ya, para todos los siglos.

De modo que ahora ¿qué, obligamos al bueno de Montoro a entonar el mea culpa y decir que todo lo que ha mantenido, una y otra vez, para salvaguardar el buen hacer del gobierno y que, lógicamente, fue ratificado por el propio Rajoy,  en materia hacendística, era mentira o qué?

Es realmente una situación diabólica de la que ya veremos cómo salen.

martes, 17 de abril de 2018

Maestros en falsedades



Séneca, MEDEA, ACTUS PRIMUS, SCENA I.

Medea afirma en los versos 500-501 : "cui prodest scelus, is fecit", que significa: 'aquel a quien aprovecha el crimen es quien lo ha cometido'.

El concepto expresado por Medea es un axioma fundamental en las investigaciones actuales de los instructores judiciales y policiales: el descubrimiento de un posible móvil favorece igualmente el descubrimiento del culpable del acto delictivo, o por lo menos limita el número de los sospechosos. La formulación más frecuente de este axioma es: "el beneficiario del Crimen, lo cometió", en inglés: "the murderer is the one who gains by the murder.": Salvador García Bardón.


De modo que esos cinco folios a un solo espacio que CC se ha molestado en pergeñar, tienen la más sólida de las fundamentaciones jurídicas, como Cospedal se ha encargado de calificar, ya que si la investigación judicial se produce como es debido, aflorará que todo ese máster no es sino un enorme monumento a la corrupción política imperante.

Véase, si no, ese otro tinglado montado por el inefable Pablo Casado, la otra esperanza blanca de toda esta gente, con cursos en Harvard y Georgetown, realizados,según parece en Aravaca.

 

domingo, 15 de abril de 2018

Miscelánea 15 de abril de 2.018.


Resultado de imagen de rajoy y rivera


Absolutamente cínico y desvergonzado: acabo de leer que los departamentos directivos de las farmacéuticas han elaborado un informe desfavorable a la fabricación de fármacos que curen definitivamente las enfermedades porque eso les priva de millones de millones de enfermos a los que seguir explotando.

Cómo va a haber democracia en un país en el que toda, absolutamente toda la prensa está dominada por el capital.

Pobre país éste en el que un partido de la ultraderecha le ha arrebatado en Catalunya a otro de la extrema derecha su electorado porque, según la opinión pública manifestada en las encuestas, éste se ha quedado corto aplicando el articulo 155 de la Constitución, que no es sino una especie de golpe de Estado constitucional, y no   ha acabado de meter en la cárcel a todos los catalanes que se lo merecen.

sábado, 14 de abril de 2018

Los jueces (lll). Etica, estética y justicia.


Resultado de imagen de el mazo de la justicia

Un cirujano y un juez. Se tiene que estar absolutamente convencido de lo que uno hace para rajar, a sangre fría, la carne roja del enfermo. Y mucho más aún si lo que uno hace es enviar a otro ser humano a ese terrible cementerio de vivos que es la cárcel.

Porque, como nos dijo Terencio, al hombre, si está bien constituido, por dentro, nada de lo humano le es ajeno.

Lo siento porque puede parecer que estoy en contra de la función judicial, lo que es absolutamente incierto, todo lo contrario, pienso que sin los jueces, sin las cárceles, la vida social sería absolutamente imposible, ni siquiera podríamos salir a la calle porque seríamos asaltados por todos esos que prescinden a su antojo de las leyes que rigen inexcusablemente nuestra convivencia.

Pero también pienso que la función judicial es casi tan sagrada como la sacerdotal y, por lo tanto, exige a los que la practican una conducta ética absolutamente intachable.

Y, entonces, se me podrá decir: “oiga, pero usted lo que exige es que los jueces sean ángeles” y yo responderé: “no, señor, mucho más aún, arcángeles”, que es precisamente el nombre que elegí para titular mis blogs, pensando precisamente en ellos y en sus lógicos antagonistas, los delincuentes, porque hay que tener un insuperable concepto de uno mismo para cometer un crimen, para arrogarse la función de aplicar uno la justicia por su propia mano, que es lo que hacen los que cometen cualquier clase de delito.

Y todo esto porque el otro día contemplé, en un video, a un juez apurando ostensiblemente, hasta el límite, un puro, al propio tiempo que bebía de una de esas alargadas copas de espirituoso.

“¿Qué hay de malo en ello?”, se me preguntará y yo no tendré más remedio que responder: “nada, absolutamente, nada, él y todo ser humano tiene todo el derecho del mundo a gozar de las cosas buenas de la vida, para eso vivimos, para eso trabajamos todos”.

Pero, inmediatamente, me vino a la cabeza aquella teoría que Giovanni Papini expuso en El Libro negro: igual que hemos inventado un lugar recóndito para defecar deberíamos de ingeniar sitios más escondidos aún para comer, porque esto es, todavía, mucho más obsceno.

jueves, 5 de abril de 2018

Los jueces (ll)

Resultado de imagen de el mazo de la justicia

Lo confieso paladinamente: hay temas que me obsesionan porque soy ya demasiado viejo, estoy muy enfermo y tengo que cuidar de mi mujer que lo dio todo por mí, en su momento, y a la que quiero más que a mi vida, por lo que sería capaz de sufrirlo todo en este mundo menos que ella se quedara sin la asistencia que necesita y que nunca tendría en una residencia de ancianos ni mucho menos aún en un hospital.

En Público del día de hoy, firmado por Alejandro Torrús, bajo en epígrafe general de Libertad de expresión y titulado: “El juez que firmó el fallo contra Valtonyc pidió cárcel para un tuitero obviando la reciente sentencia del TEDH”,en el que, entre otras muchas cosas, se transcribe la siguientes:
“La Audiencia Nacional absolvió el pasado 15 de marzo a un tuitero de las Islas Canarias del delito de enaltecimiento del terrorismo y de un delito de odio, tal y como fue acusado por el Ministerio Fiscal. Los magistrados José Ricardo de Prada y Julio de Diego López sentenciaron que los cerca de 30 tuits que el acusado, con 250 seguidores en Twitter, publicó a lo largo de cuatro años no constituían ningún delito. "No resulta acreditada otra finalidad distinta que la de dar rienda suelta de forma airada y exagerada a su protesta y disconformidad con la sociedad en la que vive sin que las expresiones impliquen un discurso de incitación al odio, a la violencia o al terrorismo", sentencian los dos magistrados”. Los mensajes en cuestión, repartidos a lo largo de cuatro años, eran como los siguientes: "Policía bueno, policía muerto"; "Entro en tu mansión y los billetes no te salvan, político hipócrita te disparo por la espalda"; "discurso racista me pone de los nervios, un tiro en la cabeza a todos esos cerdos". La sentencia recoge que estas expresiones "difícilmente pueden considerarse como socialmente admisibles ni tolerables", pero que tampoco pueden ser calificadas como "un discurso que propague la violencia ni promueva el odio y menos en relación con determinados colectivos perseguidos o vulnerables ni tampoco el terrorismo".  

Hasta ahí todo normal. Sin embargo, el magistrado Juan Pablo González y González realiza un voto particular en el que pide condenar al tuitero de las Islas Canarias por el delito de enaltecimiento del terrorismo o, alternativamente, un delito de odio. Los argumentos utilizados por este magistrado, que firmó la sentencia condenatoria contra el rapero Valtonyc en la Audiencia Nacional, han sido los habituales en muchas de las sentencias por enaltecimiento del terrorismo que ha emitido la Audiencia Nacional en los últimos años y que han gozado de apoyo mayoritario entre magistrados.

El voto particular del magistrado González y González contradice la reciente sentencia del TEDH sobre libertad de expresión
Sin embargo, los argumentos que esgrime en el mencionado voto particular llaman especialmente la atención. Por un lado, porque contradice la reciente sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) sobre los delitos de odio, ya que considera que "policías o banqueros" pueden ser incluidos como colectivos perseguidos; y, por otro, porque describe un escenario de violencia en España contra la Policía que difícilmente supera una comparación con la realidad. 

Así, González y González señala que el tuitero debe ser condenado porque sus tuits suponen "una palmaria manifestación de odio de raíz ideológico hacia determinados colectivos, en especial policías y banqueros", y justifica que éstos suponen un delito de odio añadiendo que "si los colectivos afectados hubieran sido las mujeres, homosexuales o inmigrantes nadie hubiera cuestionado que eran manifestación de un discurso de odio".

Asimismo, el magistrado detalla que existe un "riesgo abstracto" de nuevos atentados si se tiene en cuenta el contexto en el que se producen los tuits. Ese contexto, clave en su petición de prisión, incluye el señalamiento de "atentados en entidades bancarias, que fueron atribuidos a grupos terroristas de ideología anarquista"; "numerosos actos violentos contra miembros de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado"; "el grave atentado cometido en Madrid el 11M" y la "declaración de cese permanente de la actividad armada" por parte de ETA. Toda esta situación habría llevado al Parlamento a "la reforma de la LO 5/2015 de la Ley de Seguridad Ciudadana". 

No nombra el magistrado, por ejemplo, que la propia Audiencia Nacional archivó la causa contra la presunta organización terrorista anarquista, ya que no existía, y tampoco detalla los numerosos "actos violentos" contra la Policía. El jurista Daniel Amelang, de la Red Jurídica, realiza el siguiente análisis sobre el contexto dibujado por el magistrado González y González:

"Es preocupante que el magistrado haga referencia al movimiento antidesahucios para referirse a un clima de violencia terrorista", denuncia el jurista Amelang
"Es preocupante que el magistrado haga referencia al movimiento antidesahucios para referirse a un clima de violencia terrorista. Es cierto que determinados colectivos de vivienda han logrado paralizar con éxito desahucios en los últimos años, pero las ocasiones en las que se ha usado la violencia han sido mínimas, y las ocasiones en las que esa violencia ha sido lo suficientemente grave como para considerarse 'terrorista', inexistentes", denuncia Amelang, que también recuerda que la Audiencia Nacional archivó la causa "contra grupos terroristas de ideología anarquista". "Equiparar cualquier agresión al terrorismo vacía de contenido el término y termina por banalizarlo", señala el jurista. 

Sin embargo, a juicio de los tres juristas contactados por este medio, lo más grave de este voto particular no es el contexto de un país violento lleno de agresiones contra policías, sino que el magistrado González y González ignore la reciente sentencia del TEDH, del 13 de marzo, que condena a España por vulnerar la libertad de expresión de dos ciudadanos catalanes. Así lo expresa el exletrado del Tribunal Constitucional Joaquín Urías:

"Lo peor de ese voto particular es que demuestra rebeldía al TEDH. El voto particular niega que sea necesario que la incitación pueda tener efectos reales para perseguirla. El juez cree que la mera adhesión o incluso la simpatía indulgente con cualquier acto cercano al terrorismo deben ser perseguidas, aunque no supongan riesgo alguno para la sociedad. Es una visión muy restrictiva de la libertad de expresión, contraria a los estándares internacionales".

"Es una visión muy restrictiva de la libertad de expresión, contraria a los estándares internacionales", denuncia Urías
La jurista penalista Isabel Elbal, especializada en analizar la doctrina del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, sostiene que el magistrado "se equivoca enormemente" en su voto particular ya que la mencionada sentencia del TEDH del 13 de marzo, solo dos días antes de la emisión de este voto particular, "señala claramente que el delito de odio se refiere a cuando el colectivo atacado es vulnerable o tradicionalmente discriminado y no es extrapolable a las instituciones. "Parece que para el magistrado González y González el TEDH no existe", señala Elbal. 

"Que un magistrado que trabaja en la Audiencia Nacional ignore las sentencias del TEDH en su parte principal y cite solo partes que le interesan, por un lado, y, por otro, que invoque unos hechos que ya están archivados, como el presunto terrorismo anarquista, y los trate como presentes nos da una idea de lo alejado que este magistrado está de lo que debe ser la justicia y el respeto a los Derechos Humanos. No parece un representante de la justicia que emana del pueblo. Representa un pensamiento muy alejado de lo que ha de ser la justicia", señala la jurista Isabel Elbal. 

La quiebra del Estado de Derecho
Los tres juristas consultados por Público también destacan la "enorme diferencia" entre los criterios de los dos magistrados que han absuelto al acusado de los de la sentencia particular. "Lo grave de este asunto es que González y González no dice nada diferente de lo que han dicho otros jueces para condenar a tuiteros", explica Joaquín Urías, que señala que este caso es un claro ejemplo de "inseguridad jurídica o, dicho de otro modo, de quiebra del Estado de Derecho". 

Es decir, que por los mismos hechos e incluso por los mismos tuits, se puede ser condenado o absuelto dependiendo de quién sea el juez. "Lo que no puede ser es que los mismos hechos sean juzgados e interpretados de diferentes maneras por jueces de un mismo tribunal. No puede ser que el hecho de que la condena sea absolutoria o condenatoria dependa de la suerte que tenga el acusado con la formación del tribunal", sentencia Urías.

calificacion de las entradas