martes, 10 de julio de 2018

Una cristina cifuentes en varón


Resultado de imagen de pablo casado y cristina cifuentes, aznar y aguirre

Resultado de imagen de pablo casado y cristina cifuentes


No somos nadie

Y lo digo porque esto que ahora mismo me pasa a mi, le ocurrió hace casi dos mil años a dos de mis maestros, a aquel que dijo aquello de “nihil novum sub soli”, no hay nada nuevo bajo el sol y al viejo Terencio, que fue un poco más allá y escribió una de las máximas más sabias de toda la literatura filosófica: “homo sum et nihil humanum mihi alienum puto”, soy  hombre y pienso que nada humano me es ajeno. Toma, ya.

Y es que estoy sumamente preocupado por la lucha a muerte que por hacerse con el poder en el PP, o sea, por suceder al ínclito Rajoy, se está librando en dicho partido, de modo que no puedo casi dormir pensando que sea el tipo ése, el tal Pablo Casado, PC, el que se haga con las riendas del partido podrido.

Y no vale que cualquiera de vosotros dos, futbolín o eddie, me lancéis aquella otra pregunta que dicen que María le hizo a Jesús en las bodas de Caná, cuando se quedaron sin vino y él convirtió en tan generoso líquido el agua: "¿que se han quedado sin vino, qué más da, a ti y a mi qué nos va en esto?".

Porque nos va muchísimo a todos nosotros en que PC suceda a Rajoy en el trono de hierro del PP, porque siendo como es la Sorayita, es un caramelo al lado de dicho individuo, que no es ni más ni menos que el hijo predilecto de Esperanza Aguirre y, lo que es mucho peor aún de ese inefable personaje que es Aznar, el tío que, junto con Blair y Bush, sumió al pueblo iraquí en una tragedia de la que aún no ha podido salir todavía, hoy, después de haber muerto millones de personas.

De modo que mucho ojo con el tipo, porque si el PP vuelve a gobernar, yo considero que éste es mucho más peligroso que el falangista Albert Rivera.

O se que, Virgencita de Fátima, que me quede como estoy.









martes, 3 de julio de 2018

El PP se quita la careta

El portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, este lunes.

J. J. GÁLVEZ.-Madrid 3 JUL 2018 - 15:48.-El País.

En la oposición, el PP ha sacado la artillería pesada. Contra el Gobierno. Pero también contra los magistrados que lo cercan en las diversas causas judiciales que tiene abiertas por corrupción. A los ataques verbales se ha sumado esta semana una petición de los populares al Consejo General Poder Judicial (CGPJ) para que vigile e investigue a un juez de Gürtel y al instructor de Los papeles de Bárcenas. Una iniciativa que ha obtenido la inmediata respuesta de las cuatro principales asociaciones del sector —Asociación Profesional de la Magistratura, Asociación Judicial Francisco de Vitoria, Juezas y Jueces para la Democracia y Foro Judicial Independiente—, que han emitido un comunicado conjunto en "defensa de la independencia judicial" y han pedido al CGPJ que "ampare" a los jueces.




Los colectivos, que recuerdan que el partido conservador señala a dos magistrados de causas que investigan su financiación irregular, recalcan que la función "primigenia" del CGPJ es amparar a los jueces de los ataques que reciban. "Justamente lo contrario de lo que propone dicha formación política", insisten las asociaciones en su nota, donde destacan que el primer motivo de que un 58% de la opinión pública tenga una imagen "mala" o muy mala" de la justicia española, según un informe de la Comisión Europea, son precisamente las "interferencias y presiones políticas y del Gobierno".
"Desde las cuatro asociaciones firmantes reclamamos del CGPJ que ampare de modo efectivo en el ejercicio de su independencia a los jueces y juezas, recordando el principio de separación de poderes", continúa el comunicado, después de la petición del PP a dicho organismo, donde mostraba su "preocupación" por las intervenciones de magistrados como "tertulianos políticos" e instaba al Consejo a llevar a cabo "un atento seguimiento" de estas actuaciones "en cuanto contribuyan a aumentar la percepción de politización [de la justicia]".
Pero los populares no se han limitado a presentar esa propuesta genérica en el Congreso, sino que también apuntan en ella a dos magistrados de la Audiencia Nacional. A José Ricardo de Prada, uno de los miembros del tribunal de la Gürtel que condenó al PP y que ya denunció las presiones en una entrevista en EL PAÍS: "Mientras juzgaba Gürtel sufrí más ataques que en toda mi carrera". De hecho, tras la sentencia, el portavoz del partido conservador al Congreso, Rafael Hernando, arremetió contra él: "No seré yo quien se refiera a los antecedentes políticos del señor De Prada, candidato de IU en época de Zapatero a presidir la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, ni a su sintonía con el mundo proetarra".
El PP también carga en esta propuesta al CGPJ contra José de la Mata, el juez de Los papeles de Bárcenas, que decidió el pasado junio prorrogar dos años más la instrucción para practicar más pruebas y analizar más documentación. La formación pide que se "investiguen las auténticas razones" que tiene el magistrado para tomar esta medida y ampliar la causa hasta 2020, cuando se celebrarán "probablemente" elecciones generales. Además, en su escrito, los populares señalan que De La Mata fue director general del Ministerio de Justicia con José Luis Rodriguez Zapatero. "Y cesado por el expresidente Mariano Rajoy", apostillan, antes de pedir también que se refuercen los mecanismos para evitar filtraciones de sumarios y fallos: "En particular de la Audiencia Nacional".
El PP se quita la careta, ya no pueden seguir diciendo eso de que ellos no admitirán que son unos corruptos mientas no lo digan los jueces, porque éstos ya lo han dicho, en su penúltima sentencia de la Gürtel.
¿Entonces? 
Tenía que llegar este momento: se han dirigido a ese su esclavo, puesto por ellos mismos al frente del CGPJ, para exigirle, coño, que haga algo para que no vuelva a repetirse eso de que un juez diga, razone y sentencie que ellos son unos corruptos.
Y le(s) importa un pijo que todos los jueces, como un sólo hombre, a través de sus cuatro asociaciones, se hayan alzado gritando en contra de esta petición.
Nos queda por ver qué va a hacer ahora ese juez presidente que, como el 99'99 por ciento de los jueces, es por nacimiento, formación, pasión y vocación más pepero que el mayor de los peperos del PP.





lunes, 2 de julio de 2018

Foto: Julen Lopetegui y Florentino Pérez posan con la camiseta del Real Madrid en el palco del Bernabéu. (EFE)

Florentino ha eliminado a España
Iu Forn 
Barcelona. Domingo, 1 de julio de 2018
elnacional.cat/es     

España ha quedado eliminada del Mundial de fútbol gracias a Florentino Pérez. Él quiso demostrar quién manda de verdad en España y quién la representa de verdad y lo ha demostrado.

Para Florentino y para el florentinismo, la selección no es España, dónde va a parar. España es el Real Madrid. Y para evitar que un posible éxito de La Roja tapara sus grandes victorias, decidió boicotear el equipo. Con la inestimable colaboración del seleccionador, que prefirió bajarse en marcha de la selección para coger el tranvía del Real Madrid. Demostrando el respeto que tenía por su trabajo y por sus jugadores.

Pero ahora llega lo más interesante de la cosa. ¿La prensa española se atreverá a criticar a Florentino? La prensa deportiva y la prensa en general. ¿Y las radios? ¿Y los programas deportivos de TV que se han convertido en una mezcla de Isla de los famosos", Sálvame y Mujeres, Hombres y viceversa? ¿Qué dirán ahora del desastre total y del ridículo monumental de un equipo que en la fase previa llegó a estar eliminado durante unos minutos? ¿De un equipo que de cuatro partidos jugados sólo fue capaz de ganar uno, a Irán, y por un triste gol a cero?

¿Y qué dirá el grupo empresarial a quien la derrota hispana contra un equipo tan justito como la selección rusa le ha hecho perder muchos millones de euros de ingresos? ¿Se atreverán a criticar al Berlusconi español, teniendo en cuenta el dinero que han dejado de ganar?

Ahora será el momento de comprobar la realidad mediático-política de España con el bicho dentro. Hasta ahora era muy fácil porque el enemigo estaba fuera. Y además de enemigo era el demonio. ¿Pero ahora que es uno de los suyos, y que no es cualquiera, habrá esta autocrítica que tanto le reclaman siempre a los otros?

Esta España que ante el débil siempre quiere ganar por 10 a 0 y que cuando el rival está en el suelo (después de haberlo golpeado por la espalda) va a pisarle la cabeza, ¿será capaz de reconocer la farsa? ¿Reconocerán que han estado engañando a la gente? Que su plan real no es defender España sino su España. La de su terrenito. Su parcelita. La paguita. ¿Explicarán que no se trata de España sino de su supervivencia y que este es el motivo por el cual quien no es español como ellos dicen que se tiene que ser, pasa a ser alguien a quien exterminar?

Yo voto que esto no sucederá. Porque si no, se les descubriría el truco. Y podría peligrar el negocio.

domingo, 1 de julio de 2018

Farsantes.


“Quién capitalizará este momento? ¿Quién será capaz de construir una nueva hegemonía para los próximos años? Hoy es una incógnita, a pesar de los signos de autoritarismo creciente. Y las pulsiones identitarias generan barreras inquietantes. Este momento de cambio coincide con dos factores decisivos: el poder real y el poder formal cada vez están más descompensados y, fruto de ello, de un poder político incapaz de poner límites al poder económico, es la misma idea de democracia la que está en cuestión. Es urgente repensar la democracia antes de que nos den gato por liebre”. JOSEP RAMONEDA Filósofo 06/26/2018 18:26. Capitalizar la incertidumbre. El País.

ENTREVISTA | FERNÁNDEZ-ALBERTOS"La desigualdad y la marginación política hacen que la gente ya no crea en la democracia representativa"
infolibre.es @claramoralesf
Publicada el 27/06/2018


Toda la sabiduría del mundo se condensa en unas pocas frases:Todo es economía, El hombre es una pasión inútil, Es preciso que todo cambie para que todo siga igual, Panem et circenses: pan y circo.

Ya lo apuntábamos el otro día, citando, ¿sin nombrarlo?, a Hobbes, el hombre es un lobo para el hombre y la vida una lucha de todos contra todos.

Son ya millones de hombres los que se han enfrentado al gran problema: saber de qué va esto, por qué las cosas son así y por qué van a seguir siéndolo por mucho tiempo, quizá para la eternidad si Trump, Xi Jimping y Putin no se equivocan y van un poco más allá de lo que les está permitido, pero esto, a mí, la verdad, no es lo que más me preocupa porque ello no sería más que el cumplimiento del apocalipsis, una forma de que la justicia reine al fin en este asqueroso mundo.

El mundo entero que piensa se asombra de que las inmensas masas si no hambrientas, que las hay, sumamente depauperadas se conformen mansamente con su inhumano destino.

¿Por qué?

Y entra en danza la primera de las frases: pan y juegos.

La historia nos enseña que cuando la mayoría adquiere constancia de su propia miserabilidad no aguanta más y se echa a la calle, llevando a cabo esas grandes luminarias de la historia: la revolución francesa y la rusa.

Son los grandes aldabonazos históricos que los filósofos capitalistas han asimilado profundamente: nosotros podemos llegar a dominar toda la fuerza político económica del mundo pero si traspasamos un cierto límite todo hace crack.

Y sus mentes más brillantes se han encerrado en sus estudios y en sus bibliotecas y han pensado hasta hallar el modo de perpetuarse.

Otra de las frases: es preciso que todo cambie para que todo siga igual.

Si todo es evidentemente economía hagámoslo de tal modo que ellos, la inmensa mayoría de la humanidad, no lo sepan, distraigámoslos con infantiles trampantojos: y una inmensa legión de figurantes ha llenado todos los escenarios del mundo: grandes histriones de los escenarios y de las pantallas de los cines y de la televisión, músicos y cantantes arrebatadores y atletas prodigiosos capaces de las mayores hazañas de todos los deportes: los nuevos dioses de una serie interminable de nuevas religiones.

Todo esto no es sino la actual concreción de la brillante filosofía romana, al pueblo se le maneja y aplaca con “panem et circenses”, con pan y juegos circenses.

¿Sólo?

No.

Hay que crear corrientes de pensamiento y correas de trasmisión de estas ideas, unos instrumentos lo suficientemente poderosos para que la hermosa gente o la puñetera chusma, plebe, depende de la óptica, no vea más allá de sus propias narices.

O sea, que hay que adoctrinarla.

¿Como?

Y aquí aparece un hecho fundamental de toda esta lamentable historia, la que, desde Julien Benda, ha dado en llamarse “la traición de los intelectuales”, o sea de toda esa legión de autores, grandes y pequeños,  que no tienen otra tarea que la de guiar el pensamiento y la consiguiente actuación de la gente: los escritores y, entre ellos, de una manera esencial, la prensa, a la que no en balde se ha dado en llamar “la canallesca”.


Pero creo que me estoy perdiendo en una farragosa disertación filosófica demasiado abstracta, pienso que lo vamos a entender mejor poniéndole nombre y apellidos a las cosas.

Pongamos que hablamos de España que es lo que conocemos mejor.

En España, como en todo el mundo, por supuesto, manda autocráticamente la peor de las plutocracias, está todo organizado para que el capital someta al trabajo tiránicamente porque es la única manera de que nuestra perezosa clase dominante pueda competir internacionalmente en el mercado de trabajo.

Y todo el mundo se pregunta por qué esto sucede así, cómo es posible que un pueblo tan esclavizado soporte mansamente una situación que es realmente insostenible.

Y el problema tiene un nombre, Florentino Pérez, FP.

La gente se pregunta cómo es posible el triunfo absoluto, el dominio  ineluctable, de una persona como ésta que, por cierto, hace todo lo posible para que esto no se perciba públicamente.

Y la respuesta es la prensa. FP domina absolutamente toda la prensa nacional, ha conseguido imponer un dominio absoluto del mundo en el que se mueve la opinión pública, gracias a personajes tan especiales como García Ferreras, GF.

Detengámonos en este personaje.

Aparentemente, y él lo afirma sin el menor rubor, es un furibundo izquierdista, todo lo izquierdista que se puede ser en un mundo como el nuestro. Y lo dice como el que no lo quiere decir, con  una medio sonrisa pícara.

Pero lo que hace es prestar el mejor y mayor apoyo a lo que en realidad constituye el pilar fundamental de la ultraderecha española.

No hay nada en España más a la derecha que el Real Madrid, RM. Es la argolla de hierro, la bota claveteada que aplasta el cuello del pueblo español.

Y, como la mejor de las pruebas que se admiten en el derecho procesal de todo el mundo, la confesión de parte, veamos qué nos dice uno de los que eran sus mejores voceros: un tal Duarte:

"CCOO y UGT que los exterminen a todos!!! Dios, uno por uno al paredón", "Para toda la escoria que sigue la huelga que se plantee qué hacen los sindicatos con este dinero! Los acuchillaba" o "A ver si os enteráis: yo no creo en huelgas, solo creo en las guerras. Muestra sus deseos de que tenga lugar una nueva contienda a nivel global, "la única esperanza" que queda, a su parecer, para "cambiar" las cosas. "Hoy sería un buen día para empezar #miguerramundial y cargarme a todos los maleantes que quedan en sus casas" muerte a los sindicatos". "Estamos organizándonos para machacarles! Si me necesitáis voy con palos", agregaba. Asimismo, defiende que "la vida está sobrevalorada" y que "hay gente que merece morir". "A santo de qué mereces la vida por el hecho de haber nacido?", añade, al tiempo que señala que, para su gusto, "el Tercer Reich es el imperio mejor vestido de la historia". "Y eso que no me gusta Hugo Boss", matiza. "Mataré a todos aquellos que nos quieren hundir, pero con estilo", "Mañana me iré a descubrir nuevas tierras que conquistar. Obviaré decir que se trata del País Vasco por si acaso sale la kaleborroca" o "Dios santo la que nos espera. Es hora de salir a la calle a destruir el mundo", son otras de sus ideas plasmadas en la red. Pedro Duarte, además de New Media Manager del Real Madrid, algo así como el director de nuevos medios de la entidad, es profesor de un MBA en ICADE y twittero. Entre sus seguidores, que en total son, en este momento, 409, hay alumnos de ICADE y compañeros del Real Madrid. 

Todo lo que la ultraderecha hace en España está justificado por los éxitos del RM. Si somos los indiscutibles campeones de Europa, todo lo demás carece de importancia, todo está bien, muy bien, vivimos en el mejor de los mundos posibles.

Es en esto en lo que fallaba el otro día la actitud de ese cuasi mártir de nuestra historia que es Willy Toledo, cuando discutía con GF en Al rojo vivo.

Willy se detenía en lo que podríamos llamar epifenómenos. En que GF sólo va de boquilla, en que su actitud es más falsa que Judas porque mucho blablabla, sí, pero a sus cámaras y demás cuerpo técnico del programa le paga sueldos de 700 euros.

Lo que Willy le debió decir a GF es lo que apenas insinuó, que éste, como  uno de los hombres esenciales de FP, dedica todo su esfuerzo a glorificar la que parece ser, que no lo es, la obra cumbre del capo de ACS, el RM, o sea que con toda su aparente dureza lo que hizo no fue sino lo que pretendía su rival, contribuir a su tarea de falso izquierdista, que se esfuerza en que en nuestro país haya juego limpio, a ese “fair play”, que políticamente, dicen ellos, que hay en España.

O sea que, en contra de su propósito, Willy no hizo sino colaborar a que GF se cubriera de falsa gloria diciendo “veis cuán izquierdista soy que traigo aquí, a uno de los programas políticos, más oídos del mundo, al que indudablemente es el lobo feroz de la ultraizquierda española, al tío que no acude a los tribunales españoles que quieren empapelarlo por blasfemar contra la religión católica, pues, yo me atrevo a traerlo a aquí para que diga lo que quiera”.

Queda por ver qué hubiera pasado realmente si Willy hubiera planteado desde el primer momento la que es cuestión esencial: que su famoso programa, Al rojo vivo, no es sino una de las coartadas que hacen posible que en este país todo parezca que ha cambiado para que, en realidad, todo siga igual, y que él, GF, en lugar de concentrar toda su fuerza en denunciar que el RM no es sino la cortina de humo con la que se tapa toda la corrupción y la opresión que hay en este país, se dedique a hacer juegos de divertimiento para que parezca lo contrario de lo que en realidad es, que este desdichado país es uno de los peores del mundo civilizado en lo que se refiere a reparto de la riqueza y libertades.


sábado, 23 de junio de 2018

El hombre es un lobo para el hombre y la vida, una lucha de todos contra todos.

A la izquierda, en una foto cedida por la Hermandad de Santa Cruz de Abanilla (Murcia), el registrador de la propiedad Francisco Riquelme. Junto a él, Mariano Rajoy, a quien sustituyó en la plaza de Santa Pola (Alicante) durante los últimos 28 años.
Definitivamente, ya no estoy en este mundo y no sólo porque no me queda más vínculo con la esquiva realidad que lo que leo y oigo en la prensa y en los medios de comunicación audiovisuales, sino también, y sobre todo, por que no entiendo nada de lo que está pasando en él.

Resulta que Rajoy se quita esa careta que ha llevado durante tantos años y ahora se va a ese retiro inalcanzable para cualquier otro ciudadano español que es un registro de la propiedad, que, se lo aseguro a todos ustedes, es, tal vez, el más liviano de los trabajos del mundo pero también uno de los mejor pagados.

Y ya estoy oyendo el “oiga, que v. y cualquier otro ha podido en este jodido país seguir el mismo camino”, o sea que todos hemos podido ser hijos del presidente de la audiencia de una provincia y tener la buena suerte de enjuiciar con facultades absolutamente decisorias para la buena marcha del juicio uno de los más famosos casos de la historia en el que se decidía, entre otras muchas cosas, el prestigio de la familia que gobernaba el país.
Pero claro esto ya nos lo decía con toda la contundencia del mundo este hombre que se acaba de ir cuando afirmaba, en un artículo en El Faro de Vigo, que la igualdad no sólo no es buena sino que es, gracias a Dios, imposible, por lo que a los que no somos ni seremos jamas hijos de un presidente de un tribunal español porque, como también afirmaba nuestro ilustre prócer, lo mejor de todo lo bueno del mundo lo tienen que heredar aquellos que por su cuna siempre serán los mejores, esos que él llamaba “hijos de buena estirpe”, y durante 28 larguísimos años hemos tenido que aguantar como este tipo y sus secuaces nos han martilleado, desde toda esa prensa canalla, que ellos han venido a la política precisamente para eso, para que todos seamos iguales ante la ley, además, claro está de disfrutar de la más indiscutible igualdad de oportunidades.

Y esto no es más que el imperio de eso que ellos llaman liberalismo, que en cristiano quiere decir que la vida no es sino, como nos decía Hobbes, una lucha de todos contra todos trabada entre una manada de lobos: “homo homini lupus” y “bellum omnium contra omnes”: el hombre es un lobo para el hombre que participa en la vida, que es una guerra de todos contra todos.

¿Les suena?, claro que sí, acabo de describir lo que constituye la esencia del liberalismo.

Y la pregunta surge espontáneamente: ¿cómo es posible que haya triunfado incontestablemente una ideología que propugna que lo ideal es que todos luchemos contra todos en una guerra promovida entre lobos rabiosos?

Y la respuesta, también, porque esa lucha mortal y fratricida, que triunfa desde el primer momento, con la totalidad del poder que supone el dominio absoluto del capital mundial, utiliza los medios de comunicación social para imponer sus falsas ideas: todo está muy bien en el mejor de los mundos posibles y persigue a muerte a todo intento de cuestionar esta situación.

O sea, resumiendo, que vivimos dentro de una película más falsa que Judas en la que se nos impone, desde todos los ángulos una visión interesada de la realidad y en la que se condena, como a herejes, a todos los que osan cuestionar no ya su argumento sino cualquiera de las secuencias.

De modo que yo creo sinceramente que esto no tiene solución porque para resolverlo sería absolutamente necesaria una revolución universal en la que se cuestionara todo el orden mundial lo que supone un cambio esencial, radical del orden establecido y, por supuesto, de todos los medios y dogmas desde los que se educa y conforma la mentalidad de la gente y esto es absolutamente imposible porque ellos, el capitalismo neoliberal, que es dueño de todos los recursos del mundo, no lo tolerará, por principio.

Este es el sentido de lo que todos los genios indiscutibles del mundo nos han dicho con insistente machaconería: “lasciate ogni esperanza, voi ch’ entrate”, abandonad toda esperanza, los que entráis.

Pero estábamos hablando de Rajoy. La vida de Rajoy es ejemplarizante, en el peor de los sentidos, y emblemática.

Desde el primer momento, se tuteló su formación escrupulosamente.

Primero, se eligió la estirpe: era el hijo de un juez, o sea de un señor que se sentía cómodo siendo dueño de vidas y haciendas y que, por tanto, desde su nacimiento, asimiló a través de su espermatozoide, del óvulo y de la leche materna, un sentido de la vida especial que le hizo sentirse como uno de los elegidos.

Y Fraga, el “deus ex machina” de todo el liberal capitalismo español que, hasta entonces había permanecido latente bajo el manto protector del franquismo, asumió como una de sus tareas esenciales tutelar la evolución de este prometedor cachorro, al que no dejó de reprender cuando fue necesario y al que obligó a sentar la cabeza en el momento oportuno, “lo que tienes que hacer es casarte ya de una puñetera vez”.

Durante un montón de años se le curtió en tareas que fueron desde concejal de ayuntamiento hasta presidente de diputación y, como respondió siempre adecuadamente, se fueron elevando los peldaños de la escalera, hasta llegar a ministro de casi todas las especialidades importantes y a vicepresidente de gobierno.

Sin descuidar, por supuesto, su particular carrera profesional, que decidieron con sumo acierto. De juez, notario, abogado del Estado y registrador, como buen gallego, eligió la mejor.

Se está, si no mintiendo, disimulando mucho. Un registrador no es un funcionario público cualquiera, no cobra sueldo sino honorarios, o sea, nada de no sé cuantos miles de euros mensuales, que es lo que se nos está vendiendo, no, sino equis euros por cada anotación o inscripción que se produce en su Registro. O sea que es como una parte suculenta del Estado, toda anotación o inscripción que se produce en su registro tributa equis euros para Rajoy.

Yo no sé si ustedes se dan cuenta de lo que esto supone en realidad. No se produce en el ámbito territorial del registro de Rajoy ningún movimiento documental relativo a los bienes inmuebles del mismo que no suponga el devengo de un diezmo o primicia para él, sin que él haga absolutamente nada, que no sea la simple firma de un apunte en el libro del registro correspondiente, o en la copia simple o certificación registral que se expida. Y son cientos, miles, las anotaciones y certificaciones que se hacen, se lo asegura alguien que durante 50 años de su vida ha acudido todos los días hábiles a los registros de la propiedad, a solicitar, obtener y pagar religiosamente, porque si no pagas no te los dan, unos documentos sin los cuales ningún movimiento fehaciente puede hacerse en relación con toda la propiedad inmobiliaria de este país.

Es por eso, que el sr. Riquelme, el registrador que durante 28 años, 28 años, ha llevado el registro de la propiedad nº 1 de Santapola, que seguía siendo el registro “propiedad” de Rajoy, sin que nadie pudiera ocuparlo ni disfrutar de él, cuando Sonsoles Ónega le preguntó por cuanto ganaba Rajoy en el registro en cuestión, le dió una larga cambiada y le dijo que él, Riquelme, que tenía el gusto de conocer al padre de Sonsoles, Fernando Ónega, el famoso periodista, estaba seguro de que éste había educado tan bien a su hija que ésta no preguntaría nunca nada sobre cuestiones dinerarias, como la que ahora quería saber, cuánto ganaba un señor, cuyos honorarios está claro que pertenecen a lo que podríamos llamar uno de los secretos del sumario de la actual política española.

viernes, 15 de junio de 2018

El Ser Superior se ha convertido en un auténtico dios.

Foto: Julen Lopetegui, con Florentino Pérez, en su presentación como entrenador del Real Madrid. (EFE)
Por supuesto que el maestro, Aristóteles, tenía razón cuando escribió aquello de que el hombre es un “zoon politikon”, un animal político, pero esto no es absolutamente decisivo porque más gregarios que el hombre son animales como las ovejas, las hormigas, las avispas y las abejas.

Lo que diferenciaba específicamente al hombre de otros animales era la posesión de un medio de comunicación perfectamente articulado que hemos dado en llamar lenguaje.

Y hay que hacer recaer nuestra diferencia en eso, la articulación de nuestras capacidades comunicativas.

Pero, precisamente esta característica tan diferenciadora de nuestra especie, constituye además el más vulnerable de sus defectos porque la hace asequible a su manejo por parte de individuos que se dedican a conducir a la gente por donde no es debido, dando origen a uno de los males más terribles de la humanidad: el sectarismo.

Tan es así que yo me atrevería a definir al hombre como un ser esencialmente sectario.

Vayamos una vez más a la rae.

Secta: 3. f. Comunidad cerrada, que promueve o aparenta promover fines de carácter espiritual, en la que los maestros ejercen un poder absoluto sobre los adeptos.

¿Les suena?

El madridismo ¿es una comunidad cerrada?

Cerrado, cerrada: 1. adj. Estricto, rígido, terminante. Un criterio muy cerrado.

Si uno se fija en la convocatoria del Real Madrid, RM, ayer, para la presentación de Lopetegui, la impresión que saca es que no se vió por ningún sitio el menor indicio o atisbo de una opinión discrepante.


El Ser Superior marcó rígidamente la pauta, el RM, o sea, él, y su ahora sumiso adlátere, Lopetegui, no sólo no actuaron mal sino que se limitaron a hacer lo que no había más remedio que hacerlo: situar los intereses del RM, o sea de él, por encima de cualquier otro pensamiento o sentimiento.

Pero, si nos fijamos un poco, veremos que no es así, sino precisamente, todo lo contrario.

¿Qué es lo que estaba ocurriendo en el RM?

Había empezado un proceso de descomposición alarmante:

-Zidane se acababa de ir de mala manera, sin pedir permiso al dios, precisamente cuando parecía que estaba en la cresta de la ola;

-el “deus ex machina”, CR7, o sea, Cristiano gritaba por todos los rincones del mundo que se quería ir y parece que esta vez su pataleta va en serio, en realidad, si no se ha ido ya es porque no hay en todo el mundo mundial nadie que pueda pagar una cláusula de rescisión contractual de mil millones de euros, ojo, que el último gran traspaso del mundo, el de Neymar, que escandalizó a todo el universo se cifró en 222 millones de la misma moneda; pero ahí está una de las cosas por las que yo, ayer, elevaba a dios por encima de esa mediocre expresión de “el Ser Superior” y lo consideraba un genio, porque a Bartomeu se le escapó Neymar de entre los dedos por ponerle, en su última contratación, una cláusula de rescisión que, ahora, mueve a risa, 200 millones;

-el Ser Superior-Butragueño dixit-o el genio, como digo yo, había fracasado estrepitosamente cuando pretendió contratar a Mauricio Pocchetino, entrenador del Totenham, a Low, seleccionador nacional alemán, y a Jürgen Klopp, entrenador del Liverpool, lo que estaba dañando gravemente el prestigio no sólo del mejor club del mundo sino, lo que era absolutamente insoportable, el suyo, de modo que dió un puñetazo sobre la mesa y dijo:

-Esto no puede seguir así, el Real Madrid, RM, o sea yo, no puede ser objeto de cachondeo de modo que se han terminado las pamplinas, coño, a ver ¿quién queda por ahí, con cierto prestigio que nunca se atreverá a decirle que no al RM?

Y la solución apareció nítida sobre la puñetera mesa: el jodido, el puñetero Lopetegui, aquel tipo que nunca consiguió ser nada jugando al fútbol, el que ha fracasado entrenando equipos incluso tan mediocres como el  Oporto, el que ahora no sabemos muy bien por qué, acaso porque no hacía más que heredar el trabajo que otros mucho mejores que él habían hecho, estaba consiguiendo no sólo clasificar a España para ir a la fase final del Campeonato del Mundo sino que lo había conseguido sin perder un solo partido, la verdad es que no es la octava maravilla futbolística del mundo, pero, coño, es que no hay otra cosa.

Y claro que pensó en las probables consecuencias de lo que iba a hacer, ¿acaso no es la suya una de las mejores, si no la mejor, cabezas del mundo, acaso no había llegado desde ser un tipo recién salido de la academia de ingenieros a ser uno de los mejores, si no el mejor, CEOS del mundo, trepando como un loco, sin respetar ninguna clase de reglas a esa cumbre en la que muchos piensan que él es, en realidad, el auténtico poder de España, acaso no conseguía que los distintos gobiernos de este desdichado país le aprobaran los más disparatados proyectos, que iban desde tratar de almacenar el gas debajo de las mejores playas del país a crear una serie de autopistas por las que no podía circular nadie, pasando por recoger la basura de las mejores ciudades españolas, importándole a todos muy poco que el referido almacén originara miles de terremotos, y que las autopistas lucieran absolutamente vacías y que la basura inundara literalmente el país.

De modo que el tío fue e hizo lo que ha hecho siempre, ofreció más dinero que nadie a un tío que hasta hace muy poco apenas si tenía dónde caerse muerto y, como es lógico, no falló.

Por supuesto que no le importó que ello supusiera dejar a la selección de su país desnuda unas horas antes de que comenzara el campeonato mundial de fútbol, él no podía arriesgarse a que este pobre hombre, porque pobre hombre es el que no respeta un compromiso apenas unos días antes asumido, ni el que tenía si no con los jugadores que habían creído en él, con ese país completamente ilusionado con volver a repetir aquella hazaña de no hace tanto tiempo, casi con los mismos jugadores, pensó que con recibir el aplauso incondicional de su secta tendría bastante, de modo que fue y lo hizo.

 Y no contento con ello, llamó a asamblea general y vinieron aquellos que fueron previamente, rigurosamente seleccionados, no fuera que se produjera una sola voz discordante y la asamblea sectaria se cerró tal como estaba previsto: la culpa de aquella jugada, absolutamente denigrante, que todo el mundo, menos la secta, reprobaba quedó aclamada como la mejor faena futbolística que nunca se había hecho sobre la faz de la tierra, de modo que aquel lloroso individuo, que se acordó de su propia madre difunta, para ensalzar lo que había hecho pudo recibir el aplauso enfervorizado de los mejores seguidores del mejor equipo del mundo.

Pero, ojo, Lopetegui, que según la más rigurosa de las tradiciones históricas, Roma no paga traidores, o sea, que te quedan cuatro días, mal contados, para verte en la calle y nadie, absolutamente nadie respetará a un tipo que no cumple un compromiso que acababa de contraer apenas hace unos días.

jueves, 14 de junio de 2018

El ser superior

El Estadio Olímpico Luzhnikí en Moscú, sede de la final.

Se decía de él que era un ser superior, pero quien lo afirmaba sólo es un futbolista jubilado, lo que no da un indice muy elevado de su capacidad, de su preparación intelectual, ahora, ya sabemos que el ser superior en realidad es un genio porque genio, según la Real Academia de la lengua española, es “4. m. Capacidad mental extraordinaria para crear o inventar cosas nuevas y admirables”.

Pero, sinceramente, yo creo que esta definición académica se queda muy corta, el personaje en cuestión no es que tenga una capacidad mental extraordinaria para inventar cosas nuevas y admirables, sino que vive tan por encima de los demás que habitamos este mundo, que no somos capaces de entender lo que hace ni por qué lo hace.

Ahora, sí, ahora sí que creo que nos estamos acercando, dentro de lo que es posible, al personaje, porque una de sus características es ésta de actuar de tal manera que casi nunca entendemos por qué hace las cosas, hasta que su actuación produce los efectos más insospechados, como sucede ahora con este lío de fichar como entrenador al seleccionador de su propio país, un día antes de que comience el campeonato mundial de fútbol.

Porque el primer efecto que esto ha producido, en términos deportivos, es que sea considerado por toda la prensa internacional como uno de los más grandes sucesos del momento, que es precisamente lo que se trataba de provocar, porque universalmente se comenzaba a pensar que el club que dirige estaba perdiendo parte de sus atributos para ser considerado el mejor del mundo.

O sea que, como actuación publicitaria, es perfecta porque el mundo deportivo ya no se dedicaba a comentar sus fracasos ostentosos, en sus reiterados intentos de contratar otros entrenadores o seleccionadores de primera línea sino que las increíbles peculiaridades de la contratación que él había llevado a cabo eclipsaban de manera definitiva estos fracasos y todo el mundo se dedicaba a comentar hechos tan notables como el de que un presidente de un club le arrebatara a su selección nacional ni más ni menos que a su entrenador, que venía trabajando con ella 2 años tan exitosamente que no había perdido ningún partido durante ellos, unas pocas horas antes de que se iniciara el campeonato mundial y lo hacía tan inteligentemente que, en lugar de tener que pagar la cláusula de retención que su nuevo entrenador tenía con la selección, obliga a ésta a pagarle al mismo una indemnización por despido. 

Genial, absolutamente genial.

En cuanto a las posibles consideraciones éticas sobre este asunto, qué quieren ustedes que les diga, éste es precisamente el quid de la cuestión: todo el mundo, su mundo, celebra alborozado su capacidad maquiavélica, casi diabólica, para, como siempre, hacer lo que le da la gana, por sobreponer sus propios y particularísimos intereses a los del resto de la humanidad, o sea, que, en cierto modo, aquel futbolista jubilado del que hablábamos al principio,  viene a tener toda la razón del mundo: nos hallamos en presencia de un ser superior.






calificacion de las entradas