domingo, 27 de diciembre de 2009

Atrevete

Atrévete a saber, si vas, un día,
por la calle y alguien te reclama
algo para comer y tú no le das nada
que no es el quien pierde sino
tú que sólo vas detrás del dinero.
Atrévete a saber por qué sigues viviendo
como una hormiga y no como un león,
atrévete a admitir
que no vales
más que para engordar o resistir
esas putadas que te hacen
los que son como tú,
atrévete a pensar
que, un día de estos,
al mirarte al espejo, no reconocerás
a aquel lejano crío que meaba tan lejos.
Atrévete a gritar, en medio de la plaza,
que tú no estás de acuerdo con nada
ni siquiera contigo porque has traicionado
no sólo a aquel lejano niño sino a los demás,
a todos los que esperaban que tú fueras
como es, desde luego, necesario.
Atrévete siquiera a respirar,
delante de tus jueces que son
los que se atrevieron a empuñar
las palabras. No hay nadie como tú,
ninguno se ha atrevido a llegar
tan lejos por el sendero sin retorno
de la traición, vomita todo lo
que tienes, devuelve lo que les has
robado, nada se puede retener
si no es muriendo por lo que no es sabido,
a todos los has abandonado,
todos se han quedado en el camino,
incluso tú, que ya no eres lo que querías ser.
Atrévete a mirar hacia adelante, ni uno
de los que tú querías está allí,
ni uno de los que tú admirabas,
a todos los has asesinado
y no sabes por qué pues no retienes nada
en tus callosas y arrugadas manos.
Huele muy mal aquí, te estás pudriendo
mientras convaleces de una herida mortal
pues ya no eres siquiera un cadáver,
nadie sabe de qué te sirven tantas
palabras sin sentido y la desesperanza,
atrévete a morir, arrójate desde la planta
baja hasta las estrellas, no esperes
que las enfermedades hagan su trabajo,
no volverás a ser el que escupía tan bien
ni el que robaba frutas en los huertos,
nadie te va a ayudar a despedirte
antes del viaje que tanto deseas,
nadie se apiadará por lo poco que dejas,
por todo lo que has abandonado.
Es tan difícil
enhebrar las agujas con los ojos cansados.

Cartagena, 6 de Junio 1993.

No hay comentarios:

calificacion de las entradas