sábado, 30 de enero de 2010

Islamismo versus democracia

114.- Comentario por eutiquio 30/01/2010 @ 10:47

Carta abierta a ¿Religión o Progreso?:

No creo, amigo RoP, que tenga que explicarte a ti por qué, de entre todos los contertulios de este blog, tú, precisamente, eres el que goza de toda mi confianza. Hay también otros a los que considero muy cercanos pero cuyos nombre no voy a mencionar ahora.

Pero el caso es que necesito ayuda, ayuda intelectual, porque, una vez más, me encuentro en un aprieto, muy grave por cierto, porque compruebo que mi posición no está de acuerdo con la de los que yo considero que constituyen la auténtica izquierda.

Se trata de ese maldito asunto que tú el otro día trajiste a aquí, como el que no quiere la cosa y que, en mi, ha actuado, como una auténtica bomba de relojería: la posible invasión demográfica de nuestro mundo por el Islam.

El video que tú trajiste fue contestado inmediatamente por el de Julio Dandan que, según parece, lo desvirtuaba total y definitivamente, video éste último que yo intenté ver también pero que abandoné porque los comentarios estaban en inglés y yo no sé una sola palabra de este imperial idioma.

Así las cosas, parece que no he tenido acceso a una nueva verdad revelada que me sitúa de nuevo fuera de un paraíso que añoro porque dentro de él contemplo a gentes cuyas opiniones considero mucho como son la tuya y la del propio Saco.

Entonces, si tú me lo permites, voy a exponer aquí, las enormes dudas que me asaltan, para que tú o cualquier otro me las resolváis:

A) para mí, el del Islam, es un peligro mucho mayor aún que el del catolicismo no ya sólo porque actualmente el número de sus practicantes es mayor que el de éste y crezca a un ritmo verdaderamente vertiginoso sino porque parece que su credo está resultando mucho más contagioso y difícil de combatir porque no admite ninguna clase de controversia, al que se opone, ya sea un novelista o un caricaturista, sharia al canto y condena a muerte;

B) de modo que estaríamos a punto, hablando en términos históricos, de salir de Guatemala, el catolicismo, para entrar en Guatepeor, el islamimsmo;

C) parece ser que éste no es realmente el problema, según hasta ahora a mí se me alcanza, sino que éste radica en el concepto que nosotros tenemos de democracia: si la invasión demográfica islamista se consuma y el número de sus electores es superior al nuestro, en virtud del mandato democrático, habrá que joderse y tolerar que nos gobiernen bajo la ley mahometana;

D) o ¿es que realmente estamos tan convencidos de que nuestras ideas sociopolíticas son tan absolutamente válidas que resultan prácticamente inatacables y, por ende, invencibles, que pensamos que indefectiblemente la victoria intelectual en esta lucha dialéctica va a ser nuestra, o sea, que vamos a conseguir que esos millones y millones de mahometanos con una fe tan inquebrantable que los impulsa con la sonrisa de la beatitud en los labios a suicidarse matando a sus naturales enemigos, abjuren por las buenas de sus creencias tan irracionales como insuperablemente arraigadas y vengan a entregarse a nosotros con armas y bagajes?;

E) yo conozco las maravillosas ideas del genial antropólogo Levi-Strauss, no tan bien como seguramente debiera, pero, con todos mis respetos para el autor de “Tristes trópicos”, no creo que el mestizaje y el multiculturalismo operen milagros, de modo que los mahometanos no irán disminuyendo en su número sino probablemente aumentando no ya sólo por su crecimiento meramente demográfico que, hasta ahora parece exponencial, sino por su expansión religiosa que, por ahora, parece imparable;

F) entonces, ¿hemos de aceptar pacíficamente una nueva dominación islámica sólo porque ellos sean numéricamente más, es este un buen concepto de democracia; yo creo sinceramente que no, porque democracia no es solamente el gobierno del pueblo, del demos, de los que son más, sino y esencialmente el gobierno encaminado al bien de esos precisamente que constituyen el pueblo, la mayoría, de tal modo que sumirlos en una leyes islámicas algunas veces aberrantes, no sólo no sería democrático sino esencialmente irracional, animal, bestial, o sea, plenamente inhumano, antinatural?.

Como ves, amigo RoP, mis dudas son serias y, creo yo, que bien fundadas pero también observo que se oponen de alguna manera a tus ideas y a las de M. Saco, ¿serías tan amable de intentar, por lo menos, resolvérmelas?

Ya sabes que cuentas, de antemano, y como siempre, con todo mi agradecimiento,

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Qué interesante José, yo tengo algo que aportar sobre el tema pero ahora no tengo tiempo, más tarde le voy a escribir mis teorías a ver que le parecen, porque al igual que usted, pienso que, entre otras muchas cosas, vivir bajo órdenes religiosas es antinatural por ser contrario al desarrollo de la naturaleza. Las religiones han demostrado ser la compañera de la ignorancia, "el mayor pecado o el pecado" con que el humano nace pero que las religiones no entendieron nunca.
No entendieron qué era la luz, el despertar de la conciencia y tantas cosas que ha llegado el momento de destruirlas.
Yo no soy científica, tan solo inquietamente curiosa, pero luego le contaré lo que creo que pasará con las religiones.
Hasta luego, Carmen.

Anónimo dijo...

" En el catolicismo todo es de boca, pero en el Islam todo es de hechos ".¡Y, ay, de aquél que no lo ejecute! Si el islamismo sigue la evolución que lleva en occidente, habrá que "tocarse" la ropa. Por eso me choca que tan a la ligera, Moratinos apoye el ingreso de Turquía en la CEE. Sería el puente "perfecto" para la entrada masiva de seguidores de Mahoma. Si fuera así, en un siglo la CEE estaría dominada por una mayoría de mulsumanes. Sería el fin de la libertad individual y cultura occidental. Desaparecería la libertad, igualdad, y derechos del individuo. Retroceder CINCO siglos. Un mundo ¡ZetaPe! "insostenible".

calificacion de las entradas