martes, 19 de enero de 2010

La derecha unida gana en Chile a una izquierda, como siempre, desunida

http://www.elplural.com/politica/detail.php?id=42344

¿Por qué la izquierda tiene tanta dificultad para unirse frente al enemigo común de la derecha?
¿No será, quizá, por el imperio de ese ánimo de lucro que Smith sitúa en la base del liberalismo en su victoria contra el marxismo? ¿Unen más los intereses crematísticos que los sociales, es más poderoso el afán de enriquecerse que el de llevar la justicia hasta el último rincón de la Tierra?

 Si es así, parafraseando a Hobbes, podríamos afirmar sin duda que el hombre es un desastre para el hombre.
Que el hijo de un notable guerrillero, Ominami, porque piensa que no le hacían el caso que el cree que merece, le haya servido en bandeja el triunfo electoral a una derecha que, en su mitad, está compuesta por restos del pinochetismo es como para suicidarse.

¿Qué se puede esperar de una izquierda semejante, en cierto modo parecida a estos anarquistas nuestros que se niegan a ir a votar contra la derecha porque ellos están siempre contra el poder, lo ocupen rojos o negros?

Es francamente decepcionante, porque un mundo, en su inmensa mayoría, en manos de la derecha, especialmente en países que han vivido tanto tiempo bajo la opresión terrible que supone semejante ideología, porque la derecha nunca es democrática hace como que lo es  en base al diactamen de Lampedusa: es preciso que todo  cambie para que todo siga igual, cuando conviene estratégicamente a sus bastardos intereses pero no puede ser demócrata quien piensa sinceramente que el gobierno les pertenece siempre por derecho divino o de estirpe.

Buenas noche y buena suerte porque por aquí, por España, creo que la vamos a necesitar.


.

No hay comentarios:

calificacion de las entradas