miércoles, 10 de febrero de 2010

A propósito de la marcha de Merovingio



 La verdad es que pensaba quedarme al margen de la disputa suscitada por la marcha de Merovingio en el blog de Saco.

 Pero hay ciertos límites que no se pueden tolerar, canalladas que no pueden quedar sin respuesta.

  Ya dije ayer que hay gente que me odia a muerte allí porque he puesto de manifiesto su abismal bajeza. Quizá el que más me odia es un tipo al que cometí el error de defender cuando se iba de aquel blog con el rabo entre las piernas porque otro contertulio, a lo que se ve, más fuerte, le dio una soberana paliza que él no ha sido capaz de asimilar.

    Es un cobarde. Porque huyó con el rabo entre las piernas cuando le atacó alguien que él considera más fuerte y, sobre todo, alguien que no está designado por EL GRUPO, como el enemigo. Creía que tenía la batalla perdida y entonces hizo lo que todos los cobardes han hecho siempre: huir. Ahora se mete conmigo porque sabe que estoy señalado por su GRUPO y eso le da el valor suficiente para ello.

   Y yo, que soy tonto de nacimiento, sin tener conocimiento, ni siquiera hoy quiero tenerlo, de la realidad de aquel asunto, me puse de parte del perdedor, del que tenía que marcharse, como siempre, y dije:

 -“Fulanito no se va, lo hemos echado”-incluyendome en una acción en la que en modo alguno había participado.

 No es la 1ª vez que veo a uno de estos cobardes, llenos de miedo ante el que en un combate le ha vencido, revolverse y morder la mano del que se la tiende tratando de consolarlo. Lo he visto ya muchas veces, tantas que no debí de intervenir en aquel suceso porque lo único que conseguí es que todo el odio de aquel vencido, que no podía revolverse contra su vencedor, se volcara contra el que había intentado ayudarle, consolarlo.

 Como decía ayer, estos pequeños-porque incluso para ser mala persona se necesita cierta grandeza-y mezquinos individuos/as aprovechan que un contertulio, que se confiesa de siempre radicalmente derechista, se va de aquel foro, indicando clara y muy explícitamente por qué se va, para retorcer su marcha contra mí. Pero la realidad siempre no sólo es patente, clara, sino también muy tozuda y Merovingio, el que se ausenta, dice literalmente lo siguiente:

 1º) “Señores, claro que leí el comentario del señor Eutiquio, lo que no quería simplemente es responder a insultos, y tampoco tengo nada que decir de un hombre que mientras vayas a su agua todo va bien,”. En este punto, Merovingio y yo coincidimos plenamente. A mí también hay en aquel blog gente que me ataca cotidianamente pero yo tampoco “quiero simplemente responder a sus insultos y tampoco tengo nada que decir de un hombre que mientas vayas a su agua todo va bien”. Sí, señor, Merovingio, ¿donde hay que firmar? Yo también considero que no vale la pena responder, todos los días, a los insultos o agresiones, que es mucho mejor aprovecharlos inteligentemente para alimentar nuestro propio ego diciendo: “Ostras, pero cómo debe de odiarme este tío/a para vivir absolutamente pendiente de mí, cuan importantes soy para él. Creo que, incluso, es, no para ofenderse sino al contrario, darle las gracias.

 2º)”En otro tiempo me daría igual lo que me dijeran, seguiría comentando DE ECHO LO IBA A SEGUIR HACIENDO pero, analizando bien la situación, es verdad que a mí esto no me hace falta, que el tiempo es oro y gastar ese tiempo en leer insultos es desperdiciarlo".

Esta postura de M es perfectamente secundada por todos los comentaristas del blog de Saco que la han tratado:

A)177.- Comentario por Proust.10/02/2010 @ 00:14:....Aunque D. Mero dijo que sí lo había leído, una mala digestión tardía es lo que ha motivado la espantá”. Aquí, el comentarista que ni siquiera alcanza la categoría de equidistante, trata de justificar a “los suyos” forzando todo lo que haya que forzar: como es demasiado evidente que de mi “ataque” a M hace ya demasiado tiempo para justificar su marcha, trata de desviar la mirada dirigida indefectiblemente hacia los suyos
hasta mi persona. Creo que se le agradecerán debidamente los servicios prestados.

B)175.- Comentario por TT10/02/2010 @ 00:01"Todo el embrollo está en el blog de Eutiquio. Digo yo que que Merovingio donde se tiene que despedir es de allí. : esto es, sencillamente magistral, y lo digo sin ninguna clase de cachondeo, seguramente es también impremeditado, ahora, con el conveniente reposo, no lo diría: siguiendo el hilo del razonamiento de TT, resultaría absolutamente demencial, absurdo, improcedente que M se fuera de mi blog, donde, por ahora, no participa activamente, ya que lo que realmente motiva su marcha es el trato que se le ha dado en el de Saco. Evidentemente, TT, muy bien observado. No creo que, en contra de lo que sucederá con Proust, recibas tú muchas felicitaciones.

C) Y Soledad, aun antes de enterarse de qué va la cosa, se adhiere a la lógica postura de TT: 176.- Comentario por Soledad10/02/2010 @ 00:10:”Ya es muy tarde, mañana indagaré ¿Merovingio en el blog de Eutiquio? pero si es como dice TT ¿por qué se despide aquí si el lío está allí?”. Elemental, mi querida “Watson”, porque el lío no está en el blog de eutiquio sino en el de Saco.

 3º) Me voy ciertamente con mal sabor de boca ya no porque duden de mí, que pueden hacerlo por supuesto, NO HAN QUERIDO VERME AÚN ESTANDO YO DISPUESTO Y ESO DA POCA POSIBILIDAD DE MOSTRARSE UNO": aquí, parece que M se queja de que intentó asistir a uno de los ohmenajes y no lo dejaron. Y esto, unido a lo que se expone en el nº siguiente, sí que parece que le hizo daño, mucho daño:

 4º) “Lo que no he leído son comentarios referente a esos insultos, ahora si y les diré que tienen su parte de razón como los de hoy, “¿por qué gasta aquí su tiempo?”. Luego eso si, cínicamente le ponemos su nombre en los “oh-menajes” a botellas a cuyas personas no queremos ver”. Parece que está muy dolido, evidentemente, por este desprecio.

De modo que el que se va, no sé si sin quererlo, ha dejado muy claro quienes son realmente los que lo han echado.

Buenos días y buena suerte, porque siempre la necesitaremos ya sea por el PP o por otros que se autodenominan izquierdistas pero que no lo son, porque alguien de izquierdas no miente:

1 comentario:

Anónimo dijo...

Creo que Vos, que todo lo sabéis, habláis sin conocer.
Saludes.

Somos antoñitos.

calificacion de las entradas