sábado, 13 de febrero de 2010

Respondiendo a algunas agresiones

Mi “caverna” retrógrada particular que, a pesar de que jura y perjura no ya que no me lee sino que no puede leerme porque le da asco, busca y rebusca continuamente en lo que escribo un motivo para zaherirme y, a veces, pobres, creen que lo encuentran.

Así ocurre con mi natural tendencia a usar el plural cuando voy a hablar de mí mismo por mor de esa norma que establece lo que se denomina plural modesto por contraposición al mayestático, “existe TAMBIÉN el plural DE  MODESTIA Y DE AUTORÍA que, precisamente, “se usa para incluir al hablante, que lo utiliza, dentro de un grupo hipotético al cual se le atribuye de forma conjunta la idea que expone tal hablante”.

Y, así, sucedió que a un contertulio del blog de Saco, que es acertado siempre en sus apreciaciones, no sé aún por qué, se le ocurrió decir que eutiquio, o sea, yo,  usaba el plural mayestático.

Esto debió de llamar la atención de uno de los subalternos de mi gran y declarado enemigo que, para contentar al jefe, se lanzó inmediatamente sobre lo que consideraba una buena presa, ahí es nada, habían sorprendido al odiado enemigo, al enemigo mortal, que, en un delirio de soberbia, se consideraba ni más ni menos que mayestático.

A partir de este momento, siempre que este individuo se refería a mí lo que es, para mi suerte, frecuente porque, ya lo he dicho, lo que no tolero, como buen soberbio, es que se me ignore, él utilizaba “graciosamente” el plural, el adverbio en este caso deviene de gracia, eso que tienen los graciosos pero que por simple mala suerte no tiene él, como diciendo: “jódete, eutiquio, que te vas a tragar el plural mayestático hasta que te salga por las orejas”.

Él, como su compañera de “caverna”, que ignoraba la célebre frase de Bill Clinton, “es la economía, estúpido”, no conocía, claro, que el plural, además de mayestáticamente, podía y debía utilizarse precisamente para todo lo contrario, para evitar la majestad de citarse a sí mismo única y exclusivamente cuando tiene que hacerlo, y, por tanto, se dedicaba perseguirme a mí, por todos lados, últimamente en el blog que acabo de abrirme, machacándome con el plural hasta extremos ciertamente ridículos: “2 Anónimo dijo...-Creo que Vos, que todo lo sabéis, habláis sin conocer. -Saludes.-Somos antoñitos.-11 DE FEBRERO DE 2010 09:28, consta en mi blog con estas fecha y hora; ya antes, había entrado en mi blog sólo para insultarme: “antoñito dijo...-No sabes de lo que hablas: 1/ Eres aficionado al fútbol y, por lo tanto, tan sectario que no puedes verlo con perspectiva, o 2/ No eres aficionado al fútbol, por lo tanto careces de los conocimientos que dan la experiencia y no puedes verlo con perspectiva.-Parece que te molesta más el R. Madrid que el franquismo. ¿Por algo en especial?”- 9 DE FEBRERO DE 2010 12:47

Es por eso que me ha llamado mucho la atención que un señor que, un día, se había referido a mí en los siguientes términos: “336.- Comentario por Fotismenez 22/11/2009 @ 16:36.-A Silabero (228):Su intrusismo me hiere, Silabero;/ no es grato dirimir ante un testigo/la noble disidencia de un amigo,/ni el libre argumentar de un compañero/.La polémica falsa que proclama/el texto de su intrusa intercesión,/no es más que la expresión más soberana/de diversos criterios de opinión,/Siempre saldrá triunfante de un fracaso/el hombre inteligente que lo admite;......”- Ni que decir tiene que ese amigo y compañero que, además, era un hombre inteligente con el que el poeta dirimía una noble disidencia, argumentando libremente, era, entonces, ay, entonces, yo.

Y digo “ay” porque ahora, el mismo poeta dice, refiriéndose también a mí: 144.- Comentario por Fotismenez13/02/2010 @ 13:51.-A Luna mengüante (138).- “¿Esta es mi Luna! de arresto/trenzado con sus razones…/pues todo sabio modesto,/a aprender está dispuesto,/mas no a que le den lecciones”. Lo que sería enteramente correcto si el bardo no continuara más adelante: “A Luna mengüante (145).-No es cierto que sea genial/si a un picapleitos pedante/le resulta original/y encuentra muy natural/que la toga es lo mportante./Si “siente necesidad/de “ilustrar” a los ignaros/,¿No es loable actividad/y encomiable agilidad/formar “sáquidas” preclaros?

Ya sé que la necesidad de rimar a veces fuerza las cosas pero, en cualquier caso, yo nunca le hubiera llamado a él “ripioso pedante”, ni hubiera dicho tampoco que hacer trovos como hacen aquí, en Cartagena, todos los mineros de La Unión, que apenas saben leer y escribir,  fuera demasiado importante. En cuanto al resto del ripio, poco que decir: yo, en el ya famoso p/s, me limitaba responder a esa continua persecución de un contertulio que creía haber encontrado mi tendón de Aquiles en mi utilización del plural modesto y mi frase era absolutamente sincera: me agradaba mostrarle algo que es seguro que él ignoraba y que, por tanto, iba a evitarle que siguiera haciendo un pequeño ridículo.

3 comentarios:

medinacapel dijo...

Eutiquio
ya no me acuerdo cuantas veces intento entrar, no se me dá muy bien esto de interner. Vamos a ver hoy.

medinacapel dijo...

Por fin, joder que torpe soy...

bueno comentarte que, siempre entro y leo tus opiniones sea de lo que sea, siempre disfruto con tu forma de escribir, tanto si lo haces aquí como en el blog de Manolo...
un abrazo.

JOSE LOPEZ PALAZON dijo...

Amigo Medina Capel:

En primer lugar celebrar que, al fin, podemos entrar en contacto a través de este blog.

Yo había comprobado que eras uno de esos 4 fijos lectores o visitantes del blog, pero pinchaba en tu recuadrito y no conseguí nada porque yo tampoco ando bien por esto de internet.

Celebro mucho que podamos al fin escribirno y no te desanimes que yo, al principio, me costó Dios y ayuda entrar a aquí, a mi propio blog, y ahora ya me voy soltando un poco el pelo.

Animo y a proboar que todo se aprende.

Un abrazo,

calificacion de las entradas