lunes, 31 de mayo de 2010

periclex, CON UNA AMABILIDAD EXQUISITA Y UN PROFUNDO CONOCIMIENTO DEL TEMA, RESPONDE A MI COMENTARIO ANTERIOR

#93 Comentario por periclex31/05/2010 @ 21:41

Contestación al comentario de Eutiquio de hoy (número 8).

Siento ho haber podido contestar antes y que mi respuesta tenga que ser breve, pero en esta época del año tengo mucho trabajo y mi tiempo libre es muy escaso para andar con polémicas y debates que en otro momento estaría encantado de mantener.

Eutiquio entiende que mis comentarios de ayer fueron un duro alegato contra el marxismo, y tengo que aclarar que esto no es así. El marxismo sigue pareciéndome una ideología y un método filósofico perfectamente válidos y vigentes para entender la Historia Universal (especialmente el materialismo histórico y las teorías de las estructuras y las superestructuras económicas e ideológicas), por lo que tiene todos mis respetos. Lo que criticaba, en todo caso, es la concreción práctica que los revolucionarios que se decían marxistas han instaurado en los regímenes políticos cuando han llegado de forma violenta al poder, sirva como ejemplo los casos de la Rusia soviética, la China de Mao o la Cuba de Fidel. Criticaba la imposición por la fuerza de un Estado-Partido en el que quedaban excluidas toda forma de disidencia y en el ejercicio de la violencia como forma de ejercicio de poder además de la sumisión, la delación y el clientelismo como forma de vida ciudadana y de promoción laboral y política. Más o menos venía a decir que sin libertad ni respeto a los derechos humanos no existe progreso material ni intelectual ni civilización posibles.

Y otra cosa que criticaba era el excesivo dogmatismo, que tanto en su concreción política como religiosa no llevan a ninguna parte más que a la intolerancia y a la reducción de la libertad y a la esclavitud de quienes no comulgan con dichos dogmas. Yo también he leído en su momento mucho tratado ideológico y hace tiempo que llegué a la conclusión de que prefiero cuatro principios bien sencillos sobre los que trabajar a tanto dogma y panfletos o terminar discutiendo sobre el sexo de los ángeles a la vez de ir buscando enemigos irreconciliables entre quienes tengan el atrevimiento de poner en duda el más mínimo de los fundamentos. Semejanza que también percibo entre los integrismos ideológicos y religiosos. Además de que veo mucha más verdad en la Declaración de los derechos del hombre tras la revolución francesa o en la Declaración Universal de los Derechos Humanos tras la Segunda Guerra Mundial que en todos los sesudos tratados sobre teología religiosa cristiana, musulmana o judaica o ideológicos sean estos sobre el liberalismo económico, el marxismo-leninismo, el marxismo-maoismo o el anarco-bakunismo. Y a esto último es a lo que me refería cuando realizaba mi crítica a que dudo mucho de que el hombre sea bueno por naturaleza y sobre cualquier tipo de régimen político o teológico que base sus directrices de la práctica política en ellos. Porque prefiero creer en el imperio de la ley, en una real separación de poderes, en la democracia participativa y, sobre todo, en la libertad y la inviolabilidad yla integridad física del ser humano y en el respeto escrupuloso de los derechos civiles.

Siento no poder extenderme más sobre este asunto, sólo me queda expresar mi respeto por todos aquellos que creen en el progreso material e intelectual del ser humano y en la justicia social y abominan del capitalismo salvaje y especulativo.

Un afectuoso saludo, señor Eutiquio, respeto mucho sus sesudos comentarios y he de expresarle mi profunda admiración por la constación de que alguien con su cultura y experiencia de la vida siga creyendo en tantos dogmas, cuando alguién como yo, que todavía no ha llegado al medio siglo de vida, me haya vuelto tan pragmático, aunque siga manteniendo los mismos principios morales y laicos. Le reitero mi admiración por ello.

Una última nota. Mi más firme condena al último acto de terrorismo de estado cometido por Israel. ¿Harán esta vez algo las Naciones Unidas? De Estados Unidos y de la Unión Europea no espero nada, unos porque sus intereses de Estado están por encima de cualquier otra consideración y porque los otros ni están si se les espera en ningún lugar ni tienen peso suficiente para ello, salvo lo que digan al otro lado del charco.

Salud, libertad y respeto escrupuloso de los derechos humanos.

No hay comentarios:

calificacion de las entradas