martes, 15 de junio de 2010

China, mi análisis es técnico económico, en modo alguno ético.

#16 Comentario por eutiquio1.= 15/06/2010 @ 08:49

Respondiendo a mis amables y feroces críticos

Ay, Señor, Señor, Señor, cuánto trabajo echas sobre mis escuálidas espaldas, no sólo me obligas a contestar a ese malévolo y sibilino eterno aprendiz de Baco malagueño que excita mi imaginación proponiéndome las más enrevesadas trampas saduceas para que yo ingenuamente, como siempre, pique y el mundo entero se eche sobre mis construcciones dialécticas, sino que, por mor de las feroces críticas que mis “amigos” hacen de las mismas, me vea yo obligado a la tarea de deconstrucción, menos mal que entre mis muchos maestros también se halla el insigne Jacques Derrida, con su magnífico tratado “La escritura y la diferencia”, de modo que quizá pueda yo, ahora, proceder a la deconstrucción de lo escrito como ya he hecho alguna que otra vez, de manera, que lo elaborado, tan desafortunadamente, adquiera la debida categoría de legible incluso para aquellos de mis “amigos” que tanto disfrutan criticando lo que mis torturados escritos no dicen.

Incluso personas tan inteligentes y cultivadas como Rosanna se han lanzado sobre la respuesta que me atreví a dar a ese jodido Epicuro andaluz de mente tan tortuosa cuando me citaba con su rojo paño, preguntándome si yo insinuaba en mis teorías marxistas que el gobierno de la cosa pública podría llevarse a cabo por medio de un conjunto no muy numeroso de sabios y yo, con una irresponsabilidad suprema, me atreví a contestar que sí.

Coño y joder, perdón por ser tan grosero pero es que quiero ser también contundente y para ello no hay mejor camino que la grosería,¿tan difícil es de explicar que una cosa es el frío análisis técnico dentro de la dialéctica propugnada por el materialismo histórico sobre cómo se le debe ganar a los Usa esa ingente batalla económica que hoy se libra en todos los arriscados mercados del mundo para que a China no le suceda lo mismo que a la inefable Unión Soviética que perdió irremisiblemente la misma batalla porque se equivocó de método y quiso ganarle a los jodidos norteamericanos la pelea luchando sólo en el campo de la carrera técnica armamentística y descuidando flagrantemente la economía lo que la llevó al más estrepitoso de los fracasos, o sea, que perdió lo que todos llamamos “guerra fría” y otra cosa esencialmente distinta es el problema ético que supone que, para ello, los jerarcas chinos tengan que someter a su pueblo a una suerte de esclavitud sólo comparable a las que los pueblos romano y usaniano llevaron a cabo en sus respectivos imperios con los vencidos, en sus continuas guerras de conquista y con los negros que importaban de Africa?

Los chinos, viejo pueblo milenario, formado a la sombra de Laotsé y Confucio, no han caído en la misma trampa que los rusos sino que han aceptado el envite jugándolo en el mismo tablero: la economía, y lo hacen sin reparar en medios, como lo hicieron ellos, los usanianos contra su metrópoli inglesa a la que derrotaron definitivamente, utilizando el ínfimo precio de la mano de obra que suponían los esclavos negros importados de Africa. Los chinos no tienen que importar la mano de obra barata de ningún sitio porque disponen millones de esclavos dentro de su propio país.

Esto que acabo de exponer no es sino un juicio técnico económico realizado en las antípodas de la moral porque la moral no puede ni debe intervenir sino al “final de la partida” como nos demostrara tan contundentemente Samuel Becket en su obra del mismo nombre.

Si nos tomáramos la molestia de repasar mis intervenciones en este blog sobre el tema chino, comprobaríamos, tal vez con asombro, que nadie ha ido mas lejos que yo en la condena de las infrahumanas condiciones a que los jerarcas comunistas chinos están sometiendo a su pueblo. Pero es que no se trataba precisamente de eso, cuando yo respondía tan adecuadamente a la malévola incitación malatestiana.

Repito: yo sólo trataba de analizar desde el punto de vista del marxismo, o sea, de lo que procedía hacer a los chinos si querían salir victoriosos y no derrotados como les sucediera a sus parientes rusos en “la guerra fría”, en su cruentísima batalla para hacerse con el dominio económico del mundo. Y esto es evidente que lo están haciendo y muy bien desde el punto de vista técnico, que no moral o ético, los singulares mandamases del gigante asiático.

Pero no crean ustedes que yo pienso ni por un momento que éste tan largo y pesado razonamiento va a calmar a “mis fieras amigas” como no calman en absoluto a las aguerridas huestes del PP los mil y pico razonamientos que el angelical Zp realiza todos los días para convencerles de la bondad intrínseca de todas sus intenciones. No hay peor sordo que el que no quiere oír y mis “amigos”, está demostrado, son sordos de remate.

3 comentarios:

Fernando Mora dijo...

Hola,

Absolutamente lúcidos y visionarios tus análisis sobre la cuestión sobre la que rezan éstas entradas al respecto de China. No puedo por menos que aplaudir tal claridad de ideas y de exposición de las mismas. Y a lo que se ve, tampoco viene nada mal que algunos le busquen tres pies al gato.
Un abrazo,

JOSE LOPEZ PALAZON dijo...

Coño, querido amigo Fernando, cómo te echaba de menos, hace ya un montón de tiempo que no aparecías por aquí y llegué a pensar que te ocurría algo o que, no sé por qué, te habías enfadado, conmigo.

Veo que no es así y no sabes cuánto me alegro de ello.

En fin, yendo al tema, eres el único, de los 15 mil y pico visitantes de este blog y de los no sé cuántos miles del blog de Saco que parece que ha entendido algo que a mí se me antoja de una claridad meridiana: desde el punto de vista técnico económico, China está haciendo lo que tiene que hacer si no quiere resignarse a volver a ser lo que tradicionalmente era, un jodido país de conquista y colonización que, esta vez, sería industrial y comercial.

Te felicito, hombre, o por tu capacidad de comprensión de los textos "oscuros" o por tu valor de demostrar que estás de acuerdo con tesis ciertamente heterodoxas.

Un abrazo y bienvuelto por estos lares en los que eres ciertamente necesario para el mantenimiento alto de mi moral de trabajo.

Fernando Mora dijo...

Muy buenas D. José:
No no hombre, nada de enfados je je, ¿ a cuento de qué?. Aunque me gustsría parecerme, al menos en eso, a aquel genio y su idiosincrasia ciclotímica la verdad es más simple y es que mi historia puede llegar a ser a veces...absorvente. Me llena de orgullo por otra parte, que mi "ausencia" haya podido ser advertida.
Aprovechando la circunstancia decir que el aspecto que has dado a tus blogs es una auténtica chulada y al respecto del número de visitas no sé si darte la enhorabuna a tí o felicitar a los que te visitamos.

En cuanto al asunto en cuestión. Pues ningún valor, es que yo, en mi modestia, también lo veo así, y creo que también la historia demuestra que los pueblos que han dominado al mundo buena parte de ése poder lo han cimentado en la mano de obra esclava, como acertadamente ejemplificas en ésos dos imperios. Y me atrevo a apuntar que cuando los chinos aflojen las riendas de su pueblo, eso significará el principio del fin a su dominación como sucedió con Roma y los USA. Eso si da tiempo y la madre Tierra no acaba con todos nosotros antes, y razones la estamos dando sobradamente.
Un abrazo y por favor, no dejes de ilustrarnos.

calificacion de las entradas