domingo, 27 de junio de 2010

Llevo a 1ª página mi debate con Meskalis porque creo que es difícil seguir la discusión en la sección de comentarios

2 comentarios:


Meskalis dijo...
Bueno, Eutiquio, ni un sola respuesta a mis preguntas. NI UNA SOLA.
Ni un solo comentario a mis argumentos. NI UNO SOLO.
¿Debo entender que quien calla otorga? Si es así, dímelo y ahorramos tiempo y no seguimos mareando la perdiz.
Fíjate. Te explico meridianamente claro que es indigno que dijeras en tu entrada en Saco la verdad, PERO NO TODA LA VERDAD y que, por lo tanto, habías desvirtuado gravemente mis palabras, y de ahí el que te llamara capullo… y tú te quedas con la palabreja y obvias lo demás. Bonita ética argumental. Y no vengas con la bobada de que si capullo es un insulto o no, porque lo dejé perfectamente claro al decir que estaba escrita en el sentido más peyorativo del término. Resultado, no quieres tratar mis argumentos porque no tienes respuesta. No afrontas la realidad porque no puedes; no quieres reconocer que te has comportado indignamente, y es mejor decir ¡Seño! ¡Seño, que Meskalis me ha llamado capullo! Ocultando, claro está, malévolamente por qué te han llamado así.
No hay incongruencia en el trato. Simplemente escribí el texto con el tratamiento de usted, porque no me parecías digno de mi amistad y confianza, y lo modifiqué después por si te dolía este hecho. Ya sé que soy un imbécil, pero tengo el corazón tierno y a pesar de que haya gente que lo merezca, no quiero hacer daño. Eso lo dejo para los demás, que allá cada uno con su conciencia.
Muy bonito. Dices que estás en total desacuerdo con mis interrogantes… pero no entras en ninguno. Mejor negar la mayor que debatir; ¿es más cómodo, verdad, Eutiquio? O sea, tú que entras siempre hasta el detalle más recóndito, que eres capaz de escribir un texto kilométrico para dar exhaustiva y detallada respuesta… no entras siquiera de refilón. Llama la atención, ¿verdad, Eutiquio?
Dices que no has llamado miserable a Saco. Mira Eutiquio, no me vengas con piruetas dialécticas. Tú eres un hombre inteligente pero yo también lo soy, y aunque resulte un poco pedante (que no lo es, porque yo soy cualquier cosa menos eso) tu inteligencia no me mira desde lo alto. Dejémoslo en que estamos en el mismo nivel, solo que tú eres peor persona. 
Tienes el desparpajo y la poca vergüenza de insertar el texto que te enviaron “Haz una prueba…” y pasar directamente al “Y así, nos vamos…” obviando mi razonamiento de ayer en tal sentido. ¿Qué quieres? ¿Qué pierda el tiempo escribiéndotelo OTRA VEZ? ¿Para que tú no lo trates nuevamente?
Por mucho que lo tergiverses, pobremente es verdad, nadie ha planteado que Saco sea un miserable, sino que TU COMPORTAMIENTO ha sido indigno
¿Nada que decir, Eutiquio, de tu moderación y proporcionalidad, tal y como te argumentaba?
Y ahora escucha con atención. Las personas no son dignas ni indignas, son sus HECHOS los que así lo determinan. Una persona puede cometer indignidades y entonces es indigna, pero puede cambiar y entonces se transforma en digna. Cuando a mi me parecía que tu comportamiento era correcto, así lo decía y ahora, que deja mucho que desear, también lo digo. Tus palabras ACTUALES no denotan a un caballero, ni por asomo. Por eso te decía que no eres un caballero. Si quieres serlo, cambia. Sinceramente creo, Eutiquio, que he sobrevalorado ampliamente tu categoría humana e intelectual. Y me produce amargura.
Y para finalizar. Si vas a contestar a mis comentarios de la misma forma en que lo has hecho hoy, casi mejor ahorramos tiempo y nos dedicamos cada uno a nuestras cosas. A mí me gusta la seriedad y la lógica para debatir, Eutiquio, y no he visto en ti estos días ni seriedad ni, muchos menos, lógica.
Sinceramente creo, Eutiquio, que he sobrevalorado ampliamente tu categoría humana e intelectual. Y me produce amargura.
Que el cielo te sea propicio.
Mira, Meskalis, no te obsesiones con los últimos acontecimientos que no son sino la continuación de una larga serie de hechos que han concluido como tenían que hacerlo: con un choque decisivo que ha obligado al capo di capi a tomar una decisión: echarme a la puñetera calle y silenciarme para siempre lo que corrobora lo que él dice: que el suyo, su blog, es un espacio de libertad.
Yo no sé si tú antes de comenzar a escribir ya leías lo que sucedía en el blog de Saco, si lo hacías, habrás presenciado como desde el primer momento en el que aparecí por allí, su lugarteniente y su cuadrilla de mafiosos se empeñaron en echarme a la calle arguyendo que yo no era más que un farsante, un jodido embustero que decía ser abogado cuando no lo era.
Y, a partir de entonces, han ido desgranando sus ataques para echarme, para que yo me fuera:
1) usted es un FARSANTE, así, con mayúsuculas, y EL QUE LO CREA NO ES MÁS QUE UN TONTO DE LOS COJONES;
2) quitate la dentadura postiza y ven a mamarmela, como argumento decisivo en un debate sobre el franco Madrid;
3) usted es una loca prostituta vieja y un travesti octogenario;
4) usted es un abuelo que ha perdido ya la cabeza y que debería estar en un parque público, jugando a la petanca;
5) usted es ruin y rastrero;
6) que sólo soy un puto troll y una indignante y trapacera advertencia a MB: pero chico, si eutiquio no es abogado sino esa mierda de procurador porque un procurador ni siquiera tiene que saber derecho ni ser licenciado en esta materia, etc.
Y como yo, lógicamente, me defendía era y soy el que enrarece el ambiente del blog con mis ataques: ¡ es absolutamente increible¡, exactamente igual que ahora mismo en que me exiges que admita mis pecados de insulto mientras yo razono y enumero lo que me han dicho a lo que tú respondes afirmando que soy un capullo elevado a la enésima potencia, un desvergonzado y todo lo contrario que un caballero.
Por favor, Meskalis, un tío como tú no puede permitirse una conducta así, sin incurrir en ese tipo de locura que arrastra a estos señores sólo porque me he atrevido a enfrentarme a ello y a descubrir ante todos el mundo lo que realmente son y cómo se comportan. si hasta tú mismo lo reconociste, reprochándoles su conducta conmigo.
Esta es la cuestión fundamental y no me vengas retorciendo argumentos e intentando buscar apoyos puntuales a una postura, la tuya, que no tiene nada en lo que apoyarse.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Don Eutiquio, espero me recuerde aún, le voy a regalar un número simbólico de visita y muchas palabras cargadas de muchas y variadas verdades.

Llevaba yo mucho tiempo sin asomarme a la bitácora de don Manolo, bitácora que aunque ya no comente sigo leyendo al igual que los comentarios de sus participantes. Lo tenía como un sano hobby, usted me entiende, un poco de oficina, un poco de agobio y un comentario…, un problema, un disgusto y un comentario…, pero el hobby se me chafo como bien sabrá. Y a mí caballero no me echo don Manolo como a usted no le ha echado nadie, me fui yo por propia voluntad como usted hace. En mi estancia en la bitácora de “Fuego Amigo”, se me llamaron muchas cosas, se me insulto, se me comparo con la más baja calaña humana…, y nunca me fui ofendido o la mayoría de las veces no me fui ofendido porque sabía perfectamente que era una bitácora de izquierdas y que yo no cuadraba, que mis comentarios podrían ser muy diferentes a las ideas de los allí presentes y que la política es una pasión mucho más profunda que el fútbol y es “normal” hasta cierto punto que se digan ciertas cosas…, aunque yo no las decía.

Pero usted, al no llevarle un día la corriente y seguido por otros señores que no tengo porque nombrar, me humillo, me llamo ignorante, analfabeto, que no sabía argumentar, que mis textos eran incoherentes, me llamo mentiroso sin conocerme…, y todo porque le lleve la contraria una vez. Verá caballero, su carrera a la cual menciona cada dos palabras, su pedantería, el querer llevar siempre la razón, el ser en viva persona lo que en un Estado democrático es Israel o EEUU con su obsesión de que todos están en contra suya, el dar pena hablando de sus achaques, el estar envenenado por la amargura y el odio, es comprensible que con ese cuadro que usted lleva quiera ser el centro de atención pero eso cansa a la gente.

Le daré un consejo si su soberbia lo acepta, de un hombre que cuando se fue se fue con la cabeza alta, el orgullo intacto y quedando muy por encima de entre otros, usted con sus insultos. El consejo es, que si se quiere marchar no eche la culpa a terceros, la culpa es suya, es su decisión, si le han vetado cosa que no se, me daría vergüenza de que yo estuviera un año y meses siendo de derechas y dando mi opinión libre y sin que me condicionaran, y a usted siendo de izquierdas le echen…, pero decida lo que decida aprenda a sus años que menciona constantemente, a ser un hombre, levante la cabeza, deje de dar pena que resulta excesivamente cómico de un pedante que saca la carrera a relucir a la mínima y que parece que lleve siempre la razón, y márchese o quédese pero deje ya de dar pena que como le digo, en un pedante queda muy mal.

Espero que a pesar de mi incultura y mi tremenda dificultad de ensamblar textos le hayan quedado claro esas verdades que usted sabe y yo también para que le sirva de inspiración para otra entrada pedante llena de odio y rencor. Don Eutiquio, sea usted un hombre por una vez en su vida en vez de un eterno niño que vive de dar pena, quizá así consiga ser feliz. Sobra decir que si descargase su amargura conmigo no lo leeré, ya me parece incluso doloroso hacerle dos regalos, una visita virtual y un comentario.

Merovingio.

Meskalis dijo...

Amigo Eutiquio:

Yo aporto argumentos, razonamientos, lógica.

Tú nada.

No se puede debatir con quien no tiene argumentos

Fin.

Es que no me gusta perder el tiempo, Eutiquio.

Que el destino sea generoso contigo.

calificacion de las entradas