viernes, 18 de junio de 2010

Malditos Bastardos llora a Saramago apoyándose en mi hombro

#53 Comentario por Malditos Bastardos18/06/2010 @ 18:38

Se ha ido uno de los nuestros, D. Eutiquio, se ha marchado sin decirnos ni adiós, no le habrá dado tiempo o no quiso decir nada, pues todo por “Él” ya estaba dicho

Y mientras lloran por “Él” las campanas, pues ya dijo Lord Byron (escuchando precisamente una campana al atardecer) “que nada muere sin que algo lo llore”, mientras partía para no volver él barco que le separaba de sus queridos amigos camino del destierro, nosotros lloramos por nosotros mismos pues nada podrá detener ya su partida.

Saramago y Byron eran de los que no se callaban ni bajo pena de destierro y ambos eran de los nuestros, el uno comunista y poeta, el otro poeta y libertino en sus tiempos, hoy seria libertario sin más.
El uno de alta cuna y baja cama, el otro bajas las dos y frente alta.

Se nos están yendo, Eutiquio compañero, nos dejan solo cuando mas los necesitamos.
Nos estamos quedando solos viejo figura triste y ni siquiera sus palabras tan bellas como los ojos de Dulcinea nos reponen de su abandono.

Nos dejan con julianes y pantojas, con toros y toreros, con curitas y hombres con bigote y correa que mandan más que los Gobierno, sin ser ni siquiera de los antiguos frailes con correas en los hábitos que mandaban más que dios, pero al menos estos el poder lo recibían de dios de modo delegado.

Hoy lo reciben de PPatanes como el PPocero y de fascistas como Berlusconi, ese esPerPento que se atreve a decir que los “comunistas” lo envidian por “guapo” y por “joven”…con setenta y tantos años que tiene…Y los TDLC se lo creen y quieren fusilar “comunistas” por no respetar la “juventud cosmética” de un Ur-fascista. Son los tiempos que corren, como muy bien nos explica usted en sus escritos, D. Eutiquio.

No le quito más tiempo errante caballero, solo quería recordarle que “nosotros no tuvimos nunca nada”, como dice una canción de Whitney Houston y que “los mejores momentos siempre fueron de otros” (sigue diciendo la canción), como sucede cuando se ama a quien no nos corresponde…Y que lo poco que tenemos se nos acaba yendo, como se ha ido “D. José Sara y Mago”, (no sara mago como dicen las necias) una “Trinidad” de la Libertad, la Paz y la Palabra …

Usted a lo mejor lo vuelve a recuperar reencarnado en un Mago, en uno de sus galopadas por campos de Montiel, pero permítame que esta vez no lo acompañe, ni como escudero ni como viajante, no tengo ganas y me falta alegría y me sobra nostalgia.

Ya nos encontraremos, usted siga soñando y escribiendo sus penas hasta que por lo menos, para que alguien las llore, “doblen de nuevo por ellas las campanas”…No será la primera vez como nos recordó Hemingway, otro de los nuestros que también se marcho sin avisar, sin decir nada…

1 comentario:

Anónimo dijo...

Eres tremendo MB.

El anónimo fan.

calificacion de las entradas