sábado, 26 de junio de 2010

Respondiendo a Meskalis, a propósito de sus primeros comentarios a mi "Mafia pura y dura, bajo el disfraz de la más falsa de las izquierdas".

Bueno, Meskalis, parece que voy a disponer del tiempo necesario para  responder a los comentarios que te debo.

Pero, antes, y no quisiera ofenderte porque, como todas las personas  de tu categoría moral e intelectual, a veces, eres excesivamente sensible: ¿estás bien?

Porque el otro día, después de comentar 3 veces un comentario mío que yo había colgado 2 horas antes con total normalidad, de pronto, comienzas a insultarme, llamándome capullo, tres o cuatro veces, y yo te tenía a ti por una persona absolutamente incapaz de insultar a nadie. No sé, a lo peor es que estoy ya tan descentrado, como dice Sergio, que capullo no es insulto y yo sin enterarme. Pero yo al respecto, recuerdo una frase tuya que, como todas, la guardo con mucha consideración: cuando yo te pedía perdón por aquel comportamiento mío incalificable, tú me dijiste que no te considerabas ofendido de ninguna manera porque a ti es imposible ofenderte, o algo así que ya sabes que no recuerdo bien las cosas y no tengo ganas ni fuerzas para ponerme ahora a buscar la cita exacta.

En tus textos de hoy hay también una incongruencia que aun siendo levísima no he dejado de percibir: unas veces me tuteas y otras me tratas de v.

Yendo a los temas:

La respuesta a todas las interrogantes planteadas en dichos comentarios es: estoy en total desacuerdo con lo que dices en ellos, y no sólo eso sino que no puedo creer que un tipo tan inteligente, culto y educado como tú, pueda conocer a fondo, como indudablemente conoces, todo lo ocurrido últimamente en el blog de Saco y en lugar de indignarte por todo lo que allí se me ha dicho y todo lo que se ha hecho, todavía diga que el que no se comporta como debe soy yo.

En relación con mi post de hoy:

Yo no he llamado miserable a Saco, todo lo contrario: 

Quien había apuntado inicialmente dicha posibilidad era ese anónimo comentarista mío del que ni siquiera voy a citar el nick, que decía:

 “Haz una prueba, vete a otro blog y comprueba cuánto tiempo tardan en ponerte  firme, a ver si Manolo Saco es un miserable o es que tú no te comportas con unos mínimos”.

Respecto a lo cual, yo escribía, también textualmente:

“Y, así, nos vamos casi inadvertidamente, al estudio del segundo punto de la cuestión: Saco ¿es o no realmente  un miserable?

Estoy completamente seguro de que a esto le vas a dar todas la vueltas necesarias para que, al final, quede que yo he llamado a Saco miserable pero eso no será verdad. En los textos transcritos, queda claro:

1º) que no soy yo quien siquiera plantea la cuestión de la miserabilidad de Saco;

2º)  Y, así, nos vamos casi inadvertidamente, el estudio del segundo punto de la cuestión: Saco ¿es o no realmente  un miserable?

 No sé, la palabra “miserable” no me acaba de gustar, es demasiado fuerte, por supuesto que Saco hace lo que no debe, claro está, pero eso ¿le hunde en la miseria moral irremediablemente?

 En la Facultad de Derecho, mis maestros, entre ellos, Tierno Galván, se esforzaron en inculcarme el espíritu de moderación, sin el cual, mal se puede manejar una materia tan dura en su aplicación como es el derecho. Hablaban del principio de proporcionalidad. Cuando se enjuicia moral o jurídicamente una conducta hay que atender, si uno quiere ser justo, a este principio porque el dictamen ha de estar en proporción con todos los aspectos o circunstancias que rodean la conducta que se enjuicia.

 Es evidente que Saco ha montado su tinglado con el sólo propósito de medrar. Y a esta finalidad, medrar, lo supedita todo. Pero este propósito no es otro que ése que el genio originario de la excelencia de los mercados para resolver todos los problemas que se le plantean a la Humanidad, el ánimo de lucro, es el que guía la actuación del común de los mortales, ergo, Saco no es, en este aspecto, un hombre negativamente extraordinario.


Sigues diciendo:

“Si los posts que has colgado estos dos últimos días son producto del despecho, no tengo nada que decir porque es humanamente comprensible. Pero si es realmente lo que piensas sin que, como digo, sea producto de alteraciones emocionales llámense despecho, ira, rencor o similar, entonces, mi respetado Eutiquio-Palazón, que Dios, los Santos y todos los coros celestiales te ayuden, porque falta te hace”. 
No tengo otro remedio que volver a preguntarte: Meskalis, ¿estás bien o es, simplemente, que no te has tomado la molestia de leer, antes del post que comentas, la carta abierta que el 28-9-2009, le dirigí  a Saco y queincluyo en mi blog inmediatamente antes del post que tanto te aflige? 

      Si te tomas la insoportable molestia de leerla ahora, casi un año después, comprobarás que todo esto que tanto te horroriza ahora ya  lo apuntaba allí. De modo que, como tú dices, voy a necesitar toda la ayuda del Cielo porque lo que acabo de escribir es lo que siempre he pensado de Saco y de lo que ocurre en su blog, por eso, el ínclito TT, con la intención de mostrar a los recién llegados a aquel blog toda la ignominia de mi proceder, ha traído a colación, ahora, aquella carta lo que nunca acabaré de agradecerle porque yo, como dice también Saco, ya no me acordaba de ella y creo que es una de las cosas más acertadas que he escrito nunca y me ha gustado mucho releer.

Por último, entre otras cosas, me dices que no soy un caballero. Puede ser, aunque esta afirmación  tuya de ahora contradiga otras que incluso por ti mismo se han realizado en ese blog de Saco en el que militas:

La Repu: eutiquio, esa maravillosa persona

Soledad: qué fuerza interior tiene que gusto habrá dado verlo cuando actuaba ante los tribunales.

Elisa Serna, eutiquio de lancelot

Malditos Bastados: don Eutiquio de la Mancha

Gilberta: ídem

Tú mismo: pero que canallas (¿) sois con eutiquio, etc.etc.

Mañana, si puedo, contestaré a tus comentarios que has colgado el 26-6-2010 a partir de las 00'19 horas. Hasta entonces.

2 comentarios:

Meskalis dijo...

Bueno, Eutiquio, ni un sola respuesta a mis preguntas. NI UNA SOLA.

Ni un solo comentario a mis argumentos. NI UNO SOLO.

¿Debo entender que quien calla otorga? Si es así, dímelo y ahorramos tiempo y no seguimos mareando la perdiz.

Fíjate. Te explico meridianamente claro que es indigno que dijeras en tu entrada en Saco la verdad, PERO NO TODA LA VERDAD y que, por lo tanto, habías desvirtuado gravemente mis palabras, y de ahí el que te llamara capullo… y tú te quedas con la palabreja y obvias lo demás. Bonita ética argumental. Y no vengas con la bobada de que si capullo es un insulto o no, porque lo dejé perfectamente claro al decir que estaba escrita en el sentido más peyorativo del término. Resultado, no quieres tratar mis argumentos porque no tienes respuesta. No afrontas la realidad porque no puedes; no quieres reconocer que te has comportado indignamente, y es mejor decir ¡Seño! ¡Seño, que Meskalis me ha llamado capullo! Ocultando, claro está, malévolamente por qué te han llamado así.

No hay incongruencia en el trato. Simplemente escribí el texto con el tratamiento de usted, porque no me parecías digno de mi amistad y confianza, y lo modifiqué después por si te dolía este hecho. Ya sé que soy un imbécil, pero tengo el corazón tierno y a pesar de que haya gente que lo merezca, no quiero hacer daño. Eso lo dejo para los demás, que allá cada uno con su conciencia.

Muy bonito. Dices que estás en total desacuerdo con mis interrogantes… pero no entras en ninguno. Mejor negar la mayor que debatir; ¿es más cómodo, verdad, Eutiquio? O sea, tú que entras siempre hasta el detalle más recóndito, que eres capaz de escribir un texto kilométrico para dar exhaustiva y detallada respuesta… no entras siquiera de refilón. Llama la atención, ¿verdad, Eutiquio?

Dices que no has llamado miserable a Saco. Mira Eutiquio, no me vengas con piruetas dialécticas. Tú eres un hombre inteligente pero yo también lo soy, y aunque resulte un poco pedante (que no lo es, porque yo soy cualquier cosa menos eso) tu inteligencia no me mira desde lo alto. Dejémoslo en que estamos en el mismo nivel, solo que tú eres peor persona.

Tienes el desparpajo y la poca vergüenza de insertar el texto que te enviaron “Haz una prueba…” y pasar directamente al “Y así, nos vamos…” obviando mi razonamiento de ayer en tal sentido. ¿Qué quieres? ¿Qué pierda el tiempo escribiéndotelo OTRA VEZ? ¿Para que tú no lo trates nuevamente?

Por mucho que lo tergiverses, pobremente es verdad, nadie ha planteado que Saco sea un miserable, sino que TU COMPORTAMIENTO ha sido indigno

¿Nada que decir, Eutiquio, de tu moderación y proporcionalidad, tal y como te argumentaba?

Y ahora escucha con atención. Las personas no son dignas ni indignas, son sus HECHOS los que así lo determinan. Una persona puede cometer indignidades y entonces es indigna, pero puede cambiar y entonces se transforma en digna. Cuando a mi me parecía que tu comportamiento era correcto, así lo decía y ahora, que deja mucho que desear, también lo digo. Tus palabras ACTUALES no denotan a un caballero, ni por asomo. Por eso te decía que no eres un caballero. Si quieres serlo, cambia. Sinceramente creo, Eutiquio, que he sobrevalorado ampliamente tu categoría humana e intelectual. Y me produce amargura.

Y para finalizar. Si vas a contestar a mis comentarios de la misma forma en que lo has hecho hoy, casi mejor ahorramos tiempo y nos dedicamos cada uno a nuestras cosas. A mí me gusta la seriedad y la lógica para debatir, Eutiquio, y no he visto en ti estos días ni seriedad ni, muchos menos, lógica.

Sinceramente creo, Eutiquio, que he sobrevalorado ampliamente tu categoría humana e intelectual. Y me produce amargura.

Que el cielo te sea propicio.

JOSE LOPEZ PALAZON dijo...

Mira, Meskalis, no te obsesiones con los últimos acontecimientos que no son sino la continuación de una larga serie de hechos que han concluido como tenían que hacerlo: con un choque decisivo que ha obligado al capo di capi a tomar una decisión: echarme a la puñetera calle y silenciarme para siempre lo que corrobora lo que él dice: que el suyo, su blog, es un espacio de libertad.

Yo no sé si tú antes de comenzar a escribir ya leías lo que sucedía en el blog de Saco, si lo hacías, habrás presenciado como desde el primer momento en el que aparecí por allí, su lugarteniente y su cuadrilla de mafiosos se empeñaron en echarme a la calle arguyendo que yo no era más que un farsante, un jodido embustero que decía ser abogado cuando no lo era.

Y, a partir de entonces, han ido desgranando sus ataques para echarme, para que yo me fuera:

1) usted es un FARSANTE, así, con mayúsuculas, y EL QUE LO CREA NO ES MÁS QUE UN TONTO DE LOS COJONES;

2) quitate la dentadura postiza y ven a mamarmela, como argumento decisivo en un debate sobre el franco Madrid;

3) usted es una loca prostituta vieja y un travesti octogenario;

4) usted es un abuelo que ha perdido ya la cabeza y que debería estar en un parque público, jugando a la petanca;

5) usted es ruin y rastrero;
6) que sólo soy un puto troll y una indignante y trapacera adevertencia a MB: pero chico, si eutiquio no es abogado sino esa mierda de procurador porque un procurador ni siquiera tiene que saber derecho ni ser licenciado en esta materia, etc.

Y como yo, lógicamente, me defendía era y soy el que enrarece el ambiente del blog con mis ataques: ¡ es absolutamente increible¡, exactamente igual que ahora mismo en que me exiges que admita mis pecados de insulto mientras yo razono y enumero lo que me han dicho a lo que tú respondes afirmando que soy un capullo elevado a la enésima potencia, un desvergonzado y todo lo contrario que un caballero.
Por favor, Meskalis, un tío como tú no puede permitirse una conducta así, sin incurrir en ese tipo de locura que arrastra a estos señores sólo porque me he atrevido a enfrentarme a ello y a descubrir ante todos el mundo lo que realmente son y cómo se comportan. si hasta tú mismo lo reconociste, reprochándoles su conducta conmigo.

Esta es la cuestión fundamental y no me vengas retorciendo argumentos e intentando buscar apoyos puntuales a una postura, la tuya, que no tiene nada en lo que apoyarse.

calificacion de las entradas