viernes, 25 de junio de 2010

Saco, su mafia II

Ayer, con motivo de mi post sobre la mafia de Manolo Saco, en Público, recibí 3 comentarios de allí, el 1º, de un cobarde anónimo, se limitó, en la línea de dicho blog, a insultarme lo más fuertemente que pudo, pero también otros 2 que, para mí, fueron ciertamente interesantes, por parte de 2 autores que gozan de gran predicamento allí y cuyos nombres no menciono por 2 razones:

1) para no asustar a otros comentaristas de allí que quieran venir a aquí a colgar sus comentarios y que puedan considerar que su intervención en este blog sea considerada por sus amigos de allí como una especie de traición por acudir a darme cancha;

2)porque parece que existe una ley no escrita, un código de estilo [lo denominó el tipo que menos estilo tiene del mundo que yo conozco en aquel blog, que se pasa la vida traicionando el código sagrado de su profesión médica, lo que casi es un delito pero desde luego una falta por la que el Colegio de Médicos de su isla debería de formarle expediente y expulsarle de la profesión], según el cual hay que guardar secreto de los nicks de los comentaristas que intervienen en un blog, lo cual es ciertamente ridículo porque estos nicks constan en sus comentarios  en el apartado correspondiente en dicho blog.

Bien, códigos de estilo aparte, lo cierto es que ambos comentarios a mi me han parecido interesantes: uno que proviene de una mujer mucho más joven que yo y que termina ordenándome que “madure” a mí que, seguramente, la triplico en edad y que almaceno ya los 81 años, cifra que excede en 3 el límite de supervivencia de los varones españoles, un poco tarde, me parece, para madurar pero todo es posible.

El otro proviene del comentarista con el que más afinidades he tenido allí, en el blog de Saco: 

1) porque mantiene una actitud hacia Cuba muy parecida a la mía

 y 2) porque creo que su ideario es sincero aunque se equivoque radicalmente al considerar aquel blog como progresista.

Este comentarista me da también unos consejos:

A) “Por cierto, si no quieres que esto se convierta en un solar, en mi opinión, deberías cambiar de tema”

B) “Haz una prueba, vete a otro blog y comprueba cuánto tiempo tardan en ponerte en firme, a ver si Manolo Saco es un miserable o es que tú no te comportas con unos mínimos”.

Respecto a A) ¿por qué este comentarista de aquel blog me aconseja que cambie de tema, por simple bondad natural, porque me aprecia, lo que yo realmente considero cierto, o, y aquí interviene mi suspicacia habitual, se trata de evitar que yo siga tratando un asunto que desnuda quizá para siempre a una serie de íntimos amigos suyos pero que sobre todo insista en demostrar que aquello, en lugar de un espacio de libertad y progreso, como una vez dijo Saco, es, todo lo contrario, una espacio de auténtico fascismo y regresión?

Respecto a B) creo que el comentarista de aquel blog ha tocado el punto neurálgico de la cuestión: Saco ¿es o no un miserable?

Comencemos por A) mis queridos lectores, ¿creen realmente que la mayor parte de ustedes va a salir huyendo de aquí si yo sigo tratando de establecer toda la verdad y nada más que la verdad de lo que realmente ocurre en el blog de mas audiencia de Público?

Yo, humildemente, no sólo creo que no sino que estoy convencido plenamente de todo lo contrario: es realmente interesante comprobar si una gran cantidad de lectores puede ser engañada completamente sobre cuál es realmente la ideología de un señor y de un grupo que, en este momento, lidera la audiencia de los foros en un diario que tiene casi o más de un centenar de ellos.

Y, así, nos vamos casi inadvertidamente, el estudio del segundo punto de la cuestión: Saco ¿es o no realmente  un miserable?

No sé, la palabra “miserable” no me acaba de gustar, es demasiado fuerte, por supuesto que Saco hace lo que no debe, claro está, pero eso ¿le hunde en la miseria moral irremediablemente?

En la Facultad de Derecho, mis maestros, entre ellos, Tierno Galván, se esforzaron en inculcarme el espíritu de moderación, sin el cual, mal se puede manejar una materia tan dura en su aplicación como es el derecho. Hablaban del principio de proporcionalidad. Cuando se enjuicia moral o jurídicamente una conducta hay que atender, si uno quiere ser justo, a este principio porque el dictamen ha de estar en proporción con todos los aspectos o circunstancias que rodean la conducta que se enjuicia.

Es evidente que Saco ha montado su tinglado con el sólo propósito de medrar. Y a esta finalidad, medrar, lo supedita todo. Pero este propósito no es otro que ése que el genio originario de la excelencia de los mercados para resolver todos los problemas que se le plantean a la Humanidad, el ánimo de lucro, es el que guía la actuación del común de los mortales, ergo, Saco no es, en este aspecto, un hombre negativamente extraordinario.

Pero sí que es extraordinariamente negativo en cuanto a los procedimientos:

A) como hombre que se autotitula de izquierda, su actuación debería de estar marcada por una clara intención de servir a la verdad y a la justicia, que constituyen el eje esencial de todo ideario que se proclame como tal, pero

B) hace precisamente todo lo contrario:

a) no sólo tolera sino que promueve la mentira:

1) proporcionando a sus amigos o cómplices una posición de privilegio que les permite exponer sus injurias y calumnias con total impunidad, no sólo no coartando sus actuaciones al respecto, advirtiéndoles que no está dispuesto a tolerar tales actuaciones sino por el contrario estimulándolas por todos los medios e impidiendo mediante la imposición del pertinente silencio informático a los agredidos para que no puedan defenderse; éste sí que parece una actuación ciertamente miserable porque impone a una de las partes sobre la que ejerce su jurisdicción informática una total indefensión que lesiona gravemente la justicia, lo que nos lleva directamente a

b) se opone descaradamente a que, en su blog, se promueva la justicia:

1) no ya tolerando sino promoviendo las más alevosas agresiones al honor personal de algunos de los que intervienen en su blog, riéndoles las gracias o aplaudiendo actuaciones en las que los suyos llevan a cabo actuaciones tales como decirles a sus oponentes que se la mamen, que se la vuelvan a lamer, tal como ese famoso acto del seleccionador de futbol argentino que llevó a los organismos oficiales a incapacitarle o invalidarle internacionalmente, en su blog, se hace todo lo contrario se encomia y ensalza la misma actitud que debería de cubrir de vergüenza y oprobio no sólo al que las realiza sino más aún al que las tolera y promueve;

2) y no cabe duda de que la injuria y la calumnia, el tratamiento público vejatorio de cualquier persona sea o no adversario político si no llega a constituir un delito perseguible desde su alta responsabilidad en el blog, sí que debería ser reprimido con todos los medios a su alcance en lugar de estimularlo y aplaudirlo;

3) pero el summum de la injusticia lo constituye que se confabulen para escribir en el blog los peores e infectos ataques a otros contertulios, al propio tiempo que adoptan las medidas necesarias para que los tan infamemente agredidos no puedan ejercitar su legítimo derecho a la defensa, como ha ocurrido con ese último y largo comentario de TT en el que presumiendo de bravura el tipo dice que como le pilla cachondo va a pegarle fuerte a su enemigo, sabiendo, como sabe, porque lo ha pactado con él que Saco no va a dejar que yo me defienda puesto que ya no dejó entrar mis comentarios;

Así que esta gente, que utiliza estos procedimientos para injuriar y calumniar tan impunemente a sus adversarios, usando medios o procedimientos que ni siquiera la peor de las ultraderechas se atreve a perpetrar, si tiene un resto de decencia, debe de abandonar definitivamente el manto impoluto de la izquierda con el que tan injustamente se protege y ocupar ya, por fin, los escaños que realmente le corresponden situados a la derecha de la peor de las ultraderechas, junto a los que son realmente sus compañeros que 
 contemplan, cayéndoles la baba de admiración, las tropelías que cometen porque, ni en sus mayores momentos de aberración, ellos se han atrevido a tildar a sus odiados enemigos políticos de viejas prostitutas locas o travestís octogenarios y ni siquiera se atrevieron a pensar en la bestial posibilidad de mandarlos no ya a tomar por culo sino a que se la mamaran porque tales dicterios sólo son posibles de concebir en mentes trastornadas por alguna inconfesable aberración o enfermas de incurables insanias, seres que sólo tienen de humanos la apariencia ya que nunca nadie se ha atrevido a rebajarse tanto que deja atrás, en su demoníaco descenso, a las peores bestias, de modo que cuando profieren estas insuperables inmundicias están marcando un hito en la degradación de la especie y no existe motivo para celebralo en las islas afortunadas,  comiendo los mejores manjares y degustando los mejores vinos con tanta ostentación, mientras que el pueblo que  dicen defender, esos 15 millones largos de españoles que se encuentran en paro o viven bajo el nivel de la pobreza no tienen dónde meterse ni qué comer, en uno de los mayores gestos de solidaridad que pueden darse.

Esta es la historia de esta ultraderecha que se autotitula de izquierda pero que funciona como lo que realmente es.

9 comentarios:

Meskalis dijo...

Respetado Eutiquio-Palazón:

Si los posts que has colgado estos dos últimos días son producto del despecho, no tengo nada que decir porque es humanamente comprensible. Pero si es realmente lo que piensas sin que, como digo, sea producto de alteraciones emocionales llámense despecho, ira, rencor o similar, entonces, mi respetado Eutiquio-Palazón, que Dios, los Santos y todos los coros celestiales te ayuden, porque falta te hace.

Yo pensaba contestarte, tal y como prometí, tranquila y razonadamente pero, visto lo visto, me temo que será una lastimosa pérdida de tiempo, porque da la impresión de que no escuchas; tienes una idea formada y te da igual lo que te digan porque no escuchas los razonamientos.

Contéstame, por favor, a estas preguntas:

1. En tu comentario #26 de 23/06/10 en el blog de Saco dices textualmente:

Pero Meskalis es una especie de oráculo para mí y si él lo dice, bien dicho está y no sólo voy a aceptar lo que dice en este punto sino también en ese otro en el que afirma que, de ningún modo, Saco no me ha echado de este blog. Yo hubiera jurado que sí, interpretando su sentencia, cosa que llevo casi un siglo haciendo por mor de una de mis profesiones, pero si Meskalis lo ha dicho, bien dicho está otra vez, sobre todo si a este sabio pronunciamiento se une el de otro de los genios que deambulan por este blog, el maldito Malditos Bastardos.

¿Por qué dice la verdad, pero NO toda la verdad? Porque lo que yo dije fue esto:

(20/06/10 a las 11:33) Fíjate, Manolo Saco dice textualmente (tal y como tú lo escribes): “Así que voy a tener que dar la medicina de troll al que se comporta como un troll”. Y tú lo traduces en el título de tu último artículo por:
“ACABAN DE ECHARME DEL BLOG DE SACO” ¡Eso sí que es una traducción libre! So pena que eso signifique que admites que te comportas como un troll. Porque en ese caso la traducción sería correcta.

(22/06/10 a las 21:01) “Como puedes ver, el fondo de la cuestión es tu comportamiento. Si intervienes en el blog de Saco con tus análisis políticos y legales, recibirás el aplauso unánime. Si tus entradas son amistosamente didácticas y enriquecedoras, tendrás una cálida y agradecida respuesta. Pero si es para enfrentar y enrarecer el amistoso ambiente, recibirás el nombre de troll. Así de fácil. (…) Claro que te consideran un troll, pero es por tu actuación. Recapacita. (…) Y la postura de Saco está clara: Tú decides, tu comportamiento decide. Escribe un análisis político o legal, o amistoso, o habla del tiempo, o lo que tú quieras, en el blog de Saco sin sacudir a nadie y verás como serás bienvenido. Es tu actuación la que decide, no Saco ni nadie. Solamente tú decides.

Después de esto, ¿te parece ético que te limites a decir en el blog de Saco que te he dicho que no te han echado? Sí, has dicho la verdad, pero NO TODA LA VERDAD.

2. ¿Por qué contestas a los comentarios que te dan la razón, te halagan o te ofenden, y te abstienes de hacerlo con los que aportan argumentos y preguntas sobre ellos? ¿Por qué sigues sin contestar a mi comentario del post del 23/06/10 a las 20:58 horas? Aquí tienes las preguntas:

a) ¿Es verdad que parasitas el blog de Saco con tus artículos?
b) ¿Es verdad que te has embroncado con todo el mundo, excepto con los fachas?
c) ¿Es verdad que rompes cada día la armonía del blog?
d) ¿Por qué Luna dice que se va del blog, qué razones la impulsan?
e) ¿Por qué Malatesta habla de tu mala ostia?


Y cuando contestes a estas preguntas, podemos pasar a otras.

Espero una respuesta.


P.S. Llamar miserable a Manolo Saco me hace pensar que no eres una buena persona y, francamente, pensaba que sí lo eras. También pensaba que eras justo, pero veo en ti la misma justicia que ofrecen en el TSJ de la Comunidad Valenciana.

Meskalis dijo...

Y otra cosa, D. Eutiquio, un caballero, un verdadero caballero no dice, ni por asomo, las cosas que usted dice.

Meskalis dijo...

Juzga tu parcialidad y objetividad:

Te dicen en el comentario: B) “Haz una prueba, vete a otro blog y comprueba cuánto tiempo tardan en ponerte en firme, a ver si Manolo Saco es un miserable o es que tú no te comportas con unos mínimos”.

Y tú, que eres una persona inteligente, sabes que lo que te están diciendo es que no se trata de Saco, sino que se trata de ti que no te comportas como debieras.

Pero en tu manipuladora parcialidad, obvias lo evidente y tomas una palabra accesoria para montar tu cruzada:

"Respecto a B) creo que el comentarista de aquel blog ha tocado el punto neurálgico de la cuestión: Saco ¿es o no un miserable?"

¿No te avergüenzas de ti mismo, amigo Eutiquio-Palazón?

Meskalis dijo...

Contra más veces leo tu entrada, más se me ponen los pelos de punta. Fíjate lo que dices:

"En la Facultad de Derecho, mis maestros, entre ellos, Tierno Galván, se esforzaron en inculcarme el espíritu de moderación, sin el cual, mal se puede manejar una materia tan dura en su aplicación como es el derecho. Hablaban del principio de proporcionalidad. Cuando se enjuicia moral o jurídicamente una conducta hay que atender, si uno quiere ser justo, a este principio porque el dictamen ha de estar en proporción con todos los aspectos o circunstancias que rodean la conducta que se enjuicia".

¿Moderación? ¿Proporcionalidad?

¡Qué fracaso absoluto el de tus maestros! Relee tu entrada, y busca esa moderación y proporcionalidad que intentaron infructuosamente inculcarte.

Y después, puedes llorar al constatar su ausencia.

Meskalis dijo...

Otro párrafo de tu entrada:

"Es evidente que Saco ha montado su tinglado con el sólo propósito de medrar. Y a esta finalidad, medrar, lo supedita todo".

Cuando afirmas que es evidente, es que tienes la evidencia, la prueba. Tú, un profesional del derecho, afirmas que tienes la prueba "de que Saco ha montado su tinglado con el sólo propósito de medrar".

¿De verdad tienes la prueba? ¿O solamente son indicios? No, no, que tú eres un profesional del derecho y conoces bien la diferencia. Y no eres un irresponsable para hacer afirmaciones tan graves sin estar sustentadas en sólidas pruebas.

Te pregunto: ¿De verdad Sr. Palazón tiene usted la prueba de lo que afirma?

Meskalis dijo...

Dices también:

" 3) pero el summum de la injusticia lo constituye que se confabulen para escribir en el blog los peores e infectos ataques a otros contertulios, al propio tiempo que adoptan las medidas necesarias para que los tan infamemente agredidos no puedan ejercitar su legítimo derecho a la defensa, como ha ocurrido con ese último y largo comentario de TT en el que presumiendo de bravura el tipo dice que como le pilla cachondo va a pegarle fuerte a su enemigo, sabiendo, como sabe, porque lo ha pactado con él que Saco no va a dejar que yo me defienda puesto que ya no dejó entrar mis comentarios".


MIENTES, Eutiquio, como un bellaco, pues después del escrito de TT que citas (#75 del 21-06,)has entrado tranquilamente en el blog de Saco con tus comentarios #15 del 22-06 y #26 del 23-06.

¡Pero cómo puedes mentir así, Eutiquio!

Patricia dijo...

Meskalis, dejalo. Solo hay dos opciones, o que sea tan ingenuo como para mentir sin darse cuenta, insultar sin concebirlo, crear paranoias creyendoselas y afirmar de verdad todo lo que dice, en cuyo caso está enfermo y no le hace bien que le sigamos la corriente, o bien es un cínico que solo quiere atención, y entonces la está consiguiendo.
No merece la pena.
En ninguno de los casos.

Meskalis dijo...

Dices también:

"... porque tales dicterios sólo son posibles de concebir en mentes trastornadas por alguna inconfesable aberración o enfermas de incurables insanias, seres que sólo tienen de humanos la apariencia ya que nunca nadie se ha atrevido a rebajarse tanto que deja atrás, en su demoníaco descenso, a las peores bestias, de modo que cuando profieren estas insuperables inmundicias están marcando un hito en la degradación de la especie".

Cualquier lector que asome a tu blog y lea lo anterior, pensará que estás refiriéndote a Hitler, el Dr. Mengele o a sabes Dios qué otros monstruos.

Pero escucha tus propias palabras en este mismo post:

"Cuando se enjuicia moral o jurídicamente una conducta hay que atender, si uno quiere ser justo, a este principio porque el dictamen ha de estar en proporción con todos los aspectos o circunstancias que rodean la conducta que se enjuicia".

¿Proporcionalidad?.

Me das pena, amigo Eutiquio.

Meskalis dijo...

Amigo Eutiquio:

De las dos posibilidades que indica Patricia, ¿cuál se corresponde con la realidad?

calificacion de las entradas