sábado, 19 de junio de 2010

Sobre la falsa democracia española, breve ensayo, a Saramago, in memoriam

#78 Comentario por eutiquio1.=19/06/2010 @ 10:21

Breve ensayo sobre la democracia española

A José Saramago, “in memoriam”

El fin no justifica los medios, pero si el fin es malo nada se justifica. Y que el fin es malo, es demasiado evidente:

1º) hasta los más egregios representantes del capitalismo no tienen más remedio que admitir que la actual crisis económica se originó con las famosas hipotecas “subprime”, o sea unos préstamos hipotecarios hechos sólo con el inmoralísimo pretexto de ganar todo el dinero del mundo, de hacer negocio fuera como fuese, de firmar, de conceder préstamos, el fin originario de la Banca, “business to business”, el negocio es el negocio, fueran cuales fueran las condiciones objetivas de los préstamos, hubiera o no hubiera una garantía real de la deuda contraída, realizar una operación bancaria, sin ninguna clase de substrato real o sea sin capacidad económica del prestatario para hacer frente a sus obligaciones de pago y sin que el bien hipotecado fuera garantía suficiente para, mediante la ejecución hipotecaria, resarcirse el Banco de la operación;

2º) si los préstamos concedidos tan alegremente a millones de prestatario fallaron, la culpa no fue nuestra, de los inocentes ciudadanos de los distintos países sino de los Bancos que los concedieron;

3º) establecer, entonces, un sistema para que los Bancos no quiebren a base de inyectarles miles de millones extraídos de los fondos públicos es una solución perversa puesto que el castigo para una mala praxis bancaria se ha hecho recaer sobre las víctimas y no sobre los autores del desaguisado;

4º) pero, no contentos con todo esto, se da un paso más: “sí, estamos de acuerdo, el problema se originó por una mala práctica bancaria, en un afán desmedido de ganar más dinero, de incrementar temerariamente sus cuentas de resultados, pero el problema está ahí, si dejamos quebrar a la Banca, el sistema íntegro quebrará y la sociedad actual, lo que llamamos “el sistema”, hará crack y el mundo entero quedará reducido a un desierto totalmente improductivo porque el crédito, base de todos los negocios, de todas las industrias del mundo, se habrá destruido";

5º) "luego, tenemos que hacer abstracción de las culpabilidades, las cosas son como son, la realidad es la que es, y o salvamos al soldado Ryan o podemos todos, con la mayor justicia del mundo, eso, sí, pero irnos a tomar por el culo";

6º) de modo que, con todo el cinismo del mundo, los autores de la catástrofe se pusieron delante de nosotros y dijeron:”señores, tienen ustedes que apretarse el cinturón hasta que la lengua se les salga de la boca y, como es lógico, y como no estamos para gollerías, los primeros cinturones que vamos a apretar son los de aquellos a los que es más fácil hacerlo, por supuesto que es injusto, lo más injusto del mundo, decirle a la víctima que ha perdido todos sus ahorros, obtenidos con años, casi con siglos, de duro trabajo silencioso: sí, oiga, le juro que lo siento mucho, pero yo no tengo la culpa de que el mundo, la vida, estén hechos así y de que, para evitar mi ruina, que sería la ruina irresoluble y definitiva del mundo, usted no sólo va a perder su casa porque se la voy a subastar yo, quedándomela por cuatro perras, sino que, además: 1) usted quedará como deudor mío para toda su vida y 2) además, voy a obligar al Estado, a ese repugnante Estado que yo digo que no es la solución sino el problema, a que le quite de esa mierda de sueldo que usted percibe por una larguísima jornada de trabajo, la cantidad suficiente para que dicho Estado sufrague la enorme Deuda contraída para pagarme a mí, importándome un bledo que eso sea la mayor injusticia del mundo porque, como ya le he dicho, no se trata de justicia sino de un caso absoluto de absoluta necesidad, de tal modo que o hacemos lo que le estoy diciendo o no habrá que preocuparse de nada porque no habrá empleo para que usted trabaje toda su puñetera vida y consecuentemente quienes pagarán el pato serán su mujer y sus hijos, y esto es así y no tiene puñetera vuelta de hoja, así que: a pagar";

7º) ah, se me olvidaba, falta lo principal: ese jodido Estado, que no es la solución sino el problema, se tendrá que apretar bien los machos y aprobar las más duras medidas que sean posibles, cargándose en primer lugar esa gollería que han llamado el Estado del bienestar, que no conduce a nada sino al empobrecimiento de toda la sociedad porque, como todo el mundo sabe, no sirve sino para provocar y mantener una turbamulta de sinvergüenzas gandules que se han acostumbrado a vivir opíparamente sin trabajar;

8º) y todo esto, como es lógico, se hará por Decreto-Ley, refrendado por las Cortes, o sea, que lo que llamanos sistema democrático se encargará de que todo sea como mandan los cánones de la democracia…..”.

Y fue, en este preciso instante, cuando el currito que escuchaba atentamente lo que era su sentencia de muerte, la de él y la de toda su familia dijo:

-Bueno, está bien, si no hay otro remedio, hagan ustedes lo que quieran, pero no le llamen a esto democracia, que no es sino el gobierno del pueblo, para el pueblo y con el pueblo, y de esto, aquí y ahora, no hay nada.

2 comentarios:

Fernando Mora dijo...

En el siguiente enlace otra valiente ¿opinión?:
http://www.nuevatribuna.es/noticia/36451/OPINI%C3%93N/crisis-estafa-detr%C3%A1s-otra.html

Abrazos,

Montse Tonda dijo...

Excelente,a ver quien me niega que esta es la opinión de la inmensa mayoría¡¡???

calificacion de las entradas