martes, 27 de julio de 2010

Contestando, otra vez, a un cobarde fascista

Por seguir considerándolo interesante en orden a comprobar la gente que circula por el blog de Saco, me permito traer a aquí, también, otro impagable texto de ese comentarista que combate mi postura en el post de hoy y que dice así:
-------------------------------------
Anónimo dijo...
"Éste no es el blog de Saco."

Afortunadamente. Ni tú eres Manuel Saco. Qué más quisieras.

"ese ultrafascista de Saco".

Ya, ¿y era un ultrafascista las veces que le halagabas, o las veces que le insultaste y aún así no te echó? ¿Lo era cuando te dejaba llenarle el blog de ladrillos insultando a todo el mundo o durante el año largo que soportó que te pasases el día insultando a todos los demás?

"todos los funcionarios judiciales, en la comida en la que se reunían por Navidad, me otorgaban el premio Limón, por unanimidad, y ¿sabes por qué?, porque ellos me aborrecían casi tanto como vosotros"

Es lógico que no te tuviesen estima, dada tu actitud de "porque yo valgo más que los demás" y tu afición a hacerle la pelota al jefe (como se la hiciste a Manolo Saco siempre que pudiste). Lo de que no te soportasen los funcionarios porque te enfrentabas a los jueces, no te lo crees ni tú, Perry Mason.

P.D: No te preocupes, ya me voy y no pienso volver por aquí. No merece la pena leer tus soflamas de odio y resentimiento.
Pero eso sí, antes de irme, te diré lo que se me olvidó decirte con respecto del post anterior: hay que ser muy miserable para insultar de esa manera a una mujer a la que los franquistas asesinaron a gran parte de su familia, padre incluído. Lo dicho, das pena.

27 de julio de 2010 19:55
-------------------------------------------

Qué tendrá que ver la canallada cometida con los padres de nadie para llegar a la exclusión de la posibles canalladas que puedan cometer los hijos; esto es lo que demuestra cómo eres tú, aparte tu radical cobardía de refugiarte en ese asqueroso anonimato por faltarte el valor exigible a quien dice la verdad, de hacer frente a tus propios actos, queda también al descubierto tu capacidad mental, igual a la de un mosquito, puesto que propugnas que la muerte injusta de unos familiares constituye, sin duda, un aval seguro para la valoración de los hijos, cuando la historia está llena de ejemplos contrarios. 

Y es que, macho, tú no das para más, has agotado tu capacidad intelectiva, con el notabilísimo esfuerzo de afirmar de mí cosas absolutamente contradictorias:

1-Dices tú, por un lado: “¿y era un ultrafascista las veces que le halagabas,.....”: sólo una vez demostré mi conformidad con semejante individuo: cuando se atrevió a criticar la actuación de Pepe, ese criminal nato de Lombroso y Garófalo que a punto estuvo de matar a un tipo del Getafe; y éste único “halago” creo que lo compensé con creces con una carta quilométrica en la que lo menos que le dije es que era cómplice, si no coautor, de los delitos y crímenes que se cometían en su blog, pero ¿cómo podéis ser los sáquicos tan cínicamente mentirosos?

 En un blog que cotidianamente chorrea la vergonzosa baba del peloteo a un tipo cuyo rostro muestra ya las señales de un evidente alcoholismo y que, por ello, se manifiesta como un tío esencialmente desnortado que adopta, ante los problemas de la actualidad cotidiana, actitudes tan contradictorias como las mostradas con las huelgas del metro y de los controladores, dependiendo quizá de la digestión del albariño asumido la noche anterior, que, un día, ante un hecho evidente mostrara mi acuerdo con él, un sólo día, crees tú que te faculta a tí para decir que yo halagaba a un tipo semejante, esta palamaria falsedad bastaría para calificarte adecuadamente pero tú prosigues:

2- “¿...o las veces que le insultaste y aún así no te echó?”. Pero, hombre de dios, con minúsculas, como quiere tu “capo”, ¿cómo no adviertes que te contradices flagrantemente de mala manera, o lo halagaba-falso de toda falsedad-o lo insultaba-tan falso como lo anterior-, yo sólo utilizo los insultos en legítima defensa frente a los que unos fascistas me infieren porque, ante estas cobardes y soeces agresiones, si adoptas una actitud correcta y educada, las fieras ultraderechistas, que no se detienen ante la mentira, la injusticia y el delito, se envalentonan de tal manera que el ruido y la furia pueden sobrepasar al cielo.

3-“¿Lo era cuando te dejaba llenarle el blog de ladrillos insultando a todo el mundo o durante el año largo que soportó que te pasases el día insultando a todos los demás?”.

A esto ya he contestado en el párrafo anterior. Si te resta algo de amor propio, de auto respeto, no te empeñes en embadurnarte de mierda, desde que entré en vuestro blog, no habéis hecho otra cosa que tratar de insultarme, porque ni para eso servís, llamándome desde farsante mentiroso porque decía que era abogado, hasta hijo de mala madre, loca prostituta vieja, travestí octogenario, ruin, rastrero, etc., etc, porque creo que habéis agotado el diccionario de insultos. 

Tente un poco de auto respeto porque estás escribiendo para miles de personas que no sólo han leído sino que pueden volver a hacerlo todo lo que vosotros, fascistas de pro, afirmasteis de mí, cometiendo 2 crímenes de lesa gravedad, para las personas decentes, para las personas de izquierdas: la calumnia y la injuria, absolutamente gratuitas y esto sólo lo hacen, sólo lo pueden hacer los que tienen el 
alma llena de impulsos irreprimiblemente fascistas. 

Una última cosa más. Dices: “Lo de que no te soportasen los funcionarios porque te enfrentabas a los jueces, no te lo crees ni tú, Perry Mason”: digo lo mismo que antes, no hay más que releer los numerosos comentarios de vuestro blog en los que he dicho sobre los jueces lo que ninguno de vosotros os habéis siquiera atrevido a pensar en la soledad de vuestra cobardía, partiendo de aquella 1ª ecuación, que tanto efecto le hizo a Malatesta, que dijo, lacónicamente, “chapeau”: jueces=PP=ultraderecha.

Como vosotros mismos decís a los presuntos becarios que os envía la Faes aznarista: anda, macho, que ya te has ganado, y muy bien, el salario que te va a pagar Saco por su defensa.

No hay comentarios:

calificacion de las entradas