domingo, 18 de julio de 2010

La nacionalidad catalana, brevísimo apunte

Que las razas fueron determinadas por una específica localización geográfica parece indudable.

Que dentro de cada raza y por iguales motivos de localización territorial se produjeron otra serie de diversificaciones biotipológicas también constituye un dato empírico.

La cuestión que se plantea es ¿pueden denominarse naciones a todas aquéllas y sólo aquéllas concreciones de raza y localización geográfica claramente determinadas en el espacio y en el tiempo, cuyas características estructurales las conformen o constituyan como un grupo social o político único y rigurosamente distinto, es decir, plenamente diferenciado de otros semejantes?

Y este concepto positivo sería también negativo y excluyente: todo grupo social o político en el que no concurran unos elementos estructurales que lo conformen o constituyan como único y rigurosamente distinto o específico, plenamente diferenciado de otros semejantes, no puede denominarse nación.

Así las cosas, parece que claramente hay que desechar la catalogación de Cataluña como nación porque no se constituye como un grupo social o político estructuralmente diferente o específico, especialmente distinto o diferente a los que geográficamente coexisten con él en un determinado territorio.

Otra cosa bien distinta es que por su evolución histórica y por la peculiaridad de los intereses que agrupan a su gente en su territorio, Cataluña no sólo merezca sino que necesite una específica regulación sociopolítica dentro del entramado que constituye el Estado español, el cual, por cierto, tampoco reúne los requisitos esenciales antes expuestos para que su sustrato poblacional y geográfico merezca el calificativo de nación.

Y todo esto aparte de la vergonzosa actuación al respecto del llamado Tribunal Constitucional, que no tiene nada de tribunal, ya que sólo es una simple reunión de 2 grupos facciosos que luchan encarnizadamente entre sí por hacerse con una parte del poder político, ni de constitucional porque su labor debería dirigirse no tan sólo a interpretar ese texto absolutamente deleznable que nos impuso unilateralmente lo peor de la derecha española, sino a tratar de que sus normas se impusieran como una fuente legislativa decente en la medida de sus escasas posbilidades.

1 comentario:

Fernando Mora dijo...

Muy buenas.
Completamente de acuerdo.
Un humilde comentario:
Todo ésto según yo lo veo no es más que el intento de unos cuantos oligarcas locales por hacerse con el poder de su "territorio", que por otra parte y dado que es una zona de gran capacidad económica no es precisamente algo poco apetecible y para ello pues apelan, como todos los nacionalismos, a los sentimientos más bajos de la gente.
Y eso no tiene nada que ver con el hecho cierto de que posean una lengua y cultura propias y una historia que durante mucho tiempo ha estado desvinculada de lo que hoy conocemos por España y sin embargo como bien dices pues tampoco existe un hecho que, en mi opinión también, se constituya como argumento para que se les considere como nación, o al menos como Estado independiente, otra cosa es lo que cada uno pueda sentir al respecto. Tampoco creo que les interesase constituirse como tal.
Lo del TC.
Pues ha habido mucho debate social y yo no puedo por menos que hacerme eco del asunto pero, aparte de todo lo demás ¿ que credibilidad, si es que aún conserva alguna, puede tener un organismo que buena parte de sus miembros tiene vencido su mandato y por las razones que todos conocemos siguen ahí en su puesto? ¿éstos señores no contemplan la dimisión del cargo una vez que se ha agotado su plazo? País.

O.T.

Un muy escueto comentario a la entrada en la que tan amablemente dabas respueta a la petición de análisis de las huelgas que parece se están produciendo en China. Ya me gustaría hacer un comentario minimamente digo al maravilloso trabajo con que nos ilustras. A ver que sale.

No había contemplado ni por asomo que todo esto pueda deberse a la sempiterna lucha por el poder y leyendo tu análisis no puedo por menos que reconocer que es lo más acertado que se puede pensar sobre el asunto.
En el pseudoanálisis que un servidor había pensado sobre el tema me quedé en la simpleza de que daba la impresión de que el liberalismo había triunfado pues hasta China lo estaba poniendo en practica y que por otra parte ése iba a ser su fin porque la "clase media" que por aquellos pagos se estaba formando, quizá no ahora con ésta generación, pero en las venideras llegarían a "reclamar" el estado de "bienestar" que están consiguiendo y quien sabe si eso al final no conllevaría una exigencia de cambio de régimen. La cosa según veo en tu texto es bastante más profunda y complicada.
Una maravilla tu trabajo de verdad, veo que el número de visitas sigue aumentando a buen ritmo y no puedo por menos que congratularme por el asunto y darte la enhorabuena, aunque, y ya lo dije una vez, los que estamos de enhorabuena somos los que te leemos porque con textos como los que acostumbras...
Por cierto que yo de los que venga de los USA hace tiempo que ya no me creo nada. Ahí tenemos los últimos ejemplos de Iraq y Afghanistan para ver que clase de gente son, y éstos son, por lo reciente, sólo unos ejemplos de los muchos que llevan acumulados.

Muchas gracias y un fuerte abrazo,

calificacion de las entradas