miércoles, 11 de agosto de 2010

Dudas

Siempre he sentido una especie de pudor a publicar mis intentos de trabajo poético. Siempre me ha parecido que a mis trabajos les faltaba algo para acabar de penetrar en ese mundo misterioso y grácil de la poesía, por eso, hoy quiero terminar este atraco, con un poema que recoge mis dudas sobre la cualidad de lo que entonces escribía:

     Un amigo me dice que lo mío
no es esto, que la fuerza me sobra
que lo mío es la prosa,
como si la poesía
fueran palabras solas
Dulce y suave es mi amigo y habla
siempre de amor. Hay palabras que flotan
como barcos vacíos y otras
se hunden en la tierra como raíces,
se retuercen y gritan, te abrasan
el alma, te dejan sin aliento,
te requeman por dentro
y otras que son aire y que no dicen
nada, la verdad y la mentira son la misma palabra,
sólo importa el acento,
el aire que se escapa
de una boca cerrada,
el sonido que brota,
el sudor que transpiran,
el dolor que soportan,
la dulzura se yergue
como una mariposa
y la fuerza arremete
contra el aire que sopla
por entre los barrotes
de esta cárcel hermosa
que no recibe quejas
porque nadie lo nota,
mi amigo es dulce y suave
porque vive e ignora
el dolor de los otros
y la sabia que brota
de los pechos heridos
por injustas derrotas.

No hay comentarios:

calificacion de las entradas