miércoles, 11 de agosto de 2010

El hombre que marca las pautas morales en el blog de Saco, después de éste, dice que se va porque no puede soportar lo que está sucediendo allí

Mis mejores amigos, CarmenRM, Fernando Mora, ALIENADO, anónimo bueno, etc., opinan que el blog de Saco no se debe visitar por elementales medidas de higiene e incluso alguno de ellos me ha escrito recientemente su última opinión que es casi una promesa:

"Pero bueno, es que de verdad creo que no te merece la pena bajar a ésa ciénaga. Siento haber mencionado aunque fuera indirectamente al mejor blog de todos los tiempos pero es que a veces... En fin, me comprometo a no hacerlo más".

Yo que, en principio, estoy de acuerdo con ellos: creo también que allí sólo se puede acudir para comprobar hasta dónde llega el límite de la degeneración humana, y está claro que sólo me refiero a  los que mandan en aquel sitio tan tiránicamente, ni mucho menos, por supuesto, a los que acuden a él por la innata curiosidad o para lo que es mucho peor aún tratando de hallar orientación en el desastroso mundo que entre todos hemos hecho, pienso no obstante también que no hay que dejar de la mano  vigilar lo que  allí ocurre porque, de cuando en cuando, lo peor de aquella casa puede  hacer lo que ahora ha hecho: colgar un comentario en el que  me  echan a mí todas las culpas del hundimiento de aquel blog que cada día va a peor a pesar de que hace ya más de un mes que a mí me echaron de alli.

Como creo que de los 200 visitantes diarios que este blog recibe,  una cantidad importante provienen de allí, me parece absolutamente necio no defenderme de lo que allí se dice contra mí, cuando el ataque merezca realmente la pena, por aquello de que el que calla, es que tiene fundados motivos para hacerlo, es por eso por lo que a continuación cuelgo esta perla parida por uno de los mejores ideólogos del blog, casi me atrevería a llamarlo ahora el 2º capo di capi, el que imparte doctrina y lleva a allí todos los días el diario alimento para sus hambrientas fauces, que amenaza con irse para no volver si no se expulsa a unos cuantos visitantes que se niegan a decir el preceptivo  "Sí, Bwana".

No dejen de leer el comentario que traslado, les aseguro que no tiene desperdicio

://mundosportjlp.blogspot.com/2010/08/el-hombre-que-marcaba-las-pautas.html

Después de releer el texto recogido en el enlace, no he podido resistirme a exponer aquí, por si alguien no quiere perder tiempo leyendo estas cosas, los párrafos finales del mismo, que no tienen desperdicio y que, qué casualidad, concluyen diciendo lo mismo que yo digo de aquel blog, que es un perfecto asco, y esto es muy importante, absolutamente decisivo porque constituye lo que en Derecho se conoce como "confesión de parte" lo que lleva implícito la condena, o sea la plena admisión de lo que dice la parte contrario, o sea, yo:

"Y había otro blog. Un blog donde los trolls campaban a sus anchas y los que no eran trolls lo parecían por su forma extremadamente dura de contestar a las provocaciones, en las que caían con gusto, a tal punto que llegó un momento en que costaba distinguir quién era un troll y quién no. Y llegó un momento en que la dirección del diario decidió suprimir aquel blog que entre todos ellos habían convertido en cualquier cosa menos en un sitio adulto donde debatir.

Y los que se peleaban allí decidieron venirse aquí en bloque, los trolls y los no trolls, y se trajeron su mal rollo con ellos. Afortunadamente, a los trolls se les envió a la mierda, su hogar natural. Desafortunadamente, los no trolls siguieron con la misma agresividad que llevó a su fin el blog del que venían. Y, como estaban acostumbrados a formar un bando conjunto allí y defenderse mutuamente fuese de lo que fuese el tema, pues decidieron hacer lo mismo aquí.

Y la serpiente aprovechó para atraerlos a su lado porque, ¿acaso no parecía que defendía la misma ideología que ellos? Pero las serpientes no tienen más ideología que su propio egocentrismo y, al final, se ganó a pulso la expulsión del paraíso, para que vomite todo su rencor y su odio desde fuera.

Pero para entonces, el paraíso ya estaba dañado. Se había llenado de mal rollo, enfrentamientos constantes y de peleas de macarras. Y las respuestas graciosas e inteligentes a los trolls se convirtieron en uno deciendo alguno que le iba a patear la cabeza y otro defendiendo el “ojo por ojo y diente por diente” y soltando que a la barbarie se la combate con más barbarie.

Y, ahora, esto del post actual. A unos comentarios especialmente duros por parte de Soledad (que te tengo mucho aprecio, pero te pasas tres pueblos, joer), se la responde en el estilo más macarril posible un “lo que te pasa es que estás mal follá, aunque si quieres te lo arreglo”. Y los compañeros de bando, de inmediato, se posicionan a favor del suyo, en bloque, sin fisuras, a defender a su compañero haya dicho lo que haya dicho.

Y EL QUE FUESE UN PARAÍSO EN EL QUE DABA GUSTO ESTAR, SE HA CONVERTIDO EN UN LODAZAL EN EL QUE DA ASCO PARTICIPAR.

Enhorabuena a todos".

Sólo dos apuntes: 1) la serpiente a la que se refiere este magnífico apólogo soy yo

                            2) y el firmante del mismo se refugia bajo el seudónimo de MasjAmon, seguramente no consigna su nombre y apellidos porque le da vergüenza

No hay comentarios:

calificacion de las entradas