miércoles, 11 de agosto de 2010

Tan sólo un nombre en una serie de registros

De pronto, sin saber muy bien por qué, he sentido la necesidad de leer aquellos versos que escribía hace ya demasiado tiempo:

A Saramago:

     Y, un día, amanecerá
y tú ya no estarás aquí,
y sólo ella te echará
de menos, a veces, cuando, en la pantalla,
un hombre bese a una mujer
y, luego, ni siquiera ella te recordará,
serás tan sólo un nombre
en una serie de registros.

                          Cartagena, 4-7-93.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Aquí es donde se ve la sensibilidad de Eutiquio.

¡¡¡Que maravilla!!! Como nos tenías "engañados".Debes regalarnos de vez en cuando poemas como este que nos lleguen directos al lado izquierdo.

Pd. Magnífico "fichaje" el de ALIENADO, un camarada de los de la vieja guardia que nos hará sentir, como en los viejos tiempos, el espíritu revolucionario.

Salud camarada. (No me digas el anónimo bueno, no lo merezco. Llámame "Salud camarada".

Fernando Mora dijo...

Y se fue. Y nos dejó. Y tras el primer sentimiento de dolor nos sentimos un poco más huérfanos. Y así sigue y yo no consigo perdonarle. Justo ahora, que por la puerta asoman a los que tanto combatió, nos deja sin su refugio.
Supongo que nos queda su obra y su recuerdo claro. Las gentes como él, como tú, nunca nos deberían abandonar a la intemperie, a los que necesitamos siquiera el consuelo de las palabras, de la verdad.
Un abrazo,

JOSE LOPEZ PALAZON dijo...

Por favor, Fernando, y tú dices que no te consideras dotado para escribir.

Creo que también en eso tengo yo razón.

Corto pero bueno, ése cordial recuerdo del gran maestro.

Un abrazo,

calificacion de las entradas