jueves, 2 de septiembre de 2010

De dioses, tumbas, sabios y un doctor Mengele canario


Quizá dentro de muchos años, cuando alguien, si queda para contarlo, escriba la triste historia de este tiempo, narre la aventura equinoccial de esos dos héroes, el Che y Castro, y de esos ínfimos antihéroes que son Aznar y el doctor Mengele canario.

Uno de los dos héroes, el que está ya medio muerto o medio vivo, él mismo decía que cuando su reciente enfermedad llegó a estar realmente muerto, predecía, el otro día, el fin de esta puñetera humanidad por mor de las malditas bombas atómicas y, si todo sucede como el genio cubano piensa, ese jodido tipo de la tableta de chocolate sobre el estómago, tendrá gran culpa, a pesar de su real insignificancia, de lo que el tipo realmente es, en que el desastre final se haya producido.

Por eso no es nada baladí que los demás nos enfrentemos a unas elecciones generales como si se tratara de un fin de semana más o menos típico. Aznar ganó unas elecciones, las primeras, porque un maldito sindicato del crimen, integrado en su mayor parte por periodistas, lo quiso y ahí, en ese momento, comenzó la tragedia para el inocente pueblo irakí, pues el maldito pequeñajo, con complejo de inferioridad, fue realmente el ideólogo de las islas Azores.

Ahora todos pretendemos justificarnos pidiendo a gritos que el tipo de las tropecientas flexiones abdominales sea llevado ante un tribunal internacional, pero ¿y nosotros, los que lo votaron y los que toleramos que nos gobernara impunemente durante 8 años, ante qué tribunal penal internacional deberíamos comparecer?

Porque vuelvo a insistir en ello, los del PP y todos los demás no somos más que una puñetera mierda, cuando toleramos que un partido semejante siga existiendo. Porque mucho hablar y escribir, mucho presumir de otra clase de abdominales pero ninguno de nosotros hace realmente nada que no sea eso, sólo eso, hablar y escribir, en abominables panfletos propiciados por los que tienen el dominio del mundo, los auténticos poderosos, los neocons ultraliberales capitalistas.

Aznar exhortaba ayer a los israelíes a preparar sus bombas atómicas para arrojarlas sobre Irán. Decía que tal vez haya llegado ya el momento de hacerlo antes de que ésta acabe de hacerse con la más terrible, por ahora, de las armas que ha creado ese monstruo perverso que es el hombre.

Y esta gente, Aznar y los suyos, que son muchos más de lo que la gente cree, actúan con el mayor de los cinismos del mundo, porque están dispuestos a volver a utilizar las armas atómicas PARA QUE OTROS NO PUEDEN ACCEDER A LO QUE ELLOS YA ACCEDIERON, A LA POSESION DE ESE ARMA DIABÓLICA QUE PUEDE CONCLUIR CON LA VIDA HUMANA SOBRE LA TIERRA y cuya posesión universal, como creyó el matrimonio Oppenheimer, quizá fuera la única manera de neutrilazarlas.

Y, si lo hacen, ya nadie podrá volver a escribir otro “Dioses, tumbas, sabios”, no sólo porque no habrá sitio donde escribir sino tampoco nadie que escriba.

Y nuestro título concluía así: “y un doctor Mengele canario”. 

Por una de esas extrañas casualidades de la vida hemos llegado a descubrir, a medias, claro, porque sólo sabemos su nick, la virtual identidad del que acapara todo el cinismo del mundo para autodenominarse “anónimo bueno”, cuando aparece por aquí. Se trata ni más ni menos que del  doctor Mengele canario, ese troll que alterna con el otro, 135>134, su labor encargada por la 2ª FAES, la falange española del dios SacoBaco, la tarea que éste les ha encomendado de venir a dar la tabarra por aquí. 

Y, a lo peor, hay quien piensa que así, situando a este mafioso médico fascista a la bajura de Mengele, estamos engrandeciendo a este homúnculo, nada más lejos de la realidad, cuando mayores sean las cotas de infamia conseguidas, más infinitesimal es la bajura del abyecto personaje.

Y el Mengele canario ha superado ya todo lo superable al perpetrar los siguientes logros de alguien que dice que ejerce la medicina:

1º) diagnosticar a alguien sin su consentimiento,

2º) haciendo público a través de internet dicho diagnostico,

3º) persiguiendo al así diagnosticado a fin de, si es posible, provocar su muerte  en lugar de procurar la curación del que el tal Mengele afirma que está enfermo.

Ésta es una conducta típicamente nazi, fascista, mucho más que mafiosa: perseguir a los sanos atribuyéndoles inexistentes enfermedades con el fin de poder decretar su exterminio.

Como vemos, el dr. Mengele canario es un peligro para la salud pública donde los haya y, si, en Tenerife, el Colegio de Médicos hiciera frente a un mínimo de sus obligaciones de vigilar el cumplimiento de las normas esenciales del ejercicio de la medicina por parte de sus colegiados,  este nuevo Mengele, que se firma TT, en el antro de fascistas que es el blog de Saco, debería de haber sido expulsado hace ya mucho tiempo del mismo.


7 comentarios:

135 es más que 134 dijo...

juajuajua, qué analista político tan lúcido. Es el mismo pedazo de lumbreras que me acusa de ser smg310 a la vez que me dice en que año le embargó. Menudo análisis. Pero bueno, parece que se ha percatado de que le falla el argumento. Se lo habrá soplado la analista Karmele Marchante.

¡Es de risión!

Pero a este hombre no se le acaban nunca los insultos y las difamaciones. No sabe hacer otra cosa que exagerar y deformar la realidad. Para mí que el Doctor Menguele da en el clavo con sus malignos diagnósticos jajajajaja.

Ah, Don José, deja ya de citar a filósofos para impresionar a los tontos de capirote. Ya estás muy calado. Te crees un genio pero no das más de sí.

Anónimo dijo...

¡Jo,jo,jo,jo, Rábula Palazón, grotesca caricatura y baldón de la abogacía!
Cada día te superas, cada día se hace más patente tu dolencia psíquica.
Todo un prólogo evocando la obra de divulgación histórica de C. W. Ceram para derivar al final en el meollo de tus fijaciones paranoicas: TT, la reencarnación de Mengele, escribe de incógnito en el blog más chachi de la blogosfera disfrazado de “anónimo bueno”
Me has descubierto, me rindo. Ahora firmo como “Salud, carcamales”. Muy original. Tomé nota cuando me dijiste que si firmaba como anónimo no tenía “guevos” para enterarme ahora que tus anónimos, que te han abandonado, sí tienen “guevos”. Son la gallina. Eres la gallina letrada, delincuente, que no acierta ni una y conculca las leyes que le reclama a los demás.
Y hay que decir que das risa para levantarte la moral, a pesar de tu lamentable estado mental.
Eres, a ver si lo entiendes, como un indigente (intelectual), loco, vestido de harapos, enseñando sus sucias vergüenzas por una playa nudista. En su desfachatez le grita a todos que están desnudos.
Para poder compartir espacio vital con estos ciudadanos es preciso que deseches y quemes tus piojosos andrajos, residuos indumentarios de tu pasado franquista, cures tus bubas y desinfectes tus heridas, te asees, te higienices y vuelvas a adquirir aspecto normal, para convivir con gente normal, como los que escribimos en el blog de Saco.
Firmado: Salud, carcamales.
(Con dos cojones)

Anónimo dijo...

Salud carcamales:
¡Qué mal lo estas pasando! ¡cuanto sufrimiento!
Esperemos le sirva de terapia.Siempre será mas economico expulsar aquí su veneno, que en el sicologo.
salud y terapia económica.
con o sin cojones.

Anónimo dijo...

¿Quien coño de las enfermizas personalidades del charlatán eres, anónimo sin guevos?
Mira cómo tiemblo:
¡Ay, que me tamboleo, que me tamboleo!
Que me gago, que me gago, que me cago.
Que me meo, que me meo.
¿Tú crees que con los guevos de gallina os vais a curar?
Salud, carcamales.

Anónimo dijo...

Va a ser cosa del síndrome de abstinencia, o todo lo contrario

Fernando Mora dijo...

Enhorabuena de nuevo soldado 135. Esa y no otra es la disposición y el buen humor que requieren las tropas nacionales.
Entiendo que es difícil pero a ver si se aclara.
Un día manipulo yo, otro día soy el manipulado. Un día soy una creación virtual y al otro soy yo el creador de no se qué.
En fin, todo muy PP ¿no?
- hay que estar orgullosos del día de la Fiesta Nacional.
- Mañana tengo el coñazo del día de la Fiesta Nacional, menudo plan.
- ¿Fabra?. Un ciudadano y político ejemplar.
- El PP es incompatible con la corrupción.
etc. etc.
Viva el vino¡¡¡
Ah, claro claro, la gente normal. Si al final...
Ni el propio Rajoy lo hubiera dicho mejor..., o no..., o si..., que más da.

Tranqui hombre. Joder, que quemado/a que está.

Buena guardia.

Anónimo dijo...

¡Qué nivel, salud carcamales!
"Francamente" edificante. Se muerde la lengua y se envenena. Pero conociendo a Eutiquio, no conseguiran lo que pretenden.¡Adelante Don José!
anónimo sin guevos

calificacion de las entradas