martes, 30 de noviembre de 2010

Crónica de una muerte que nadie anunció


Soy un acérrimo seguidor de Descartes, quiero decir que dudo de todo, ayer, lo hacía entre considerar que el chat de Saco es una pocilga llena de cerdos o una perrera llena de canes rabiosos, y, hoy, lo hago entre titular esta crónica: ¿Por qué no soy del Franco Madrid o el oprobio de ser del Franco Madrid?


Pero, antes de nada, lo primero y principal, ser justo, o sea, dar a cada uno lo suyo, dedicar esta pequeña crónica del partido de ayer a 3 ilustrísimos fans del Franco Madrid, ni más ni menos que a La Repu, Malditos Bastardos y antoñito.

No es una coincidencia, ni mucho menos, que estos 3 individuos, tal vez, los más característicos de aquel chat sean francomadridistas.

Ser francomadridista  se lleva en la sangre, es una manera de ser, ¿de qué otro equipo podrían ser fans estos 3 individuos si no del Franco Madrid?

El Franco Madrid no sólo es el equipo que se gasta el dinero de todos nosotros, los que tenemos la desgracia de vivir en este país, en, siguiendo las más ortodoxas normas del neocapitalismo ultraliberal,  adquirir los mejores jugadores del mundo, sean de donde sean, vivan donde vivan, militen en el equipo en  que lo hagan porque ellos son los reyes del mambo, los que tienen todo el derecho del mundo a ser los mejores, no por nada, sino porque tienen siempre a mano la caja de los mejores Bancos y Cajas del mundo, sino porque, además, si es preciso, pueden echar mano, para financiarse, a las propias arcas del Estado español, del que son el más digno de todos sus representantes.

Y ¿por qué tienen este derecho? Porque ellos son los ídolos de La Repu, MB y antoñito, ¿acaso esto no es razón suficiente?

Es la razón del individualismo más desaforado que, paradojas increíbles de la vida, se alberga en el corazón de 3 de los más feroces rojos que yo he conocido.

Si  uno lee lo que escriben estos 3 individuos, llega a la inevitable conclusión de que  no es que sean rojos, es que han inventado la rojez:

1) La Repu escribe, casi todos los días, magníficos discursos sobre el marxismo, del que se jacta de conocerlo todo, al propio tiempo que nos cuenta que ha ido ese día al palco del Franco Madrid, el templo de sus mayores ilusiones, y se queda tan fresco, haciéndose acreedor al título, que yo le doy sin regateárselo ni un sólo minuto, del mejor marxistafrancomadridista del mundo;

2) Malditos Bastardos, qué les voy a decir, inunda todos los días el famoso chat de Saco con las más peregrinas incursiones en los mayores y mejores lugares en los que se cocina el rojerío y

3) antoñito es la rojez pura en paños menores, porque es como a este macho, típicamente español,  le gusta mostrarse, incluso recuerdo que, un día, llegó a dibujar en las honorables páginas de aquel chat el tamaño de su pene.

La pregunta que se impone sobre todas las cosas es: ¿de qué otro equipo podrían ser estos magníficos especímenes?

El Franco Madrid, en la más ortodoxa de las líneas ultracapitalistas neoliberales neocons, antes de ayer, antes de jugarse el clásico contra el Barça hizo lo siguiente:

1) presionar, [usando todos los medios de comunicación españoles de los que es dueño, directa o indirectamente, no hay que olvidar que su presidente es no sólo el tipo más rastrero e hipócrita del mundo sino el dueño, otros lo llaman presidente, de casi todas las empresas españolas que merecen la pena, o sea, que toda la publicidad institucional de dichas empresas va o no, según le hagan o no el juego al Franco Madrid, a las páginas, a las pantallas o a los micrófonos de esos honestos medios de comunicación que nos honran con sus desinteresadas informaciones], presionar, decía, al árbitro director del encuentro, o sea, al puñetero juez que iba a dirimir el partido, acusándole de ser más barcelonista que Artur Mas, que ya es decir, publicitando la frase de ese prodigio del deportivismo amateur que es Mourinho que dijo: “en Barcelona están muy contentos con Iturralde”, que éste es el nombre del árbitro que iba a dirigir el partido, afirmación que fue secundada inmediatamente por toda la prensa, radio y tv españolas, trayendo a sus páginas, pantallas y micrófonos el historial del famoso Iturralde, con lo que determinaron  totalmente la actuación de éste, sometiéndolo a una presión realmente irresistible, como luego vimos;

2) total que ayer, en el partido, contemplamos cómo este magnífico señor hizo uno de los arbitrajes más descaradamente francomadridistas que se recuerdan:

A) pitó siempre todo lo que pudo a favor del Franco Madrid:

a) no expulsó a Ronaldo por su agresión a Guardiola al que propugnó un empellón ante las cámaras de tv de todo el mundo,

b) no hizo lo propio con Carvalho, que, ante las mismas cámaras, agredió igualmente a Messi porque cometió el delito de caer al suelo cuando lo zancadilleó 2 o 3 veces, “si será jodido el tío que se cae cuando yo lo zancadilleo de mala manera, tú, jodido, pequeñajo ridículo, cuando yo te entro con toda la ilegalidad del mundo,  lo único que tienes que hacer es perder el balón, pero como se te ocurra irte al suelo por mor de mi zancadilla, te las verás conmigo, jodido renacuajo,  habrase visto canalla, ¿es que no sabes que nosotros somos el Franco Madrid y, por lo tanto, tenemos derecho a hacer todo lo que nos salga de nuestros magníficos cojones?”, y

c) debió expulsar a medio Franco Madrid, cuando, con 5 a 0 ya en el marcador, sus reconocidos todos ellos perfectos chulos de putas se dedicaron en masa a la caza y captura del barcelonista Y LO HICIERON EN CAMPO CONTRARIO, EN EL CORAZON MISMO DE LA INDEPENDENTISTA CATALUNYA, POR MEDIO DE TIOS COMO EL TAL RAMOS, ESE QUE GRITO EL OTRO DIA “ARRIBA ESPAÑA”, y BAJO LA CAPITANIA DEL OTRO QUE SE MANIFESTABA COMO LO QUE ES, UN PERFECTO FASCISTA NAZI, EN LAS PAGINA DE LA GACETA;

d) y, como maravilloso colofón a todo esto, la prensa todavía no la he leído aún, pero de ello, qué le vamos a hacer, no tengo ninguna duda, pero la radio que sí la oí anoche, en la cama, a través de ese imparcial individuo el Bizco(n)de La Morena, no dirá ni una sola palabra de todo esto, la prensa, iba escribiendo, no mencionará ni una sola de todas estas canalladas porque ella es lo más canalla que se escribe en todo el mundo mundial, porque todo país tiene la prensa que se merece.

Es por eso que yo dedico esta pequeña y apresurada crónica del partido de ayer a mis queridos y admirados rojos antiliberales capitalistas y neocons, La Repu, el marxistafrancomadridista, MB, el más rojo de todos los rojos, cuyos comentarios en el chat de Saco son la pura rojez, y al inefable antoñito, que no se cansa de escribir en cualquier sitio, en el que le dejan hacerlo, eso de “hala Madrid y Villarato”, no por nada,sino porque se lo merecen, porque son dignos representantes del mejor de los francomadridismos.

lunes, 29 de noviembre de 2010

Malditos Bastardos, su respuesta




"#195 Comentario por Malditos Bastardos 28/11/2010 15:41
Y si quieren reírse un buen rato pásense por el blog del “arcángel” San Marx de la Mancha, para ver lo que da de si la “buena educación” en un individuo.
Una vez lo tuve por “señor”, ahora vista su decadencia desde que fue expulsado de “este paraíso”, por BOBO (ni a Troll llega), lo he cogido por mascota, dejándome llevar por la moda de “adoptar” reptiles: ¡Ponga una serpiente “arrastrosa”en su vida!...Ese seria el lema.
Todo él es una “incoherencia” (que no contradicción que eso seria humano)), pero como sabe “escribir bien”, se cree que todo le tiene que estar permitido, incluso calumniar y utilizar los mismos términos a los que tanto critica él, D. Limón (Titulo que lo llenaba de orgullo) que debe de tener cara de “chupalimones” (ya que el también se permite “saber” cómo son físicamente las personas sin conocerlas) y aspecto de “estreñio”.
Y además sobre todo es un MENTIROSO Y UN COBARDE, pues raja contra los que no respetan la libertad de expresión y luego censura comentarios en su blog (de Rosanna y míos) cuando intentamos “aclararle” las ideas. Al igual que se llama Marxista y se opuso a la huelga general y al igual que utiliza términos de la ultraderecha (feminazis) para atacar a mujeres que lo incomodan con sus comentarios. Y por si fuera poco ES UN MAL FOLLAO, con lo que acarrea tal estado de la sexualidad en las personas.
Pero eso si, escribe muy bien, como Peman sin ir mas lejos…Como si eso fuera “un pasaporte” para ofender y calumniar, incluso a quien jamás lo ha ofendido y siempre lo defendió, hasta que el “pobre” (de espíritu), una vez convertido en Ángel Caído (es mas malo que Satanás), se dedico a ofender a las personas de este blog, mientras que bien que lame el culo a todo FASCISTA de ultraderecha reconocido que entre en el suyo. Pura incoherencia de paranoico, que le vamos a hacer.
Además como desde que es marxista y defiende las políticas socio-liberales de ZP, ataca las huelgas que se montan en toda Europa contra el neoliberalismo y cree “en algo divino”, no lo debe de leer ni el Tato, vuelve a sus viejas y ajadas “consignas” contra el blog de Saco, pues como analista político es un “quintacolumnista” contra la izquierda de primera y no vale ni un pepino, por mucha “curtura” que se crea que tenga. Ese hombrecillo patético (palabra que lo jode mucho) por no tener, no tiene mi mierda en el culo (con perdón)…La tiene toda en la boca. Así le va en la vida, pa D. Limon que ha quedao él muy ufano de tan rijoso titulo que tiene gente como exministros de Franco… Fíjense si será “matao y toli” este nuestro D. Limón que hasta a Cela lo concedieron el Naranja.
En fin que este tío ha pasado a lo que se ve por la vida haciendo el mal y “escribiendo bien”…Cuando le llegue su hora (que la naturaleza quiera que sea tarde pues lo cortes no quita lo valiente), habrá que construir un “ataúd redondo” que dirían los sabios del pueblo de Rosanna, es la única posibilidad de que pueda ir el solito al cementerio rodando, pues me da que nadie lo querrá llevar y esta prohibido por ley, echar a los buitres despojos en mal estado.
Nota: D. Manolo haga con este comentario lo que quiera pero tenia que escribirlo.


#196 Comentario por La Repu 28/11/2010 16:57
Hay muchas cosas en la vida, que me producen dolor, unas se pueden evitar y otras no.
No pienso perder el poco tiempo que tengo, en dedicarme a discutir, con personas que solicitan respeto, pero no muestra ninguno. Personas de gatillo e insulto facil. Personas que ya tienen la opinión formada y no tienen la menor duda.
Prefiero estar con las personas que me quieren, que me tratan con cariño, con los que merio y soy feliz. Aunque discutamos y tengamos distintas opiniones políticas, al final siempre hay una palabra de cariño".

domingo, 28 de noviembre de 2010

Luna menguante, carta por entregas y demasiado abierta a algunos de los habituales contertulios del chat de Saco (II)




Tengo muchas dudas, no sé si el chat de Saco es una piara de cerdos o una jauría de perros rabiosos.

El caso es que aquella gente oscila entre refocilarse hocicando en su propia mierda o en atacar a los que los desenmascaran con la ciega furia del perro que rabia.

El caso es que todos ellos, todos los días, incansablemente no sólo se  proclaman de izquierdas sino que realmente, a lo peor, se lo creen.

Y es que no tienen ni puñetera idea de lo que ser de izquierdas significa.

El peor de todos, el que encabeza la jauría o la piara, el tal Saco, casi todos los días escribe el tío sobre la libertad de expresión, si será cínico. Libertad de expresión, escribe el tío sin ningún rubor, y aquí hay que hacer una distinción para siempre: o no sabe lo que esto significa, lo que es muy posible, porque debajo de la capa de una culturilla “pret a porter”, atesora una considerable ignorancia, o es el tío más cínico que ha parido madre.

La libertad de expresión, que en términos jurisdiccionales se acoge a la rúbrica de principio contradictorio, no es ni más ni menos que establecer la base para que no se produzca la suprema injusticia de dañar a otro sin permitirle defenderse utilizando ese maravilloso instrumento que es la palabra. Todo el mundo tiene derecho a expresar libremente sus opiniones sobre cualquier asunto sin que pueda impedírselo nadie de ninguna manera, aquella feliz fórmula que Saco parece no haber oído o leído jamás: aborrezco a muerte lo que usted dice pero estoy dispuesto a dar mi vida para que pueda seguir diciéndolo.

El principio contradictorio jurisdiccional no suena tan poèticamente, pero es la base de uno de los recursos más efectivos en el campo del derecho procesal, nadie, absolutamente nadie, puede ser condenado sin ser oído antes.

Pues he aquí que este sacrílego individuo, el tal Saco, que además dice que practica y vive del periodismo, no sé qué medio, método o conjuro habrá empleado, ya he hablado alguna vez de que sus contubernios son una especie de aquelarres, para convencer a la jauría o la piara de que él practica, defiende, impone, lucha denodadamente por la libertad de expresión al propio tiempo que yugula inmisericordemente la voz de todo aquel que osa contradecirle.

Y la gentuza que le sigue, completamente idiotizada, hace lo mismo. Todos parlotean incansablemente, durante horas y horas, de lo izquierdistas que son, de que constituyen el grano de mostaza, la levadura que hará fermentar más pronto que tarde una nueva aurora de verdad y de justicia en este asqueroso mundo, al propio tiempo que atacan todo lo duramente que pueden a los disidentes, propinándoles además los peores y más rudimentarios insultos, como luego veremos,  preocupándose, eso, sí, de que no puedan defenderse allí, en el propio contexto en el que son tan salvajemente atacados porque, ya lo he dicho, son una auténtica jauría de perros rabiosos, que no se sacian, que no se pueden saciar por mucho que muerdan.

Ahí, va un ejemplo, contundente ejemplo:

"#30 Comentario por Luna Menguantix 26/11/2010 12:57
Todavia no he leido nada pero quiero comentar algo.

Rosanna y MB, leyendo los últimos comentarios de ayer, como siempre hago cuando cierro temprano el ordenata, me provocasteis curiosidad y pasé por el blog del innombrable.

Este personaje si que es repugnante, imposible serlo mas. ¿Comprendeis ahora porqué me puse inmediatamente de parte de un ser íntegro y encantador como es SMG310? 
Yo sabia, estaba segura, que SMG310 decia la verdad y que decia mucho menos de lo que este sinverguenza hacia y se merecia.
Se adivinaba en todos sus escritos. 
Ni caso, el pobrecito se mete en este blog, lee, y lleno de envidia y rabia se va al suyo a defecar. ¡Menos mal que se le ha prohibodo hacerlo aquí!".

Es absolutamente perfecto, porque esta tipa no es ni más ni menos que la tercera persona de la trinidad sáquica, tal como se configura ahora mismo el escalafón, porque, a veces, cambia, cuando alguno de los capos mafioso se va rebotado porque el Saco no ha hecho lo que él quería.

Y ya que la hemos citado, escribamos un poco sobre ella.

La tipa ésta se declara licenciada en no se qué clase de filología, debe de ser en una que inventaron sólo para ella porque, como se puede comprobar en el texto antes citado, no sabe siquiera leer ni escribir, pero esto le puede pasar a cualquiera, lo que ya no es tan frecuente es esa especie de hermafroditismo que padece. La tía no se sabe si es hombre o mujer, aunque ella parece que ha elegido la condición femenina porque así considera que tiene más  ventajas. Y no es, ni mucho menos, una afirmación gratuita. El hermafroditismo es la conjunción en un mismo individuo de los caracteres sexuales del macho y de la hembra. No creo que exista en todo el mundo un caso más claro.

La tipa carece por completo de los caracteres que certifican la femineidad: dulzura, más bien es una especie de cardo borriquero, instinto maternal, aborrece a los niños y adora a los perros, en los que se gasta un verdadero capital que podria salvar de la miseria a un par de niños africanos, y aborrece a todas aquellas mujeres claramente femeninas,  a las que ha perseguido a muerte hasta expulsarlas del chat.

Finge que le gustan los hombres pero hasta en eso le falla su instinto que es evidentemente masculino, los que ha elegido se caracterizan precisamente por esa masculinidad impostada que se expresa sobre todo en la presunción de virilidad, ambos, que por cierto son muy amigos, presumen continuamente de una ferocidad sexual que suena a falsa porque, como decíamos ayer, el sexo, cuando es normal, tiende a refugiarse en el anonimato como esas otras dos pulsiones vitales, la necesidad de comer y la de derfecar, de tal modo que las personas normalmente constituiidas no presumen nunca de tales necesidades o apetitos. 

Esto, en lo que se refiere a su constitución puramente fisiológica, que en lo referente a su intelecto tampoco tiene desperdicio:

A) su ideología es puramente nazi de los pies a la cabeza y, como tal, odia a su enemigo natural, el marxismo-comunismo; no ha desperdiciado ocasion de denigrar a esta ideología, matriz de todo pensamiento de izquierda, porque le repugna esencialmente eso de que todo lo que existe en el mundo perteneces por derecho natural a todos los que lo habitan, por eso vive a expensas de esa propiedad              exclusivista de la tierra, alquilando unos apartamentos de la playa de los que es propietaria;

B) pero lo que es absolutamene determinante de su ideología nazi ya lo hemos apuntado: aborrece a muerte la libertad de expresión, como buena hitleriana goza yugulando los gritos de los que han sido atacados por sus compañeros de jauría, se refocila y alegra porque hayan reprimido sus gritos, postula descaradamente que se reduzca al más pavoroso de los silencios a los disidentes, a los que insulta reiteradamente porque sabe que su Hitler, Saco, va a suprimir salvajemente toda posibilidad de expresión, mientras escribe airados artículos en su chat contra los liberticidas.

Joder, qué tropa, y que toda esta gente se atreva siquiera a asomar la cabeza, fuera de su pocilga o de su guarida.



sábado, 27 de noviembre de 2010

Malditos Bastardos: Carta por entregas y demasiado abierta a algunos de los habituales contertulios del chat de Saco (I)



Necesariamente, para situar correctamente todo lo que sigue, hay que establecer, desde este mismo momento, que el espacio que ocupa Saco y su gente en el diario Público no es un blog de debate sociopolìtico sino, todo lo contrario, una chat de contacto costumbrista y erótico, con marcados tintes tabernarios.

Los que acuden contidianamente allí no son personas preocupadas esencialmente por los sucesos de carácter político de nuestra sociedad sino por sus propios problemas diarios, de los que hacen, la mayor parte de las veces, una minuciosa descripción que, a mi por lo menos, se me antoja fundamentalmente obscena, porque a nadie, que sea medianamente normal, le interesa el diario acontecer de unas gentes cuya única particularidad, como si se trataran todos ellos de exactas réplicas de Belén Estaban, es la de acudir a allí a contarnos si han dormido bien y hasta cuándo, con quién y casi todo lo que han hecho, allí, cuando estaban en la cama.

Desde luego, nos narran también esa necesidad insaciable que padecen respecto a la ingestión continuada de alcohol y cómo la calman o la estimulan y todo ello realizado con la mayor ostentación, incluso hay alguno que se pasa todo el tiempo hablando de su propio órgano sexual, publicitando su tamaño y sus excelencias y eso que confiesa estar operado de próstata lo que, como es sabido, deja fuera de juego para siempre tales adminículos. Y otro que tuvo al corriente a todos sus contertulios de las importantísimas incidencias del ùltimo parto de su mujer, respecto al cual transcurrían interminables sesiones con interesantísimos comentarios de los regalos que todos preparaban para la critatura.

Como se ve, todo ello muy interesante desde el punto de vista sociopolítico.

Bien, una vez descrito el ambiente, vamos con los personajes:

Del Rey Saco creo que ya hemos escrito demasiado para lo que merece.

Pero, en aquella fauna obscena de exhibicionistas contumaces, hay tipos que por su distorsionada personalidad serían dignos de la pluma, en este caso, del teclado de alguno de nuestros mejores costumbristas.

El primero, sin duda, es el que realiza las veces de bufón en una Corte tan atrabiliaria como es ésta de Saco, aquí no se puede decir aquello de “Dios que buen vasallo si obiera buen señor”, porque señor y bufón parecen haber sido diseñados desde la eternidad para actuar el uno junto al otro.

Como digo, Saco creo que ya ha sido suficientemente  descrito, pasemos ahora a su bufón. El bufón tradicional en nuestras pequeñas satrapías es un ser contrahecho y deforme, cuya deformidad es, sobre todo, moral.

Por supuesto que se toca con ese gorro de varias puntas terminadas en sonoros cascabeles, que tintinean inarmónicamente cada vez que se mueve y esta esencial falta de armonía es lo que constituye la esencia de su personalidad.

Como él mismo se ha empeñado en contarnos, seguramente para justificar su manera de ser, es un hijo bastardo en el íntegro sentido de esta terrible palabra. No sólo no tiene padre reconocido sino que también su madre hizo todo lo necesario para desmarcarse de tal engendro. Pero él, haciendo de la necesidad virtud, presume de todo esto y de haber tenido en cambio un par de madres.

Y, luego, como una de esas cabriolas que no se cansa de ejecutar, le hizo al mundo entero una sacada de lengua adoptando como nombre de guerra ni más ni menos que el título de la película de Tarantino, Malditos Bastardos, un destello absolutamente genial en esa negra noche que constituye su terrible existencia porque tiene que ser duro que, como nos ha contado, quizá como ese pobre pecador que necesita exorcizar sus propios demonios para así estereotiparlos y conjurarlos de alguna manera, también su primera compañera femenina le falló, dice él mismo que porque lo despreciaba, sin decirnos por qué, pero parece que está claro, dadas sus circunstancias.

Toda esta inmensa tragedia que se inscribe en lo más profundo del corazón de un pobre ser humano ha provocado una incontenible rebeldía que, en lugar de dirigirse contra sí mismo, se encara contra todo lo que discurre ante él, no hace otra cosa que criticar con toda la dureza de que es capaz su pobre y torturado cerebro, a unos enemigos que, como él mismo dice, no tienen existencia alguna real,  son simples seres virtuales y lo hace con toda la desbordada furia de un poseso, llegando incluso, en su afán de ir más allá que nadie en el insulto definitivo, a la invención detestable, absolutamente insoportable de nuevos términos en los que siempre aparecen las siglas del que dice que es el más odiado de todos sus enemigos, el PP.

De este modo, su escritura se ha convertido en el ejercicio de un loco furioso que él instintivamente describió como el acto de propinar a todos sus virtuales enemigos las más rotundas patadas giratorias, locución que, por cierto, ha subyugado a éstos sus nuevos adoradores que, al principio, le aborrecieron a muerte porque provenía del comunismo libertario y esto, en el chat de Saco, es absolutamente imperdonable, aunque parezca que lo han perdonado pero no es así, es una de sus innumerables falsedades.

Advirtiendo desde el principio que, por respetar al pie de la letra lo que escribe, los textos que cito a continuación son casi ilegibles no sólo por el estigma que le imprime su propia demencia sino también por una falta irremediable de las necesarias gramática y sintaxis, dice este pobre hombre de mí que soy  un tipo “que ve “arcángeles” (la ultima es que es marxista y cree en dios…Lo que hay que ver…) y que debió padecer Complejo de Edipo de pequeño y se quedó palla desde entonces y que ha montado la de dios- valga la redundancia- porque yo te llamo mama?-Y lo mejor de todo es que ha puesto a una tía a parir (siempre “le” quedará “Parir” en el sentido mas cani de “parida”), en un comentario totalmente misógino y xenófobo creyéndose que eras tú ( y no la tía desconocida) la que había puesto un comentario en su foro de lo paranoico que debe de andar…-Si a ese “delirante” me refiero, mama. Ese que acoge en su seno y con los brazos abiertos a todo tipo de ultraderecha que sea rebotao de este foro, para intentar joder con su ayuda, a los que al menos intentamos ayudarlo y no nos dejo.-Todos, algunas veces (o muchas) nos equivocamos, menos “El”, El Delirante…Claro…”.

¿Vale la pena comentar un texto como éste, en el que no se sabe qué lamentar más si la inconexa y balbuciente expresión, ayuna de cualquier atisbo de raciocinio, sumergida en una manera de expresarse que da auténtica pena al constatar el grado de descomposición mental a que puede llegar el ser humano, si es que un tipo como éste lo es?

No obstante, considero imprescindibles 2 apuntes:

1) este tipo es el mismo, hablando de misoginia, que tildó a una compañera de chat de mal follada, al propio tiempo que, presuntuosamente, se ofrecia para resolverle el problema, en casi el mismo pàrrafo en el que criticaba ferozmente al alcalde vallisoletano por sólo insinuar que la Pajín le sugería fantasías sexuales;

 2) este tipo es el mismo que, todos los días, varias veces, machacona, insistentemente, predica la libertad de expresión en el chat en el que su Rey, Saco, ha impuesto la más dura de todas las leyes del  silencio que en el mundo ha habido; que se conozca, nadie nunca, ni Stalin, ni Ho Chi Min, ni Mao, toda esa durísima caterva de dictadores ultracomunistas, absolutamene totalitarios habia hecho lo que su monarca conmigo: no contento con imperdirme regresar a su chat en el que acababa de ser salvajemente insultado por el mengele canario, lanzó contra mí la que ya digo es la más increíble de todas la condenas habidas en este perro mundo: “a este jodido tío prohíbo terminantemente siquiera que se le mencione, para ello le atribuyo para siempre el estigma de INNOMBRABLE, de modo que su nick será cuidadosamente borrado de todos mis anales y ay de aquel que se atreva a nombrarlo, será ferozmente perseguido hasta el fin de los tiempos".

El poder económico, el poder político y el poder judicial







El Presidente, propietario en realidad, de uno de nuestros más grandes Bancos, hace unos años, montó un sistema de primas que permitía no pagar a Hacienda y que basó su propaganda para venderlas precisamente en eso. Se sospechó que era ilegal y una persona ajena al Ministerio Fiscal interpuso querella que se tramitó, consiguiendo que se imputara a dicho señor pero el TS modificó su, hasta entonces jurisprudencia, estableciendo que, para estos casos, no servía la acción popular; total que el referido Presidene salió indemne.

Zapatero ya no sabe qué hacer para contentar a los mercados, ha bajado los sueldos a los funcionarios, ha congelado las pensiones y ha modificado drásticamente las condiciones del contrato de trabajo, pero éstos le siguen incluyendo en su lista negra, total: que ha convocado a los representantes de las 30 mayores empresas del país para que ellas le resuelvan un problema que él no puede resolver.

Dívar, el presidente del TS y del CONSEJO GENERAL DEL PODER JUDICIAL, mientras, dice que Garzón está bien procesado.

¿Cuál de estos 3 poderes es el auténtico, o, si lo prefieren, cual deestos 3 señores manda más?

Si nos atenemos a Marx, la cuestión está resuelta hace ya mucho tiempo, pero yo, perdonadme, no lo veo tan claro: si el poder judicial lo hubiera querido, el presidente de aquel gran Banco, hoy, estaría en la cárcel, a pesar de todo su dinero.

Es lo que el propio Divar le advrtió a un diputado del PP que dijo despectivamente que todo aquel lío sobre el que estaban discutiendo se originaba por una cosa tan insignificante como la firma de un juez: “no menosprecie usted de esa manera la firma de un juez, que, con esa misma firma, puede mandarle a usted a la cárcel para toda su vida”.

 O sea que, si nos atenemos a estos 3 casos, el auténtico poder, el poder real, el verdadero poder es el judicial, que Dívar ostenta en su plenitud gracias a ese inefable tipo que es Zp.

Como hemos visto, un juez es una cosa muy seria. Es el auténtico señor, hoy, de vidas y de haciendas, porque lo mismo te recluye en una cárcel para el resto de tu vida, como te arruina para siempre con una de sus sentencias, o sea, con su firma, con esa firma que tanto despreciaba el estúpido representante de la soberanías popular.

Yo he pasado 50 años de mi vida rodeado de jueces. Creo que los conozco un poco. Como personas, entre ellos, hay de todo. Gente magnífica que cree firmemente en lo que hace, pero también, y creo que son mayoría, gente que considera que esa facultad, que la sociedad le he entregado, de juzgar a otros hombres, se la ha ganado él mediante unas durísimas oposiciones y, por ello, tiene todo el derecho del mundo a hacer lo que le plazca. El más que amigo de Camps y los que están machacando a Garzón son claro ejemplo de lo que digo y aseguro que son mayoría.

Pues, bien, como decía, este inefable Zp hizo algo mucho peor que el diputado pepero, entregó el máximo poder de la cúpula judicial a un ultracatólico de misa diaria con comunión incluida, que tiene, según su fe, el deber de darle todo a Dios y, si se tercia, nada en absoluto al César.

Y, así nos va. Porque Dívar no puede formar parte de todos los tribunales de España, pero todo juez, que pretenda ascender en su carrera, ha de contar con su beneplácito.

jueves, 25 de noviembre de 2010

Hurones








“ Patricia dijo...
Es la segunda vez que considera reprobable que a alguien le guste el sexo y lo considera un insulto. No entro ya en el resto de artículo que sigue siendo tan biliar como siempre...
Repito mi pregunta ¿de verdad se ha leido usted?

25 de noviembre de 2010 18:36".

La inefable patricia me inquiere, por segunda vez, sobre si leo mis propios escritos y no creo que un caballero, como pretendo ser yo, deba de no responder a una dama, porque ella lo es.

Hoy, da un paso más y, además de preguntar si leo lo que escribo, dice que es la 2ª vez que considero reprobable que a alguien le guste el sexo y afirma que no entra en el resto de mi artículo porque, según ella, sigue siendo tan biliar como siempre. 

Estimada Patricia: claro que sí que leo mis escritos, lo hago porque quiero que lleguen a su destino, mis probables lectores, en condiciones de ser leídos sin demasiado esfuerzo, es decir, que releo lo que escribo y corrijo bastante.

Pero tanto, en su pregunta de ayer como en la de hoy, me parece entrever un disgusto tal por lo que he escrito hoy y ayer, que no tengo más remedio que releer, otra vez, lo expresado:

¿Qué es lo que le parece a usted tan detestable en lo que, en ambos casos he escrito, que si una persona normal, no biliar, lo leyera no lo mandara a esta imprenta virtual, que son los blogs?

1- ¿que me refiriera a v. y a otra amiga suya diciendo que ambas, como diría un Bastardo cualquiera, no andan muy satisfechas con sus experiencias sexuales?

Usted me perdonará, Patricia, pero es sinceramente lo que yo percibo: ¿cómo una persona como usted, tan inteligente y cultivada, dueña, además, de una inteligencia muy por encima de lo común, y de una sensibilidad que, a veces, me parece exquisita, puede dedicarse a criar hurones?

Soy hijo del mejor cazador de este Región, autor de varios libros sobre la caza menor y he convivido toda mi infancia con pollos de perdiz para reclamo, pitos para la caza de codornices y, por supuesto, hurones para la caza con red del conejo.

Entonces, mi querida amiga, sé muy bien lo que digo cuando considero a los hurones unos bichos especialmente asquerosos, no sólo por su condición de criminales asesinos, si se me permite la redundancia, sino por lo repugnantes que son en sí mismos, además de tener un aspecto realmente malo, desprenden un olor absolutamente insoportable; resumiendo: sé que no le va a convencer mi razonamiento porque no lo han hecho antes otros mucho mejores que  le he formulado, como por ejemplo ése de la necesidad inexcusable, en el mundo de hoy, de  elegir entre los Usa y China, de modo que el que le voy a hacer ahora, basado sólo en la intuición de que una dama sólo puede verse atraída por un hurón en base a la característica esencial de este bicho de no poderse resistir a penetrar en cualquier agujero que se le ofrezca lo que, muchas veces, como v. sabe, les lleva incluso a la muerte, lo que naturalmente excita ese ansia de ser penetradas esencial en la sexualidad de las féminas, es lo que ha motivado la elección por v. de tan desagradables mascotas;

2) le parece a v. que yo expreso la idea o sensación de que es reprobable que a alguien le guste el sexo y que eso, el gusto por lo sexual,  lo considero un insulto:

La verdad es que no alcanzo a comprender de donde extrae v. esta conclusión porque pienso precisamente todo lo contrario. Para mí, creo que para toda persona normal, el sexo es algo tan natural como el comer o el beber, no es más que el acto de satisfacer una necesidad, pero, y recuerdo aquel libro que leí hace ya tanto tiempo, de Giovanni Papini, creo que era “El libro negro”, en que éste expresaba su opinión de que el ser humano debería de ocultarse para comer del mismo modo que lo hace para defecar, si esto es así, imaginese v. lo que debe de hacerse, entre personas educadas, o, simplemente civilizadas, cuando se hace o se desea formar la bestia de las 2 espaldas, que dijo El Cisne de Avon.

El sexo, tan necesario como placentero, lo es tanto más cuando más agresivamente se practica, pero, presenciado desde fuera, si uno no es un “voyeur”, es profundamente desagradable porque pone de manifiesto, precisamente, la esencial animalidad del ser humano, de modo que así como no es aceptable socialmente hablando exhibir el acto defecatorio o simplemente referirse constantemente a él, o hacer ostentación de las ganas de excrementar o de ventosear, el exhibicionismo sexual, sí, a mí, por lo menos, me parece repugnante y no digamos nada de la presunción de potencia sexual, siempre, en mi opinión, falsa, de todos esos matamujeres que tanto abundan por el chat que v. frecuenta, por eso de “dime de lo que presumes y te diré de lo que careces”.

En fin, Patricia, que me ha sorprendido v. gratamente viniendo por aquí, a criticarme, con tanta aparente razón, y mi sorpresa se basa en que v. se haya atrevido a violar la tajante prohibición que Saco ha hecho de que se visite este blog, prohibición que, convenientemente denunciada por el chivato oficial, ha provocado la expulsión para siempre del que se ha atrevido a cometer tal delito. Ojalá con v. no se aplique el mismo procedimiento. De lo que sí que estoy seguro es de que v. no va a volver por aquí, como no lo han vuelto a hacer Meskalis y Malatesta, que  han debido de ser convenientemente reprendidos, después del correspondiente chivatazo. Y lo  siento, porque, como ya le dije una vez, una de las cosas con las que realmente disfruto es con la conversación de la gente inteligente.

Mis respetos, 

La tapadera, el catalizador y la complejidad del alma humana




Cada día que pasa, admiro más a Sócrates, su “sólo sé que no sé nada” es, tal vez, lo más profundo que el hombre ha dicho nunca.

Hay, por ahí, un par de imbéciles que interpretan una frase mía tan desacertadamente que da risa, se refieren a cuando dije aquello de que había pasado la mayor parte de mi vida huroneando en todos los libros, tratando de conocer un poco más al hombre y las mayores revelaciones, en este sentido, las había encontrado en estos malditos blogs de internet.

Por ejemplo, esa dicotomía espeluznante del hombre que al propio tiempo es capaz de acercarse al “summum” de la excelencia y, a renglón seguido, caer en la más profunda de las bajezas.

Mi formación intelectual, basada en la lectura aséptica de los clásicos, me inducía a pensar que el hombre era un ser de una pieza, un tipo que cuando era bueno lo era de verdad, nada más lejos de la realidad, el puñetero hombre es una asquerosa mezcla de lo más bajo y de lo más sublime, por eso a mí me resulta tan entrañable.

Aquí, en internet, he hallado dos almas gemelas absolutamente entrañables precisamente por lo despreciables que son.

Me produce una ternura enorme contemplar sus frenéticos intentos por abrazar la izquierda siendo profundamente de derechas.

Si no fuera por la diferencia de edad podrían considerarse gemelos, pero homocigóticos y univitelinos, porque son casi exactamente iguales.

Sufren todas las asquerosas e irreprimibles pulsiones de la extrema derecha y se envuelven desesperadamente en la bandera de la izquierda, gritan a todo pulmón su izquierdismo al propio tiempo que practican todo lo que constituye lo más característico de la ultraderecha.

Así:

1) son 2 embusteros irreductibles, mienten continua y compulsivamente, al propio tiempo que

2) experimentan una necesidad irreprimible de exhibir descarada y obscenamente todas sus obsesiones sexuales

3) están tan convencidos de su propia excelencia sexual que no tienen reparo alguno en contarnos detalladamente todas sus vivencias en ese sentido, en un afán casi sobrehumano de demostrarnos su virilidad

4) y esta obsesión les nubla de tal manera la mente que les impulsa a intentar continuamente someter al otro sexo a las más duras pruebas lo que les lleva a

5) cometer la injusticia suprema de transformar a la mujer en un simple objeto sexual,  al que puede someterse a las peores vejaciones

6) y, paralelamente, llevados por ese excesivo impulso, no dudan ni un momento en expresar su deseo de someter a tratos sexuales igualmente vejatorios, como el de la felación, a sus antagonistas políticos, trato éste absolutamente decisivo en orden a determinar la auténtica proyección política del individuo,

7) y así, de este modo, vemos cómo critican con la mayor dureza del mundo comportamientos como el del Alcalde de Valladolid que, al lado de su propio comportamiento, es como un inocente juego de niños,

8) o sea que, siendo esencialmente mentirosos e injustos, o sea empedernidos farsantes y canallescos opresores sexuales, presumen continuamente de izquierdistas radicales, cubriéndose continuamente con las banderas de la extrema izquierda, en intento tan desesperado como inútil de redimirse de este asqueroso pecado.

Y, es precisamente, por este sórdido y casi intolerable sufrimiento por el que ambos me inspiran una ternura que trato por todos los medios de evitar porque, francamente, creo que no se la merecen.

Se me olvidaba: ambos individuos son furibundos partidarios del Franco Madrid, lo que podría considerarse como un perfecto catalizador de las esencias patrias.

miércoles, 24 de noviembre de 2010

Valdano sobre Mourinho, un monumento al cinismo



Quienes siembran furiosos vientos tienen que acabar forzosamente recogiendo las peores tempestades.

“Pares cum paribus congregantur”, o sea, los iguales se juntan con los iguales. No es por casualidad que Florentino, Valdano y Mourinho hayan acabado, al fin, en el mismo equipo.

Florentino. La mano derecha de los March. March, aquel contrabandista, enormemente rico, que convenció a Franco para que comenzara aquella aventura que concluyó con la esclavitud, durante 40 interminables años, de todos los españoles. Pero casi nadie sabe todo esto porque los March, como buenos poderosos, son enormemente discretos, de modo que, para seguir amontonando esa infinita cantidad de dinero, eligieron a un servidor que fuera, dentro de lo posible, tan discreto como es Florentino. De lo que hace Florentino con su mano derecha, dicen, que ni siquiera se entera el propio Florentino, ni su mano izquierda, que tenerla la tiene, porque, siendo, como es, el hombre más ultraderechista de España, se lleva bien con todo el mundo incluso con aquellos a los que ha hecho de su vida un auténtico infierno. O sea que Florentino es una especie de Dios puesto que ha creado, para los otros, un cielo y un infierno. Resumiendo: Florentino es un tipo listo que ha aprendido a fondo la lección de la vida: en ésta hay vencedores y vencidos y hay que moverse de tal forma para estar siempre entre los primeros. O sea, que es la encarnación de la ultraderecha.

Valdano. Es uno de los tipos más peculiares que nunca haya conocido yo. Vino a jugar a aquí y se ha quedado para siempre porque, con un oportunismo indigno de toda causa, se apuntó al carro del vencedor, con todo el cinismo del mundo, presumiendo increíblemente, al propio tiempo, de izquierdista. Hay quien lo considera muy bien hablado porque es rebuscado y cursi hasta la exageración. En un país como éste, en el que triunfa de tal manera Belén Esteban, este hombre estaba predestinado al triunfo, dentro de lo que cabe, porque a él lo que verdaderamente le hubiera gustado es ser Borges, pero se ha tenido que resignar a ser simplemente Valdano. Lo que, para los madridistas, no es poca cosa, porque Valdano es el “alter ego” de Florentino, el tipo que hace todo aquello que éste no quiere hacer, porque lo considera evidentemente despreciable.

Porque es absolutamente despreciable defender a Mourinho.

Mourinho es lo que en otros tiempos se llamó un soldado de fortuna, es decir un tipo absolutamente sin ideales que vendía su capacidad mortífera al mejor postor, sería muy difícil de distinguir hoy esta figura de lo que ahora se denomina un asesino a sueldo. Mourinho es un tipo que se dedica a matar, en sentido figurado, a todos aquellos que compiten con él, sin reparar en ningún momento en los medios que utiliza porque, para él, todos son lícitos y mejores aún los más dañinos, los más mortíferos.

La cuestión es, tal como acaba de plantearla Valdano, si a este tipo de soldado se le puede denominar canalla y consecuentemente si este tipo de conducta es o no canallesca. Hemos, pues, de recurrir al DRAL:Canalla dice el DRAL es 1. f. coloq. Gente baja, ruin.-Y ruin es: adj. Dicho de una persona: Baja, de malas costumbres y procedimientos.

La cuestión, pues, estriba en determinar si Mourinho es una persona de malas costumbres y procedimientos.

Teóricamente, Mourinho es un deportista. Vayamos, otra vez, al DRAL: deportivo, va....3. adj. Ajustado a normas de corrección semejantes a las que deben observarse en el deporte.

Y ya podemos entrar en materia, decididamente:

La conducta que practica Mourinho ¿se ajusta a las normas de corrección que deben observarse en el deporte?¿Es correcto que Mourinho, como le acaba de reprochar hace un momento un compañero de profesión no implicado directamente en su conflicto con Preciado, no hable nunca estrictamente de fútbol, de las normas técnicas o tácticas que rigen su práctica sino de todas aquellas otras que sirven para alterar más o menos directamente la competición situándola en otros aspectos de la vida como son el psicológico, el afectivo o el sociopolítico, tratando de desestabilizar emocionalmente a los que van a enfrentarse deportivamente con su equipo? ¿Es correcto que Mourinho atribuya siempre a los que van a competir con él, contra su equipo, deportivamente, una conducta no sólo ya inmoral sino también ilícita, él mismo ha dicho que lo que hizo el Sporting de no alinear a sus titulares contra el Barça, en Inglaterra hubiera sido penalizado? ¿Ésta es una conducta deportiva, admitida por el “fair play”? ¿Es correcto que hable continuamente de los jugadores de los otros equipos, diciendo por ejemplo que no la marcan goles a nadie a pesar de ser muy caros, con el único y exclusivo fin de aumentar su desequilibrio emocional aumentando su propia desconfianza para así perjudicar la competencia que tales jugadores puedan hacerle a su equipo? ¿Es correcto que afirme reiteradísimamente que su especial contrincante, el Barça, juega siempre contra 10, a fin de desestabilizarles, acomplejarlos, ponerles nerviosos, para que, consecuentemente, jueguen mal de modo que su equipo salga beneficiado, fuera de lo que es realmente las reglas del juego?

Y, como final: Todas estas malas artes para desestabilizar y sacar de quicio a sus enemigos deportivos ¿pueden considerarse comprendidas en la descripción que el DRAL hace de lo que debe de entenderse por canalla cuando dice que canalla es, dicho de una persona, que es gente: “Baja, de malas costumbres y procedimientos”?

Parece indudable que a Mourinho por sus costumbres y procedimientos, no ya sólo de aquí, de España, sino también de Italia y de Inglaterra, sí que se le puede denominar así, desde un punto de vista tan sólo ético.

Pero el inefable Valdano, trata la cuestión, ante la posible sanción que pueda recaer sobre Mourinho, a propuesta de Antiviolencia, desde un punto de vista jurídico, o sea, de las normas que rigen la aplicación de la justicia a un caso concreto, y este atrevido, cursi y melifluo personaje se atreve a decir, invadiendo el campo de la jurisdicción deportiva, que las conductas de Mourinho y Preciado no son equiparables porque mientras su pupilo todo lo que dijo contra el sportinguista fue razonado, su antagonista se limitó a proferir un improperio.

Pero cuánta mala fe es capaz de albergar el ser humano. Si hay alguien en el mundo que sepa lo que dice cuando habla así es el tal Valdano. Porque, todos sabemos que él, Valdano, piensa de Mourinho exactamente igual que Preciado y todos sus compañeros de profesión, que se han preocupado de expresar públicamente su solidaridad con éste. Tan es así que él, Valdano, se consideró obligado a manifestar públicamente, en la rueda de prensa de la presentación de Mourinho, que todas las diferencias habidas entre ellos por la expresión por parte de Valdano de un concepto peryorativo sobre su actual entrenador habían sido ya solventadas.

Pero, volviendo al tema jurídico. Hay 2 maneras de insultar, una, la breve y, por ende, al menos cuantitativamente, menos ofensiva, es la de proferir directamente un concepto peyorativo: canalla. Y otra, más  elaborada y reflexiva, que es describir la conducta de otro mediante un razonamiento que pretende hacer inviable la defensa de aquella persona a la que se ataca. Esto, en términos juridicopenales, se denomina alevosía. Y es la técnica que, como siempre, utilizó Mourinho para decir que todo el mundo conspira contra su equipo, haciendo trampas para perjudicarle, porque todos salen, no se sabe mu bien por qué, a perder cuando juegan contra su aborrecido rival, que no hace más de un año se atrevió a rechazarle a él como entrenador, prefiriendo a un absoluto desconocido como Guardiola.

Señor Valdano: v., que tanto sabe y ha leído, ¿no conoce que una de las causas de justificación o eximentes, que admiten todos los Códigos Penales del mundo civilizado, es la de haber actuado el  delincuente, al cometer el delito, por motivos tan poderosos que naturalmente hayan provocado arrebato u obcecación, y no le parece tampoco que la contumacia de su pupilo en repetir una y otra vez, cada cuando tenía la ocasión, que Preciado era un mal deportista que había traicionado el espíritu de la competición al sacar a los reservas contra el Barça es motivo suficiente para que éste le llamara canalla, siendo así que  lo es? 

¿De veras piensa v., honradamente, si es que esta palabra no es demasiado inapropiada para el caso, que los organismos rectores de la justicia en el fútbol, que, por cierto, siempre son descaradamente partidistas a favor del Franco Madrid, deben de sancionar al que fue víctima de una persecución absolutamente inmotivada e implacable que pretendía escarmentar en su cabeza al resto de los entrenadores del país,  por parte de un pendenciero inaguantable como es Mourinho, y no sólo eximir de culpa al verdadero culpable de todo lo sucedido, sino además concederle la medalla de mártir por mor del insulto recibido que no era sino una mera descripción?

Este tipo absolutamente increíble, Valdadno, podia ser un fanático madridistas y todos no tendríamos otra cosa que reprocharle que su mal gusto moral, que su notable perversión ética, pero es que, al propio tiempo, el tío tiene el máximo cinismo de presumir de izquierdista y la izquierda es la servidumbre a la verdad y la prosecución hasta la muerte de la justicia y estas 2 cosas Valdano no sabe siquiera con qué se comen.

martes, 23 de noviembre de 2010

Pocilga (II)



“Anónimo dijo...”, comentando mi post “Dictadores con barba y con bigote”:
“HE leído todo y solo veo odio rencor, envidia hasta llegara a la sociopatía, lo siento pero no estoy nada de acuerdo en nada de lo que ha escrito usted , entro hace poco en el blog de Saco y es de lo mas inteligente, sano, demócrata,justo de todos en los que he estado , solo escribe todo esto desde el odio y el rencor, y que las verdades las hace solamente suyas
21 de noviembre de 2010 22:20".


Lo confieso, de entrada, v., mi querida y anónima comentarista, de todas las personas que pulululan desesperadamente por  aquel ignominioso chat, es la que más me ha sorprendido porque, teniendo la base imprescindible y suficiente para “salvarse”, cada vez se hunde más en las arenas movedizas y cenagosas que forman el sustrato en el que todos ustedes se mueven y se ahogan.

Porque v. tenía una base cultural formidable, ahí es nada, haber leído con cierta frecuencia a uno de lo hombres más importantes de la cultural mundial, que abrió el alma humana con su implacable bisturí a nuestro conocimiento, poniendo en evidencia “el malestar de la cultura”,  haciendo todo lo posible por subsanarlo, y a todo esa inmensa pléyade de literatos sudamericanos que honran a la humanidad cada vez que escriben o hablan.

Pero a v. la ha echado a perder su condición rijosa, le gusta el sexo y no puede vivir sin estar cerca de esos degradados animales que andan todo el día como lo que son, simples posesos con el sexo en la boca.

Le gustan a v. grandes porque presume que también tendrán grande la cosa y los corteja descaradamente para llevárselos al huerto o a la cama para, allí, intentar inútilmente gozar como aquella protagonista insigne de “La tierra prometida”, porque parece que v. es como esa otra posesa que, visto que no consigue gozar sanamente con los de su misma especie, se ha dedicado a coleccionar y criar a los más repugnante animales de toda la fauna, que son esencialmente faliformes, además de carnívoros criminales.

 También le gustan hasta la exasperación los tipos que son, al propio tiempo, charlatanes y llorones, porque excitan su probada condición maternal, no en balde el más característico de todos ellos le llama ya “mamá”.

Y toleró mansamente que el más servil de todos los cipayos del chat le transmitiera las órdenes de ese homúnculo que es el jefe y al que ustedes, en un afán imposible de normalizar, llaman su dios, siendo como es una mezcla de borracho y dictador excesivamente repugnante.

Pero v. dice que yo soy un sociópata. Y se queda tan fresca, conviviendo, ebria de placer, en una fauna de sicópatas tan rica que creo que es absolutamente insuperable porque tiene u. de todo para practicar una ciencia que intenta conocer inútilmente:

1º) a la cabeza de todos, como es lógico, un pequeño deicida.

Un tipo que quiere ser dios y que por ello se ve obligado, casi todos los días, a matar al Padre de todos los dioses. Es tan obsesivo su deseo que ha comenzado a hartar incluso a sus más empecinados seguidores porque, como toda obsesión irreflexiva y enfermiza,  acaba por cansar. Hay que reconocer que el tipo es un dios muy peculiar; nos enseñaban aquellos lejanos aprendices de teólogos que Dios es un conjunto de todos los bienes sin mezcla de mal alguno. Como definición no es mala y creo  que nos va a servir, su diminuto dios, señora mía tan rijosa, almacena, sin rubor, todos los males sin mezcla de bien alguno:

A) es un soberbio de cojones, se admira tanto a sí mismo que no siente ninguna clase de asco cuando todos sus repugnantes vasallos cumplen con su cotidiana obligación de lamerle el culo, con sus lenguas rasposas y podridas, que no hacen sino ensuciarlo aún más si ello es posible;

B) es el tipo más falso que puebla la Tierra, dice continuamente que es de izquierdas, cuando es la personificación de la derecha, a saber: si la izquierda es el respeto y la defensa a muerte de la verdad y la prosecución de la justicia,

a) él miente descaradamente todo el tiempo, como acabamos de demostrar en nuestro post “Dictadores con barba y con bigote”, que tanto la ha enardecido a v., mi querida señora, y un asqueroso e impenitente embustero nunca, nunca, nunca puede ser de izquierdas porque para ello el respeto a la verdad es condición “sine qua non”;

b) pero es que, además, es esencialmente injusto: siente un aborrecimiento tan visceral por la justicia, que supera incluso al que experimenta por la verdad, no soporta que, en este perro mundo, alguien, por cierto, muy pocos, reciba lo que le es debido, que no otra cosa es la justicia, y se rebela contra ello usando las peores artes, así, persigue a muerte al agraciado intentando no sólo destruirle como persona física sino también moral: no sólo lucha hasta la extenuación para echarle del mundo de los vivos sino que también intenta echarle fuera del mundo de los muertos, como lo está intentando conmigo,

a’) a quien primero expulsó de ese infecto chat, en el que todos ustedes chapotean, intentando provocar así mi muerte física allí, sino que no contento con hacerme desaparecer de su monstruoso mapa, quiso borrarme íntegramente de la memoria de los vivos, prohibiendo que nadie pronunciara siquiera mi nombre, me denominó “el innombrable”, dígame  v., señora mía, que es tan experta en estas lides, si ha conocido en toda la historia universal de la infamia una peor, porque no la hay, porque cuando su diosecito de pacotilla se pone a hacer guarradas, de ahí mi reciente post, “Pocilga”, es realmente insuperable;

c) pero no crea v. que aquella proscripción fue sólo un juego de palabras o una simple amenaza, el tío ha cumplido al pie de la letra tal proscripción hasta el punto de que ha puesto como supremo vigilante de este Hades, en el que me ha arrojado, al más turbio de todos los personajes que por allí pululan, un tipo que se pretende muy viril pero que, desde el primer momento, actuó con nombre femenino, un tipo que se proclama experto y adorador de Marx cuando es el más servil de todos los fanáticos admiradores de esa concreción arquetípica de lo que es y representa el ideal del ultracapitalismo ultraliberal y fascista que ha superado ampliamente a todos los neocons, el Franco Madrid de ese execrable Ser Superior que nos va a llevar a todos a la más espantosas de las ruinas, sobre todo moral, y de tal modo y con tanto gusto cumple este homúnculo, disfrazado de fémina, su canallesca misión que vigila cuidadosamente todo lo que sucede en este blog y cuando alguno de udes., por equivocación, desde luego, comete el nefando delito de penetrar en él, le hace las advertencias de rigor, como hizo con v. diciendole aquello “chica, como tú vienes ahora de sudamérica, no lo sabes todavía pero está rigurosamente prohibido visitar aquel blog, bajo las más severas penas inherentes a la excomunión, de modo que si persistes en tu asistencia por allí, atente a las consecuencias, serás expulsada de este chat abruptamente y se te perseguirá hasta el fin de los tiempos, prohibiendo incluso la simple mención de tu nombre” y v., la gentil princesita de Rubén, que, a pesar de su profesión, no puede vivir sin ese especial culto baboso de autolatría que se atribuyen todos los obscenos exhibicionistas morales y físicos que pululan por allí, ni siquiera se puso triste cuando salió por pies de aquí, adonde nunca había debido entrar; y lo mismo que con v. hizo, hace tan sólo unos días, con Meskalis y con Malatesta, que habían estado tan ocupados estos últimos tiempos que no se habían enterado de mi proscripción y pasaron por aquí, simplemente, a saludarme después de sus tan largas ausencias y que, convenientemente reprendidos por el marxistamadridista, no han vuelto, no volverán nunca a asomar oficialmente por aquí;

c) y, como v. sabe muy bien, no hay religión sin profeta y éste en aquel chat no es otro que el inefable Sergio, el apostol del pastafarismo, un tipo tan íntegro que es capaz de decir, cuando yo le reprocho que no proteste contra la 1ª e injusta persecución de que me hizo objeto uno de sus amigos: “claro que fulanito no ha demostrado ninguno de los terribles epítetos con los que cotidianamente te obsequia pero eso qué tiene que ver si es mi amigo y, por tanto, yo le doy crédito en todo lo que dice, así que, lo siento, pero tú no eres sino una vieja prostituta loca y un puñetero travesti octogenario”, y el creador de la nueva religión del chat se quedó tan fresco, después de haberse cargado la que es, sin duda, una de las piezas básicas de todos los derechos humanos reconocidos del mundo, la presunción de inocencia, que él, “mutatis mutandis”, había convertido, así, en presunción de culpabilidad....

En fin, señora mía, esto se está haciendo ya tan largo que no tengo más remedio que cortar si no quiero que, luego, éste tan trabajoso comentario no lo lea nadie.

Termino con una simplicísima pregunta a una tan gran experta como es v., que ha sido capaz de diagnosticarme de sociopatía: si yo, una persona tan normal como para escribirle a su dios minúsculo aquella carta abierta en la que le cantaba las cuarenta y alguna más, estando dentro de aquella inmensa pocilga, ejerciendo, por tanto, un acto de sinceridad y valentía ante tan poderoso y tronitronante dios, soy un sociópata, ¿qué coño son todos ustedes, asquerosos mamones, que se pasan todo el día soportando el ejercicio más descarnado de hipocresía, cinismo, superchería, injusticia y mala fe que puede llevarse a cabo por estos mundos de tales diosecillos?

calificacion de las entradas