jueves, 18 de noviembre de 2010

Sahara, dialogo a 3 voces



Uno de los pocos problemas que le veo yo a este sistema que utiliza Bloggers, es que no compagina, en términos cronólogicos, los comentarios con los posts, con lo que puede suceder que a mí se me quede sin responder algún comentario que valga la pena, como los 2 que voy a tratar de responder ahora mismo:


“Fernando Mora dijo...
¿Cuánto tiempo va a aguantar el Sáhara sin caer en los brazos del terrorismo ( el "malo" evidentemente, el que ejercen los estados no se le llama así) ?
¿Es lo que finalmente, con su execrable acción, está buscando Marruecos, para con ello pasar a utilizar el victimismo y poder justificar ya definitivamente ante, no ya los gobiernos más o menos amigos y/o clientes, sino ante toda la opinión mundial, el terrorismo y expolio que ellos si ejercen para con aquél pueblo desde hace ya tanto, pasando a denominarlo algo así como "guerra contra el terror"? 
Creo que si el pueblo saharahui se ve solo ante el mundo, si no ve ni siquiera en España que haya unas cuantas personas que manifiestan su justa indignación y solidaridad con ellos, definitivamente van a acabar por entregar a su juventud a las garras de Al-Qaeda y entonces, también para algunos a lo mejor, los intereses económicos y todos los demás que pueda haber y que de hecho hay con aquél reino, iba a decir que pasarían a un segundo plano pues la gente lo que demandaría es seguridad, pero no es tal, si no que se complementarían con la nueva oportunidad de negocio que se abriria al tener que proporcionar dicha seguridad ante la eventual aparición de una reacción violenta por parte del pueblo del Sáhara.
¿Es todo ésto una nueva línea de negocio que quiere abrir el neoliberalismo o mejor dicho, un nuevo mercado porque dicha línea de negocio ya está abierta en otros sitios y con al parecer, unos ingentes beneficios económicos?

Un abrazo,
14 de noviembre de 2010 12:07".

Como siempre, muy acertado tu comentario, Fernando.

Como ya estoy demasiado viejo y la cabeza cada vez me funciona peor, como a mi carpintero, al que he llamado para que venga a arreglarme una persiana y me ha dicho su mujer que me olvide de él, porque el médico le ha dicho que tiene demencia senil.

Estaba tratando de decirte, Fernando, que me parece realmente increíble que a mí no se me haya ocurrido que una de las salidas que tiene el Frente Polisario a este situación, sea precisamente la del terrorismo, con plena independencia de que ésta, hoy, sea tan buena solución como en su día lo fue para los judíos en Palestina.

Pero lo que sí que está claro es que si acuden a Al Qaeda, ésta los va a tratar de ayudar, lo que puede complicar de un modo extraordinario la situación.

En fin, ya veremos.

  
“Darius dijo...

La historia no justificada nada pero nos puede ofrecer perspectivas que nos permiten reflexionar sobre conceptos que actualmente damos por sentado como si de dogmas de fe se tratasen. En los años inmediatamente anteriores a la segunda guerra mundial, el realismo (o "realpolitik") que predominaba entre las clases dirigentes de las democracias occidentales imponía la necesidad de contemporizar con las potencias fascistas, que se plasmó en lo que se vino a denominar la política de "apaciguamiento". 

Hasta cierto punto, esta política presidió el principio de "no intervención" que hizo que los gobiernos de Francia y el Reino Unido se inhibiesen ante la tragedia que supuso nuestra Guerra Civil. Por el contrario, hubo hombres y mujeres que se implicaron en ella en nombre de la lucha antifascista. Se trataban de idealistas, ingenuos, románticos y soñadores que se implicaron en una causa que otros habían decidido que no podía triunfar.

Todos sabemos cual fue el resultado de todo ello: la guerra mundial, 50 millones de muertos y el descubrimiento del horror del genocidio de masas.

Así pues, y desde este punto de vista: ¿quienes fueron los realistas y quienes fueron los ingenuos?
18 de noviembre de 2010 12:53".

  
Amigo Darius: Te digo lo mismo que a Fernando .

Todo lo que dices debería de haber sido objeto de consideración por mi parte, porque no cabe duda de que la permisividad española y de toda la otra gente decente que, como yo, piense que cualquier injerencia que se haga en el asunto será peor, dado que tanto Usa, como Francia y el propio Marruecos han adoptado ya una solución definitiva sobre el Sahara que no sólo no van a desechar sino siquiera a posponer por unas 200 mil y pico personas, sólo puede empeora realmente la situación de los polisarios, y que esta suceso, guardadas las distancias, es semejante a los paños calientes con los que los países aliados de Europa trataron de conllevar las apetencias territoriales de Hitler y sus compañeros fascistas, lo que sólo hizo que éste criminal histórico incrementara y acelerara sus propósitos, no acierto yo a ver qué es lo que nosotros, los españoles podemos realmente hacer que no sea echar a perder nuestras relaciones de toda índole con un país que, si lo toma por la tremenda, puede originarnos tales contratiempos que podrían complicar extraordinariamente la vida del actual Gobierno y así facilitar la llegada del PP al poder.

Soy plenamente consciente de que este razonamiento obvia, tal vez incluso maliciosamente, que la justicia está por encina de todo, yo mismo no me caso de citar el sagrado principio de “fiat iustitia et pereat mundus” pero es que mi natural inclinación a la buena fe me empuja a situarme en el lugar de Zp.

Como verás, no te quito, en modo alguno, la razón, sólo objeto razones de oportunidad política general, eso, sí, esenciales, respecto al porvenir de todos los españoles, que, para muchos harían inclinar la balanza del lado del “statu quo”.

Gracias por tu participación, que espero se repita.

Un saludo, 




2 comentarios:

Anónimo dijo...

El sabado pasado, estuve en la manifestación a pesar de las dudas que tengo sobre este asunto. No me gustó nada el comportamiento de los jóvenes saharauis, demasiado agresiva en mi opinión.

Al cabo de una semana, las noticias sobre las declaraciones del Frente Polisario, me ponen los pelos de punta.

¿A quién le beneficiaría una guerra?

Saludos Sr Palazón.

camarada

Anónimo dijo...

A ver si va a resultar que ese invento yanqui que fue Al Qaeda va a terminar siendo la piedra angular que recoja los descontentos populares del mundo islamista...
España mete la pata al no apoyar la causa del Polisario obedeciendo los dictados yanquis. Tiene razón Fernando en su comentario.
Un saludo.

calificacion de las entradas