jueves, 25 de noviembre de 2010

Hurones








“ Patricia dijo...
Es la segunda vez que considera reprobable que a alguien le guste el sexo y lo considera un insulto. No entro ya en el resto de artículo que sigue siendo tan biliar como siempre...
Repito mi pregunta ¿de verdad se ha leido usted?

25 de noviembre de 2010 18:36".

La inefable patricia me inquiere, por segunda vez, sobre si leo mis propios escritos y no creo que un caballero, como pretendo ser yo, deba de no responder a una dama, porque ella lo es.

Hoy, da un paso más y, además de preguntar si leo lo que escribo, dice que es la 2ª vez que considero reprobable que a alguien le guste el sexo y afirma que no entra en el resto de mi artículo porque, según ella, sigue siendo tan biliar como siempre. 

Estimada Patricia: claro que sí que leo mis escritos, lo hago porque quiero que lleguen a su destino, mis probables lectores, en condiciones de ser leídos sin demasiado esfuerzo, es decir, que releo lo que escribo y corrijo bastante.

Pero tanto, en su pregunta de ayer como en la de hoy, me parece entrever un disgusto tal por lo que he escrito hoy y ayer, que no tengo más remedio que releer, otra vez, lo expresado:

¿Qué es lo que le parece a usted tan detestable en lo que, en ambos casos he escrito, que si una persona normal, no biliar, lo leyera no lo mandara a esta imprenta virtual, que son los blogs?

1- ¿que me refiriera a v. y a otra amiga suya diciendo que ambas, como diría un Bastardo cualquiera, no andan muy satisfechas con sus experiencias sexuales?

Usted me perdonará, Patricia, pero es sinceramente lo que yo percibo: ¿cómo una persona como usted, tan inteligente y cultivada, dueña, además, de una inteligencia muy por encima de lo común, y de una sensibilidad que, a veces, me parece exquisita, puede dedicarse a criar hurones?

Soy hijo del mejor cazador de este Región, autor de varios libros sobre la caza menor y he convivido toda mi infancia con pollos de perdiz para reclamo, pitos para la caza de codornices y, por supuesto, hurones para la caza con red del conejo.

Entonces, mi querida amiga, sé muy bien lo que digo cuando considero a los hurones unos bichos especialmente asquerosos, no sólo por su condición de criminales asesinos, si se me permite la redundancia, sino por lo repugnantes que son en sí mismos, además de tener un aspecto realmente malo, desprenden un olor absolutamente insoportable; resumiendo: sé que no le va a convencer mi razonamiento porque no lo han hecho antes otros mucho mejores que  le he formulado, como por ejemplo ése de la necesidad inexcusable, en el mundo de hoy, de  elegir entre los Usa y China, de modo que el que le voy a hacer ahora, basado sólo en la intuición de que una dama sólo puede verse atraída por un hurón en base a la característica esencial de este bicho de no poderse resistir a penetrar en cualquier agujero que se le ofrezca lo que, muchas veces, como v. sabe, les lleva incluso a la muerte, lo que naturalmente excita ese ansia de ser penetradas esencial en la sexualidad de las féminas, es lo que ha motivado la elección por v. de tan desagradables mascotas;

2) le parece a v. que yo expreso la idea o sensación de que es reprobable que a alguien le guste el sexo y que eso, el gusto por lo sexual,  lo considero un insulto:

La verdad es que no alcanzo a comprender de donde extrae v. esta conclusión porque pienso precisamente todo lo contrario. Para mí, creo que para toda persona normal, el sexo es algo tan natural como el comer o el beber, no es más que el acto de satisfacer una necesidad, pero, y recuerdo aquel libro que leí hace ya tanto tiempo, de Giovanni Papini, creo que era “El libro negro”, en que éste expresaba su opinión de que el ser humano debería de ocultarse para comer del mismo modo que lo hace para defecar, si esto es así, imaginese v. lo que debe de hacerse, entre personas educadas, o, simplemente civilizadas, cuando se hace o se desea formar la bestia de las 2 espaldas, que dijo El Cisne de Avon.

El sexo, tan necesario como placentero, lo es tanto más cuando más agresivamente se practica, pero, presenciado desde fuera, si uno no es un “voyeur”, es profundamente desagradable porque pone de manifiesto, precisamente, la esencial animalidad del ser humano, de modo que así como no es aceptable socialmente hablando exhibir el acto defecatorio o simplemente referirse constantemente a él, o hacer ostentación de las ganas de excrementar o de ventosear, el exhibicionismo sexual, sí, a mí, por lo menos, me parece repugnante y no digamos nada de la presunción de potencia sexual, siempre, en mi opinión, falsa, de todos esos matamujeres que tanto abundan por el chat que v. frecuenta, por eso de “dime de lo que presumes y te diré de lo que careces”.

En fin, Patricia, que me ha sorprendido v. gratamente viniendo por aquí, a criticarme, con tanta aparente razón, y mi sorpresa se basa en que v. se haya atrevido a violar la tajante prohibición que Saco ha hecho de que se visite este blog, prohibición que, convenientemente denunciada por el chivato oficial, ha provocado la expulsión para siempre del que se ha atrevido a cometer tal delito. Ojalá con v. no se aplique el mismo procedimiento. De lo que sí que estoy seguro es de que v. no va a volver por aquí, como no lo han vuelto a hacer Meskalis y Malatesta, que  han debido de ser convenientemente reprendidos, después del correspondiente chivatazo. Y lo  siento, porque, como ya le dije una vez, una de las cosas con las que realmente disfruto es con la conversación de la gente inteligente.

Mis respetos, 

4 comentarios:

Patricia dijo...

Veo el total desconocimiento del que hace gala ya tan solo con la primera parte de su comentario. Que me ataque por las mascotas que tenga es pueril.
Mas aún hablar sin conocer, ya que los hurones son igual de criminal asesino que un perro o un gato. Son animales mucho más cariñosos, amables y juguetones. El olor depende de la limpieza. Eso sin contar que si sus prioridades a la hora de juzgar algo son su aspecto o su olor... bueno.. entonces me explico muchas cosas.
Como demuestra no tener ni idea, desisto de que la tenga para el resto.
En cuanto a lo de los caballeros y las damas expresa ya un profundo conservadurismo en los conceptos de los roles de género que da miedo.

Patricia dijo...

Por cierto, no los crío, los adopto... porque hay mucho hijodeputa suelto que cuando dejan de ser crias adorables o tienen algún defecto físico, los tira a la basura. Literalmente. Les debe parecer que son feos o huelen mal.

Anónimo dijo...

Eutiquio, ¿qué tal andas, viejo zorro? Yo ya no escribo ni en Público ni en privado. ¿Qué te ha parecido la maniobra yanqui en la península de Corea? Creo que los gUsanos la están preparando buena y se van a cumplir los pronósticos de Fidel que, sin duda, debía disponer de información que está fuera de nuestro alcance. No olvides que los Servicios Secretos Cubanos son muy buenos.
Salud!

Anónimo dijo...

1º tengo hurones y me parece detestable lo que dice.
2º una persona que conteste a otra así, no merece ni ser leído (que ese comentario es mas asqueroso que los diálogos de"gato al agua")
3º siento haber encontrado este blog, porque como le digo, no merece la pena perder el tiempo con usted mas que con estas lineas que le escribo

calificacion de las entradas