martes, 9 de noviembre de 2010

Los 3 gigantes








Son, seguramente, los 3 hombres más poderosos del mundo, y ellos lo saben, los que no lo sabemos somos nosotros,  todos los demás, lo que los hace aún mucho más poderosos.

Porque la esencia del poder, ya lo hemos dicho, es casi siempre la oscuridad en la que realmente se ejerce.

Seguramente, también, el más poderosos de los 3 es precisamente ése que se pasa la vida hablando de su debilidad, llegando incluso a decir que su Reino, su poder, no es de este mundo, lo que motivó que, un día, uno de los hombre más estúpidos preguntara por el número de sus divisiones.

Y es que el Papa, ahora, no siempre ha sido así, no tiene ni un solo soldado, simplemente porque ya no los necesita, su fuerza, su poder, su inmenso poder está dentro de cada uno de nosotros, los que creemos en Él.

Ayer, se despidió, en el aeropuerto, recibiendo la incondicional sumisión de nuestro Jefe de Estado, es, a no dudarlo, un acto simbólico de una extraordinaria repercusión. No olvidemos que el Rey juró que cumpliría bien su misión colocando su mano sobre los libros sagrados.

Y el Rey, si se me permite la tautología, es el Rey, un tipo tan especial en nuestra organización política que incluso ha sido declarado irresponsable por nuestra Constitución, o sea, que es alguien que está por encima de las leyes, incluso penales.

Entonces, ¿ante quién responden realmente estos 2 personajes? Ante Dios. Ni más ni menos. Pero nuestro Rey, ya lo sabemos, detuvo, con su sola presencia ante las cámaras de Televisión, ni más ni menos que un golpe de Estado. Y el Papa da uno de estos golpes casi todos los días.

Otro de este trío de poderosos se llama Bernanke y no es más que el encargado de dirigir todas las financias de la Tierra, porque el mundo gira alrededor del dólar y él es el que tiene el poder de hacer funcionar a la máquina que fabrica esta clase de billetes verdes.

Hace unos días se levantó de la cama y dijo: “voy a poner el mundo patas arriba” y ordenó fabricar no sé cuántos millones de dichos billetes y devaluar dicha moneda lo que significa que, ahora, es mucho más barato comprar lo que necesitamos en los Usa que en cualquier otra parte del mundo, incluida China, lo que representa un golpe de timón de incalculables consecuencias, dos de las cuales son que sus productos se venderán como la espuma porque serán seguramente los más baratos del mundo y que todos nosotros, los demás, los que no vivimos dentro de sus fronteras aunque seamos sus súbditos, contribuiremos, aún más, a soportar el déficit incontenible del país que se dice más rico del mundo.

Y, por último, en orden de importancia, nos toca hablar ahora de un tal Trichet, que es el presidente del Banco Central de la Unión europea, que ha decidido mantener los tipos y anunciar medidas muy rigurosas para los que no cumplan sus órdenes respecto al déficit.

Como se ve, las medidas de Trichet son contradictorias con las de Bernanke, o sea que nos hallamos en el dominio del más feroz de los relativismos porque parece que lo que es bueno para nosotros, los europeos, no lo es para los habitantes de los Usa, de modo que podemos preguntarnos, lícitamente, quién tiene razón.

Y la respuesta es: todos o ninguno. O sea, que no hay una respuesta absoluta, precisamente lo que propugna el Papa, que aborrece el relativismo de tal manera que no se cansa nunca de condenarlo.

Y, entonces, los habitantes del Imperio ¿qué es lo que debemos de hacer?

Los que vivimos aquí, en esta lejana provincia europea, no tendremos más remedio que obedecer a Trichet, de modo que nos esperan más vueltas de tuerca aún porque nuestros déficits están disparados pero y, mientras tanto, ¿qué va a pasar con la madre de todos los problemas, la simpar nación de naciones, los Usa?

Lo que ha ocurrido siempre con las metrópolis, que seguirán viviendo a expensas del sudor, la sangre y las lágrimas, del hambre, el frío y la miseria de todos nosotros, mientras nos enseñan convincentemente la mayor y mejor de todas sus poderosas razones, su fuerza militar incontestable: el que no esté de acuerdo con lo que ordenamos nosotros ya sabe lo que le espera, que mire detenidamente lo que está sucediendo en Irak y Afganistán y lo que, indefectiblemente, va a ocurrir en Irán, que lo invadiremos para liberar a sus oprimidos pueblos.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Pues según su comentario da la impresión que USA son los únicos que miran por los suyos, por que lo que es aquí solo saben pelearse por el poder mientras la crisis nos ahoga a unos muchos, claro que, como ellos tienen las alforjas bien repletas, que les importamos el resto de los que vivimos en esta vendita tierra, pero tierra de piratas….

El artículo me parece estupendo.
Saludos D. José

Heredero dijo...

Por si no lo sabéis, Don Benedictus tiene pensado cambiar su nombre por Gorronius en próximas fechas, debido al clamor popular... Si quieren, lo pueden seguir en el Google, buscando Benedictus y Gorronius a la vez.

Salud!!

calificacion de las entradas