domingo, 28 de noviembre de 2010

Luna menguante, carta por entregas y demasiado abierta a algunos de los habituales contertulios del chat de Saco (II)




Tengo muchas dudas, no sé si el chat de Saco es una piara de cerdos o una jauría de perros rabiosos.

El caso es que aquella gente oscila entre refocilarse hocicando en su propia mierda o en atacar a los que los desenmascaran con la ciega furia del perro que rabia.

El caso es que todos ellos, todos los días, incansablemente no sólo se  proclaman de izquierdas sino que realmente, a lo peor, se lo creen.

Y es que no tienen ni puñetera idea de lo que ser de izquierdas significa.

El peor de todos, el que encabeza la jauría o la piara, el tal Saco, casi todos los días escribe el tío sobre la libertad de expresión, si será cínico. Libertad de expresión, escribe el tío sin ningún rubor, y aquí hay que hacer una distinción para siempre: o no sabe lo que esto significa, lo que es muy posible, porque debajo de la capa de una culturilla “pret a porter”, atesora una considerable ignorancia, o es el tío más cínico que ha parido madre.

La libertad de expresión, que en términos jurisdiccionales se acoge a la rúbrica de principio contradictorio, no es ni más ni menos que establecer la base para que no se produzca la suprema injusticia de dañar a otro sin permitirle defenderse utilizando ese maravilloso instrumento que es la palabra. Todo el mundo tiene derecho a expresar libremente sus opiniones sobre cualquier asunto sin que pueda impedírselo nadie de ninguna manera, aquella feliz fórmula que Saco parece no haber oído o leído jamás: aborrezco a muerte lo que usted dice pero estoy dispuesto a dar mi vida para que pueda seguir diciéndolo.

El principio contradictorio jurisdiccional no suena tan poèticamente, pero es la base de uno de los recursos más efectivos en el campo del derecho procesal, nadie, absolutamente nadie, puede ser condenado sin ser oído antes.

Pues he aquí que este sacrílego individuo, el tal Saco, que además dice que practica y vive del periodismo, no sé qué medio, método o conjuro habrá empleado, ya he hablado alguna vez de que sus contubernios son una especie de aquelarres, para convencer a la jauría o la piara de que él practica, defiende, impone, lucha denodadamente por la libertad de expresión al propio tiempo que yugula inmisericordemente la voz de todo aquel que osa contradecirle.

Y la gentuza que le sigue, completamente idiotizada, hace lo mismo. Todos parlotean incansablemente, durante horas y horas, de lo izquierdistas que son, de que constituyen el grano de mostaza, la levadura que hará fermentar más pronto que tarde una nueva aurora de verdad y de justicia en este asqueroso mundo, al propio tiempo que atacan todo lo duramente que pueden a los disidentes, propinándoles además los peores y más rudimentarios insultos, como luego veremos,  preocupándose, eso, sí, de que no puedan defenderse allí, en el propio contexto en el que son tan salvajemente atacados porque, ya lo he dicho, son una auténtica jauría de perros rabiosos, que no se sacian, que no se pueden saciar por mucho que muerdan.

Ahí, va un ejemplo, contundente ejemplo:

"#30 Comentario por Luna Menguantix 26/11/2010 12:57
Todavia no he leido nada pero quiero comentar algo.

Rosanna y MB, leyendo los últimos comentarios de ayer, como siempre hago cuando cierro temprano el ordenata, me provocasteis curiosidad y pasé por el blog del innombrable.

Este personaje si que es repugnante, imposible serlo mas. ¿Comprendeis ahora porqué me puse inmediatamente de parte de un ser íntegro y encantador como es SMG310? 
Yo sabia, estaba segura, que SMG310 decia la verdad y que decia mucho menos de lo que este sinverguenza hacia y se merecia.
Se adivinaba en todos sus escritos. 
Ni caso, el pobrecito se mete en este blog, lee, y lleno de envidia y rabia se va al suyo a defecar. ¡Menos mal que se le ha prohibodo hacerlo aquí!".

Es absolutamente perfecto, porque esta tipa no es ni más ni menos que la tercera persona de la trinidad sáquica, tal como se configura ahora mismo el escalafón, porque, a veces, cambia, cuando alguno de los capos mafioso se va rebotado porque el Saco no ha hecho lo que él quería.

Y ya que la hemos citado, escribamos un poco sobre ella.

La tipa ésta se declara licenciada en no se qué clase de filología, debe de ser en una que inventaron sólo para ella porque, como se puede comprobar en el texto antes citado, no sabe siquiera leer ni escribir, pero esto le puede pasar a cualquiera, lo que ya no es tan frecuente es esa especie de hermafroditismo que padece. La tía no se sabe si es hombre o mujer, aunque ella parece que ha elegido la condición femenina porque así considera que tiene más  ventajas. Y no es, ni mucho menos, una afirmación gratuita. El hermafroditismo es la conjunción en un mismo individuo de los caracteres sexuales del macho y de la hembra. No creo que exista en todo el mundo un caso más claro.

La tipa carece por completo de los caracteres que certifican la femineidad: dulzura, más bien es una especie de cardo borriquero, instinto maternal, aborrece a los niños y adora a los perros, en los que se gasta un verdadero capital que podria salvar de la miseria a un par de niños africanos, y aborrece a todas aquellas mujeres claramente femeninas,  a las que ha perseguido a muerte hasta expulsarlas del chat.

Finge que le gustan los hombres pero hasta en eso le falla su instinto que es evidentemente masculino, los que ha elegido se caracterizan precisamente por esa masculinidad impostada que se expresa sobre todo en la presunción de virilidad, ambos, que por cierto son muy amigos, presumen continuamente de una ferocidad sexual que suena a falsa porque, como decíamos ayer, el sexo, cuando es normal, tiende a refugiarse en el anonimato como esas otras dos pulsiones vitales, la necesidad de comer y la de derfecar, de tal modo que las personas normalmente constituiidas no presumen nunca de tales necesidades o apetitos. 

Esto, en lo que se refiere a su constitución puramente fisiológica, que en lo referente a su intelecto tampoco tiene desperdicio:

A) su ideología es puramente nazi de los pies a la cabeza y, como tal, odia a su enemigo natural, el marxismo-comunismo; no ha desperdiciado ocasion de denigrar a esta ideología, matriz de todo pensamiento de izquierda, porque le repugna esencialmente eso de que todo lo que existe en el mundo perteneces por derecho natural a todos los que lo habitan, por eso vive a expensas de esa propiedad              exclusivista de la tierra, alquilando unos apartamentos de la playa de los que es propietaria;

B) pero lo que es absolutamene determinante de su ideología nazi ya lo hemos apuntado: aborrece a muerte la libertad de expresión, como buena hitleriana goza yugulando los gritos de los que han sido atacados por sus compañeros de jauría, se refocila y alegra porque hayan reprimido sus gritos, postula descaradamente que se reduzca al más pavoroso de los silencios a los disidentes, a los que insulta reiteradamente porque sabe que su Hitler, Saco, va a suprimir salvajemente toda posibilidad de expresión, mientras escribe airados artículos en su chat contra los liberticidas.

Joder, qué tropa, y que toda esta gente se atreva siquiera a asomar la cabeza, fuera de su pocilga o de su guarida.



4 comentarios:

Anónimo dijo...

Ya se dijo en alguna ocasión, la luna és mala.

Su aversión a la ideología de izquierda, le lleva incluso al infantilismo de odiar la palabra "rojo".

Palazón: eres una apisonadora, no hay quien pueda con tus argumentos. Y eso duele.

Saludos y abrazos.

Republico.

Patricia dijo...

¿La mujer tiene que ser dulce, maternal y cariñosa para ser mujer? Claro, y el hombre es racional mientras la mujer emotiva, agresivo mientras la mujer pacífica...

Es el razonamiento que ha tenido la humanidad desde siempre para mantener a la mujer en casa teniendo hujos como deber fundamental.

Es la misma idea que recogen los nazis y el fascismo o el franquismo. Exactamente igual.

Después dice de los demás y se dice muy comunista, pero se delata hablando que da gusto. Tendrá encima el valor de acusar a la gente de misógina.

Manda huevos.

Anónimo dijo...

Palazón:
Un loco es malo de criar, pero, a la postre, divierte.
Qué daño le hacen los aduladores, como ese anónimo innominado que lo halaga llamándolo "apisonadora". Como en otro tiempo de mayor gloria, el hoy bufón, lo llamaba "eutiquio de la mancha" (no es poca mancha estar rematadamente loco de atar)
Aburre con sus disertaciones pseudojurídicas.
Sabe perfectamente que son falacias, que nadie puede creer que el derecho a audiencia sea tal. ¿O es que Ud. toma en consideración, ALGUNA VEZ, lo que se le dice (incluso piadosamente, para hacerle un favor?. Todo lo contrario, ahíto de orgullo y vanidad siempre encuentra pseudoargumentos para denigrar y menospreciar al OTRO, a quien no es:YO, MI, ME, COMIGO, en singular.
Pues la justicia (humana, la otra tampoco existe)jamás ha "oído" a un reo, sino que lo ha juzgado al antojo se sus santos cojones.
Echo de menos que haya degradado a Saco, retirándole la graduación de dios y borracho. Indicio probatorio que Ud. está declinando, se está ablandando o está remitiendo algo su paranoia.
Patricia, hija, no alimentes al troll.Vive de que le presten atención.

Un saludo del anónimo bueno.

Meskalis dijo...

Dicen que las buenas personas que tienen la desgracia de tener un hijo que comete actos atroces, sienten la necesidad imperiosa de acercarse a las víctimas de sus hijos y, rotos por el dolor, pedir perdón por la vergüenza ajena que sienten.

Cuando leo algunas entradas de su blog como ésta, amigo Eutiquio, siento el impulso de pedir perdón en su nombre, porque le aprecio a pesar de todo lo que hace usted para que no sea así.

Hay actuaciones que ennoblecen al ser humano y otras que lo denigran. Usted que ha tenido la inmensa suerte de haber nacido inteligente, ha sido dotado -por la naturaleza y por la vida- de un bagaje que por simple impulso le hubiera hecho transitar por lo más noble y elevado de la condición humana. Sin embargo, amigo Eutiquio, su actuación no le lleva precisamente por ese camino, y es lamentable.

Usted tiene todo lo necesario para hacer muy buenas cosas, y es doloroso verle en el rencor y el insulto permanente. Ya que la utilización de la mente le lleva por ese camino, amigo Eutiquio, olvide la mente y céntrese en el corazón, porque de él pueden brotar, sin duda alguna, los mejores sentimientos que le hagan merecedor de nuestro más cálido aprecio.

Hago votos porque así sea.

Sinceramente, amigo Eutiquio, porque a pesar de todo le aprecio.

Y aún confío en usted.

calificacion de las entradas