sábado, 13 de noviembre de 2010

Sahara





Estamos empezando a no entender nada, a dejarnos llevar por los viejos clichés de un izquierdismo absolutamente trasnochado, y así nos va, no podemos convencer a nadie, que previamente no piense como nosotros, para que deje sus cuarteles de invierno y nos siga, porque la gente no es tan estúpida como parece sino que tiene la funesta manía de pensar y no podemos, ni debemos, presentarnos ante ella manoseando, otra vez, las viejas consignas.

Decía yo esta mañana, muy temprano, en este mismo blog, que vivimos en un mundo totalmente globalizado y multilateral, en el que cada decisión que tomemos ha de evaluar todos los factores que intervienen de cualquier manera en el asunto que tratemos de resolver porque, si no, es seguro que nos equivocaremos.

Marruecos y el Sahara es uno de esos viejos problemas que el mundo de hoy se ha encargado de hacer irresolubles, en realidad, es un nuevo caso Palestina, en el que todo el mundo sabe quién tiene la razón pero también que es absolutamente imposible hacerla efectiva, porque la metrópoli de este inmenso imperio, que ahora es el mundo, que ha dejado de ser bipolar, ha vuelto su pulgar hacia abajo, o sea, ha dicho muy claro que no está dispuesta a tolerar que se haga lo que se debería de hacer.

¿Entonces?

Si somos realistas, hay que admitir las cosas como son y no empeñarse en llevarle la contraria a la realidad porque, como decía aquel viejo filósofo que, además, toreaba, fíjense qué absurdo, “lo que no puede ser no puede ser y, además, es imposible”.

Los Usa, Francia y otros han decidido que a Marruecos no se le puede llevar la contraria porque es completamente inútil, y tratar de realizar lo inútil, lo que el máximo poder de nuestro tiempo ha declarado imposible, es completamente acientífico y promover lo acientífico es  uno de los mayores errores que puede cometer el hombre.

No nos empeñemos en hacer las cosas más difíciles y dolorosas de lo que ya son. No hagamos que el pueblo saharaui alimente esperanzas irrealizables. El Imperio ha resuelto ya, con la misma inexorabilidad que un día decidió que 2 hermosas ciudades japonesas sufrieran el mayo horror, y al emperador de entonces no le tembló la mano ni siquiera un segundo ante la que es, sin duda, la mayor tragedia, el mayor crimen de la historia del hombre.

El nuevo César de hoy, que, como auténtico César es en realidad, el mismo, porque es inmortal, ha pronunciado de nuevo una frase que no tiene vuelta de hoja, “alea jacta est”, la suerte de los saharauis ya se ha jugado y han perdido, por razones, entre otras de su geoestrategia mundial, ante la cual, unos centenares de miles de personas no significan nada, es como si realmente ni siquiera existieran, pensemos, un momento, en todos esos muertos de Irak, a los que machacaron, con toda la villanía del mundo, sin contarlos siquiera.

Ésta es la perspectiva general. 

En cuanto a la española, en particular, ayer la apuntaba yo en la Trinchera Digital. Decía:

“JOSE LOPEZ PALAZON comenta: 12 Nov 2010 a las 19:42

Pero ¿qué otras cosas pueden hacerse?

¿Proporcionarles el pretexto para que nos monten otra marcha verde contra Ceuta y Melilla?

¿Mandar a nuestros soldados a interponerse entre los saharauis y los cipayos marroquíes?

¿Retirar nuestro embajador en Rabat para que como reacción se produzcan todas las posibilidades que anteceden?

¿O volver a invadir Peregil para demostarle al Sátrapa que tenemos los testículos suficientes para hacer cualquier gilipollez que se les ocurra a los patriotas o a los luchadores por los derechos humanos en una batalla que está ya absolutamente perdida porque así lo han decidido los que realmente mandan en el mundo, los miembros del Consejo de Seguridad de la Onu, con los Usa y Francia, al frente?

Por favor, no hagamos más ruido que cuanto más alborotemos será peor, peor quedaremos.

Un poco de cordura”,

Y, aunque parezca increíble, alguien como Camarada, ha considerado este comentario razonable, y ha escrito lo que sigue:

“Anónimo dijo...

Sr Palazón: vengo del comentario de Trinchera Digital, sobre el problema saharahui. Es lo único coherente que veo en estos dias.
Con mucho dolor por mi parte, ya que conozco varios de los niños que vienen cada verano.
Mi cabeza piensa que usted tiene razón, pero mi corazón me empuja a la manifestación, aunque sea contradictorio.
¿ Por qué nadie en los medios de comunicación, acepta esa realidad que Ud tan coherentemente explica?

Salud y abrazos.

camarada

13 de noviembre de 2010 10:13".

Lo que me ha inducido a mí a intentar profundizar un poco más en esa impresión que tuve ayer a vuela pluma, como se dice.

Y el resultado de ello es lo que acabo de exponer anteriormente.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

"Los filósofos no han hecho más que interpretar de diversos modos el mundo, pero de lo que se trata es de TRANSFORMARLO."
K. Marx "Tesis sobre Feuerbach", 1845.
Lo siento, D. José, pero sus tesis de hoy nos llevarían a posiciones deterministas, entendiendo por tal determinismo como, aquella corriente de pensamiento que asigna a las regularidades de la sociedad un carácter
ineluctable, necesario y apodíctico. Tiende a asimilar las leyes históricas con las leyes naturales.
Interpreta las leyes que estudia El Capital —leyes de tendencia— como si fueran “leyes de hierro”,
que se cumplen sí o sí, independientemente de la lucha de clases.
Quiere decir que, con sus palabras de hoy, u. nos conmina a abandonar la lucha de clases, la lucha liberadora de la opresión de los pueblos y de las naciones.
Me quedo con la consigna de Guevara "Crear uno, dos, tres,... mil Vietnam".
No se puede renunciar a la lucha de clases. O se está con ella, o contra ella. Volviendo a Guevara "Son moderados todos los que tienen miedo o todos los que piensan traicionar de alguna forma."
Un saludo, y espero que reflexione y cambie de opinión porque, últimamente le veo defendiendo mucho a la socialdemocracia, y a la socialdemocracia como al conservadurismo hay que derrotarlos.

Fernando Mora dijo...

¿Cuánto tiempo va a aguantar el Sáhara sin caer en los brazos del terrorismo ( el "malo" evidentemente, el que ejercen los estados no se le llama así) ?
¿Es lo que finalmente, con su execrable acción, está buscando Marruecos, para con ello pasar a utilizar el victimismo y poder justificar ya definitivamente ante, no ya los gobiernos más o menos amigos y/o clientes, sino ante toda la opinión mundial, el terrorismo y expolio que ellos si ejercen para con aquél pueblo desde hace ya tanto, pasando a denominarlo algo así como "guerra contra el terror"?
Creo que si el pueblo saharahui se ve solo ante el mundo, si no ve ni siquiera en España que haya unas cuantas personas que manifiestan su justa indignación y solidaridad con ellos, definitivamente van a acabar por entregar a su juventud a las garras de Al-Qaeda y entonces, también para algunos a lo mejor, los intereses económicos y todos los demás que pueda haber y que de hecho hay con aquél reino, iba a decir que pasarían a un segundo plano pues la gente lo que demandaría es seguridad, pero no es tal, si no que se complementarían con la nueva oportunidad de negocio que se abriria al tener que proporcionar dicha seguridad ante la eventual aparición de una reacción violenta por parte del pueblo del Sáhara.
¿Es todo ésto una nueva línea de negocio que quiere abrir el neoliberalismo o mejor dicho, un nuevo mercado porque dicha línea de negocio ya está abierta en otros sitios y con al parecer, unos ingentes beneficios económicos?

Un abrazo,

Darius dijo...

La historia no justificada nada pero nos puede ofrecer perspectivas que nos permiten reflexionar sobre conceptos que actualmente damos por sentado como si de dogmas de fe se tratasen. En los años inmediatamente anteriores a la segunda guerra mundial, el realismo (o "realpolitik") que predominaba entre las clases dirigentes de las democracias occidentales imponía la necesidad de contemporizar con las potencias fascistas, que se plasmó en lo que se vino a denominar la política de "apaciguamiento".

Hasta cierto punto, esta política presidió el principio de "no intervención" que hizo que los gobiernos de Francia y el Reino Unido se inhibiesen ante la tragedia que supuso nuestra Guerra Civil. Por el contrario, hubo hombres y mujeres que se implicaron en ella en nombre de la lucha antifascista. Se trataban de idealistas, ingenuos, románticos y soñadores que se implicaron en una causa que otros habían decidido que no podía triunfar.

Todos sabemos cual fue el resultado de todo ello: la guerra mundial, 50 millones de muertos y el descubrimiento del horror del genocidio de masas.

Así pues, y desde este punto de vista: ¿quienes fueron los realistas y quienes fueron los ingenuos?

calificacion de las entradas