jueves, 30 de diciembre de 2010

Después de intentar intervenir en un animado blog con el texto que sigue, sin conseguirlo, no he tenido más remedio que resignarme a exponerlo aquí


Estos son los "pigs": PIGS (literalmente, «CERDOS» en inglés) es unacrónimo peyorativo con el que medios financieros anglosajones se refieren al grupo de países del sur de la Unión EuropeaPortugal,ItaliaGrecia y España (Spain en inglés) para incidir en los problemas de déficit y balanza de pagos de dichos países.

Decididamente tengo mala suerte con algunos de los blogs en los que intento intervenir.


Hoy, es el 2º día, que me mato a escribir, que me dejo los cuernos allí, escribiendo y, luego, no sale lo que he escrito no sé bien por qué.

Me preguntaba yo, profundamente indignado, si es que me había vuelto loco totalmente y no me había dado cuenta de mi triste situación, pero me parecía imposible que en un blog como en el que trataba de intervenir, en el que participa gente indudablemente progresista, no se había llegado al fondo auténtico de la cuestión: la polìtica práctica no es una especie de juegos florales en los que los más listos de la clase se turnan en el escenario para que los demás vean lo bien que escriben.

Si escribir es pensar no tenemos más remedio que hacerlo con cierta seriedad.

En España, tenemos lo que tenemos, nada más. Sólo hay 2 partidos y medio y éste, el medio, creo yo que es imposible, por ahora, que pueda ganar unas elecciones generales.

Entonces, ¿qué podemos hacer los que somos de izquierdas?

Vaya por delante que yo soy, o, por lo menos, creo ser comunista. Entonces mi habitat natural en la política española sería IU, o sea, ése que acabo de llamar medio partido.

De modo que si le voto, tengo la sensación de que mi voto irá directamente a favorecer al PP puesto que se lo sustraeré al otro partido que sí que puede ganarle la batalla en las urnas.

Entonces, repito, ¿qué es lo que debo hacer: convertir mi voto es un acto testimonial de simple protesta que le diga al PSOE: “eh, amigos, os habéis equivocado de pleno, sois unos traidores indignos siquiera de alinearos a la izquierda porque estáis haciendo claramente la política no de la derecha sino de la ultraderecha”?

Como imprecación, como insulto parece perfecto, pero desde el punto de vista de la utilidad funcional ¿qué es lo que sucederá, lo que amenaza con suceder:que las próximas elecciones serán un paseo triunfal para una derecha que, si obtiene la mayoría absoluta, puede promulgar las normas adecuadas para que la situación que tanto nos preocupa se eternice inevitablemente?

Entonces, esto ¿es sensato, está de acuerdo con las reglas de la lógica, entregarnos a nuestro enemigo natural para que nos gobierne otros 40 años de ignominia? Si esto sucede así, no es que sea justo, no, es mucho peor aún, será que una tragedia así es lo que nosotros, como pueblo, nos merecemos.

Pero, se me dirá, “usted ¿qué es lo que quiere, que sigamos votando a un partido que nos ha traicionado totalmente, entregándonos en manos de los mercados y las multinacionales?”.

Esto, sinceramente, no es verdad. El PSOE que, para mí, es un partido de derechas, de derecha moderada, pero de derechas, hizo leyes como la de dependencia, la de protección a la mujer, la del aborto, mantuvo la ayuda indispensable a los parados, creó becas de estudio y se batió el cobre hasta donde pudo no ya con la ultraderecha española sino también con la internacional, en el seno de la Unión Europea.

Hasta que la situación económica, no lo olvidemos, provocada por el PP con su ley de liberalización del suelo y el establecimiento de la construcción como el único sostén del desarrollo, haciendo caso omiso a las leyes de la oferta y de la demanda, nos llevó adonde estamos, al estallido de la burbuja inmobiliaria y al hundimiento total de la economía.

Así las cosas, un gobierno con dicha trayectoria, uno de los pocos socialdemócratas que quedan en el mundo, se halló frente a una jauría de neoliberales que le dijeron: “o haces lo que nosotros te exigimos o te echamos desnudo a los leones”.

¿Qué es lo que se podía realmente hacer en un mundo globalizado en el que el batir de las alas de una mariposa en Australia puede provocar, luego, una catástrofe en las Antípodas, en el que si Zp no obedecía a lo que los mercados, Obama, Merkel y Sarkozy le exigían, al día siguiente, le hubieran abandonado a su suerte, la de los especuladores financieros que nos acechaban?

¿Decidirse, como en los tiempos del dictador, por una autarquía que ahora es absolutamente imposible, salir de la protección del euro, que nos ha llevado adonde estamos con una economía que, sin los abusos de la locura inmobiliaria provocada por el Aznar de “el milagro soy yo” y sus leyes favorecedoras de la construcción, nos había situado entre las 10 mejores economías del mundo?

Zp está haciendo lo único que puede hacer, en estas circunstancias, salir del paso como puede, esperando tiempos mejores para el país, con plena independencia de sus intereses personales.

No es tan tonto para no saber que está haciendo una política de extrema derecha, ni más ni menos que la rigurosamente neoliberal que están imponiendo los mercados y el trío de la bencina, Obama, Merkel y Sarkozy, pero sabe también que, en las circunstancias actuales, no se puede hacer otra cosa, si no quiere que al país acaben de hundirlo, sólo Dios sabe por cuanto tiempo, desde afuera, fuerzas contra las que, en este concreto momento histórico, y en nuestras particulares circunstancias, no se puede luchar.

Entonces, los suicidas y los imbéciles que hagan lo que quieran, que le entreguen el gobierno mansamente al PP, votándole directamente, haciéndolo a IU o absteniéndose.

Y, luego, que, en el mejor de los casos, soporten estoicamente otros 40 años de piedra del gobierno de la peor de las ultraderechas que ha existido en el mundo, una que no tiene ni ética, ni vergüenza.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Perdone ud, Don José, pero ud va a votar las políticas del PP votando al P$x€, pues no otro es el engaño en el que tienen sumidos a una gran parte de la izquierda: creer que se vota lo opuesto cuando en realidad se vota lo mismo.
Sepa ud. que lo que haría el PP, lo hace el P$X€, y para colmo, desideologizando y desactivando a la izquierda. Así que,... quién es peor...

Anónimo dijo...

Hoy no estoy de acuerdo contigo eutiquio.

Anónimo dijo...

Se olvida que con las Directivas aprobadas por la UE la deuda pública la pueden comprar especuladores privados y hacer quebrar un país cuando les plazca, como hicieron con Grecia en una famosa cena de febrero de este año, a la que acudieron altos tiburones de las finanzas, presentes o en representación, y allí decidieron atacar la deuda pública de la UE a través de Grecia. Son esos mismos tiburones a los que su amiguito ZetaParo, alias "Bambi", rinde pleitesía, día sí, y otro también, haciendo cuanto mandan, hoy con las ayudas a los desempleados y las condiciones laborales, mañana con las pensiones o la edad de jubilación.
Decididamente, defender al pesoe es defender al pepé, pues no hay nada más perjudicial para la izquierda socialista y comunista que confundir a los trabajadores menos concienciados con la falsa progresía. De esa manera, no se avanza en concienciación social; así que, ud. verá la mierda que va a votar...

Anónimo dijo...

Feliz Año 2011 José. Reciba un abrazo muy fuerte de Carmen RM.

calificacion de las entradas