lunes, 13 de diciembre de 2010

Otro infierno, Venezuela




LUNES 13 DE DICIEMBRE DE 2010

Otro infierno, Venezuela

13/12/2010
Wikileaks: Documentos confirman planes de Washington contra Venezuela

x Eva Golinger    ::    Más articulos de esta autora/or: 

Algunos gobiernos, como el de Uribe en Colombia, Calderón en México y Zapatero en España, han ofrecido ayuda a EE.UU. para "contener" al gobierno de Chávez

Entre los más de 1.300 documentos secretos y confidenciales del Departamento de Estado divulgados por Wikileaks durante las últimas dos semanas, una cantidad significativa se trata de los esfuerzos de funcionarios estadounidenses para aislar y contrarrestar al gobierno de Venezuela.
Desde que Hugo Chávez ganó la presidencia de Venezuela en 1998, Washington ha apoyado múltiples esfuerzos para derrocarlo, incluyendo un golpe de estado fallido en abril 2002, un paro petrolero a finales de ese mismo año, y numerosas intervenciones en los procesos electorales en el país. A través de las agencias del Departamento de Estado, como la Agencia Internacional del Desarrollo (USAID) y la National Endowment for Democracy (NED), Washington ha canalizado millones de dólares a organizaciones, partidos y medios opositores en Venezuela, con la intención de socavar al gobierno democrático del Presidente Chávez y forzar su salida del poder. Y durante las últimas semanas, congresistas estadounidenses han aumentado sus llamadas para "enfrentar directamente" a Hugo Chávez y hasta ha habido discusiones en medios estadounidenses sobre su potencial "asesinato" como solución.
En los cables del Departamento de Estado publicados por Wikileaks se evidencia que además del apoyo interno en Venezuela para grupos anti-chavistas, la diplomacia estadounidense ha realizado múltiples esfuerzos en los últimos años con distintos gobiernos del mundo para aislar al gobierno venezolano y debilitar su influencia y poder regional. Algunos de esos gobiernos, como el de Álvaro Uribe en Colombia, Felipe Calderón en México y José Luis Zapatero en España, han ofrecido ayuda para "contener" al gobierno de Chávez.
Plan de "contención" de un "enemigo formidable"
En un documento secreto redactado por el actual Asistente Secretario de Estado Adjunto para América Latina, Craig Kelly, y enviado desde la Embajada de Estados Unidos en Santiago en junio 2007 a la Secretaria de Estado, la CIA, el Comando Sur y un grupo de embajadas de EEUU en la región, Kelly propuso "seis áreas principales de acción para el gobierno de EEUU en su intento de limitar la influencia de Chávez". Kelly, quien fue el principal interlocutor con los golpistas en Honduras durante el golpe de estado contra el Presidente Manuel Zelaya en 2009, clasificó al Presidente Hugo Chávez como un "enemigo" en su informe. "Conocer al enemigo: Tenemos que entender mejor cómo Chávez piensa y lo que propone... Para contrarrestar eficazmente la amenaza que él representa, es necesario conocer mejor sus objetivos y cómo pretende llevarlos a cabo. Esto requiere una mejor inteligencia en todos nuestros países". Luego, Kelly confesó que el Presidente Chávez "representa un enemigo formidable", pero agregó, "sin duda se puede derrotar".
Desde el año 2006, Washington activó una Misión de Inteligencia para Venezuela y Cuba desde la Dirección Nacional de Inteligencia (DNI), ente que coordina las 16 agencias de inteligencia de Estados Unidos. La Misión, dirigida por el veterano de la CIA Timothy Langford, es una de cuatro misiones de inteligencia de Washington para países específicos. Las otras son para Irán, Corea del Norte y Afganistán/Pakistán, lo cual evidencia la prioridad que Estados Unidos ha dado a Venezuela como un blanco de espionaje y operaciones clandestinas.
Entre las otras sugerencias de Kelly, está la recomendación de aumentar la presencia de Estados Unidos en la región y mejorar las relaciones con fuerzas militares latinoamericanos. "Nosotros debemos continuar fortaleciendo vínculos con los líderes militares en la región que comparten nuestra preocupación sobre Chávez".
Kelly también sugirió un plan de "operaciones psicológicas" contra el gobierno venezolano para explotar sus debilidades. "Cuando tengamos información concreta sobre un tema sobre el cual nuestros amigos en la región comparten nuestra preocupación... debemos compartirla... Y cuando los programas de Chávez alimentan los apetitos de las élites locales para involucrarse en corrupción o no cumplir con sus promesas, tenemos que darlo a conocer... Por supuesto también tenemos que asegurarnos de que la verdad acerca de Chávez - su visión hueca, sus promesas, sus relaciones internacionales y peligrosas con Irán - salga a la luz pública".
Kelly propuso más visitas de funcionarios estadounidenses a la región para "mostrar la bandera y explicar directamente a las poblaciones nuestro punto de vista sobre la democracia y el progreso". También ofreció detalles sobre cómo mejor Washington podría explotar las diferencias entre gobiernos latinoamericanos para aislar a Venezuela.
"Brasil tiene una influencia desmesurada sobre el resto del continente...puede ser un poderoso contrapunto al proyecto de Chávez... Chile ofrece otra excelente alternativa a Chávez... Tenemos que encontrar otras maneras de dar el liderazgo a Chile... pero sin hacerlo parecer que son nuestros títeres o subordinados... Argentina es más complejo pero aún presenta características específicas que deben guiar nuestro enfoque en la lucha contra la influencia de Chávez en ese país".
Presiones de Mercosur
Kelly también reveló las presiones de Washington sobre Mercosur para que no aceptara a Venezuela como miembro pleno en el bloque comercial regional. "En cuanto al Mercosur, no debemos ser tímidos en afirmar que el ingreso de Venezuela va a afectar los intereses de EEUU..."
México, Bogotá y otros piden luchar contra Chávez
Los documentos divulgados por Wikileaks no solamente evidencian los esfuerzos de Washington para aislar al gobierno venezolano, sino también las solicitudes de algunos gobernantes y políticos regionales para "luchar contra" el Presidente Hugo Chávez.
Un cable secreto sobre una reunión que sostuvo el Presidente de México, Felipe Calderón, con el Director Nacional de Inteligencia de Estados Unidos, Dennis Blair, en octubre 2009, revela que el jefe de estado mexicano estaba "tratando de aislar a Venezuela a través del Grupo Río". Calderón también le indicó al jefe de la inteligencia estadounidense que "La región necesita la presencia visible de EEUU... Lo más importante, dijo Calderón, es que Estados Unidos debe estar preparado para acercarse al próximo presidente de Brasil. Brasil, dijo Calderón, es clave para frenar a Chávez". No obstante, Calderón "lamentó que el Presidente Lula había resistido hacerlo".
Uribe sugiere acción militar contra Venezuela
En varios documentos secretos enviados desde la Embajada de Estados Unidos en Colombia, se evidencian los grandes esfuerzos del ex Presidente Álvaro Uribe para que Washington tomara acciones contundentes contra el gobierno de Hugo Chávez.
En un cable no clasificado de la Embajada de Estados Unidos en Bogotá de diciembre 2007, el Embajador relató una reunión entre Uribe y una delegación de congresistas de Estados Unidos, incluyendo el líder del Senado, Harry Reid. Uribe, según el texto, dijo a los congresistas estadounidenses que la "amenaza que Chávez representa a América Latina es igual a la amenaza que representaba Hilter en Europa".
Otro documento secreto de la Embajada en Bogotá de julio 2005 relata una reunión entre el Sub-Secretario de EEUU Nicolás Burns y Uribe. El cable secreto revela cómo el "Presidente Bush estaba enfocado en Venezuela y esperaba hablar del tema en su rancho en Crawford" con Uribe. El ex presidente colombiano también dijo al funcionario estadounidense que Washington debería "mejorar relaciones con Uruguay y otros en la región que Chávez pensaba que eran sus aliados", para luego usarlos contra el mandatario venezolano.
Durante una reunión entre el Jefe del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos, Almirante Michael Mullen, y Uribe en enero 2008, Uribe recomendó una acción militar contra Venezuela. El cable secreto de la Embajada de EEUU en Bogotá de esa fecha relata que según Uribe, "La mejor manera de contrarrestar a Chávez, es la acción - incluyendo el uso de las fuerzas armadas". En el mismo documento, Uribe afirma que autorizaría la "entrada de militares colombianos en territorio venezolano".
En ese mismo documento secreto, el ex presidente colombiano "instó al Gobierno de Estados Unidos liderar una campaña pública contra Venezuela y para contrarrestar el progreso de Chávez".
Dirigentes de oposición piden ayuda a EEUU
En una reunión con el Embajador de Estados Unidos en Bogotá destacada en un cable secreto de octubre 2005, el ex presidente y golpista ecuatoriano Lucio Gutiérrez dijo que si volviera a ganar la presidencia de su país, "sería un fuerte aliado de EEUU en la lucha contra Chávez".
"Gutiérrez y, sobre todo, [Patricio] Zuquilanda [exCanciller de Ecuador], pasaron mucho tiempo denunciando al presidente venezolano Hugo Chávez como una amenaza a 'todo el mundo, no sólo a América del Sur'. 'Debemos unirnos como amigos para luchar contra Chávez', dijo Zuquilanda en varias ocasiones", relata el documento secreto.
Hasta un arzobispo venezolano solicitó al gobierno de Estados Unidos tomar acciones contra su propio gobierno y presidente, Hugo Chávez. En un documento confidencial de la Embajada de Estados Unidos en Caracas, el entonces Embajador William Brownfield relató que en una reunión en enero 2005 que sostuvo con el arzobispo venezolano Baltazar Porras, el líder religioso dijo que "el gobierno de Estados Unidos debería ser más explícito en sus críticas contra Hugo Chávez. Porras instó a la comunidad internacional más participación para contener las aspiraciones regionales de Chávez..."
Incluso, el cable afirma que "Porras se ofreció a facilitar los esfuerzos del gobierno de Estados Unidos en Venezuela... a través de la iglesia católica", evidenciando hasta qué punto llegaban las estrategias y tácticas para derrocar al gobierno venezolano que incluso utilizaban a la iglesia para promover la desestabilización.
Lo revelado por estos documentos secretos del Departamento de Estado sobre los planes de agresión contra Venezuela se puede corroborar con otras acciones ya conocidas de Washington contra el país suramericano, como el incremento en financiamiento de las agencias estadounidenses a grupos opositores en Venezuela durante los últimos años y la escalada en el discurso hostil del gobierno estadounidense contra Venezuela.

No hay comentarios:

calificacion de las entradas