lunes, 6 de diciembre de 2010

Rajoy (VI)


El problema que tiene el PP es que no sólo son unos convictos ladrones sino también unos acreditados asesinos.

No andaba tan desencaminado, como creemos, Aznar cuando designó a Rajoy como su sucesor.

Aznar es, probablemente, uno de los hombres con más muertos en su conciencia que yo he conocido puesto que es uno de los responsables directos de la muerte de cientos de miles de personas en Irak.

Hay que ser uno de los peores individuos que pisan la Tierra para asumir la decisión de llevar el horror y la muerte a todo un país, sólo porque así convenía a las compañías petroleras norteamericanas y británicas, ya lo dijo Ana Palacios: la gasolina iba a valorarse en céntimos y el hermano inteligente de Bush que una ola de prosperidad nos iba a envolver a todos, incluso a la república española,  pero nosotros no tenemos petroleras, ¿entonces, qué es lo que perseguía ese hombrecillo tan insignificante que, para desechar su enorme complejo de inferioridad, dice que hace todos los días no sé cuántas flexiones abdominales?

Pero íbamos diciendo que sabía muy bien lo que  hacía cuando designó a Rajoy como su sucesor. 

Rajoy no es ni más ni menos que el mejor de sus discípulos.

Homicida no es sólo el que mata a otro. También puede serlo aquel que condena al hambre mortal y a la miseria a todos aquellos que han cometido el delito de ser desiguales. Rajoy defiende que hay hombres que no son iguales que los otros y, por lo tanto, no merecen el mismo trato. Rajoy sostiene, desde hace mucho tiempo, (artículos en El Faro de Vigo de 1983), que hay hombres que son iguales y otros que no lo son, o sea, que hay hombres que sí son hombres y otros que no lo son porque o han nacido ya desiguales o no han logrado ser como deben de ser los hombres que merecen el don de la igualdad.

Dicen que 2 cosas son iguales cuando, superpuestas, coinciden, pero éste tal vez es un concepto de la igualdad demasiado físico, ¿cuándo podemos afirmar que 2 hombres son iguales? ¿Cuando han nacido en la misma familia? ¿Cuando son miembros de la misma clase social? ¿Cuándo han estudiado Derecho y han sacado las oposiciones a uno de esos cuerpos de élite de la Administración del Estado, Jueces, como era su padre, abogados del Estado como son la Cospedal y la Saez de Santamaría, o notarios o registradores, como es él precisamente, Rajoy?

No piensen ustedes que estoy exagerando, o que la tesis de Rajoy es muy antigua ya en el tiempo y él ha cambiado de opinión. No. Estos hombres se autodenominan conservadores por algo. Rajoy, al día de hoy, o de ayer, sigue pensando lo mismo que antes, cuando afirma que Zp nunca debió de ser Presidente del Gobierno de España, porque sólo es un puñetero licenciado en Derecho, que ni siquiera se atrevió a opositar a esos grandes cuerpos de la Administración.

Sostiene que debería de exigirsele a los que aspiran a este cargo algo más que saber leer y escribir o que ser simplemente abogado porque de éstos los hay a cientos de millares.

O sea que él, Rajoy, sigue pensando que todos no somos iguales y que los altos cargos de la Administración y los puestos decisivos del Gobierno deben de reservarse para esos hombres absolutamente desiguales que son ellos, todos los que han aprovechado su pertenencia a la clase dominante para conseguir no sólo las mejores carreras universitarias sino también los masters y esos puestos que sólo se obtienen mediante oposiciones terroríficas, la mayor parte de las cuales son también endogámicas, o sea, que se heredan de padres a hijos, o se consiguen teniendo en los tribunales que las dirimen amigos e incluso familiares.

O sea que el artículo 15 de esa Constitución que tanto aborrecieron y que ahora defienden con uñas y dientes, que consagra la igualdad de todos los españoles ante la Ley, no es sino una aberración que se les ocurrió consignar allí a unos tipos de ultraderecha, sí, pero ya un tanto obsoletos si no completamente desfasados, porque el hijo de un gitano de Vallecas o de un emigrante de los barrios bajos de las ciudades catalanas, según Alicia Sánchez Camacho, no es, no puede ser igual que un hijo suyo, que un hijo de ellos, porque no ya la sangre ni la carne son iguales sino que ni siquiera son de la misma raza.

¿Entonces? ¿Qué queremos que nos digan, preguntan, ellos no han hecho el mundo así, ni la vida, ni las cosas? El hecho neto, claro, diáfano, está ahí y es absolutamente indiscutible, no somos iguales y, por tanto, no podemos ni debemos tener los mismos derechos.

Y esta gente es la que ya le saca al Psoe, un partido de derechas, sí, pero civilizado, moderado, ni más ni menos que 26 puntos en las encuestas de intención de voto para las próximas elecciones generales.

Y, a mí, esto me produce un auténtico escalofrío.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Rajoy tiene en mente el darwinismo social. El pensamiento, expresado en su día por Spencer, es el siguiente: "Sostenía que los grupos sociales humanos tienen diferente capacidad para dominar la naturaleza y establecer su dominio en la sociedad. Así, las clases pudientes son capaces o más aptas que las clases bajas. Aplicó las las leyes naturales a la sociología, llegando a estudiar la sociedad como si fuera un ser biológico. Acuñó el concepto de darwinismo social (también denominado organicismo social por relacionar la sociedad con un organismo vivo), tomando de Darwin el concepto de supervivencia del más fuerte.

Al trasladarlo a la sociedad, se justificó el dominio de un pueblo sobre otro y la desaparición de los pueblos más débiles (o menos aptos); de este modo, el imperialismo hallaba un sustento ideológico “científico”. Los representantes del darwinismo social afirmaban que el estado de la sociedad de su época se debía a la evolución y a la selección entre las clases sociales: los que estaban arriba en la escala socioeconómica eran los más adaptados y estaba en contra de las leyes de la evolución obstaculizar su progreso económico.

Los más fuertes (los más aptos o capaces) debían imponerse en la lucha por la supervivencia a fin de evitar que la sociedad degenere. La guerra jugaba como un factor de eliminación de los más débiles. El racismo, que era anterior a la teoría de Darwin, tuvo con el darwinismo social un fundamento pseudo científico."
Sin embargo, este pensamiento no es exclusivo del PP; ha calado hondo también en todos los carabelas del P$XE. El día 3 de diciembre, a la par que privatizaba AENA, el gobierno obligó a trabajar a punta de pistola a los controladores, obligándoles a aceptar unas condiciones laborales draconianas. La gente, así, miraría hacia la militarización como algo positivo contra un sector previamente denostado tras la oportuna campaña mediática, y aplaudirían la medida. Mientras, lo esencial, la privatización de AENA, pasaría desapercibida.
Es el preludio del nazi-fascismo del que vengo avisando.

JOSE LOPEZ PALAZON dijo...

Así que ni siquiera es original la postura de este facherío sino una mala copia, porque ni siquiera saben copiar de Spencer.


La verdad es que me extrañaba mucho que el registrador de la propiedad de Santapola, cuya única lectura conocida es el Marca, fuera capaz de hilar dos oraciones seguidas.

¿Por qué este hombre ya que iba a copiar algo no eligió mejor el origen de su copia, porque hay que ver que canallesco es el corolario de todo su razonamiento?

Muchas gracias, anónimo, como siempre tu aportación es muy de agadecer por esclarecedora.

Anónimo dijo...

El problema, en mi opinión, no es tanto la singularidad que representa Rajoy, sino las élites... Rajoy es un patán al que le dieron una plaza de registrador que nunca ejerció (y por tanto, no sabe ni lo que es una anotación marginal, inmatriculación,...) como se la dieron a Aznar, Sáenz de Santamaría, Cospedal, Gallardón, De la Vega... y que son igualmente patanes y cenutrios, para tener donde aterrizar las posaderas si no surtía efecto la vía política (digamos, un seguro para vivir fenomenalmente de una plaza de grupo A, y qué mejor que de esa empresa que nunca se arruina: el Estado, y de paso se coloca estratégicamente a gente de derechas en altas esferas de la magistratura). El problema son las élites y ese sistema perverso que es el capitalismo.

Anónimo dijo...

Tienes un problema en el blog; se borran los comentarios y hay que meterlos varias veces.
Un saludo.

calificacion de las entradas