lunes, 10 de enero de 2011

Respondiendo a unos comentaristas


De pronto, cuando menos lo esperas, tus enemigos te proporcionan una excelente inyección de optimismo.


Yo, a diferencia de los individuos corrientes, que van por la calle haciendo amigos, tengo tal cantidad de enemigos que, si todos escribieran en este blog, no tendría tiempo suficiente para atenderlos.

Y, como es lógico, hay enemigos de izquierdas y de derechas. Sospecho que son más, muchos más los reaccionarios que los que se autotitulan progresistas, pero parece que aquéllos son más prudentes o vienen por aquí menos, porque escriben muy poco, casi nunca.

Pero hoy los tenemos de las 2 clases, de izquierdas y de derechas.

El de izquierdas da, dentro de lo que cabe, la cara y el de derechas hace todo lo posible por mantenerse en la indefinición porque así se considera más a salvo, incluso cree, erróneamente, que yo puedo considerarlo progresista pero esto es imposible porque mi post "Comentario sobre la libertad" sólo puede ser atacado ideológicamente desde la derecha.

Y es precisamente esto lo que, en cierta medida, lo desenmascara. Al anónimo de las 12:17 del  9 de enero de 2011 sólo le puede molestar mi post sobre la libertad si es de derechas, de derechas de toda la vida, ¿será el tal aitor con el que ya tuve, un día, un diálogo muy interesante que no le debió de dejar muy contento porque, que yo sepa no ha vuelto desde entonces por aquí?

Por una vez y sin que sirva de precedente, he sido muy escueto en mi exposición sobre lo que yo pienso sobre la libertad, si no por otra cosa, precisamente para esto, para que incluso los derechistas puedan venir a comentar.

¿A quién le amarga un dulce? dicen por mi repajolera tierra murciana.

La libertad, desde el punto de vista filosófico,  es un bien en sí mismo  y, por lo tanto, debe agradar a todo el mundo, pero esto se produce sólo desde el punto de vista teórico.

La conclusión a la que yo llegaba en ese post, que tan poco le ha gustado al comentarista en cuestión, es que, fuera del caso de los poderosos, la libertad no aprovecha a casi nadie por mucho que le agrade y la desee porque la libertad, para los débiles, para los que no tienen ninguna clase de poder, sólo es un espejismo que se desvanece ante los ojos del pobre desarrapado, cuando pretende tocarlo con sus propias manos como a un beduino perdido en el desierto de la puñetera vida.  

Como fácilmente se desprende de tal planteamiento, mi tesis choca de frente y radicalmente con el primero de los postulados del ultraliberalismo capitalista neocons, para estos nazifascistas de nuevo cuño, la libertad absoluta es una condición “sine qua non” para el funcionamiento de su mundo, ya que presupone que el Estado les conceda la absoluta libertad para hacer todo lo que se les ocurra en orden a apoderarse de aquello que todavía no poseen, de acuerdo con las tesis de teóricos tan admirables con son la sin par Margarita (Thatcher) y el peor de los actores que nunca curró en Hollywood, Ronald Reagan, uno de cuyos crímenes más abominables no es, como se supone, la coautoría de la  famosa frase “el Estado no es ni mucho menos la solución (a las crisis económicas) todo lo contrario, es precisamente la causa de todos los problemas”, sino haber inspirado a la madre de la actual estrella del Franco Madrid, el 2º de sus abominables nombres: Ronaldo, según confiesa ella, tan orgullosa. O sea que, como se ve, cada uno está, en este inmejorable mundo, donde debe de estar.

Bien, pero el comentarista de referencia, hace lo que todos los de su misma clase y especie, como un González Pons cualquiera, dice lo que quiere sin molestarse ni un momento en razonar:

1) “Pero hombre, si toda la vida en tu profesión de picapleitos, has utilizado la palabra, como ahora, para desde premisas inexactas llegar a conclusiones falsas de toda falsedad, vamos jodidos”, dice el muchacho. Y, para remachar, sigue diciendo aunque no a renglón seguido: “Un tonel, un huertecito y unas lechugas, que para abogado no sirves”.

Este hombre, desde luego, debería suplantar al Oráculo de Delfos porque ni siquiera sirve para adivinar el pasado. El que suscribe, a pesar de no servir para abogado, fue requerido por el mejor despacho de la Región para incorporarse al mismo y firmó más de 5.000 pleitos en 30 años, lo que arroja un parcial de 166 pleitos anuales, o sea, 13 asuntos mensuales, lo que es una marca nada desdeñable. Y si suponemos un promedio de minuta de honorarios de 100.000 pesetas, arrojan 1.300.000 pesetas mensuales, lo que supera, creo, las perspectivas del tonel, el huertecito y las lechugas.

2) “La verdad única es teórica y no existe. En cambio sí existen verdades parciales, intuiciones, falsedades, y opiniones de González Pons. Recuerda el cuento de aquel príncipe indio que interrogaba a los ciegos acerca de cómo era el elefante. Como un cuchillo, como una cuerda, como una columna, como una pared...y todos tenían razón, o su razón se ajustaba perfectamente a la realidad que tocaban.
La libertad siempre ha sido relativa, limitada a los derechos de los otros.
La libertad, teniendo en cuenta lo anterior, depende de un acto volitivo propio. En ese terreno creo que tú puedes actuar de formas diferentes en las cuestiones que planteas, sin que se te obligue por sentencias ni a punta de pistola, como a ciertas controladoras de ánimo inestable”. 

 Es curioso, pero todo lo que dice aquí nuestro anónimo interlocutor es precisamente todo  lo contrario a lo que nosotros queríamos apuntar en nuestro artículo:

1º) la libertad, si no existe una previa igualdad de base entre todos los ciudadanos, no sólo no existe sino que no puede existir porque éstos entrarán en la lucha social y económica en condiciones absolutamente distintas, unos, los propietarios empleadores, en una situación de predominio totalmente ventajosa y otros, los trabajadores, en situación de perentoria necesidad lo que los somete incondicionalmente a la voluntad depredadora de los primeros;

2º) en cuanto a la verdad, es la verdad, si se me permite la tautología, la diga Agamenón o su porquero; 2+2 son cuatro en toda tierra de garbanzos, pero si los dueños del cotarro son los que  tienen no sólo el primer 2 sino también el segundo, pueden llegar a ser lo que ellos realmente quieran porque siempre tendrán la sartén por el mango y el mango también para dar los pertinentes sartenazos, si es que procede; así que no me valen disquisiciones más o menos filosóficas ni términos específicos de una pseudo sicología conductista porque el verbo latino “volo”, aplicado a la economía es sinónimo de robo, desde que Woody Allen hizo su película “Coge el dinero y corre”, que eso sí que lo saben hacer muy bien los propietarios empleadores;

3º) porque tanto la libertad como la verdad, en política, no sólo son relativas sino prácticamente inexistentes porque sencillamente se imponen siempre desde arriba, o sea, muchacho, desde el jodido, el puñetero, el asqueroso poder.

Otro post más sobre pocilgas.

El bloguero de izquierdas, al que antes hacía referencia, está peor educado, no utiliza la ironía para atacarme sino el insulto puro, duro y directo. Se refiere a esta costumbre mía, que recientemente he adoptado, de acudir a algunos de los blogs de Público en los que me dejan entrar, hay algún que otro de los amigos íntimos de Saco en los que no puedo hacerlo, para comentar algunas de las cosas que en ellos se dicen y que, a veces, son realmente interesantes. Pero parece que al tal Saco no acaba de convencerle que yo vaya a allí a comentar y ya sea él directamente, como apunta uno de los comentaristas que acuden en mi defensa, o por medio de uno de sus esbirros, de los peores, por cierto, porque su texto resulta hasta evidentemente contradictorio:

 “Anónimo dijo...
¿Y de los otros blogueros de Público no hay ninguno más, borracho y endiosado?
En estos otros blogs no va Ud. más que a echar la red, a dejar el enlace de esta pocilga inmunda, por si a algún despistado le pica la curiosidad y es de esos que viene a hacerle la pelota y a darle un poco de vidilla a su ego.
En el blog de Saco Ud. escribía ladrillos infumables, se creía el rey del mambo, hasta que enloqueció perdidamente.
Lo que hay que ver.

8 de enero de 2011 19:24".

 “Anónimo dijo...
El anónimo de las 19:24 puede ser... ¿Manolo Sobaco?

8 de enero de 2011 23:44".

 “Anónimo dijo...
En todo caso, alguien amigo del blog, que tiene celos.

Sabe, aunque no lo reconozca que eutiquio, no es que sea bueno, es buenísimo, intelectualmente muy superior a ellos, lo saben y lo siguen, porque todos aprendemos de el.

Salud y suerte.

camarada

9 de enero de 2011 09:06".

Pero yo quería insistir sobre lo de las pocilgas. Hay pocilgas y simples cochineras individuales. 

La pocilga siempre es plural y la cochinera puede ser singular.

Este blog quizá pudiera ser, si yo fuera un cerdo, que creo que no lo soy porque incluso le concedo el don de la palabra a tipos tan zafios como éste que viene del chat de Saco a verter su bilis a aquí, una cochinera o sea, el habitáculo de un solo cerdo, porque yo estoy más solo que la una, no tengo lameculos impenitentes y cotidianos que aparezcan todas las mañanas, a primera hora, apenas Saco cuelga su post allí, a decirle con una falta de imaginación absolutamente insuperable “Saco qué cojonudo, que dios más grande que eres, eres lo mejor no ya de este mundo sino de todo el universo, olé tus inmensos cojones que no te cansas nunca de restregarnos por nuestros babeantes morros”. Y Saco, complacido, sonríe beatíficamente, como lo que realmente es, un dios engreído, ebrio de soberbia.

En cambio, allí, en el chat de Saco, los cerdos, y las cerdas más o menos rijosas, aparecen en auténticas manadas hocicando todos a la vez en la inmunda mierda que su diocesillo les echa como el manjar más exquisito, sea o no, hora de comer.

Aquello sí que es una pocilga porque es de cerdos cohabitar sin ninguna clase de pudor en un habitáculo en el que no se respeta norma alguna de limpieza, de decencia, en la que, a cada momento, no sólo se insulta a la inteligencia sino también al mínimo pudor, con gentes que se pasan todo el tiempo exhibiendo sus intimidades sexuales y exponiendo la bondad de sus atributos, en el lenguaje más soez que yo haya leído nunca. Repito, aquello sí que es una pocilga. Auténtica.

5 comentarios:

neutrino dijo...

Cuánto tenemos que aprender de la cultura japonesa... Parafraseando en estilo libre uno de los probervios que se atribuyen al pueblo nipón, os traigo a la memoria que con la primera hocicada el cerdo come mierda; con la segunda la mierda come mierda, y con la tercera, la mierda se come al cerdo. En definitiva, tras cientos de hocicadas, el blog de Fuego Amigo ya no es una pocilga: ha devenido en un esterquero, en un verdadero muladar. Es normal, amigo Eutiquio, que su hedor nos llegue hasta aquí en ocasiones, así que no te hagas mala sangre!!

Anónimo dijo...

Una vez más, rábula Palazón, con tu socia escolástica llegas a conclusiones falsas.
Evidecia de que hay, como dije, verdades parciales, en plural, intuiciones (en tu caso alucinaciones), falsedades y maldades (las de Pons).
Que yo soy de derechas pertenece a la categoría "pons-oñosa". En lugar de razonar, malicias.Dice el dicho: "Le parece al ladrón..." y huelga señalar al facha que ejerció la picapleitía en la dictadura, un régimen no garantista, que se servía de afectos al mismo.
Me siento muy honrado por haberme dedicado su esquizofrénica atención. No soy un enemigo, ni tengo intención de pocilguear por aquí, ni vengo del chat de sus obsesiones.
Y no estés tan seguro de que 2 más dos sean cuatro. Pueden ser once. El lenguaje matemático es un covenio. Es necesario definir la base.Prueba en base tres.

Anónimo dijo...

Las matemáticas o la matemática (del lat. mathematĭca, y éste del gr. μαθηματικά, derivado de μάθημα, conocimiento) es una ciencia que, partiendo de axiomas y siguiendo el razonamiento lógico, estudia las propiedades y relaciones cuantitativas entre los entes abstractos (números, figuras geométricas, símbolos).2 Mediante las matemáticas conocemos las cantidades, las estructuras, el espacio y los cambios. Los matemáticos buscan patrones,3 4 formulan nuevas conjeturas e intentan alcanzar la verdad matemática mediante rigurosas deducciones. Éstas les permiten establecer los axiomas y las definiciones apropiados para dicho fin.5
Existe cierto debate acerca de si los objetos matemáticos, como los números y puntos, realmente existen o si provienen de la imaginación humana. El matemático Benjamin Peirce definió las matemáticas como "la ciencia que señala las conclusiones necesarias".6 Por otro lado, Albert Einstein declaró que "cuando las leyes de la matemática se refieren a la realidad, no son ciertas; cuando son ciertas, no se refieren a la realidad".7
Mediante la abstracción y el uso de la lógica en el razonamiento, las matemáticas han evolucionado basándose en las cuentas, el cálculo y las mediciones, junto con el estudio sistemático de la forma y el movimiento de los objetos físicos. Las matemáticas, desde sus comienzos, han tenido un fin práctico (véase: Historia de la matemática). Las explicaciones que se apoyaban en la lógica aparecieron por primera vez con la matemática helénica, especialmente con los Elementos de Euclides. Las matemáticas siguieron desarrollándose, con continuas interrupciones, hasta que en el Renacimiento las innovaciones matemáticas interactuaron con los nuevos descubrimientos científicos. Como consecuencia, hubo una aceleración en la investigación que continúa hasta la actualidad.
Hoy en día, las Matemáticas se usan en todo el mundo como una herramienta esencial en muchos campos, entre los que se encuentran las ciencias naturales, la ingeniería, la medicina y las ciencias sociales, e incluso disciplinas que, aparentemente, no están vinculadas con ella, como la música (por ejemplo, en cuestiones de resonancia armónica). Las matemáticas aplicadas, rama de las matemáticas destinada a la aplicación de los conocimientos matemáticos a otros ámbitos, inspiran y hacen uso de los nuevos descubrimientos matemáticos y, en ocasiones, conducen al desarrollo de nuevas disciplinas. Los matemáticos también participan en las matemáticas puras, sin tener en cuenta la aplicación de esta ciencia, aunque las aplicaciones prácticas de las matemáticas puras suelen ser descubiertas con el paso del tiempo.
http://es.wikipedia.org/wiki/Matem%C3%A1ticas
Quien rechaza el carácter científico de las matemáticas no es un marxista... Tampoco supongo que nuestro anónimo de las 12:13 lo sea, me imagino que presume de progresista en sus círculos de relación y es capaz de hacer del 2+2=11 como es típico del P$x€ y poder decir que una reforma que va contra los trabajadores y pensionistas es muy progresista... ¡Sí, sí, por los cojones!
ALIENADO.

neutrino dijo...

En línea con las palabras de ALIENADO, habría que decirle a Rubalcabra que para que nosotros podamos jubilarnos dentro de unos treinta años NO hay que subir a los trabajadores la "edad legal" de la jubilación a los 67 años, no...

Lo que hay que hacer es quitarles la parte honesta y justa de sus multimillonarios beneficios a sus AMIGUETES: Telefonica, Repsol, BBVA, Banco Santander, Mapfre, Fenosa, Gas Natural, Endesa, Ferrovial, FFC, El Corte Inglés, etc, etc, etc...

Fernando Mora dijo...

Muchas gracias por tu respuesta a mi comentario de tu entrada del 9 de Enero. Me alegra mucho leer que, aunque está alejadísimo del nivel no ya de tus posts, sino también de los comentarios que hacen algunos compañeros, es valorado en la forma que lo haces.
Y te agradezco aún más, que mi ausencia no haya pasado desapercibida y tu preocupación por tal, que no se merecen. Mis historias me han tenido un poco fuera de juego.
Abrazos y saludos,

calificacion de las entradas