miércoles, 9 de febrero de 2011

Del Bosque, elogio de la superchería




1º) para los madridistas, Del Bosque no sólo no valía un duro sino que, además, era un traidor; uno de los más feroces madridistas que yo he conocido en mi larguísima vida, un tal antoñito, no sólo echaba pestes de él sino que se enfadaba mucho sólo con oír su nombre;

2º) Del Bosque estaba ahí, a la cabeza de la selección no por sus méritos sino por sus amistades: desde que lo echaron del Franco Madrid por su notoria incompetencia, los jugadores no le hacían puto caso porque lo consideraban menos que un aprendiz a su lado, no había hecho otra cosa que irse al exilio a entrenar porque nadie lo quería para eso aquí, en España y todo lo que consiguió con sus aventuras foráneas sólo fueron rotundos fracasos;

3º) pero, como no nos cansaremos nunca de repetir, la REAL FEDERACION ESPAÑOLA DE FUTBOL no es sino el reducto al que van a parar todos los jubilados del Franco Madrid: la última vez que llamamos y nos informaron sobre su organigrama, TODOS, ABSOLUTAMENTE TODOS, menos uno, que procedía de Albacete, habían sido o jugadores o entrenadores del Franco Madrid, aparte, claro, del DIRECTOR GENERAL que no era ni más ni menos que FERNANDO HIERRO, Santo y seña de dicho club, y que es considerado por todo el mundo como su producto más representativo: chulería, prepotencia, alevosía, suciedad, etc.;

4º) así las cosas, Hierro, tenía que nombrar para el cargo de seleccionador al único de todos los madridistas que reunía los 2 imprescindibles requisitos: 1) su condición indiscutible de madridista  y 2) ser entrenador en activo pero sin equipo;

5º) no les importó a todos estos sectarios que al frente de la selección estuviera precisamente, en ese momento, un entrenador, que había conseguido ni más ni menos que el campeonato de Europa con una actuación que maravilló al mundo, lo echaron a la calle a patadas para que entrara su paniaguado;

6º) y éste, el referido Del Bosque, no hizo nada para mejorar la selección de su antecesor, en absoluto, se limitó a seguir la senda que el otro había marcado y así como Aragonés logró la Copa de Europa, a él le toco la lotería del mundial;

7º) pero ni él ni Aragonés tuvieron otro mérito que no fuera el de recoger el trabajo de los entrenadores del Barcelona, que habían conseguido un equipo que es el asombro de todo el mundo, que afirma incontestablemente que es el mejor equipo de la historia: la selección nacional cuenta con 8 jugadores del equipo catalán y los otros 3 sólo tiene carácter simbólico y de coartada porque sustituir a Casillas por Valdés, que es mucho mejor portero como se demuestra porque lleva ya 3 años admitiendo muchísimos menos goles que aquél, a pesar de que los madridistas dicen que Casillas tiene delante de él la mejor defensa del mundo, incluir a Sergio Ramos, el jugador más sucio del mundo, siempre que entra lo hace en falta,  y a Capdevila es un brindis al sol, que completa la coartada para que la selección española no se identifique como lo que realmente es: una copia del Barça sólo que devaluada;

8º) o sea que si algún mérito tiene alguien sobre la excelencia de la constitución y el funcionamiento de la selección española no es Del Bosque ni siquiera Aragonés sino los formadores y entrenadores del Barcelona que contribuyeron a conseguir la mejor cosecha de jugadores que nunca hubo no ya en España sino en el mundo;

9º) pero hay en este desdichado país un supremo especialista en aprovecharse del esfuerzo ajeno; es más franquista aún que el Franco Madrid; desleal con su padre y con toda su familia por reinar, adora más allá de todo límite al tipo que, con su dedazo, lo situó en el trono y adora también fuera de límite a la mejor y más perdurable de las obras franquistas, el Real Madrid, de modo que se ha apresurado a aprovechar, como hace siempre, la pleamar producida por un equipo que pertenece a un país esencialmente republicano, y ha consagrado marqués a un tipo que no hizo nada por merecer el triunfo de la selección nacional, que había sido forjada con trabajo y paciencia por otros y que ha tenido la suprema desvergüenza de aceptar un premio del que en modo alguno era acreedor al propio tiempo que afirmaba, con esa falsa modestia que le caracteriza que a él, a Del Bosque, no le debe nada el Franco Madrid. Este hombre, además de acérrimo madridista, es hijo de un ferroviario republicano.

Estos son los personajes de esta insuperable comedia bufa.

5 comentarios:

Fernando Mora dijo...

No sabía que los madridistas le consideraban un traidor. ¿por qué?
Su mérito, que alguno habrá de tener, es el de coger equipos hechos y no cambiar mucho, o nada, y hasta que dure. Mientras tanto pues sencillez y campechanía...como aquél.

JOSE LOPEZ PALAZON dijo...

¿Por qué los francomadridistas consideran a del Bosque un traidor?

Por lo mismo que Hitler consideraba detestables traidores a todos los que no comulgaban con la doctrina nazi, según la cual, él, Hitler, hiciera lo que hiciera, tenía siempre razón, aunque ordenara asesinar a tu hijo o a tu padre.

Así, del Bosque debió no sólo acatar con alegría su defenestración como entrenador del Madrid sino además aplaudir hasta con las oreja la sublime decisión del Ser Superior.

Éste es su pecado, su imperdonable pecado. Fíjate que ha conseguido el maximum que puede alcanzarse en el fútbol y ni así lo han celebrado las mesnadas del caudillito, si ahora van a nombrarle socio de honor lo hacen forzados por las abrumadoras circunstancias.

Por 1ª vez, no estoy de acuerdo contigo y sí con los francomadridistas, a mí, del Bosque me parece un tío que no es ni chicha ni limoná, un tío con muchísima suerte y un gran oportunismo. Él no ha hecho nada, absolutamente, para que se produjera el éxito de la selección, sólo repetir las alineaciones de Aragonés, Rigjard o como se escriba y Guardiola, las mismas alineaciones que hubiéramos hecho tú, yo o cualquier otro.

Y en cuanto al modo de llevar los partidos, qué quieres que te diga, todavía peor.

Así es como yo lo veo.

Un abrazo,

Anónimo dijo...

Entrenadores como Cruijff, Guardiola o Valery Lovanovski es difícil encontrarlos en la historia del fútbol. Y cuando digo que son grandes entrenadores es porque hacían equipos y tenían una filosofía y una visión creativa del fútbol como nadie la ha tenido jamás.
Para mí, el primer hombre que tuvo esta visión del fútbol fue Rinus Michels. De ahí lo tomó un entonces recién entrenador, Lovanovski, y lo implantó a su Dynamo de Kiev con jugadores como Oleg Blokhin, haciéndole dos veces campeón de la Recopa y varias veces optando a la Copa de Europa. Sólo la política de la UEFA y de la FIFA le impidieron alcanzar este trofeo y la Copa Mundial de fútbol con la URSS en los años ochenta, donde ha sus equipos les hacían arbitrajes decisivos que los dejaban fuera. Pero era un bello fútbol aquel que encandiló Europa y el mundo entero.
Había otro jugador a las órdenes de Michels, un díscolo spaghetti, que es lo mejor que parió para el fútbol la tierra de los tulipanes, quien se negara a jugar el mundial de fútbol de 1978 en un país de una dictadura brutal y una final jugada frente por frente a un macabro lugar donde se practicaba la tortura y el asesinato, la Academía del Aire. Allí los presos podían escuchar los gritos que salían del estadio; nadie escuchaba los que salían a la inversa. Unos eran gritos de alegría, otros de dolor y muerte. Una dictadura compraba la copa para apagar los gritos de tortura. Cruijff se negó a participar en todo aquello, y para siempre quedó como una persona íntegra. Hasta el mismo Menotti reconocía apenado saber que al otro lado de la calle se practicaba la tortura mientras el público del estadio gritaba los goles de Kempes. Sin embargo, él no llegó a ser tan íntegro como el otro flaco, quien en la cumbre de su carrera deportiva renunciara a la selección. Fue una decisión difícil para ambos; la ética le dio la razón a Cruijff.
Casi de lo que menos he hablado es de fútbol, y no era ese mi propósito...
Un saludo a ambos.

Anónimo dijo...

Y aún habría que recordar a Lev Yashin, el primer portero moderno y anterior al fútbol total, o al cohete de Odessa, Igor Belanov, etc,...

Fernando dijo...

La verdad es que no tenía ni idea de que nuestro protagonista hubiera salido con cajas destempladas del sagrado banquillo. Quizá por la poca estridencia de sus declaraciones, cuando en su momento salió de allí, pues no fue portada en los medios ninguna polémica al respecto, o más bien, que yo no me enteré del asunto, más probablemente.
Y ya sea cuestión de suerte o de algun mérito, si es que puede concedersele algún otro que no sea el de haber pertenecido al Club, ahí le tenemos, encumbrado. Lo que me resulta curioso es que no sean sus propias huestes las que, según dices, le ridan también, los más altos elogios.
Parece claro que por muchos homenajes y demás que se le quieran hacer pues no va a pasar a la historia como un gran estratega, no digamos ya como de esos entrenadores que han creado estilo, escuela o como quiera que se le llame, tal como los que cita el anónimo de más arriba. A él pues le dará igual, siempre puede decir que ha ganado un mundial aunque por este país pues quien más quien menos sabemos que poco o nada puede atribuirsele a su ejecutoria, ya que es únicamente el que ha recogido los frutos que otros han sembrado con anterioridad como acertadamente apuntas.


Saludos para todos,

calificacion de las entradas