jueves, 3 de febrero de 2011

El discurso filosófico de la modernidad, de Jürgen Habermas


En 1986, recibió el Premio Gottfried Wilhelm Leibniz de la Deutsche Forschungsgemeinschaft, considerado como la máxima distinción en el ámbito alemán de investigación. En 2001 obtuvo el Premio de la Paz que conceden los libreros alemanes y en 2003, el Premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales.
Es doctor honoris causa por las universidades, entre otras, de Jerusalén, Buenos Aires, Hamburgo, Northwestern University Evanston, Utrecht, Tel Aviv, Atenas y la New School for Social Research de Nueva York, y miembro de la Academia Alemana de la Lengua y la Poesía.

[editar]
Pensamiento

Si bien su pensamiento entronca con la Teoría Crítica de la Escuela de Fráncfort, su obra adopta perfiles propios que le conducen a profundas divergencias con sus maestros y predecesores. Su trabajo está orientado a poner los fundamentos de la teoría social con los que poder analizar las sociedades del capitalismo avanzado.
Aunque el pensamiento de Kant tiene un remarcable lugar en la obra de Habermas, el de Karl Marx juega un papel decisivo. El estrecho vínculo entre una filosofía de la razón muy ambiciosa en términos normativos y una teoría empírica de la sociedad es una característica del pensamiento de Marx que Habermas hace suya y que lo distingue de otros contemporáneos y, en particular, del sociólogo Niklas Luhmann y del filósofo John Rawls, con quienes, no obstante, comparte preocupaciones comunes.

                                                                --------------------------------




 "Anónimo dijo...






No estamos hablando de correlación de fuerzas, pues, obviamente, la hegemonía del poder lo impregna todo y ofrece una visión de la realidad que puede estar distorsionada. ¿Acaso podía usted prever los sucesos de Túnez, Egipto y Yemen? Usted hace una aritmética de pin-pam-pum y se piensa que con eso resuelve la complejidad de la sociedad actual. ¡Ve cómo no aplica a Marx! Lo peor de usted es que niega la lucha de clases y renuncia a preparar toda actividad revolucionaria y, en cambio, vomita su oportunismo anticlase pidiéndonos la rendición incondicional al voto (in-)útil. Usted sabe que al voto (in-)útil le queda cuarto de hora de existencia porque, lo que resulta un milagro, a día de hoy, y dada la hegemonía impuesta por el poder burgués es que la gente todavía tenga capacidad de salir a la calle a protestar (véase, 27-E), y eso, a pesar de la traición de los sindicatos verticales del poder.

Cuál Luis XVI o Nicolás II se refugia en su casa pesebril sin querer ver la realidad ni los acontecimientos históricos para, finalmente, quedarse sorprendidos cuando el pueblo los va a detener.

Así que, señor párroco idealista que convierte la palabra (idea) en carne (realidad), menos misas con la llegada del infierno, pues ya está en el infierno y la soga al cuello ya se la ha puesto ese mefistófeles pesbrero; que ya no hace falta que venga el otro a ponérsela.
3 de febrero de 2011 11:43
Suprimir




Anónimo Anónimo dijo...





Eutiquio, a tus 82 tacos te acaban de dejar como a las vírgenes desfloradas, en marxismo. Será mejor que lo dejes a tiempo antes de terminar recibiendo más y que quedes como un panoli inculto; te lo dice un amigo.


Un abrazo.
3 de febrero de 2011 13:50".


Pardiez, pues no va el tío y escribe que soy yo el que no está al día en marxismo y se pone a comparar lo que está ocurriendo en el norte de Africa, pueblos, en términos relativos, anclados en la edad media, con la situación en la España actual. Casi me dan ganas de dejarlo, pero no lo voy a hacer, porque no creo que se me vuelva a presentar otra ocasión como ésta de echar abajo todo ese marxismo de guardarropía que vive a expensas de la incultura de los que no saben hacer la “o” con un canuto.


Yo no comprendo cómo esta gente no se da cuenta que su actitud respecto a los textos sagrados del marxismo es idéntica a la de la Iglesia católica respecto al cristianismo. “El capital” no es, desde luego, la Biblia, ni siquiera el Nuevo Testamento, pero la actitud de ciertos marxistas sí que es exactamente igual a la de los sacerdotes católicos y éstos retrógrados me llaman “párroco” a mí.

Pero, bueno, creo que será mucho mejor para los que nos leen que fijemos, si os parece, los términos del debate.

De ningún modo, pretendo, ni ha pasado por mi cabeza un sólo instante, defender al PSOE ni a Zp por sí y en sí mismos, nada más lejos de mi intención, lo que estoy intentando, muy inútilmente, por lo visto, es explicar un problema táctico, estratégico, práctico de incalculables consecuencias que nos va a llevar a una derrota de tal magnitud sociopoliticoeconómica de la que tal vez no podamos ya reponernos nunca.

Y, de verdad, pensaba que lo había expuesto con la necesaria claridad. Por favor, que yo soy tan crítico como el que más con Psoe y Zp, que no se trata de defenderlos, entre otras cosas porque creo que no tienen defensa posible, lo que pretendo es que no perdamos la partida frente a la ultraaderecha, quizá para siempre, porque ésta nos la haya metido doblada, aprovechando que el puñetero Pisuerga pasa por Valladolid.

Voy a ver si lo expongo con el menor número de palabras posible:

1) la situación política española es la que es,

2) y es verdaderamente asquerosa, como dice mi médico que es mi salud,

3) ¿qué podemos hacer para remediarla?:

A) una revolución callejera como dice Gramsci que ahora se están haciendo en Túnez, Egipto y Yemen,

B) aguantar como sea hasta las próximas elecciones y votar todos a IU y, como sus votos son mucho más caros, entregarle la victoria en bandeja de plata al PP y

C) jodernos todos los años que Dios quiera por no haber sabido defender como hombres lo poco que teníamos, si es que teníamos algo, o

D) suicidarnos todos colectivamente.

Como habrán udes. observado, la opción de votar al PSOE ni siquiera ha sido considerada por ser absolutamente inviable, según los revolucionarios marxistas-leninista ortodoxos.

En cuanto a la opción A), actuar como en Túnez, Egipto o Yemen, aquí, estoy dispuesto a hacer todo lo que haga falta. A mandar.

Mientras tanto, y como penitencia por mis muchos pecados de ignorancia marxista, estoy dispuesto a leerme de una tacada todos esos libros que se me han recomendado y quemar los siguientes:

1-“Teoría crítica de la sociedad de Habermas”, Tecnos, Madrid, 1978,  de Enrique M. Ureña, autor, entre otros, de “Karl Marx, Economista, lo que Marx realmente quiso decir.”

2- “Conocimiento e interés”, Taurus, Madrid, 1982, de Jürgen Habermas.

3-“El discurso filosófico de la modernidad”, Taurus, Madrid, 1989, del mismo autor.




9 comentarios:

Anónimo dijo...

Cada día estás más viejo para los tiempos que corren, Eutiquio; jubílate, por favor. Después de tanto tocar los cojones en el blog de Saco, vienes al tuyo a mantener su misma opinión. Para ese camino no hacían falta tantas alforjas ni montar el pollo que montaste, haberte quedado allí; total, mantienes la misma postura que el anfitrión. De todas formas, ya te digo, cuando leas un libro no te quedes sólo en el título.
Un amigo.

Anónimo dijo...

Ahora mismo, es que ni Manolo Saco mantiene esa defensa a ultranza de Zapatero que realiza el propio Eutiquio. La verdad, me sorprende la actitud de Eutiquio que va a terminar oficiando misa en el PP.
¡Vivir para ver!

Anónimo dijo...

Si al final con lo de que viene la derecha, que viene la derecha,... al final, quien termina adoptando las reformas más perjudiciales para los trabajadores ha sido el P$X€, Eutiquio. En este tema sabes que no te doy la razón. Y como amigo te digo que me preocupa la deriva que estás tomando últimamente. Creo que Gramsciez y el anónimo tienen razón... Europa y el resto del mundo se está empezando a movilizar porque la crisis está siendo una losa para los trabajadores, desempleados, pensionistas, inmigrantes,... en todo el mundo. Y esto va a terminar estallando por algún lado. Puede que el PP consiga inicialmente una victoria, pero también, puede acontecer que esa victoria sea momentánea; tampoco es que tenga mucho margen de maniobra ya y, es consciente de que cualquier decisión que tomen ya, puede ser fuertemente contestada. Sólo me preocupa que los sindicatos no hayan estado a la altura de las circunstancias y que eso influya en una desmotivación en movilizaciones futuras...
Un abrazo.
ALIENADO.

Anónimo dijo...

Que cosas hay que ver…El tío mas marxista (el arcángel rojo) del mundo, defendiendo a un “positivista” como Hegel, cuando el marxismo, al ser materialista, pasó por la banda izquierda al idealismo de Hegel, dejándolo como filosofía para uso exclusivo de “párrocos y escolásticos” ( y algunos abogados).
Lo jodío de confundir al marxismo con cualquier otra ideología ( incluso el Stalinismo), es que el marxismo no es una ideología, es un método científico de ver la realidad y no tiene “dogmas” pues al ser dialéctico se basa en “el movimiento” y el movimiento nunca cesa, como ya intuía Engels en su “Dialéctica de la Naturaleza” y como la Física quántica ha confirmado, demostrando que ningún proceso natural esta quieto jamás, pues la materia es simplemente un estado en “equilibrio” de la energía y hasta los elementos mas “insignificantes” de las partículas subatómicas, con una masa despreciable ( como algunos que llevan ese nombre) los neutrinos están en movimiento constante, por no hablar de los fotones que no tienen ni masa y fíjese usted lo que se mueven.
Es decir el “espacio” no solo no esta vació como pensaban algunos idealistas como Descartes, sino que además se mueve y además no es recto (trayectoria lineal del espacio-tiempo), si no que puede ser curvo y ya no existen los “accidentes casuales” (explicados como casualidades por los positivistas idealistas), sino que lo que no existe es el conocimiento de la causa de esos accidentes, por ahora…
Para Engels y su dialéctica (a la que Marx jamás puso una sola pega ya que incluso fueron co-autores de estudios con un alto contenido dialéctico), no solo había que conocer la realidad (objetivo de los filósofos idealistas), sino transformarla y en eso y solo en eso se basa el marxismo político y económico y no en “ir buscando posibilismos conceptuales” (gato blanco, gato negro lo importante es que cace ratones), como los que usted propone para los “marxistas”, como es el hecho de votar a un partido de “centro-izquierda” ( socio-liberal) que apostata de su origen marxista ( como forma dialéctica de ver la realidad) y que no solo acepta el capitalismo, sino que lo perpetua, pues no hace análisis (dialécticos) de la realidad para transformarla, simplemente acepta como casualidades, hechos como las “crisis de sobreproducción capitalista”, cuando no son casualidades, sino como Marx predijo: Causas fundamentales del Capitalismo.
En fin señor párroco, que si usted quiere ser de centro-izquierda (socio-liberal= neocon), allá usted, pero deje de una vez de hacer el gilipollas (si quiere vamos, a mi como si se opera) diciendo que usted es marxista y sobre todo deje de ofender a gente que sin ser ni marxista, son trabajadores y de izquierdas por mucho que usted se empeñe en “excomulgarlos” y tienen el mismo derecho que usted a opinar ( y a equivocarse) sin que usted, con su mala baba de resentido y amargado eterno (Urlimonero eterno que diría Umberto Eco), sea quien para insultarlos.
Ahhh y ya hablaremos de Habermas, ese filosofo que aplicaba el psicoanálisis al análisis de la realidad económica y sobre todo social, como si fuese un vulgar pelotudo argentino. Si es que tengo ganas de volver a pasar por este blog, claro…

Un Troll.

Anónimo dijo...

Eutiquio: Te dejo un enlace de una entrevista muy interesante. Básicamente, es la misma opinión del profesor Vinceç Navarro; de hecho, ambos profesores son coautores en la elaboración de un libro. Es muy interesante con referencia a lo que acaba de ocurrir ayer y el pacto suscrito sobre las pensiones. Una última cosa, antes del enlace: me temo que cuando nos hayan metido obligatoriamente (porque obligados iríamos) en el sistema multipolar de pensiones (público y privado) los banqueros volverán a jugarse nuestro dinero en una timba en la que sólo ellos ganan; esto, ya ocurrió en gUSA donde invirtieron planes de pensiones en Hedge Founds -bonos basura- que terminaron perdiendo. Y entonces tendrá que hacerse cargo el Estado del desaguisado, sin previsión alguna al respecto, y eso sí que puede ser una quiebra. Lo hecho ayer, unido a lo que lleva haciendo ZP esta legislatura, es un suma y sigue para el mayor apuñalamiento que se ha hecho a los trabajadores y a las políticas públicas en este país como nunca antes se había hecho.
Dejo el vídeo para que te enteres un poco de por dónde va el tema: http://www.attac.tv/altermedia/?s=%C2%BFEst%C3%A1n+en+peligro+las+pensiones+p%C3%BAblicas%3F

Un abrazo.
ALIENADO.

JOSE LOPEZ PALAZON dijo...

La verdad es que estoy un poco-mucho-conmovido porque, de pronto, el blog se me ha llenado de viejos amigos que, aunque sólo han vuelto para reprenderme y desautorizarme, demuestran cierto interés por mí, por lo que pienso y por lo que escribo, y esto, no lo puedo remediar, pero me conmuve.

Una especie de asquerosa ternura, creo que era Sartre el que hablaba de la sucia esperanza, se ha adueñado de mi corazón y ahora mismo me encuentro en un estado emocional especialísimo, en el que, por ejemplo, me parece como si no hubiera pasado nada entre MB y yo y mira que han pasado cosas, pero claro es algo parecido a lo me ocurre con mi hijo, con el que nunca he estado de acuerdo en nada pero por el que siento una debilidad especial no sé si será precisamente por eso.

En fin, que ante estos sentimientos, casi me parece tonto empeñarme en discutir con vosotros sobre marxismo-no marxismo, del que, desde luego, vosotros sabéis históricamente mucho más que yo, y, si para algo sirve la vejez, es para recordar que no se debe uno agarrar desesperadamente a sus creencias o a sus ideas porque la experiencia le dice que puede estar equivocado como otras tantas veces.

En fin, creo que la sensación es demasiado agridulce, pero positiva.

Un abrazo agradecido a todos por vuestra visita.

Anónimo dijo...

Hombre, Eutiquio, es que las movilizaciones sociales que han empezado en Europa y el resto del mundo, Murcia incluida, hay que apoyarlas, por mínima expresión que hoy en día tengan, y después de las traiciones que estamos viendo. A la clase trabajadora en Grecia...
Por lo demás, un abrazo, Eutiquio. No pasa nada por rectificar, y a la clase obrera y sus movilizaciones hay que apoyarlas siempre.
ALIENADO.

Anónimo dijo...

"C) jodernos todos los años que Dios quiera por no haber sabido defender como hombres lo poco que teníamos, si es que teníamos algo, o"

Son sus palabras don José, pero le recuerdo que la mitad de la población no puede defender nada como hombres, ya que son mujeres. Por cierto, Marinaleda por ejemplo, no sería lo que es sin la participación masiva y activa de sus mujeres. Le recuerdo también que las mujeres tienen derecho al voto desde la segunda República. Igual si algunos lucharan más como "mujeres" se hacía algo de provecho.

JOSE LOPEZ PALAZON dijo...

Anónimo/a de las 23'16:

Aunque la constitución de la frase tal como aparece no es más que un recurso retórico, aprovechando la frase de la madre de Boabdil, no tengo ningún inconveniente en pedir perdón a todas la mujeres del mundo por haberlo usado.

Mi experiencia personal en todos los sitios en los que he trabajado en especial en Telefónica, me ha proporcionado el dato de que ya hay en todos los sitios laborales mucho más mujeres que hombres trabajando.

Saludos,

calificacion de las entradas