miércoles, 2 de febrero de 2011

Idealismo trasnochado y demagógico contra pragmatismo


RESPUESTA AL ANONIMO DE LAS 18'47: a mi post “Hacia un auténtico suicidio colectivo”.

“Anónimo dijo...
Por otra parte, ese es el engaño del sistema y del pensamiento único que, ahora, usted defiende con ahínco. Dos partidos que son más parecidos de lo que representan en periodo preelectoral. Uno de extrema derecha, y otro de derecha liberal (mediática y falsamente postulado a la izquierda por la propaganda oficial del régimen). El pensamiento único viene a hacer el resto: "sólo hay una única solución posible, liberalizar más, hacer más concesiones al capital financiero para la propia pervivencia del sistema (capitalista), etc,... Qué prefieren uds. que lo hagan los de la extrema derecha o que lo hagamos nosotros que no llegaremos a esos extremos" Y al final, la gente como mansos corderos se deja degollar. Estas reformas sientan bien al capitalismo porque tienen menor contestación social al haberlas tomado el menos malo de los dos, pero nunca sabremos todo lo que hubieran reformado los ultraderechistas porque, puestos en esa tesitura, incluso las reformas que hoy adopta Zapatero, con el acuerdo de esa extrema derecha, hubieran obtenido una contestación social infinitamente mayor de haberlas adoptado Rajoyer. Y para el capitalismo es esencial un clima de sosiego, y quien mejor puede acometer esas reformas para sus intereses es la falsa izquierda, por su menor contestación social y su mayor carácter desideologizador. La sensación que se transmite es de desasosiego en los trabajadores que se ven atrapados entre dos partidos gemelos, dos polis, el malo y el bueno. Sin salida, los trabajadores se ahogan engañados/atrapados una y otra vez, y cada vez más ahogados, ven como sus derechos nunca crecen y siempre merman, durante estos treinta últimos años.
Sí, Zapatero está haciendo lo que hay que hacer, dice usted, para salvar al sistema; pero ese sistema al que salva es al capitalista, para prolongar la agonía se los trabajadores; y yo me cago en sus muertos, y desde ahora le digo que me da igual lo que venga, que es lo mismo de siempre, y siempre que haya una posibilidad de poner las cabezas capitalistas sobre una pica en un paseillo infernal en su camino de regreso hacia París me uniré a los sans culottes y empuñaré la pica. Para usted puedo ser un tonto de los cojones y su verdugo a la vez o un aliado... Y no vuelva a mencionar a Marx ni a Lenin porque no tiene ni idea de su pensamiento práctico, profundamente práctico; fue el primer pensador encaminado a transformar la realidad social y no sólo a explicarla. En su boca, y con lo que ahora defiende, todo suena a falso.

1 de febrero de 2011 18:47".

Es fácil, ¿eh?, machacar al adversario dialéctico cuando todo lo que decimos está escrito en los libros sagrados del marxismo, ante un tipo como yo que no sólo se declara marxista sino que lo es tan profunda y esencialmente que piensa que no hay, de debe, no puede haber nada fijo en las estrellas cuando el mundo cambia tanto y tan profundamente que no hay nada hoy que sea igual a lo que nos anegaba ayer con las aguas que, desde Heráclito, sabemos que nunca son las mismas, que nunca volverán a serlo.

Mira, anónimo, para mí el marxismo o no es nada o SÓLO es un método dialéctico de interpretación de la realidad y la realidad es esencialmente cambiante, una especie de Proteo pluriforme que, cuando crees que ya la has aprisionado entre tus manos, te sorprende con un escorzo impensable que si no recurres precisamente al marxismo te desconcierta para siempre.

¿Sabes por qué Aristóteles, Platón, Hegel y Marx desagradaban tanto a Popper, el dios padre de todo el pensamiento neoliberal capitalista de hoy, que trató de fijar inatacablemente para siempre en su "La sociedad abierta y sus enemigos"?

Precisamente por eso que tu me achacas a mí, porque se rebelaron, cada uno de ellos a su manera, a la existencia de un pensamiento único que es precisamente en lo que tú estás cayendo ahora, marxista inmovilista de los cojones.

 Todos ellos fueron conformando, paso a paso, esa dialéctica viva que se resiste como gato panza arriba a que torpes lectores de sus obras creen un "corpus" doctrinal aún más inamobible que el de los dogmas católicos, de tal manera que al político práctico se le prohíba cualquier intento de ideologizar las circunstancias.

 Mira, anónimo, yo, personalmente, odio mucho más que tú, porque soy más viejo y lo he sufrido mucho más que tú, el canallesco, viejo y salvaje capitalismo, que ha llenado de heridas incurables todo mi cuerpo, pero no soy tan estúpido como para pensar, que ello me obliga a arremeter ciegamente contra él cada vez que me lo tope en mis caminos de caballero tristemente configurado.

Efectivamente, macho, el canallesco y salvaje capitalismo está otra vez ahí, frente a nosotros, siempre estará porque se apoya en todo lo que de canallesco y salvaje tiene el ser humano, lobo, entre los lobos, para el hombre, pero el odio instintivo que me inspira no me va a cegar hasta el extremo de embeberme en su trapo rojo de sangre inocente y llevarme hasta dónde él me espera, con sus garras dispuestas a herirme aún más profundamente.

Si tú, en la lucha a muerte, entre la derecha zapateril y la ultraderecha rajoyesca, crees que la solución estriba en mantenerte equidistante, en no participar de ninguna manera, en otras palabras, en abstenerte, no has entendido nada de todos esos libros que sobre marxismo has  leído porque lo que ellos han tratado de llevar a tu cabeza es que no hay nada más en el mundo que una lucha de Ormuz contra Ahriman, de  Dios contra el Diablo, de fascismo contra socialismo, del bien contra el mal, y que, en esa lucha a muerte, que nos atañe a todos nosotros, no podemos mantenernos al margen porque estamos implicados en ella hasta nuestros tuétanos, querámoslo o no, y seremos los tipos más estúpidos del mundo, si lo hacemos.

Anónimo, el problema está ahí, nítidamente planteado, no hay que conformarse con las sombras que vemos en el fondo de la caverna platónica sino que hay que ir a enfrentarse con una realidad tozuda que nos emplaza abiertamente y nos dice, “eh, tu jodido y puñetero teórico de todos los cojones, deja aparte tus libros por una jodida vez y comprende que yo soy la realidad, la dura realidad en la que vives, en la que estás inmerso quieras o no quieras, el próximo marzo de 2.012, tú tienes que darle la victoria a una de las 2 derechas que van a luchar por un jodido triunfo que tú, como buen marxista, aborreces, pero cuya lucha a muerte te implica también a ti, porque si dejas que gane la más dura de ellas, habrás colaborado a hacer el mundo mucho peor aún de lo que en este puñetero momento es, no te vayas por las ramas y plantees el problema como si se tratara de elegir entre un partido marxista puro y duro y otro capitalista de la misma configuración pètrea, no, no, sabes muy bien que no se trata de eso, no te hagas trampas a ti mismo y a todos los que quieres convencer, tú no vives en Cuba, ni en Venezuela, ni en China, ni en ningún otro país del mundo en el que la disyuntiva sea elegir entre el marxismo y el capitalismo, sino que estás, ahora y aquí, en la ferocísima e inaplazable disyuntiva de elegir, en la circunstancia inaplazable, irreversible, e inevitable de resolver la cuestión española que, por desgracia, no se plantea entre marxismo, sí, y capitalismo, no, sino entre Psoe, sí, o PP, no, y todo lo que sea referirse a otras cuestiones no es sino marear la perdiz porque no se puede plantear, en la actual circunstancia política española, ninguna otra cuestión al respecto".

Y Marx, Lenin, Trostky, Aristótles, Platon y Hegel, como Habermas, el filósofo marxista más relevante hoy, no aceptarían ni borrachos que ahora vinieran los demagogos de siempre a decirnos, “eh, que hay que cargarse al Psoe, porque eso, en modo alguno, supone entronizar en el Gobierno de la nación al PP, nadie sabe con certeza por cuanto tiempo, por lo que podemos aceptarlo como el principio de una espiral infernal que acabará llevando, al fin, a los marxistas a dicho gobierno, porque eso no es posible en el actual estado de cosas de nuestra situación histórica, de modo que hacer más fuerte aún de lo que es al principal enemigo de la clase obrera española, no puede considerarse una actuación marxista-leninista de ninguna manera”.

El marxismo está hecho, a estas alturas de la historia, para resolver, uno a uno, todos los problemas que nos plantee ésta, en cada momento concreto de su devenir, no para hacer teóricas declaraciones de principios abstractos sin ninguna conexión con le puñetera realidad, porque la política no es algo que se explica en las cátedras universitarias sino lo que se practica en el día, a día, de la realidad cotidiana de los países.

O sea, anónimo, que lo siento mucho, pero me parece que no te enteras, ni por asomo, de lo que yo planteo en mis posts, lo que puede muy bien ser culpa mía, porque me suele pasar con casi todos con los que debato, pero todo eso que has expuesto tan bien en tus comentarios de hoy a mi post “Hacia un auténtico suicidio colectivo”, no tiene, en realidad, nada que ver con la esencia de mi pensamiento al respecto de la situación política española actual, sobre cuyo fondo ético esencial estoy absolutamente de acuerdo contigo, desde el punto de vista general de la teoría marxista,  pero que no se trata de eso ni por el forro, ya que de lo que se trata es de la aplicación de dicha teoría en lo que se refiere a la dialéctica de la situación, de modo que no se pueden hacer afirmaciones totalmente teóricas, absolutamente abstractas, sino específicamente referidas al caso concreto: se trata de qué hay que hacer en el concreto caso de las próximas elecciones generales españolas, si votar psoe, masivamente, tratando así de evitar que la más feroz de las ultraderechas del mundo que piensa que España es su finca y por lo tanto puede hacer en ella lo que le salga de los cojones, o, con una idea totalmente falsa de lo que son las realidades históricas, decir: "no, yo favorezco la victoria del PP, porque así contribuyo a que se agote la situación de tal modo que ya no haya otra salida que la revolución", porque este razonamiento es más falso que Judas, porque los problemas políticos no se plantean ni resuelven mediante proposiciones matemáticas expuestas en una pizarra sino sobre la sangre, la carne, la vida y el sufrimiento de la gente y la gente actúa no por coordenadas matemáticas sino por impulsos que brotan de su jodida carne y sangre pero, sobre todo, porque en el jodido mundo práctico en el que nos ha tocado vivir, en ningún caso, los que tienen el absoluto control de la fuerza nos dejarían hacer una revolución como la que tú-y yo también, claro-, desearías, si fuera posible.

Así que, bájate de la nube teórica marxista de una puñetera vez y haz lo que no tienes más cojones que hacer: luchar contra el enemigo más fuerte y peligroso que tienes en frente para que éste no pase por encima de todos nosotros, y dure tantos años que no lo podamos soportar, mientras que, si gana el otro enemigo, contra él será mucho más fácil luchar porque es más blando y débil y, por lo tanto, mucho más asequible.

Y no estoy descubriendo nada, sólo se trata de la doctrina del posibilismo político o de la del mal menor.

Ah, una sola cosa más, antes he citado a Habermas, que yo sepa, el mejor filósofo marxista vivo, pues, bien, toda su idea de la actividad marxista en el  mundo de hoy se concreta en dos ideas fundamentales: la teoría de la acción comunicativa y la de la acción participativa, que no es la de pegarle fuego al mundo todos los días, sino participar en todos y cada uno de los problemas que este jodido mundo nos plantea bajo la óptica del marxismo para ayudar a resolverlo, claro, después de haberle explicado al mundo, mediante la acción comunicativa, lo que, al respecto, dicen los cánones marxistas.

14 comentarios:

Anónimo dijo...

Tengo la sensacion que se acaba de cargar su propio blog, cosa que lamentaria.

JOSE LOPEZ PALAZON dijo...

Anónimo de las 11'57:

Yo también lo lamentaría y mucho.

Porque toda mi frustración cotidiana se desfoga aquí y creo que esto es absolutamente necesario para mi salud.

Pero ¿qué quieres que haga, amigo anónimo, si yo no sé escribir de otra manera que con el corazón y todo lo que escribo es lo que siento, por lo menos en ese mismo momento?

Espero, ardientemente, que no tengas razón y que todo esto que estoy escribiendo últimamente y que parece que va contra lo políticamente correcto hoy, desde el punto de vista de una izquierda que yo considero trasnochada y demagógica, no produzca ese efecto tan terrible que tú temes.

Pero el caso es que me has llenado de temor sobre algo que yo ni siquiera me había planteado porque pensaba que los lectores que tengo no me leían por espíritu corporativista sino por el contenido de mis posts.

De todos modos, gracias, si es que tu intención real era ayudarme y no la de anunciarme tu trágico deseo.

Fernando Mora dijo...

Yo no creo que lo que dice el primer anónimo vaya a ser cierto. Me han parecido los comentarios, ambos, muy cargados de razones y argumentos. Son, en mi opinión, dos formas de ver las cosas que se me antojan muy a tener en cuenta.
Saludos,

neutrino dijo...

Yo pienso radicalmente distinto de Eutiquio sobre el PS, sobre ZP y sobre otras muchas cuestiones. Pero no por ello dejaría nunca de venir a su blog a leer, a escribir mis pocos comentarios, a intercambiar ideas...

A diferencia de ciertos muladares donde cada vez lee y comenta menos gente y los pocos que lo hacen lo emplean como chat de amiguetes para decirse que luego se llaman.

Anónimo dijo...

Ni mucho menos deseo que desaparezca este blog, de hecho pocos seguidores seran mas fieles que yo, no le quepa duda.
Pero eso del pragmatismo me llega a los higadillos.
Puede que no haya otra salida, pero me niego a aceptarlo sin luchar.
Me gustaria conocer su opinion sobre las "revoluciones" de los paises arabes, la mia no es muy optimista.

JOSE LOPEZ PALAZON dijo...

Amigo Fernando, gracias, sabía que podía siempre contar contigo.-

Amigo neutrino, compañero de tantas luchas, ya sé que tú estás, como más joven, más a la izquierda teórica que yo, pero, si un día tenemos tiempo, hablaremos de muchas cosas, compañero del alma.

anónimo de la 17'40: sabía que estaba dialogando con un tío cojonudo, gracias.

Respecto a mi opinión sobre las revoluciones africanas, creo que están sobradamente justificadas, los niveles de explotación masiva de la ciudadania eran en todo ellos reallmente intolerables ya que allí a la explotación económica se une la religiosa que es atroz en todos los órdenes. Ojalá tengan suerte como tienen tantos enemigos cercanos como ése de Israel y el propio marroquí al que los Usa, Francia et alteri nunca dejarán de su manos.

Cuando tenga tiempo, fuerzas y salud, intentaré penetrar un poco en todo ello. Un abrazo a todos, amigos.

Anónimo dijo...

Teoría del mundo al revés: de la incomprensión del materialismo dialéctico.
Si después de lo alegado en el día de ayer pretende hacer pasar mi pensamiento por idealista, es que no comprende los procesos históricos ni el materialismo dialéctico. Cual párroco de iglesia pretende hacer un paréntesis coyuntural debido a las circunstancias socioeconómicas actuales, y convencernos, de que pasado el purgatorio vendrá el cielo donde podremos poner en práctica las transformaciones sociales revolucionarias. Las circunstancias lo exigen -dice el párroco-. Pero eso sí que es idealismo; no comprender las circunstancias históricas del momento actual, no aprovechar las tensiones que genera el capitalismo ni la lucha de clases, no comprender que cuanto peores son las condiciones económicas y sociales (materiales) del proletariado (y digo proletariado, porque entre las funciones que le atribuye la burguesía también está la de reproducción, como fuerza de trabajo que sustituirá a la fuerza de trabajo de sus progenitores) mayores son las tensiones que genera. Esas tensiones terminan por explotar en algún momento. Ud. como buen párroco diletante e idealista nos sugiere que creamos en la santisima trinidad y en el milagro de la palabra hecha carne (materia), y en eso cosiste la Realpolitik. Yo prefiero partir del análisis científico y material, de acelerar los procesos revolucionarios, de aprovechar las circunstancias y el descontento social que generan las tensiones provocadas por la lucha de clases para una lucha liberadora. Científicamente, ningún proceso de emancipación de la clase trabajadora ha ocurrido sin un proceso revolucionario que no se haya servido de las condiciones materiales generadas por el capitalismo. UD. pretende como buen párroco que creamos en esa teoría que sólo existe en las mentes burguesas, o por lo menos, así se lo quieren transmitir al pueblo, de que los cambios son posibles por la vía pacífica o aprovechando los medios que nos ofrece la democracia formal burguesa. Eso sí que es ser idealista, y de un idealismo trasnochado y demagógico. Usted quiere hacernos creer, como el cura desde el púlpito, que nos portemos bien, que participemos en el (engaño) del sistema institucional burgués, y que después vendrá el paraíso. Y todos estos años de experiencia práctica ¿no le han enseñado a usted que quien tiene el dominio económico y social como clase dominante tiene el dominio político e implanta una conciencia hegemónica que impide que por vías democráticas triunfe la razón? ¿y si esta primera barrera falla, no nos han demostrado ya suficientes veces que emplearan la fuerza?.

Anónimo dijo...

Y con este idealismo trasnochado y hegeliano que usted representa pretende, desde lo que sólo existe en su cabeza y sin tener en cuenta las condiciones materiales que unos y otros van imponiendo a las clases populares, que la idea se puede convertir en realidad. Y como el cura que desconoce que se le quema la iglesia pretende desconocer el fuego social sembrado, las condiciones materiales que van implantando a la población y en las que se desarrolla su vida, y no aprovecharse de él. Desconoce (y pide desde el púlpito que desconozcamos) que nos han impuesto una reforma laboral como nunca se había impuesto desde 1977, que privatizan el dinero de nuestros ahorros para pensiones -en lo que se puede denominar, otra apropiación de la plusvalía- que se adueñan de nuestros impuestos -otra plusvalía- que privatizan lo público -asalto al estado-,... y todo esto, gracias a dos instrumentos, a dos partidos gemelos. Pues no me pida eso, ni insulte mi inteligencia, porque yo sí que tengo en cuenta esas condiciones materiales, cuyo conocimiento usted hurta, al pasarlas por alto. Y el idealista resulta ser ese párroco que cree que las ideas se plasman en la realidad por arte de magia, o por mera tolerancia de los poseedores, y el materialista resulta ser lo que en su concepción es el idealista trasnochado. Yo me pregunto cómo en su tergiversación de la realidad y de los conceptos que la definen ha logrado usted que aparezca un materialista como idealista y un idealista como materialista... usted que, como buen párroco, no pide más que creamos en la santísima trinidad y obra el milagro de multiplicar los panes y los peces y trata de hacer pasar el materialismo por idealismo. Hay que joderse...

Anónimo dijo...

Y por si le quedaba alguna duda de lo democrático que es el PxxE, que gobierna en pacto con la ultraderecha en Euzkal Herria:

http://www.youtube.com/watch?v=lV651Pf0x-c

O las opiniones de los esbirros del OBERGRUPPENFÜHRER Herr Rubalcabra en

http://www.foropolicia.es/foros/huelga-general-27-enero-ela-lab-t74926-15.html

Anónimo dijo...

¡Sería divertido, por lo incoherente, si no fuera tan mal expresado, torcidamente ( que no quiero emplear el termino "sofista2 que tiente otro verdero sentido)argumentado, y a mayor abundamiento de estas incogruencias, relatado a la guisa del "raconteur" que ha oído y ni se ha enterado, ni entendido, ni tampoco ha hecho un esfuerzo de lectura de3 ello en sus fuentes, por eso y más, resulta chabacano y estéril, además de monstruoso, por lo caricatursco de todo ello,
¿Materialismo dialéctico, cómo origen MARXISTA?
¿El Marxismo es un método de análisis nada más?
¿Trotsky, al lado de Marx y Lenin, y puesto, tambien a Bordiga o Pannakoek?
¿Pero realmente ha leído algo serio de y sobre Marxismo este presimio o sólo se empolla la revista el "viejo topo"?
Sobre el "intrusimo" del Materialismo dialectico, en el Marxismo, Lucio Colleti, hace muchos años lo aclaro "Ideologia y sociedad", sólo es cuestión de estudiar. Además, el "desmontaje" de la argumentación falaz y muy muy "superada" de esto de "¡hay qué votar al Psoe masivamente para evitar el mal mayor...! sólo basta haber estudiado a Antonio Gramsci--el papel de la ideologia y de la hegemonia cultural el la sociedad burguesa", a Giorgy Luckacs en "Histori y consciencia de clase" etc.. y no remitir a F.G. Hegel para justificar al ESTADO MODERNO y sus aparatos de dominación "LEGITIMADOS" por "necesidad" histórica, y menos a León Davidovitch Bronstein, que al margen de lo militar y sus marcial disposición a resolver todo con el cañon, cuando no podía encantar a los otros con las solapas de sus libros de literatura Francesa y Británica, dan para poco, o más bien para dispararse en los morros, por estar el cañon al revés.
Dudo mucho, o mejor, sé por las huellas dialécticas que esos autores ni los conce ni los ha leído, al igual que al "parvenu, fier et nonchalant, pied-noir" Camus, que debió dedicarse al balompié( la tesis y tuberculosis, mecachis) y no pasar de "romancier" ya que su afán de analista político-filosófico le hizó hollar suelos desconocidos para él, su talento y entendederas; bien lo supo ver Jean-Paul Sartre que se desoplilo en sus narices¡Tú hablando y escribiebdo de lo que sólo has oidos rumores mal temperados envultos en carcoma sonora!
Lo mismo digo aqui´, pero en más pedestre!
Firmado : GRAMSCIEZ

Anónimo dijo...

Erratum; "TIENE" y "VERDADERO SENTIDO"y no "tiente" ni "verdero"
y "SOFISTA" y no "sofista2
¡disculpas!

Anónimo dijo...

GRAMSCIEZ, es una alegría saber de ti. No te leía desde los tiempos de Público. Un saludo, compañero.

Anónimo dijo...

Ya ves, GRAMSCIEZ, hay quien trata de quitarle fuerza al barbudo peleón, y por ende a Lenin, diciendo que hoy en día apoyaría el zapaterismo o, en general, al PxxE.
Es una añagaza del pensamiento burgués ver al barbudo como si fuera un santón que pueden llevarse a su corral, quitarle fuerza, "convertirlo en un icono inofensivo, canonizarlo y rodear su nombre de una cierta aureola para consolar y engañar a las clases oprimidas, castrando el contenido de su doctrina revolucionaria, mellando su filo revolucionario y envileciéndolo. En semejante "arreglo" del marxismo se dan la mano actualmente la burguesía y el oportunismo socialdemócrata. Pasan a un segundo plano su espíritu revolucionario y tergiversan sus doctrinas". Claro, todo ello en muerte, como decía Lenin en el "Estado y la Revolución"; en vida fueron sometidos a todo tipo de persecuciones, llegando Marx a vivir en unas condiciones deplorables, perdiendo varios hijos, siendo sometido a todo tipo de persecución que, a la postre, acelerarían su prematura muerte. Sólo la ayuda que le prestó su amigo de toda la vida, Engels, permitió que llegará a sobrevivir unos años más. Pues bien, según nuestro filósofo de cabecera aplicador del mejor marxismo, que sólo sirve de método de comunicación o explicación a nivel personal de los cambios sociales, pero nunca de aplicación práctica, hoy estaría con Zapatero y el PxxE, que le hace tantos ascos al capitalismo financiero, al fascismo en definitiva, que no está aplicando sus recetas, que no recluye a los inmigrantes en campos de concentración (CIE) por una infracción administrativa durante 60 días, que no envía a sus esbirros a apalear huelguistas, etc,... El oportunismo ya tiene un nuevo mesías, D. José, que trata de convencernos de los resultados tan plausibles a nivel revolucionario que alcanzaremos con el pesebrismo, y hace una apelación y llamado masivo al voto (in)útil. Pues, lo lleva claro, oye.
Un saludo, para ti, GRAMSCIEZ, amigo que nunca me defraudó con sus opiniones en Público, y hoy, aquí.

Anónimo dijo...

Estas nuevas aportaciones, son para reflexionar y de un altisimo nivel.
Gracias por hacerlas tambien comprensibles a todo tipo de personas.
Y que ese GRAMSCIEZ siga aportando aqui su gran sabiduria, junto con ese gran anónimo.
Un placer.

calificacion de las entradas