martes, 1 de marzo de 2011

El dolor y el horror




El dolor y el horror


Ayer, no pude escribir nada aquí porque estuve ayudando a mi hija, que vino de Badajoz a intentar resolver los problemas, que parecen irresolubles, que plantea la enfermedad de mi mujer, que se agrava por momentos.

Ha comenzado a confundirnos con otras personas, a mí, con su padre y a mi hija con una de esas hermanas. Y la directora del Centro de día para enfermos de alzheimer, que nos está ayudando a presentar toda esa documentación que es necesaria para que nos ampare la ley de dependencia, nos dice que acabará confundiendo también su propia identidad, o sea, que no sabrá quién es y, luego, desparecerá de su adorada cabeza todo vestigio de consciencia y se convertirá en un vegetal no se sabe por cuantos años. El dolor, un dolor que me parece insuperable.

Luego, está el horror.

Los Usa han decidido acabar con su propia criatura y envían a una parte de sus flotas a la región tripolitana para que acabe con la superioridad aérea que Gadafi tiene sobre los sublevados, que le permite ametrallarlos impunemente desde el aire.

Obama y Clinton actúan como lo que son: los emperadores del momento, al fin, hacen algo de lo que deberían de hacer, pero que sólo es enmendar, en una cierta medida, el crimen de lesa humanidad que antes habían cometido, porque Gadafi no es sino su propia criatura, o sea, lo que uno de ellos, no recuerdo quién, llamó uno de sus propios hijos de puta.

El problema, el horrible, el insuperable problema es por qué hemos de esperar todos los habitantes de este perro mundo a que a estos canallas que tan salvajemente lo gobiernan vean cómo uno de esos dóbermans, con los que nos acosan, pierde la cabeza del todo y arremete ciegamente contra ese pueblo que dice representar y gobernar cuando sólo trata de explotarlo más allá de cualquier límite.

Hay algunos ingenuos que piensan que estos sucesos son enteramente fortuitos y sólo se producen esporádicamente, no, no es  verdad, son el lógico final de una tarea que ellos, los usanianos, se han impuesto no sólo para dominar la Tierra, sino también para que ésta no puede escapar a su férreo dominio.

Si tú vas creando tiranos por todo el planeta, monstruos sedientos de sangre y dinero, sólo para que te permitan participar principalmente de los beneficios que pertenecen a sus respectivos pueblos, no debe de extrañarte que estos perros insaciables aplasten a sus pueblos hasta que éstos prefieran morir antes que continuar sufriendouna opresión que les resulta insoportable.

De este modo, vemos cómo regiones enteras del mundo sufren la misma opresión impuesta por las empresas usanianas que no tienen límite alguno para su codicia. O, si lo tienen, éste está constituido por la capacidad de los pueblos para soportar la esclavitud laboral y la explotación y la resistencia del ser humano ante la pobreza y el sufrimiento, límite que, si se sobrepasa, hace que la situación estalle como una de esas bombas que, cuando hace falta, Usa o sus esbirros no tienen inconveniente en lanzar sobre sus propios pueblos.

Volviendo a los ingenuos, éstos tal vez piensen, cuando ven que la Navy navega hacia Trípoli, que un resto de pudor persiste aún en el corazón del imperio. No hay tal. Si los Usa han decidido acabar con Gadafi no es por el horror que inspira el tratamiento que este perro loco de rabia asesina inspira sino porque consideran que su conducta está haciendo peligrar sus intereses en aquella desgraciada región del imperio.

O sea que son ellos, los emperadores usanianos, los verdaderos culpables de todo el horror que asola el mundo, ya sea en Irak, Afganistán, o, ahora, en el Norte de Africa. Todos los días, en todo el mundo, miles de personas tienen que morir para que los usa sigan siendo los emperadores de la Tierra.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Animo José con la situación que se les presenta con la enfermedad de su esposa y el terrible Alzheimer.
Por desgracia la Ley de Dependencia, de momento, sirve para poco. Espero que tengan más suerte que nosotros con mi madre.
Un abrazo de Carmen RM.

Anónimo dijo...

Por cierto y, en cuanto a su escrito, se puede decir también que son ellos los culpables porque su política neoliberal así lo fundamenta y es lo que imponen al resto del mundo.
Los emperadores usanianos lideran pero los demás les seguimos.
Carmen RM.

Anónimo dijo...

D. José, a pesar de nuestras disputas sobre el marxismo y de insultarlo, y además gravemente, al llamarle "cura" o "párroco" en el tratamiento que da a ciertas cuestiones... sólo quiero expresarle mi solidaridad y deseo sincero para que se encuentre remedio a lo que su mujer padece (si es posible, claro); lo que sí debería ser posible, a día de hoy, es que su mujer fuera reconocida como dependiente y recibiera lo necesario. Constituye un derecho de uds. a recibir esa ayuda y una obligación para cualquier sociedad mínimamente humanizada.
Un saludo y un abrazo.

Fernando Mora dijo...

En fin, el cinismo con el que se actúa al respecto del tirano este pues ahí está y perfectamente retratado en el post. El asno de acuerdo con ello. Hay que acabar ¿ahora? con el loco. Además que oyes, tampoco es cuestión de que con la que está cayendo nos pongan el litro de gasolina por las nubes. El tipo es un dictador sanguinario y por ahí no pasamos.

El neoliberalismo se prepara para un nuevo asalto de recursos ajenos. Se empieza a hablar de zonas de exclusión aéreas y por tanto de ataques a las defensas antiaéreas libias etc. Un calco de lo que ha sucedido con Iraq. Y allí ha ido todo de maravilla por mucho que parezca lo contrario, ¿a quiénes les ha ido mal ? Que les pregunten a Halliburton, Blackwater, Carlyle etc. etc., a ver que dicen. Si no dicen nada basta con mirar y comparar su estados financieros de antes y después de la invasión. Y a costa tanto de los recursos de los invadidos como de los contribuyentes de su propio país. En llevárselo no hacen distinciones...o no muchas.

Por otro lado y en mi opinión, el tratamiento de los mass media al respecto del asunto pues me resulta casi tan nauseabundo como el del mismo imperio. Ahora toca, como empresa que son evidentemente, hacer caja hablando del asunto y poniendo en portada el esperpento que, aparte de todo lo demás, es el sujeto. De haber invasión pues más de lo mismo. Esto es jauja. Clink¡ Pero siempre, eso sí, retratanto lo malo malísismo que es el tío y lo bueno buenísimos que somos los buenos que vamos a liberar al pueblo libio.

Y a todo esto,
http://jesusgonzalezfonseca.blogspot.com/2010/12/el-fin-del-petroleo-y-la-curva-de.html

Abrazos,
P.D. Lamento enormemente el empeoramiento de la salud de tu mujer. Mucho ánimo tanto para enfrentar la enfermedad como para la no menos agotadora lucha con la administración sanitaria.

JOSE LOPEZ PALAZON dijo...

Amiga y amigos CarmenRM, anónimo marxista y querido Fernando Mora:

No sabéís cuánto agradezco vuestro interés y buena voluntad por la salud de mi mujer.

Es la persona que más quiero en el mundo, mucho más que a mis hijos, porque ha sido la compañera de mi vida y mi sostén moral en los gravísimos momentos que he vivido: problemas econónimos, de salud, políticos, existenciales, en fin, una vida muy, muy ajetreada que todavía no sé muy bien cómo me ha permitido llegar hasta aquí.

Por eso, ver cómo poco a poco se va apagando la luz de mi vida es lo más doloroso que nunca he sentido.

Un abrazo agradecido a los 3.

P/D: Anónimo, te juro por ella, por mi mujer, que, en ningún momento, me he sentido insultado porque me hayas llamado "párroco", casi estuve a punto de serlo porque fui, durante 3 años, monaguillo de la Iglesia de San Miguel, uno de los arcángeles, cuando tenía 10 años. Un abrazo.

calificacion de las entradas