jueves, 19 de mayo de 2011

Straus-Kahn, Sarkozy, y esa enfermedad llamada trastorno bipolar (II).


Esto tiene toda la apariencia de la construcción del climax casi perfecto para el desarrollo más conveniente a la derecha a fin de que se lleven a cabo esas elecciones no ya generales sino universales que ya apuntan por un horizonte no tan lejano.


Si se trata de descalificar definitivamente a la izquierda, nada mejor que el clásico affaire de la entrepierna, con el político más prometedor de la “gauche divine” pringado hasta sus grises cabellos con el escándalo de faldas más negro que nunca se haya podido construir, ahí es nada, un intento violentísimo de violación de una pobre camarera senegalesa por parte del que era precisamente el Rey de la economía de izquierdas, ni más ni menos que la cabeza bien visible del partido socialistas francés, aupado al cetro de FONDO MONETARIO INTERNACIONAL precisamente por su esencial enemigo político, el presidente Sarkozy, que se le iba a enfrentar en las presidenciales de 2.012, después de haberle colocado antes como su propio ministro de Economía.

¿Se puede concebir siquiera algo más alambicado y maquiavélico? A ver quién tiene ahora los redaños suficientes para acusar al pequeño napoleón de haberle tendido esa trampa mucho más que mortal al que iba a ser su enemigo vencedor en dichas elecciones.

No es siquiera imaginable una tal faena porque su realización final se hallaba precisamente en las manos de su amado rival electoral: para que Dominique Strauss-Kahn, en adelante DSK, fuera pillado con su pene en la boca de una camarera de hotel, era inevitablemente necesaria la colaboración muy activa del Director Gerente el FMI, situado allí precisamente por el hombre al que ahora se intenta acusar de haberle tendido la peor de las trampas para un candidato a presidente ni más ni menos que de la muy honorable France.

Pero ¿es posible, [si no se trata de un evidente caso de enfermedad mental, que, entre paréntesis, es lo que sostengo yo, que DSK es el caso más claro de trastorno bipolar que he visto en mi vida y he visto y muy de cerca algunos, en mis 40 años de actividad profesional ante los tribunales de justicia], pero es posible, repito, que este singular ciudadano francés que sostiene ¿o sostenía? tesis absolutamente contrarias a las de toda esa claque de economistas del neoliberalismo ultramontano, ultracapitalista y neocons imperante, sea tan condenadamente inconsciente de continuar buscando sexo de cualquier clase contra la voluntad de sus víctimas, siendo así que, por la excelencia económica de su situación, es millonario consorte, además de tener uno de lo sueldos más sustanciosos y permanentes del mundo,  podía tenerlo a manos, bocas, anos y vaginas llenas sin más esfuerzo que pagarlo?

Entonces ¿por qué ese empeño en obtenerlo a la fuerza, violando de mala manera la voluntad de sus repetidas víctimas, porque, ahora, afloran, como setas en el bosque, sedicentes mujeres que dicen que el referido violador las había forzado?

Y que esta tendencia suya era precisamente su talón de Aquiles se demuestra con la frase con la que el avieso Sarkozy lo envío a dirigir el FMI: “y por favor, Dominique, no te metas en un ascensor en el que antes hayas visto entrar a una becaria, se llame o no Lewinsky”.

Pero este maldito DSK, la gran esperanza blanca de la mejor de las izquierdas, siguió penetrando, y no sólo en el ascensor, a todo lo que se le ponía por delante, “furor uterino inverso” lo llamaría yo, hasta que esa ejemplar policía usaniana no ha tenido más remedio que cazar para siempre al hombre que, al frente de la France, podía muy bien haber indicado al resto de las grandes naciones que hay siempre un buen camino a la izquierda si se sabe mirar, pues no en vano las prospecciones de voto le aseguraban la victoria con un 60% sobre el declinante Sarkozy que, qué casualidad, ahora sabemos que va a ser padre, sí, pero precisamente con su legítima esposa, Carla Bruni.

Pero hablábamos, al principio, de que se está consiguiendo el mejor de los climas para las próximas elecciones que se presentan en el horizonte:

A) de una parte este caso de DSK, demuestra a las claras que la izquierda es mucho peor que la derecha cuando se trata de sexo porque no tiene el freno indudable de una consecuente formación religiosa y no se le puede entregar el poder legislativo a un obseso sexual porque el verraco te puede situar en una posición semejante a la del tal Berlusconi pero todavía peor, porque el italiano parece evidente que pagaba muy bien a sus jóvenes “sparrings”;

B) y, de otra parte, la gente, sobre todo la joven, parece que se ha cansado de esperar un empleo que no llega y, como gobierna el Psoe, es indudable que es éste el único culpable de tan espantosa situación por lo que, como dice la singular Aguirre, los manifestantes de la puerta de su casa en la Puerta del Sol deben de irse de una puñetera vez a la de La Moncloa, que es donde duerme, por ahora, el verdadero culpable de la misma porque si bien es cierto que los que han llevado al mundo a la actual debacle económica son los suyos, quiero decir los de Aguirre que, como se sabe, es ultracapitalista, ultraliberal neocons hasta las cencerretas, el verdadero culpable tiene que ser forzosamente Zp, como ha dictaminado tan sabiamente Pedro Arriola, por lo que no cabe duda alguna de que los manifestantes lo son contra éste, por mucho que se hayan equivocado de sitio para manifestarse, así que “hala, Madrid”, digo, “manifestantes puñeteros, a dar la tabarra a allá, por la ciudad universitaria donde, por cierto, hay mucho más sitio que aquí y se estorba menos”.

No hay comentarios:

calificacion de las entradas