martes, 9 de agosto de 2011

Londres, violencia popular callejera en una de las cunas de la democracia.




El País dice en su 1ª del 9 de agosto de 2011:

“Londres se blinda con 16.000 policías para evitar una nueva noche de violencia
Muchas tiendas empiezan a cerrar sus puertas.- "Haremos todo lo necesario para restablecer el orden", dice el primer ministro británico.- El Parlamento interrumpe sus vacaciones para debatir el jueves la crisis
WALTER OPPENHEIMER - Londres - 09/08/2011

Lo anunció esta mañana el primer ministro británico, David Cameron. Las calles de Londres contarán esta noche con 16.000 policías que tienen ante sí el reto de evitar nuevos disturbios y la vuelta de la violencia que ayer, por tercer día consecutivo y con más virulencia, se desató en las calles de la capital británica. Londres se ha levantado esta mañana sin incidentes, con dueños de tiendas y muchos ciudadanos voluntarios intentando limpiar las calles y reparar los daños.

Muere un joven herido de bala durante los disturbios de Londres
La red social en la sombra que avivó las revueltas
Cronología de disturbios en Reino Unido
Las claves de las protestas en Londres
Rabia en Londres
Primeros disturbios en Birmingham y Manchester en la cuarta noche de violencia
"El paisaje es desolador y muchos comercios están cerrados"

Llevo un siglo, a veces, me parece, oyendo y leyendo que es preciso que todo se hunda para que comience un nuevo amanecer.

Y no puedo evitar un profundo escalofrío porque tengo la suficiente edad para recordar perfectamente que así comenzó todo aquella otra vez, cuando Europa abrazó los fascismos y se apoyó en ellos para intentar solventar una crisis que no era peor que ésta.

Todo está repitiéndose con precisión milimétrica. Parece que va ser cierto eso de que los pueblos están obligados a repetir lo peor de su historia.

Los gobiernos de los distintos países aparecen como absolutamente incapaces de resolver por las buenas los enormes problemas que les surgen entre las manos.

Un país de tan larga tradición democrática como el RU se nos muestra incapaz de resolver problemas de orden público por medios ordinarios y se habla incluso de declarar el estado de excepción y de que intervenga el ejército, algo que parecería imposible si no fuera tan cierto que el gobierno en pleno, con el primer ministro a la cabeza, ha interrumpido sus vacaciones y ha ordenado la concentración el Londres de ni más ni menos que 16.000 policías, dudando incluso de que esta cifra sea suficiente y no tenga que recurrir a otros medios absolutamente extraordinarios.

España es otro problema, otra situación, y en ello influye precisamente nuestra falta de auténtica tradición democrática.

El español es un pueblo demasiado acostumbrado a soportar canalladas de los que suelen cometerlas: los que detentan el dinero, o sea, el auténtico poder. Un pueblo tan acostumbrado a soportar tiranías que incluso ha dado origen a ese terrible eslogan: “vivan las caenas”.

Por eso, ahora, que casi todo el mundo se halla en agitada ebullición de revueltas populares callejeras, nosotros tenemos esa civilizadísima “revolución” que protagonizan los del 15M y DRY, que lo 1º que hacen es intentar tranquilizar a todo el mundo reiterando eso de que ellos son un movimiento esencialmente pacífico, cuando de lo que parece que se trata es de todo lo contrario, precisamente, de decirle a todo el mundo, "ojo, que estamos hasta el gorro de soportar esta situación y dispuestos a hacer todo lo que sea, todo, para cambiarla".

Es por eso, precisamente por eso, por lo que en la nórdica Noruega, entre los fríos casi polares, un hitler de vía estrecha ha dado el primer aviso a los gobernantes que son conservadores en un doble sentido: en que son de derechas pero no de extrema derecha, que es la que,  según este individuo y los seguidores de Le Penn en Francia, tiene las claves para la solución de todos nuestros problemas: una reaparición de los fascismos en esta tan vieja como lamentable Europa, en la que nadie, entre los que se autodefinen como demócratas, sin serlo ni mucho menos, no atinan con la tecla para resolver todos nuestros gravísimos problemas.

No hay comentarios:

calificacion de las entradas