viernes, 2 de septiembre de 2011

Hessel, el padre del 15 M parece que nos da la razón




Manos abiertas, que no puños cerrados, evitar como fuera cualquier remembranza de la izquierda, y el coche victorioso de los cachorros del PP restregándole su victoria al Psoe en Ferraz, con la  mano también ostensiblemente abierta, con un saludo que a mí, no sé por qué, me recuerda demasiado al fascista.


Estamos en una situación límite, absolutamente desesperada, parece como si la hubiera diseñado en PP a propósito, en la que sólo hay una solución: aguantar como sea hasta que escampe, hasta que la economía comience a reponerse y los brotes verdes no sean una puñetera esperanza que aparece y desaparece sino una espléndida realidad y, hasta entonces, hay que aguantar como sea para que los mercados y los especuladores no nos destrocen.

Y esto no está en nuestras manos sino precisamente en la de los que son, por naturaleza, nuestros enemigos: Merkel y Sarkozy son los que mandan y ambos son eminentemente conservadores, nunca simpatizaron realmente con ese advenedizo neo liberal que miraba a sus doctrinas económicas con evidente recelo y que, en la época de las vacas gordas, había presumido incluso de que iba a superarlos.

Hoy, el conservador advenedizo ha reconocido plenamente su derrota. Admite paladinamente que se equivocó y les ha dicho que pueden contar con él para lo que sea necesario. Y ellos, consecuentemente, le exigen cada día un poco más, ya que, además de ayudar a conseguir los objetivos preparatorios de la necesaria recuperación, ni quitan ni ponen Rey pero ayudan al que indudablemente es su señor, Rajoy, ya que, cuando Rajoy esté en La Moncloa,  no habrá que convencer al presidente del gobierno español para que haga políticas esencialmente criminales, las hará él sólo y con mucho gusto, porque las lleva en la masa de su sangre, forman parte de la que es su propia y esencial naturaleza, no olvidemos que, para él, artículos publicados en El Faro de Vigo, la igualdad de los seres humanos es algo absolutamente antinatural, aborrecible.

Decíamos, al principio, que estamos en una situación límite en la que sólo hay una maldita salida, resistir hasta que la economía, si es que algún día lo hace, se recupere, hasta entonces habrá que aguantar como sea las mortales embestidas de esos traicioneros mercados, el campo de batalla en el que hay que sobrevivir todos los días como sea, para que no nos hundan la nave los que ganarían miles de billones de euros con ello y surte tenemos que, por hallarnos, todavía, en la misma balsa, Merkel y Sarkozy no tienen, los jodidos, más remedio que ayudarnos porque, por ahora, vamos en el mismo barco y, si éste se hunde, se hundirá con todos, con ellos, por supuesto, también.

Pero son ellos, Merkel y Sarkozy, los que mandan en la Unión Europea, se hace sólo lo que ellos quieren de tal modo que si le dicen a Zp que se tire por un barranco, éste no tiene más remedio que hacerlo porque está atado de pies y manos y si ellos le quitan su apoyo, un sólo día, mercados y especuladores acaban con nosotros en el fondo de un barranco del que nos costaría sólo Dios sabe cuánto salir.

De modo que si ellos dicen que hay que llevar a esa mierda de Constitución que tenemos el deficit cero como ellos tienen en la suya, no hay más remedio que hacerlo para que no sean sus conciudadanos nacionales los que nos estén financiando nuestro deficil de malos administradores.

Y entonces va este jodido y cafre pueblo que tenemos y protesta, y amenaza con salir a la calle en manifestación ¿contra qué?, contra que el jodido advenedizo liberal neocons nos salve. Joder, qué tropa.

De vez en cuando, uno percibe pequeñas compensaciones morales. Hay que tenerlos bien puestos para cuando todo el mundo, o, al menos, todo mi mundo, el que se autitula de izquierdas, celebra alborozado la presencia del 15M, salir a la palestra y echar un jarro de agua muy fría sobre el entusiasmo promovido por este maravilloso movimiento que, como toda obra humana, cometió el error, fundamental, de no adoptar frente a las elecciones del 22 de mayo la posición adecuada.

Y, ahora, resulta que el padre nada putativo de aquel movimiento, el gran Hessel, viene por aquí y, convenientemente entrevistado, dice, una por una, las misma cosas que decía yo. Y es que la verdad es l a verdad, la diga Agamenón o su porquero, por supuesto que el porquero, en este caso soy yo:

“EL ESCRITOR FRANCÉS STÉPHANE HESSEL DICE “ADMIRAR” A ZAPATERO.-El padre del 15M insta a no votar al PP: “Tal vez Rubalcaba sea otro gran español”.-El filósofo y exdiplomático Stéphane Hessel (EFE). Daniel Forcada.-  01/09/2011  (19:28h).-El Confidencial”.....

“Hessel quiso dejar claro que él no va a decir a quién hay que votar. Pero tampoco hacen falta referencias explícitas para leer entre líneas su poco apego a la derecha y a la posibilidad de que el PP pueda ganar las elecciones del próximo 20 de noviembre. Preguntado al respecto, el intelectual explicó que si existe un partido que está en contra de los valores que defienden los ‘indignados’ no se debe apoyarlo. Es más, ha recalcado que sería una razón para movilizar a todos para que voten en contra de ese partido. ¿Blanco y en botella?

Pero si algo le puede interesar al Partido Socialista del discurso de Hessel es el hecho de que éste haya recomendado a los jóvenes desencantados que canalicen su frustración a través de los partidos ya existentes y no mediante la abstención o el voto nulo. "Hay que empezar por usar los partidos más democráticos, hay que apoyarlos en las próximas elecciones. No vale decir yo me abstengo porque todos son iguales; no es cierto”, explicó cuando le preguntaron si el 15M debería confluir en un partido político que se presentase a las elecciones con sus ideales. Una declaración que rompe amarres con todos aquellos que claman contra el bipartidismo de los dos grandes partidos. Hessel, que se declaró votante del Partido Socialista francés, se mostró también a favor de apoyar a los movimientos que están surgiendo y que reclaman una sociedad menos violenta y más consensuada”.

http://jlpalazon0.blogspot.com/2011/05/m15m-historia-de-una-gran-cobardia.html

1 comentario:

bemsalgado dijo...

"No creemos que la educación gratuita para todos sea ni conveniente ni justa", Piñera – Chile, ayer.

Buenos días, José.

calificacion de las entradas