sábado, 29 de octubre de 2011

El poder y yo.



Ya he dicho por aquí, alguna otra vez, que a diferencia de mi maestro, Foucault, yo creo que todo poder es malo por naturaleza.


Porque el poder, para mí, no es sino sinónimo de fuerza, incluyendo en este concepto no sólo la fuerza física sino también la violencia moral.

Yo soy mucho más fuerte físicamente que mi mujer pero quien manda tiránicamente en todas nuestras relaciones es ella. Incluso ahora que está gravemente enferma y que ha olvidado el nombre de todas las cosas, afaxia primaria progresiva, por lo que le resulta casi imposible hablar, rige con mano de hierro todo lo que se hace en mi casa.

A mí, perdón maestro, me resulta imposible advertir dónde está lo bueno de ese poder de mi esposa, ni siquiera como compensación del que yo podría ejercer si fuera un borracho empedernido, un jugador o un putero, porque yendo al fondo de las cosas, como a v. tanto le gustaba hacer, su poder equilibraría el mío y no permitiría la degradación que de la salud familiar significarían mis dispendios pero, para mí, al menos, en cuanto negación suprema de todo lo que yo digo, de todo lo que yo hago, de todo lo que yo pienso, es malo, en sí mismo, o sea, por su propia naturaleza.

Sin llegar a la profundidad que v. logró en su Microfísica del poder, a mí me gusta mucho pensar que mi continua rebelión contra la tiranía de mi mujer tampoco es buena en sí misma porque se halla invadida por una ira ciega y sorda que se niega a admitir ningún atenuante de la fuerza moral tan despótica de mi pareja.

No es bueno, en modo alguno, que mi rebelión contra ella utilice una ira nada contenida que se refleja incluso en los insultos que le dirijo y que, seguramente, merece por su absoluto dominio de la situación que la mayor parte de las veces nos conduce a situaciones perniciosas para nuestro bienestar.

Pero me resisto a admitir que el efecto que consigo con mi actitud en cuanto a la opinión de mis hijos y al funcionamiento de nuestra entidad familiar santifique, ni por un momento, una actitud que es nefasta por su propia naturaleza porque está basada en el odio que su comportamiento hacia mí me provoca, y el odio no es nunca por sí mismo nada bondadoso.

Pero, en realidad, quien ostenta el poder supremo en mi familia son los hijos, que han comprendido perfectamente la situación.

Ellos saben, todavía mejor que yo, que lo que mi mujer impone en cuanto a nuestra relación con ellos es esencialmente injusto, porque es injusto que todo lo que yo hago, que todo lo que yo digo, que todo lo que yo pienso sea olímpicamente despreciado, combatido, porque ataca a fondo todas sus pretensiones, que no persiguen otra cosa que vivir de la mejor manera posible con el más mínimo esfuerzo.

De modo que el poder omnímodo de mis hijos en mi familia tampoco es bueno, o, por lo menos, yo no veo su bondad por ningún sitio porque conduce directamente a una irresponsable anarquía que destruye las posibilidades reales de que todos vivamos mejor.

Y todo esto se produce directamente contra mi poder, que se basa en ser yo la fuente no sólo primaria sino también única de la sostenibilidad de la familia. No ingresa en el pecunio familiar un sólo céntimo que no se deba a mis varias y antiguas actividades profesionales, pero esto, de una manera realmente increíble, no sólo no se admite ni reconoce por ellos sino que es precisamente el motivo de que se me combata a muerte.

Entonces, en estas relaciones que se producen en mi entramado familiar, ¿dónde se halla ese poder bueno que admitía Foucault?

Mi poder económico creo que ha resultado nefasto en cuanto ha contribuido directa y esencialmente a la propia degeneración de las situaciones personales y profesionales de mis hijos que, todos menos una, se hallan ahora sin empleo, viviendo a mis expensas, y el antiguo poder sexual de mi mujer, ahora, gracias a Dios, absolutamente inexistente, ha sido el motivo directo, la causa eficiente de todo este intrincado complejo de males que constituye parte no desdeñable de mi entorno familiar.

De modo, querido y admirado maestro, que yo no veo por ninguna parte, dentro del ámbito que mejor conozco y creo que domino, el de mis relaciones familiares, dónde se halla encarnado ese poder bueno que v. admite.

viernes, 28 de octubre de 2011

Florentino Pérez y el poder



Recuerdo cuando leí por 1ªvez unos párrafos de Foucault sobre el poder y cómo se me aclararon una serie de incógnitas que siempre me habían perseguido, como si se tratara de una revelación, comprendí por qué el mundo no es que funcione mal es que no funciona.

En aquel tiempo, quien mandaba en mi casa era mi padre, que, al propio tiempo, no cumplía con ninguna de sus obligaciones legales, simplemente porque tenía o detentaba el poder. Igual sucedía en el colegio, dominado por un antiguo comandante del ejército depurado por Franco por no incorporarse a su revuelta. El peso del trabajo lo llevaba el profesor de latín que, al propio tiempo, daba también filosofía, griego y alemán, pero era un hombre cultivado que odiaba la violencia no sólo la física que nos aplicaba el militar con salvajes castigos propinados con un taco de billar recortado sino también la moral, de modo que nunca se atrevió a enfrentarse con aquel basilisco que transformó el colegio en una pequeña academia militar.

Y algo parecido sucedía con mi grupo de amigos, dominado por mi primo Manolo, hijo del militar, todos acatábamos sus órdenes sin ninguna oposición.

El poder es así, se apoya en cualquier causa para imponerse y lo hace, si puede, despóticamente.

Si damos un salto, vemos cómo en la sociedad mandan los que tienen el dinero porque, si ellos quieren, la ciudad se queda sin luz porque la compañia eléctrica desenchufa un interruptor, y la cocina pierde su función si el dueño de la red de supermercados cierra sin avisar. Lo mismo podíamos decir de otros servicios y cerraríamos el círculo de nuestra dependencia de los poderes fácticos.

Vivimos, pues, porque unos señores nos lo permiten. Y estos poderosos se organizan en una especie de pirámide en cuya cúspide se halla el "primus inter pares", el que ha sido más listo o ha tenido más apoyos para acaparar en sus manos la mayor parte de los recursos del poder.

Este hombre, en España, se llama Florentino, Florentino Pérez. No hay un sólo ramo de la producción que no domine, supo desde el primer momento lo que tenía que hacer y ha dedicado toda su vida a adueñarse de todo lo que en nuestro país representa poder, de tal modo que todo lo que se mueve aquí lo hace bajo su dominio.

Sus fervientes partidarios, casi la mitad de la población del país, que le adoran porque también ha sabido adueñarse sin poner un sólo céntimo de su bolsillo, como él no se cansa de repetir, del Real Madrid, se esforzarán en decir que exagero, que saco las cosas fuera de sus límites, que sí, que efectivamente, este hombre con su inteligencia y con su trabajo ha conseguido situarse al frente de muchas compañías nacionales, pero no hay nada más, ni conspiraciones políticas ni siquiera empresariales, pero yo afirmo tajantemente que no se mueve ni una hoja de un árbol en nuestra nación sin que él lo permita porque no sólo es el amo, el dueño, el cacique, el padrino, sino que, además, le gusta el ejercicio del poder y exige una sumisión al límite. El otro día, cuenta la prensa, llegó a un sitio, en el que había un encargado de aparcar que no se apresuró a abrirle la puerta y le increpò duramente: “Pero v. ¿para qué se cree que está aquí?”, literalmente.

Es muy ilustrativo de su poder y de su manera de ejercerlo su comportamiento con 2 personas que estuvieron en su entorno: Ramón Calderón y Vicente del Bosque.

Como buen ejerciente del poder casi no deja huellas, pero no sé qué le haría a Calderón que éste llegó a decir que temía por su vida y en cuanto a del Bosque, interrogado por de la Morena, en su programa radiofónico, éste le extrajo con forceps que sentía miedo, mucho miedo porque nuestro hombre tenía un poder ilimitado y no dudaba nunca en ejercerlo.

Hace unos meses, un comentarista en una revista de deportes decía “pero qué poder no tendrá este hombre que ningún diario, ninguna revista, ninguna emisora de radio o tv se atreve a publicar la carta que le ha dirigido Calderón”. Este señor parece que ignoraba que cualquier medio de prensa sobrevive hoy gracias a los anuncios comerciales de las empresas y nuestro hombre es el amo de casi todas ellas de modo que si alguna se atreve a desagradarle, el grifo de ingresos se cerrará y la industria de información, sea cual fuere su tamaño, tendrá que cerrar.

Esto es el poder. Tener en tus manos la supervivencia de los otros, de tal modo que, si tú quieres, la empresa que no se ajuste a lo que tu deseas, dejará de existir más tarde o temprano.

Hoy, las primeras de todos los deportivos de este país recogen la información de El Confidencial: "Florentino Pérez y Villar pactaron la sanción a Mourinho.-A mucha gente le sorprendió la reducida sanción a José Mourinho por el dedo en el ojo de Tito Vilanova. "El Confidencial" da una posible explicación...".

Yo ya lo anuncié entonces, aquí : que nadie espere justicia en este asunto estando por en medio Flotentino Pérez.

El hijo de puta

Hoy, al fin, estoy muy contento. He comprobado que hay, ahí, en la sombra y en el silencio, gente que no sólo me lee sino que me comprende y aprecia en lo muy poco que yo sé que valgo, tan poco que intenté penetrar por 1ª vez en el chat de Saco, bajo el nick de “hijo de puta”, pero alguien me convenció para que no lo hiciera y tenía mucha razón.

Porque uno puede ser tan hijo de puta como soy yo pero eso no le da derecho alguno a hacer exhibición de su mal nacimiento y de su pésima personalidad.

Acabo de escribir ayer, aquí, que el hombre no es más que una puñetera mierda seca pinchada en un palo, tal como jugábamos los niños allá, en mi tierra muleña. Y yo esto lo aprendí pronto, quizá demasiado pronto porque, desde entonces, soy un desengañado de la humanidad y esto, lo juro por todos mis muertos, no es un conocimiento agradable.

Si tú, a los 8 o 10 años, ya no crees en nadie ni siquiera en ti mismo, pero, sobre todo, si no crees en tu padre, por poner un ejemplo, que no es que fuera demasiado malo porque, si no, siendo tan inteligente como era, no hubiera cometido el crimen terrible de dirigir una adaptación de El idiota, de Dostoyevski, a beneficio del Socorro Rojo Internacional, en plena guerra civil española y no hubiera sido juzgado por un Consejo de Guerra militar y soportado que el fiscal pidiera para él la pena de muerte.

Pero si tú dejas de creer en tu padre porque descubres que engaña a tu madre con otra, un tío tan inteligente y culto como él, ¿en quién coño vas a creer, entonces? En nadie, si además, ves con tus propios ojos que el cura que te da clases de religión se acuesta con la mujer de su propio hermano, repito, todo esto, contemplado con los ojos de un niño de 8 o 10, años es muy duro de asimilar, porque todo el andamiaje que sostenía mi mundo se vino a bajo con el mayor estrépito, porque, entonces, coño, ¿en quién creer, para no subirme al empinado castillo de aquel pueblo y tirarme de cabeza?

¿En Marx, que vivía de gorra, a expensas de Engels y que se jodía a la criada o en Stalin, el hombre de acero, que se cepilló a millones de compatriotas vaya v. a saber realmente por qué, después de haber ordenado el asesinato de Trosky?
Pero, poco a poco, fueron apareciendo, en aquella desolada vida que me había quedado, pequeños grandes hombres que se sacrificaron desinteresadamente por los demás y que están en la mente de todos nosotros.

Aquella concepción inicial mía de la mierda seca y del palo comenzó a tambalearse. Todo no estaba perdido puesto que había hombres, y mujeres, claro, que abandonaban la comodidad e incluso el lujo personal, Ellacuría, por ejemplo, y los suyos e iban a encontrar una muerte segura lejos de su familia.

Y comencé a pensar y a escribir sobre todo esto buscando precisamente a los “arcángeles” que, ahora, dan título a este jodido blog. Miguel Hernández, Foucault, Derrida, Habermas, Chomsky, Sartre, y tantos y tantos otros de los que ahora no me acuerdo.

De modo que tuve que admitir ante mí mismo que algunos eran diferentes, que, para ellos, no servía mi tan escatológica definición, y, pasado el tiempo, mucho tiempo, llegué al blog de Saco y me quedé con la boca abierta porque allí creí ver, al principio, lo que yo buscaba, gente roja que hacía todo lo posible, lo poco que estaba a su alcance, por cumplir con la que yo considero mayor obligación del hombre, propalar la verdad social   y propugnar la justicia socioeconómica,hablar, debatir, discutir, llegar en su locura izquierdista a pelearse con el otro, incluso con el amigo, por el enfoque presuntamente equivocado que daba a una cuestión, y me llevé la alegría de mi vida, porque recuperé, después de 70 años, la fe en el jodido ser humano.

Pero aquellos admirables rojos, los más rojos que yo jamás había conocido, más que Marx, por supuesto, y que Prokotpin, comenzaron a enseñar poco a poco su patita, y vi cómo el jefe no era equitativo en el gobierno de aquella gente como si se tratara de un gobernante cualquiera, que no tenía ni por asomo noción de la verdad ni la justicia, que sólo pretendía dominar a aquello que, de repente, descubrí no era sino una jauría no de lobos sino de pestilentes hienas carroñeras, que lo único que buscaban allí no era ni mucho menos un poco de verdad y de justicia sino tan sólo el afán de lucirse ante los demás, haciendo que vieran lo listos que eran y lo bien que asimilaban y defendían cualquiera de los temas que la actualidad proponía.

Y se me cayeron los palos del sombrajo y el costalazo fue mucho mayor aún que con mi padre y con el cura, porque éstos que, en su mayoría, eran ya hombres y mujeres demasiado adultos, se supone que tenían todas sus bajas pasiones resueltas y no era verdad, porque las pasiones de éstos individuos eran el culto a ellos mismos, el exhibirse ante un público bien predispuesto mucho mejor de como ellos en realidad son, y, para eso, no tenían inconveniente alguno en mentir, en calumniar, en perseguir sañudamente, más allá incluso de la sangre, a los que no se plegaban mansamente a todas sus pretensiones.

Y comprendí que aquella gente que tenía, gracias a la difusión internacional del diario Público, un gran campo de influencia, debía de ser combatida por todos los medios aunque estos fueran tan escasos como son los míos, por eso hablaba de alegría al comprobar que por lo menos uno sólo, sólo uno de todos los lectores que he tenido ha comprendido  lo que hago que no es otra cosa que defender la verdad y la justicia en este pequeño espacio que representa mi blog, y lo hago porque creo que no puedo ni debo hacer otra cosa.

jueves, 27 de octubre de 2011

Meskalis, contestación a






“ Meskalis dijo...
Dice usted en su anterior post:

"...y un tal Meskalis, que piensa el tío que mea agua bendita y no es más que el más pobre de los hombres que nunca he conocido, yo, que he vivido gran parte de mi vida profesional entre macarras, drogadictos, asesinos, chuloputas como MB, etc., en los siniestros sótanos de los Palacios de Justicia".

Siento vergüenza ajena al leer sus palabras, Sr.Palazón, y le disculpo pensando que su enfermedad tipo Alzheimer hace que no recuerde la realidad del pasado.

Siempre me comporté exquisitamente con vd., de tal forma que -según sus propias palabras- hasta su mujer e hija tuvieron que llamarle la atención sobre su injusto proceder. 

Puede vd. pensar de mí lo que desee, Sr. Palazón, está en su derecho, pero es triste y paradójico que un letrado lleve en su pecho como pesado baldón un gran letrero con la palabra "INJUSTO".

Siento lástima por vd., Sr. Palazón, porque pensé que era vd. un hombre de bien. Siento haberto equivocado.

P.S. Le ruego encarecidamente no me conteste polemizando, y sacando los mil y un corta-pegas que guardará en el rencor de sus archivos. Simplemente mire en su corazón y verá la tremenda injusticia que comete conmigo.

 Meskalis dijo...
¿Se da usted cuenta, Sr. Palazón, que soy el único que entra a comentar con su nombre por delante?

¿Por qué se esconden sus habituales tras la vergonzosa máscara del anonimato?

Para pensar, Sr. Palazón.

27 de octubre de 2011 21:06".


¿Duele, verdad, sr. Meskalis?


No es lo mismo atacar que ser atacado, machacar a la gente indefensa que ser machacado incluso con la posibilidad, que v. tiene y ejerce con plena libertad, de venir a aquí y defenderse sin la menor traba y no como v. defendía que hiciera el siniestro Saco en su chat, al que v. defendió más allá de los límites de la decencia, y ahora impone v. a rajatabla en el chat que dirige ¿esperando? la nueva aparición del maestro Saco 

Dice v., con el mayor de los cinismos del mundo, por cierto totalmente habitual en los medios en los que ustedes se desenvuelven, que siempre se ha comportado bien conmigo, y cita, para demostrarlo, mi propia confesión de que mi mujer y mi hija criticaron mi comportamiento con v. pero aquello fue “in illo tempore”, cuando v. todavía no había sido abducido por esa siniestra mafia que, ahora, en ausencia del infausto Saco, v. acaudilla, eso, si, bajo la efigie sagrada de su padre y santón, cuya efigie, si v. no estuviera tan absorto en dirigir las huérfanas mesnadas del oprobio, debería hacerle a v. desistir del empeño en el que se halla sumergido, porque la cara de su  falso dios, le hago a v. el favor de suponer que realmente v. no admira a un hombre así, sino que aprovecha el impulso para montarse en el carro y continuar navegando por la infamia, porque esa misma fotografía, digo, es la prueba de cargo de que un tipo así, en lugar de provocar seguidores debería de fomentar el rechazo por los mismos rasgos fisiológicos del personaje, que no dicen nada bueno sobre sus cotidianos hábitos. 

De modo que v. dice que siempre se ha portado bien conmigo y yo le pregunto:

-¿Cuando TT me atacó más allá de cualquier límite y Saco, que le había asegurado la impunidad en aquel célebre post en el que decía, más o menos, “no quiero ver tristes ni a mi luna menguante ni a mi sol canario, por eso voy a dar tratamiento de troll al que se comporta como troll, así que podéis hacer lo que os dé la gana respecto a él, porque no le permitiré que se defienda”, y dicho y hecho, TT me calumnió más allá de cualquier límite y Saco no me dejó entrar en su chat para defenderme, seguro como estaba de que destruiría no sólo toda la argumentación de TT sino que también demostraría que un médico confeso no puede traicionar al límite el juramento hipocrático, 1º, diagnósticando a un enfermo que no se lo ha pedido, 2º, haciendo publico ni más ni menos que en internet, el más público de los medios, dicho diagnostico de enfermo mental y, luego, persiguiendo al enfermo a muerte, acosanadolo, torturándolo, inicuamente en clara infracción no sólo de las leyes generales de la más elemental decencia sino de las específicas y rigurosisimas de la deontología médica que sancionan con la expulsión del ejercicio de la medicina al médico que tenga un comportamiento semejante.

-¿Y qué hizo v., el santo laico que mea cotidianamente agua bendita o los mejores perfumes, mirar para otro lado, no, eso hubiera sido poco sectario y no hubiera agradado al dios Saco, al que se trataba de idolatrar para que le permitiera a v. y a toda esa recua de soberbios descerebrados que piensan que porque hacen la “o” con un canuto son unos genios cuyas paridas mentales, dignas de figurar en la historia universal de la idiocia, son poco menos que una nueva Biblia mucho más sagrada y universal?

-U.se constituyó en el más acérrimo defensor de canallas que yo haya visto nunca en mis casi 40 años de ejercicio profesional ante los tribunales. Asumió de tal modo la defensa del tal Saco que si no me hubiera tenido a mí, un profesional de la defensa o del ataque jurídico que llegó a ocupar durante 30 años el Decanato de mi profesión, en frente, hubiera logrado su nefasto propósito de que aquellos auténticos delitos de calumnias e injurias cometidos por TT y alentados, promovidos, incitados y realizados con la colaboración de Saco, no sólo hubieran quedado sin oposición y denuncia sino que hubieran obtenido la conformidad y el aplauso de esa jauría de perros rabiosos que ahora encabeza v.

-U. me persiguió varios días por este blog, acosándome con continuas exigencias de que contestara a sus ataques en los que mantenía la incerteza de que Saco no me había dejado entrar en su chat para defenderme, citando v. una serie de entradas mías con otros motivos posteriores al ataque de TT, y yo no tuve más remedio que atarme los machos y volver a los ruedos de la práctica jurídica y demostrarle a v.  la falsedad radical de todo lo que v. afirmaba seguramente para obtener la mayor complacencia del dios borracho y sus favores y prebendas, pero como sabía que v. iba a persistir en su defensa al limite de una tan deleznable conducta, utilicé una de las jugadas decisivas del poker: le dije a v. públicamente, aquí, en este blog, que la prueba de quien mentía y quien decía la verdad era fácil, si v. decía la verdad no tendría inconveniente en publicar en el chat de Saco mi escrito de defensa y, si no lo hacían, v. y Saco quedarían como lo que realmente son, los más descarados cínicos del mundo, los más empedernidos farsantes, y mi escrito de defensa no se publicó allí y v.  no volvió por aquí para volver a ocuparse de aquel asunto.

-Y v. podría decirme ahora “pero, oiga, que aquello es agua tan pasada que no debería de mover molino y casi tendría v. razón si se hubiera mantenido en silencio y no hubiera echado la vista atrás porque eso, como tan bien sabe la mujer de Lot, es demasiado peligroso, pero, no, v., como todos los cobardes que en el mundo han sido, ha confiado demasiado en la impunidad que creía que le proporcionaba la nula audiencia externa de ese nuevo chat sáquico que v. se ha inventado y propicia con el increíble sacrificio de vigilar todas las entradas que en él se producen para borrar las que no le convienen a la suprema finalidad de divinizar a Saco, y ha escrito esta referencia a mí que estaba aquí, ocupado en mis propias cosas,tan pacífico:

“-Meskalis dijo...
MB este ex-señor tuyo es un caso perdido. ¡Qué egolatría se gasta el pobre hombre! ¡Y qué soberbia, que le empuja constantemente a la venganza!

Lo dicho, un caso perdido.
26/10/11 00:36"

¿Qué necesidad tenía v. de provocarme, sabiendo que yo no doy puntada sin hilo, tanto confió en que ese ataque a mí, que tan pacífico estaba aquí, por lo menos, respecto a v., no llegaría nunca a mis oídos, pero si el mundo no es más que un estrecho pañuelo en el que todo lo que se hace o se escribe acaba siempre por conocerse?

Sr. Meskalis, estoy seguro de que v., que sigue al pie de la letra mis andanzas, ha leído ya más de una vez eso que no me canso nunca de  repetir, jamás he buscado una pelea, jamás, pero también jamás he dejado sin responder ningún ataque que se ma haya hecho.

Y, por favor, abandone ya de una vez esos aires de fraile franciscano ateo, que no le cuadran nada a un hombre que ha ocupado voluntariamente la vacante de un tipo tan combativo como Saco.

miércoles, 26 de octubre de 2011

La condición humana, siguiendo las huellas de Andres Malraux.





 “Anónimo dijo...
No veo la necesidad de meter en este comentario a Meskalis, pero en fin parece que usted es el primero que suelta una pulla y despues se queja de que le suelten lo que le tengan que soltar.

Por cierto del blog del "señor" Saco no se fue usted por motivos de diferencias políticas sino porque le banearon, no entiendo que ahora y no cuando estaba allí dijese a ese señor lo que tuviese que decirle. Tuvo tiempo suficiente antes de que le banearan.
Parece que hay algunos lectores que están interesados en sus artículos y otros sólo en su guerra con los "sáquidas". Mis respetos por los primeros y disculpas por entrar en estos temas ajenos a ustedes.

26 de octubre de 2011 17:40".


Lo que les pierde a todos vdes., los sáquicos, es su falta de coherencia y la temeridad, se atreven a hablar de todo sin tener el suficiente conocimiento de causa.

Me reprocha v. que traiga a colación a Meskalis en un post que trata de algo que él, Iñaki Zumake y yo, debatimos amplísimamente en este blog de "arcángeles", hace ya algún tiempo, la verdadera condición humana, el concepto que cada uno de nosotros teníamos del hombre.

Ellos sostenían que el hombre es un ser admisible, no con esta misma palabra, porque yo, ahora, como casi siempre, cito de memoria, pero el fondo era ése, ellos, ambos, creían firmemente en la condición habilitable del hombre,pensaban, entonces, no sé si ahora lo seguirán haciendo que al hombre se le puede salvar desde el punto de vista ético.

Yo no sólo creía entonces que no sino que, cada día que pasa, tengo peor concepto del animal humano, ya que voy comprobando que, parafraseando aquella inolvidable sentencia del clásico “homo sum et nihil humanum a me alienum puto”,  soy hombre y considero que nada humano me es ajeno, veo que no hay nada criminal, canallesco e inhumano que no seamos capaces de hacer y no sólo como individuos sino como colectividades que se dicen a sí mismas civilizadas.

Como consecuencia de mi avanzada edad y de ese proceso degenerativo tipo alzheimer que me diagnosticó mi neurólogo, cada día tengo peor memoria, ahora mismo sólo puedo citar para demostrar lo que digo, esa inmensa canallada que acaba de completar ese inmundo engendro que se denomina la Organización de Naciones Unidas (Onu), creación que fue de los vencedores de la última guerra mundial, ellos dicen que para evitar contiendas futuras pero, en realidad, como vemos, sólo era para iniciar y concluir verdaderas guerras de exterminio bajo el manto protector de una legalidad que la mayor parte de las veces ampara una suprema injusticia.

A Gadafi no lo han derrotado los insurgentes que, ahora, acaban de asesinarlo como a uno de esos animales que martirizan y sacrifican colectivamente en muchos de nuestros pueblos, lo han hecho las flotas aéreas de la Otan y de los usa, los ingleses, los franceses, los italianos e incluso nosotros que casi no tenemos aviones.

Por eso yo anuncié aquí, en marzo, en otro de estos post que era hombre muerto, porque era absolutamente imposible que escapara a una sentencia de muerte dictada ni más ni menos que por la Naciones Unidas a instancia del Emperador. Por ello, todas sus fuerzas militares fueron barridas por sucesivas oleadas de aviones supersónicos que tenían sus bases de aprovisionamiento en los portaviones nodriza amarrados casi a las puertas de Trípoli.

Quiero recordar insistentemente que lo que la Onu aprobó, porque no podía aprobar otra cosa, era la supresión de las defensas aereas de Gadafi para que éste no pudiera utilizarlas contra lo que los aliados llamaban “su pueblo” y que, según las malas lenguas, no eran sino mercenarios pagados e infiltrados por las potencias petrolíferas, porque éste, el petroleo, era el motivo real de esta más que guerra, auténtica carnicería perpetrada por los mejores aviones de combate del mundo contra caravanas que en plena descubierta se desplazaban por los ardientes desiertos.

Quien ha enviado a masacrar a un pueblo, violando flagrantemente el principio de no injerencia en los asuntos internos de un país a la fuerza aerea más potente que nunca se haya conocido, ha sido precisamente la institución internacional que tiene como principal misión evitar las guerras injustas y los genocidios, la mismísima Onu, ¿cómo se atreve nadie a decir que un mundo como éste, habitado y dirigido por hombres como los que se  sientan en los butacones de los consejos de la Onu, está bien hecho porque se halla dirigido por unos hombres en los que ustedes dicen que creen como portadores de valores éticos?

No, señores, no, el hombre no sé si nació muerto ya desde el propio vientre que lo alumbró en  la evolución de las especies pero si no fue así, la vida que él mismo se ha dado, los falsos principios que él mismo ha establecido, las sociedades que él mismo ha fundado, la leyes que él mismo ha promulgado le han llevado adonde ahora mismo  se halla como impulsor de una sociedad que quebranta todos los principios éticos del mundo, pero, eso sí, proclamando a los cuatro vientos que lo hace por el bien de la humanidad.

Pero al sr. Meskalis lo trae v., amable comentarista, a mi blog también por otra causa, dice v.: “Por cierto del blog del "señor" Saco no se fue usted por motivos de diferencias políticas sino porque le banearon, no entiendo que ahora y no cuando estaba allí dijese a ese señor lo que tuviese que decirle. Tuvo tiempo suficiente antes de que le banearan”.

A esto precisamente me refería cuando al principio hablaba yo de la incoherencia y temeridad de todos ustedes: “Lo que les pierde a todos vdes., los sáquicos, es su falta de coherencia y la temeridad, se atreven a hablar de todo sin tener el suficiente conocimiento de causa”. Si v. no escribiera, como lo hacen ustedes siempre, por escribir y lucirse ante su auditorio, que, por cierto, se ha restringido mucho últimamente, y se hubiera documentado antes, sabría que las diferencias entre Meskalis y yo, allí, en el fenecido chat de Saco, fueron continuas y tan estridentes que el sr. Meskalis llegó a jurar por todos sus dioses que nunca volvería a dirigirme la palabra, al propio tiempo que me prohibía terminantemente que le mencionara. Luego, él ha ido detrás de mí en este blog de todos mis pecados, exigiéndome que le contestara a unos reproches que me hacía creyendo que le asistía la razón, hasta que le demostré que no era así, que Saco me había prohibido penetrar en su chat para defenderme de un ataque tan injusto como canallesco de un mengele canario.

Hillary Clinton dice, sin enjuagarse la boca, aquello de “veni, vidi, vinci”.




Como otras muchas veces, voy a comenzar con una tautología: un ser humano es un ser humano, por muy canalla, por muy asesino, por muy tirano que sea y sólo puede ser ejecutado, padres Vitoria y Suárez, cuando se halla en pleno ejercicio del poder precisamente para evitar que siga propiciando muertes.

Pero, claro, ni Hillary Clinton, ni Obama, ni toda esa caterva de asesinos potenciales que se han alegrado del asesinato de Gadafi, tienen plena conciencia de cómo son ellos mismos, no se conocen, como no se conocen casi ninguno de todos esos desalmados descerebrados que se alegran siempre de los males ajenos.

Que Gadafi fue asesinado no lo dudará nadie que tenga materia gris suficiente en su cerebro y el corazón en su sitio, porque, como decíamos tautológicamente al iniciar este comentario, Gadafi también era un ser humano, detestable, deleznable, pero un pobre ser humano que dicen que apareció ante sus asesinos blandiendo una bandera blanca.

Pero el ser humano, lo he dicho ya tantas veces que empieza a sonarme mal, es una puñetera mierda seca pinchada en un palo, y lo digo así porque, desde mi infancia, no he leído nunca una descripción mejor aunque sea tan escatológica.

Esto lo discutí un día, por aquí, con 2 consagradas eminencias, Iñaqui Zumaque y un tal Meskalis, que piensa el tío que mea agua bendita y no es más que el más pobre de los hombres que nunca he conocido, yo, que he vivido gran parte de mi vida profesional entre macarras, drogadictos, asesinos, chuloputas como MB, etc., en los siniestros sótanos de los Palacios de Justicia.

El hombre, decía yo, no es que esté muriendo, es que está decididamente muerto, porque, si no, se rebelaría inconteniblemente contra tanta injusticia, contra tanta mentira, y hace precisamente todo lo contrario, allí, en los Usa, elige, cada día, como presidente, a un tipo peor, elimina a un asesino múltiple, a un asesino de masas, y elige a otro que, además de eso, es mucho más selectivo, escoge cuidadosamente a sus víctimas incluso entre los que parecían incluirse entre sus mejores amigos, sólo porque, de pronto, ha descubierto que sus 2 países, Irak y Libia, nadan sobre inmensos yacimientos de petróleo y éste, ya se sabe, no es, no puede ser sino de ellos, los Usa, y de sus incondicionales amigos.

De modo que los que, un día, fueron grandes amigos suyos, Hussein,  Bin Laden y, ahora, Gadafi, no sólo pasaron a ser sus peores enemigos sino que se dieron las más estrictas órdenes para sus respectivos asesinatos, porque un asesinato es un homicidio, es decir, dar muerte a un hombre con una serie de circunstancias que hacen imposible la defensa que éste moribundo pudiera hacer.

Porque Sadam Hussein, Bin Laden y Gadafi, eran, también, grandísimos asesinos, pero los que no lo son se diferencian precisamente de éstos en que no matan nunca, odian la muerte ajena casi tanto como la propia y si condenan a otros seres humanos a penas de privación de libertad, lo hacen empleando todos los requisitos procesales necesarios para que no pueda dudarse nunca de la justicia de sus sentencias.

En ninguno de estos casos se ha utilizado las normas que una civilización muy controvertida, por cierto, emplea para dilucidar estos conflictos sino que se ha enviado, se ha pagado, se ha sobornado incluso a instituciones internacionales para que aporten sus recursos legales y humanos a colaborar en los asesinatos.

Y no sólo eso sino que esa sonriente señora Clinton, dicen que, ha exclamado, al conocer la horrible muerte de Gadafi, “fuimos, vimos y  vencimos”.

Lamentable que una mujer como ésta usurpe de tan mala manera la celebre frase de César, “veni, vidi, vinci”, llegué,vi y vencí, porque no llegaron ellos sino que enviaron a sus asesinos a sueldo, vieron mucho más de lo que debieron ver y no vencieron de ninguna manera, sino que tan sólo asesinaron. Es muy distinto.

Y lo hacen descaradamente, a cuerpo limpio, riéndose, además, de los asesinados.

Qué vergüenza.

Rafa Milder, contestando a


Antes de nada, pedir perdón a los lectores de este blog, por lo que transcribo a continuación, pero uno no tiene más remedio que defenderse cuando le atacan si ningún motivo, si no por otra cosa para que no le apliquen aquello de "calla, luego, otorga".


 “Anónimo dijo...
Bona nit a tothom
Querría, por favor, el Sr Anonimo de mas arriba indicarme en que post, desde que comencé a escribir en el Blog del Sr. Manolo Saco , llamado “Fuego Amigo” he comenzado escribiendo "Bon dia a tots"
Siempre he puesto "Bon dia a tothom" igual que :
Disfrutad/emos de la....( como firma)
Mira, lo de “charnego”, me parece maravilloso, maravilloso, incluso perfecto, perfecto, porque estoy absolutamente y totalmente convencido que no tienes ni puta idea de su significado, ni de su origen, además, no significa para mi ningún insulto, independiente de mi origen, que es catalán y de varias/muchas generaciones, y si te lo crees o no, sinceramente, como que…….. pues eso.
Perdona, pero no insulta el que quiere, sino el que puede, y tu, evidentemente no puedes, por mucho que quieras
Es la primera y ultima vez que participo en este lugar, prefiero con mucho "las casas de putas", son mucho mas acogedoras y sobretodo muchísimo menos hipócritas y "arcangelicales"
Disfrutad/emos de la noche a pesar de todo
Atentamente: Rafa Milder
PD: ¿El anónimo podría identificarse? ¿ verdad que no? Pues eso
23 de octubre de 2011 03:17".

Y no contento con esto siguió diciendo:

“ Anónimo dijo...
Madre mia cuanta "jilimemez" concentrada.
Dais pena, y ademas solo hay 29 entradas, frente a las casi mil del blog "final", según vosotros del ultimo comentario del Sr.Manolo Saco, (cuando pongo señor, lo hago con plena intención).
No se si puedo decir lo mismo de algunos ángeles o quizás ¿Arcángeles?
Señores , lo pasen bien
23 de octubre de 2011 01:29".

Pero es que sois la leche, ahora resulta que, como los chiquillos  cuando juegan a las canicas o a las chapas, vamos a tener que contar las entradas, a mí me daría tanta vergüenza de haber escrito lo que antecede que nunca más me volvería a sentar delante de un teclado pero es que, como decía aquel sabio del Guerra, alias “Guerrita”, “hay gente pa to”.

Se tiene que ser muy descerebrado para afirmar sin que a uno se le caiga la cara de vergüenza, viniendo de donde viene el muchacho:

1º) que aquí, en mi blog, hay mucha jilimemez concentrada cuando alguien proviene del chat de Saco, cuando aquí nunca se ha producido  comentarios sino en casos realmente excepcionales ya que:

A) este blog no se inserta en ningún diario de gran aceptación como es Público, de donde, por cierto, os han tenido que echar no por la jilimemez como tú tan exquisitamente dices sino por vuestra total impresentabilidad siquiera como seres humanos normales, cosa que sólo ha ocurrido otra vez allí, precisamente en otro chat, el de Elisa Serna, en el que mandaban como allí, en el que era el vuestro, Fuego amigo, dos seres, no me atrevo a llamarlos personas para no ofender al resto de la humanidad, absolutamente inadmisibles como contertulios en ninguna parte del mundo, por carecer de los requisitos indispensables para ostentar la condición humana; como iba diciendo este modestísimo blog no será nunca uno de mucha asistencia por:

a) la extremada particularidad de los temas que trata, fruto de la consideración de que la función que pretendemos realizar es la de inculcar en quienes nos leen la afición por la filosofía y la ciencia política, en particular y por la filosofía, la literatura y la ciencia en general, y eso, como es sabido, no goza del favor del pueblo llano que, como decía el Fénix de nuestros ingenios, precisa que le hablen en necio para darle gusto, lo que nosotros no sólo no queremos hacer sino que tampoco, a lo mejor, podemos hacerlo, ya que, afortunadamente no gozamos, como vosotros, todos, de esa cualidad que tanto os asemeja con Belén Esteban;

b) confundes neciamente, como es natural en un tipo como tú, visitantes con comentaristas, los 29 a que te refieres son comentaristas, además de visitantes; según el contador de visitas Statcounter, el día al que te refieres, los visitantes que tuvo el blog fueron: 174, en total, de los cuales 144, eran únicos y se distribuyen  en 59 nuevos, o sea, que aparecían por aquí por 1ª vez, y 85 habituales, entre los que espero que no te encuentres tú.

c) porque aquí, a diferencia de lo que sucedía en vuestro chat, nadie viene a lucir sus desvergonzadas miserias, todo lo contrario, aquí, nadie habla si no tiene verdaderamente algo que decir, todo lo contrario de lo que allí sucedía, que había tío o tía que se tiraba todo el día hablando como una de las cosas que son: auténticas cotorras;

d) aquí, donde no hay claque que aplauda hasta con las orejas, si alguien tiene algo que decir, lo dice de una vez y se va, no se pasa todo el día, como allí, dando la tabarra con sus desmesuradas gilipolleces;

e) a aquí  la gente viene a leer lo que yo escribo, porque quiere saber lo que yo pienso sobre algún tema y, como gente absolutamente sensata, una vez que lo hace se marcha a otro sitio y no se queda por aquí a exhibirse continuamente porque son gente normal, no vulgares y groseros exhibicionistas;

f) muchacho, te has equivocado de pleno, anda, vete y no vuelvas más porque éste, como habrás comprobado, no es tu sitio y no tienes otra cosa que hacer que no sea el ridículo.

En cuanto a lo de las identificaciones: y tú, Rafel, ¿cómo te identificas, diciendo tú mismo que te llamas Rafel y para más señas Milder? Pero no dice tu cabestro de filas que aquí, en internet, todas las personalidades son virtuales, tú pretendes que te creamos cuando dices que eres Rafa Milder, ¿por qué, porque tú lo dices?, para que tus queridos compañeros de pocilga admitieran mi identificación tuve que presentar una certificación del Colegio de Abogados de Cartagena y fotocopia de mis documentos de identidad personal y profesional y un sin fin más de documentos acreditativos.

¿Por qué sois tan rastreramente puñeteros que a los demás se lo exigís todo y a vosotros mismos no os exigís nunca nada?

En cuanto a lo de denominar a Saco “señor”, esto te califica a ti para siempre, muchacho, anda, corre, ve y háztelo mirar, porque lo tuyo es grave de verdad. Que te mejores.

domingo, 23 de octubre de 2011

Victimas, victimarios, verdugos, falangistas y aristócratas


José Antonio Primo de Rivera y Sáenz de Heredia, III Marqués de Estella (Madrid24 de abril de1903 – Alicante20 de noviembre de 1936) fue un abogado y político español, hijo primogénito del dictador Miguel Primo de Rivera y fundador y líder del partido Falange Española.

 Diccionario Real Academia: Víctima: 3. f. Persona que padece daño por culpa ajena o por causa fortuita.-Victimario: "a sensu contrario", quien produce o causa víctimas.-Verdugo: 6. m. Persona muy cruel o que castiga demasiado y sin piedad.-Falangista: miembro perteneciente a Falange (partido político creado por José Antonio Primo de Rivera, a imitación del partido nazi alemán y del fascista italiano).- Aristocracia:1. f. En ciertas épocas, ejercicio del poder político por una clase privilegiada, generalmente hereditaria.

"Cuando las cosas se ponen bravas, no hay otra dialéctica que la de los puños y las pistolas", creo que decía aquel Supercomisario de policía, Melitón Manzanas, que gobernaba en el país vasco no por la gracia de Dios sino tan sólo por la de Franco, la frase no es de él sino de la verdadera luminaria que disipa las tinieblas mentales de toda esta gente, José Antonio, José Antonio Primo de Rivera, claro, el fundador de la Falange Española Tradicionalista y de las Juntas de Ofensiva Nacional Sindicalista.

Los aristócratas son, por definición, por etimología, los mejores, los aristócratas, Esperanza Aguirre, Durán i Lleida, que vive en el Palace, uno de los mejores hoteles del mundo, y Gallardón, que se hizo adecuar el Palacio de Comunicaciones de Madrid para sí mismo, originando para el Ayuntamiento de Madrid, del que es el Alcalde, una deuda que equivale al resto de todos los municipios españoles juntos, una cifra con tal barbaridad de ceros que yo no me atrevo a intentar escribirla aquí,  y que, allí, ahora lo acabamos de saber, tiene hasta mayordomo, son gente muy instruida, que ha ido a los mejores colegios y que, no contenta con ello, ha acudido también a las mejores universidades, Yale, Harward, Cambridge, y, por si les faltaba algo, hicieron también sus marsters,¿cómo puede nadie discutirles siquiera su derecho a ser mejores que nosotros y, por lo  tanto, a gobernarnos? Por abajo, anda el chiste de Ferreres en El Periódico, en el que se ve a la Cólera de Dios, Aguirre, de la mano con ese catalán, que siempre pide Más, porque, como buen ultracapitalista, todo lo que tiene le parece poco, y ambos, según el chiste, lo que pretenden, en 1ª instancia, es que el pueblo llano no vaya a ninguna clase de escuela, dejar a los de abajo sin instrucción ¿para qué leches la quieren si su puñetero destino son las listas del paro? Si es que, al final, deciden mantener esa antigualla, listas del paro, pero ¿a quién se le ocurre?, antes no había nada de eso, seguro que no, como pasó con las listas de espera de la sanidad madrileña que la Cólera de Dios comenzó a darles vueltas hasta que consiguió que desaparecieran, diciendo que un enfermo sólo espera operación cuando le citan para  intervenirle, ergo, si no se citaba a nadie para operarle, las listas de espera desaparecían y desaparecieron, magos, hadas, que son personajes enteramente mágicos puesto que hacen verdaderos milagros con todos nosotros, especialmente con esos imbéciles que los siguen votando.
Pero, hoy, creo que se trataba de escribir sobre las víctimas. En este desdichado país, por desgracia, hay víctimas de muchas clases, en realidad, de todas las que ustedes quieran. ¿Quieren víctimas de 1ª clase, o sea, de derechas, o sea, de gente auténticamente aristocrática, de la crema de la sociedad?, pues ahí tienen a las “Victimas del terrorismo” (al que se les ha olvidado,  qué casualidad, añadir el adjetivo "de izquierdas”).
¿Quieren ustedes víctimas de 2ª o de 3ª clase?, pues ahí tienen ustedes a todas ésas que se produjeron con motivo del atentado de Atocha, que no eran aristocráticas ni mucho menos puesto que iban, los muy desgraciados, a trabajar, tomando esos malditos trenes de cercanías a las tantas de la mañana, y que, seguramente, y también precisamente por eso, no son dignas de las subvenciones que la Cólera de Dios, tan aristocrática ella, otorga a las otras asociaciones de víctimas aristocráticas madrileñas, pero, sobre todo, está, la que, para mí, que soy tan raro, es la más grande, aunque sólo sea por el tamaño, de todas las víctimas del terrorismo, el franquista. 

¿Qué es lo que ocurre con estas víctimas del terrorismo franquista o falangista?
Que si v. las menciona siquiera, tiene que hacerlo con mucho cuidado, no por nada, sino porque le puede suceder algo. ¿Qué? Preguntenselo ustedes a Garzón, que él, ahora, ya sabe mucho de esto.
Pero, ojo, señores, que aquí no hay más víctimas que aquéllas que designen los propios victimarios o sea los verdugos falangistas, que aún andan embutidos en sus magnificas camisas azules, sólo que, siguiendo al sin par Lampedusa, lo hacen ahora únicamente en la intimidad, para que parezca que todo ha cambiado, o sea, que tachan de verdugos  a los parientes de los que fueron sus propias víctimas, a los que intentando defenderse de la opresión de aquellos que, llevando camisa azul y boina roja, invadieron de nuevo su país y expusieron sus intenciones de seguir gobernándoles “in saecula saeculorum”, porque ellos, los franquistas-falangistas, son los auténticos amos de España, este Estado formado por aluvión, en el que los castellanos se arrogan el derecho divino de gobernar simplemente porque ellos son como son.

De modo que Melitón Manzanas tenía todo el derecho del mundo a detener y torturar hasta la muerte a cualquiera que se le antojara, allí, en las lejanas tierras del país vasco, como luego, pasados muchos años, lo tuvo también el no menos caritativo general Martinez Galindo, a éste sí, a éste, esta sociedad nuestra tan hipócrita, cumpliendo con el axioma de Lampedusa,  juzgó y condenó por tales hechos, aunque la autoridades penitenciarias lo enviaron enseguida a su casa porque estaba gravísimamente enfermo.
¿Dónde se agrupan todas las víctimas de esos víctimarios, de estos verdugos? Yo, por lo menos, no tengo la menor noticia y no he visto tampoco nunca una manifestación de ellas por las calles, a lo peor es porque no las dejan o, todavía peor aún, porque no existen, porque en este país, lo sé muy bien por experiencia puesto que creé una asociación para la defensa de las victimas de persecución por la justicia, para ser una asociación, para tener existencia legítima como tal y por lo tanto poder actuar de alguna manera, no sólo tienes que registrarte en un negociado de una sección de tu comunidad regional sino cumplir una serie de requisitos realmente exigentes. 

De modo que, en este país, sólo existen unas víctimas, dignas de la mayor consideración, que Dios me libre no ya de decir sino tan siquiera de pensar por un instante lo contrario, y todas las demás han desaparecido radicalmente por ese sumidero de la historia que son las instituciones judiciales y policiales que han establecido, para que nos gobiernen rectamente, las clases dominantes. Amén.

Y que, con lo claras que están las cosas sobre lo que piensa hacer la ultraderecha si gana las generales, las gane es para que nos borren a todos no ya como ciudadanos sino como personas.


Ferreres, en el Periodico de Catalunya, y nosotros aquí, insistimos en que una imagen vale MÁS  que un millón de palabras.

viernes, 21 de octubre de 2011

Eta ¿por qué se marcha?


Los hay optimistas que aseguran que lo hace porque ha sido derrotada por los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado y los hay pesimistas, como el PP y demás fuerzas regresivas, que piensan que si Eta ha bajado la persiana es porque ya no hay ninguna necesidad de que una parte de la sociedad vasca tenga que seguir una lucha armada para llegar al triunfo de sus ideas.


Para estos retrógrados, el adiós de Eta es lamentable en un doble sentido, 1º, porque lo hace bajo la égida del Psoe y teme que una parte de la sociedad española se lo atribuya como mérito en orden a las inmediatas elecciones generales, y,2º, porque la ultraderecha siempre precisará de una ultraizquierda que justifique sus canallescos desmanes.

Pero lo que hoy interesa es la relectura o sublectura de lo que dice cada cual en relación con este asunto:

Zapatero: “la nuestra será una democracia sin terrorismo pero con memoria”.

Rajoy: “En el PP acogemos con satisfacción este anuncio”: “excusatio non petita, acusatio manifesta”. ¿Por qué tiene que dar relevancia Rajoy al hecho de que toda persona de bien, como suele decir él, no tiene más remedio que sentir satisfacción porque, al fin, Eta desparezca de nuestro mapa? Pues, simplemente, porque no es verdad, al PP le ha sentado como una patada en los mismos, que Eta haya declarado su renuncia definitiva a la violencia antes de que se extinga el mandato del Psoe, porque piensan, ojalá tengan razón, de que esto va a favorecer electoralmente al partido de Rubalcaba, que ayer, por 1ª vez en toda su vida, dejó traslucir emoción al decir que ojalá este renuncia a la violencia se hubiera producido antes ya que ello hubiera significado un ahorro de vidas humanas.

Pero no parará ahí la cosa. A Rajoy le habrá escrito Pedro Arriola lo que tenía que decir para no perder ni un sólo voto el 20N. Pero Arriola no tiene nada que hacer con tipos como Mayor Oreja, cuyo negocio de seguridad es el mayor de España, así como el del opusdeista Cotino, ambos importantísimos dirigentes de la policía pública oficial española al propio tiempo, pero quién coño puede habar aquí de una presunta incompatibilidad, por tener ellos mismos las mayores empresas particulares de la seguridad privada española, ¿acaso hay alguna ley que prohíba a un honrado ultraderechista español aprovechar todos sus conocimientos personales y tecnológicos adquiridos durante su permanencia al frente del ministerio de Interior español para promover sus empresas particulares al propio tiempo que reducen en más 10.000 los efectivos de la policía pública española?

No es por otra cosa por la que Thatcher y Reagan decían aquello de que el Estado no es la solución sino precisamente el problema, porque el puñetero, coño, no hace otra cosa que la maldita competencia a las empresas privadas que son las únicas lícitas porque les pertenecen a ellos. A ver si esa inmensa caterva de imbéciles aprende de una vez, como les exigía Clinton: “Es la economía, estúpidos, no la política”. Marxista que es el tío aficionado a las becarias y a tocar el saxo.

En realidad, los periódicos publicados por ellos, por los ultraderechistas, no han perdido un sólo minuto:

-“ETA anuncia el cese definitivo de su actividad armada, aunque no entrega las armas ni pide perdón”-La Gaceta, que incluye, además, un  texto de Mayor Oreja: Para el eurodiputado, el comunicado de la banda terrorista es "simplemente la culminación de un proyecto negociado" entre la banda terrorista y el Gobierno. Advierte de que lo importante para ETA es el resultado del 20-N: "si no le sale como está previsto, volverá a las andadas".

-ETA cesa su actividad armada sin entregar las armas.-Condiciones de los terroristas: Exigen una negociación con los gobiernos de España y Francia, dice La Razón, que incluye el siguiente texto, referente a Madina: “permanecía en el hospital de Cruces de Bilbao cuando una mañana de febrero de 2002 recibió la visita del entonces jefe de la oposición, que le espetó sin parpadear: «Yo te regalaré la paz en Euskadi». Obviamente lo que ayer anunció ETA no es un regalo más que de la democracia. Pero, aquellas palabras cobraron ayer una especial relevancia para Madina, que expresaba sus sentimientos tras conocer el comunicado de la banda en su cuenta de Twitter: «Se agolpan en mi cabeza miles de instantes. Se acabó, lo hemos conseguido. Gracias por todo». Ahí lo dejó”. 

-“Eta ni se disuelve ni entrega las armas pese al cese definitivo de los atentados”-dice ABC. Y con el lenguaje más ambiguo posible, Ignacio Camacho, ex subdirector, dice: “Este es el comunicado del fin, no el de la derrota. El terror no queda derrotado si pervive su proyecto político”.

calificacion de las entradas