domingo, 18 de diciembre de 2011

Minijobs o ¿hacia dónde vamos?




http://www.elconfidencial.com/opinion/tribuna/2011/12/16/miniempleos-y-maximiserias-8425/

Antes de leer lo que sigue, es conveniente, para entenderlo, meterse en el link anterior y ver lo que está sucediendo en el país europeo que nos encabeza o dirige.

Parece que se impone la consagración de los empleosbasura que ahora vamos a denominar "minijobs", que parece que incluso suena bien pero que no es sino emplear, por llamarlo de alguna forma, a una persona no ya sólo durante su jornada laboral de 8 horas sino muchas más, ya que, como allí se dice, a los titulares de estos empleos se les obliga a hacer las horas extraordinarias que la empresa crea necesarias, gratis, como es lógico y canallesco.

Vamos, pues, para los que honradamente quieran verlo, hacia una nueva forma de esclavitud que yo conocí por experiencia en mi lejana niñez, en la que un empresario que, además, presume de que te aprecia como amigo o de que es un auténtico samaritano no sólo te permite que te distraigas trabajando para él sino que, además, te da unos cuantos chavos para tus caprichos, porque, para seguir viviendo realmente, precisarás que alguien de tu misma familia aporte a tu hogar una base suficiente de subsistencia.

Yo no sé para ustedes que será esto, pero, para mí, esto ya no es trabajo sino otra cosa que sólo se me ocurre llamarla esclavitud, una esclavitud atenta, misericordiosa, elegante incluso, que te permite guardar las formas y participar en los actos sociales y políticos con una apariencia de dignidad porque, al fin y al cabo, produces, eres un elemento activo de tu comunidad, pero ¿es que ya no van a haber patrones de comportamiento ético, es que todo va a valer ya, en una sociedad tan podrida que permite que unos hombres, muy pocos, exploten inicuamente a otros, que son multitud, ahí están las cifras recogidas en el enlace, sin que a la sociedad que los alberga a ambos se la caiga la cara de vergüenza al suelo y rebote, a qué extremos de degradación social estamos dispuestos a llegar para que toda la sociedad, como un sólo hombre, se levante y grite “basta” ante un atropello semejante?

Si esto lo viéramos en una película, nos removeríamos en la butaca creyendo que director y guionista estaban exagerando, buscando el mayor impacto, que una conducta así no hay sociedad actual que la permita en su seno, que tal degradación de la persona, a la que se le niegan los más elementales derechos humanos, sólo pude ser presentada públicamente como un hecho histórico absolutamente superado.

Y vemos cómo sucede precisamente todo lo contrario, que los líderes conservadores de la actual sociedad nos presentan esto de los minijobs como la solución más o menos coyuntural a todos los actuales problemas laborales que sufrimos ya que, por un lado, permitirá un empleo precario y mal remunerado, pero empleo, al fin, a esas inmensas legiones de desempleados que se extienden por toda Europa y, por otro, al privar a los empresarios del miedo a las consecuencias económicas actualmente inherentes a los despidos laborales, provocará un aumento de la contratación laboral, precaria y miserable, pero colocación, al fin.

Esta es la solución que se nos abre en cuanto a la lucha contra el paro, un empleo tan indigno, precario, y miserable que no vale la pena honradamente de considerarlo tal, pero que, para ellos, los empleadores y sus teóricos más o menos científicos, no sólo es plausible sino también inevitable si es que realmente-dicen-queremos salir de esta terrible crisis.

O sea, que los empresarios y sus apoyos teóricos, están aprovechando la crisis, que ellos mismos provocaron y que retroalimentan, para apretarle las clavijas un poco más a esa clase trabajadora de cuyo bienestar ha dejado todo el mundo ya de preocuparse, con una actitud que puede llegar a ser suicida porque las masas trabajadoras, cuando su situación sobrepasa los límites realmente insoportables, se lanza a la calle contra La Bastilla o los Palacios de invierno y la historia toma entonces un rumbo absolutamente incontrolable.

No hay comentarios:

calificacion de las entradas