sábado, 31 de diciembre de 2011

Mirando hacia atrás con ira, respondiendo a unos amables comentaristas


Enorme poema:

Como no sé si es gallego o portugués, porque desconozco ambas maravillosas lenguas, he ido al traductor portugués de Google y he obtenido un texto en el que me he permitido hacer pequeñas alteraciones de lugar para intentar darle más sentido a lo que ya tanto tiene:

 bemsalgado dijo...            

"Diez reyes de la esperanza

António Gedeâo 

Si no fuera seguro
que no saben de dónde vengo,
No comía ni bebía,
ni hablaba con nadie.

Me puse en cuclillas en un rincón.
en el más oscuro,
las rodillas a la boca
y esperé  lo que vendría.

No hubo grandes ojos
del adolescente ingenuo,
enfrentandose a lo desconocido,
la lluvia de plumas blancas
pintadas en tonos de acuarela,
al caer atraviesa
soñando de nuevo en el frío
el cristal de la ventana,

no fue una lástima enorme
lo que vio, y no se dio cuenta,
hombres que no han crecido,
que no escucharon, vieron, ni oyeron,


estas máscaras selectivas
antología de la maravilla,
flores sin tallo, flotando,
el grito de decepción,

si no fuera por el hambre y la sed
que la humanidad ha sufrido sin derramamiento de sangre,
se mordía las uñas y los dedos
forman la sangre.

31 de diciembre de 2011 13:42".


 RIODERRADEIRO dijo...
"Todas estas (sus) palabras, Don José, beben de la savia y honda sabiduría de quien, antes de estamparlas, las ha vivido, y sufrido. Aquí, la ética y la estética son misma cosa.

Summa cum laude! 

Saúde e saúdo cordial, e a máis grande aperta.

31 de diciembre de 2011 15:49".

Rioderradeiro fue una de las primeras personas que comentó mis primeros escarceos en esto de bloguear, allá, en el de Saco, hoy, vuelve a hacerlo con su característica generosidad que yo le agradezco infinitamente, al estar plenamente de acuerdo con él en eso de que la ética y la estética, para muchos de nosotros, son la misma cosa.

Yo también le deseo salud, le envío un saludo cordial y le deseo la mejor prensa.


 Anónimo dijo...
"Excelente, pero no estoy de acuerdo. No soy de las personas que pasaron por esa situacion, pero creo que hay mas de uno que hoy esta comodamente instalado en la mas feroz de las derechas. No, en su comentario subyace una creencia implicita en la bondad innata del ser humano y su racionalidad y yo no soy tan optimista. Lo siento, soy mucho mas joven que usted (52 años) pero mucho mas pesimista: No creo ni en la bondad del ser humano ni en su racionalidad, por lo tanto me parece totalmente posible que alguien que sufrio las peores penurias acabe siendo el fascista numero uno. Si esto no ocurre mas a menudo no es por falta de candidatos, sino porque el espiritu clasista de nuestras elites les corta el paso.
De todas formas ojala fuera como usted dice. Muchos de mi generacion pasaron por estas circunstancias, y no digamos sus padres y sus abuelos. Si pensaran racionalmente y con agradecimiento a sus antepasados serian como usted. Pero no los son. Se averguenzan de recordar su pasado. 
Tengo montones de anectotas al respecto, compañeros que vivieron en barriadas obreras (como yo) y que solo despues de muchos años lo reconocen, colegas que ocultan hasta la muerte de sus padres para que los compañeros no vayan y vean la vulgaridad de sus familiares... En fin, seguro que usted tambien sabe de esto.
Saludos.

31 de diciembre de 2011 17:22":

Mi respuesta:

A) Sí, es posible que algunos coetáneos míos que pasaron por estas mismas vicisitudes estén hoy instalados cómodamente en la más feroz de las derechas; hay gente para todo, incluso para encanallecerse hasta el último límite; pero esto, creo, no invalida el juicio de Einstein de que como no tenemos todos las mismas ignorancias, todos no somos, no podemos ser iguales;

B) veo, querido amigo, que es v. un lector muy reciente de lo que yo escribo, porque llevo cierto tiempo diciendo por aquí, de una manera muy escatológica, pero también muy gráfica, que el hombre es una mierda seca pinchada en un palo, o sea que creo que soy, por lo menos, casi tan pesimista como u. en lo que se refiere a las posibilidades del ser humano, de hecho, uno de mis autores favoritos es Hobbes, aquel  que hizo todo lo posible por popularizar aquello de “homo, homini lupus”; incluso mantuve una charla muy interesante con 2 contertulios,  Iñaki Zumake y Meskalis, sobre el tema, que terminó con un empate técnico.

C) en cambio sí que coincido plenamente con v. en que no es infrecuente que algún tipo de estos que sufrieron casi tanto como yo, vale, es una exageración para quitarle hierro al asunto, haya derivado luego en una mala imitación de aquellos jóvenes airados de los que nos hablara John Osborne y a los que luego también trató de criticar la Diosdado con su flagrante plagio de “Olvida los tambores”; pero lo normal es que suceda lo que indirectamente apunta Einstein, que los que no ignoran la crueldad feroz de la existencia humana, se comporten normalmente con cierta piedad no sólo de ellos mismos sino también de los demás, si no por otra cosa sí por aquello de que son seres humanos y, por lo tanto, nada humano les es ajeno;

D) en cuanto a los que se agergüenzan de sus orígenes humildes creo que no vale la pena siquiera de hablar, porque son unos perfectos imbéciles;

En cualquier caso, me ha complacido mucho charlar un rato con v., espero que no sea la última ocasión en que lo hagamos.

Un cordial saludo, 

3 comentarios:

bemsalgado dijo...

José, te mando el texto del poema, en portugués, traducido al castellano, porque el resultado de la traducción automática que has puesto es una sopa intragable de letras, para que puedas reemplazarlo si lo deseas. De todos modos siempre es preferible leer un poema en su texto original y, me parece, que cualquiera puede hacerlo cuando se trata de lenguas latinas sin gran dificultad.

Cuando recurro a traductores automáticos online, acostumbro a invertir la traducción para comprobar si tiene sentido el texto que ofrece, aunque, en rigor, no haga más que duplicar los errores. Por eso paso grandes trabajos y pierdo mucho tiempo para hacer una traducción al inglés, incluso al francés, y suelo hacerlo a base de frases muy cortas. A veces prefiero usar sólo el diccionario y escribirlo sin esa ayuda, y aún siendo consciente de mis errores, me parece que resulta más digerible.
Como anécdota, necesité recurrir a un traductor de chino en mi reciente viaje para dirigirme a un despacho de billetes del ferrocarril para efectuar cambios en mi billete de retorno precomprado, y en ese caso si que no podía recurrir a mi instinto para valorar el resultado. Sabiendo lo anterior, era todo dudas de que aquella sucesión de garabatos dijera algo inteligible para un chino o que no dijese lo contrario de lo que pretendía, pero no cabía otra. Como no disponía de impresora hube de dibujar toda la serie de ideogramas chinos palote a palote y punto a punto, previa ampliación del texto chino a tamaño ciclópeo. Me dirijí con aquel papel a la ventanilla y se lo entregué junto con el billete, y sin mediar palabra me entregó un nuevo billete correctamente modificado con los cambios solicitados.
Así que podríamos decir que el traductor online de chino funciona con precisión matemática.

El poema es del portugués António Gedeâo, un poeta lisboeta que falleció en 1997 a los 91 años.


Dez réis de esperança.

Si no fuese esta certeza
que ni sé de donde me viene,
no comía, ni bebía,
ni hablaba con nadie.
Me acuclillaba a un rincón,
en lo más oscuro que hubiese
llevaba las rodillas a la boca
y viniese lo que viniese.
No fuesen los ojos grandes
del ingenuo adolescente,
la lluvia de plumas blancas
cayendo impertinente,
aquel desconocido rostro,
pintado en tonos de acuarela,
que sueña en el frío encostro
del vidriado de la ventana,
no fuese la inmensa piedad
de los hombres que no crecieron,
que oyeron, vieron, oyeron,
vieron, y no entendieron,
esas máscaras selectas,
antología del espanto,
flores sin tallo flotando
en el llanto del desencanto,
si no fuese el hambre y la sed
de esa humanidad exangüe,
roía las uñas y los dedos
hasta hacerlos sangre.

bemsalgado dijo...

Como supongo ya habrás podido advertir, ayer he transplantado tu anterior post a mi blog beminvitados, ilustrándolo con dos fotos que hice en el sur de la India hace un puñado de años.
Por la noche añadí una canción "Stang by me", cuya letra me parece también adecuada a tu relato. La traducción al castellano es la siguiente:

STAND BY ME

QUEDATE CONMIGO

Cuando la noche ha llegado
Y la tierra está oscura
Y la luna es la única luz que veremos
No, yo no tendré miedo
No, yo no tendré miedo
Mientras tu estés, estés conmigo

Y cariño, cariño, quédate conmigo
Oh, quédate conmigo
Oh, quédate, quédate conmigo,
quédate conmigo

Si el cielo que vemos arriba
Se derrumbara y cayera
O la montaña se desmoronase hacia el mar
No, yo no tendré miedo
No, yo no tendré miedo
Mientras tu estés, estés conmigo,
estés conmigo.


Un abrazo y feliz año.

JOSE LOPEZ PALAZON dijo...

Ha quedado todo perfecto, gracias por tus desvelos, bem.

Como podrás ver, he insertado la traducción del poema de Gedao que tú me proporcionaste.

Feliz año.

calificacion de las entradas