lunes, 31 de diciembre de 2012

Sísifo


 Sartre llamó a la esperanza “sucia” y tenía toda la razón pero yo considero todavía más acertado hablar en estos términos del miedo.
 El miedo es lo que nos hace a todos subir todos los días esta jodida roca hasta la áspera cumbre sólo para que la muy puñetera se nos escape y caiga una y otra vez hasta el fondo.
 O sea que todos somos unos asquerosos sísifos cobardes y que por eso lo merecemos todo.
 Yo vivo aterrorizado por el miedo a morir y es este cochino miedo el que me está jodiendo la vida.
 Camus en  El hombre rebelde nos lo arrojó a la cara: el único problema real, el gran problema que el hombre se plantea es el del suicidio. Si tuviera cojones, si tuviéramos cojones y cada uno de nosotros eligiera a uno de esos canallas que hacen como que nos gobiernan y fuera decididamente a por él, inmolándose con su homicidio, es muy posible que toda esta jauría de perros hambrientos que no se sacian nunca de robar actuara de otra manera.
 Pero el hombre teme insuperablemente a la muerte. No sé muy bien por qué y eso es precisamente lo que me gustaría averiguar con este puñetero post.
 ¿Por qué tememos tanto a la muerte? ¿Qué es eso tan terrible que tememos que se halle más allá?
 ¿El infierno? ¿Es eso, es esa jodida fábula lo que nos atemoriza de esta manera?
 Si así fuera, si es así, porque lo admito ya, de antemano, paladinamente, no me considero capaz de dilucidar ciertamente si se trata de esto, este temor, quizá el más irracional de todos porque no es posible que el mayor número de los mortales que no hacemos aquí otra jodida cosa que sufrir sintamos miedo al infierno ¿por qué, qué hemos hecho para merecer un castigo eterno, acaso hay en nuestras pequeñas e insignificantes vidas de meros esclavos una culpa suficiente para tanto premio?
Ayer, mencionaba yo, de pasada, una breve lista de hombres egregios que se fueron de aquí, dando el más sonoro de los portazos.
 Angel Ganivet se tiró al río Dvina, en Riga, donde era cónsul español, después de habernos legado una de las obras que se consideran precursoras de la generación del 98.
 Mariano José de Larra lo hizo más fácil y más rápido, se pegó un tiro, después de escribir, entre otros muchos, aquel artículo que sintetiza la esencia de nuestro carácter, “vuelva v. mañana”.
 Stefen Zweig, en Petrópolis, junto a su esposa, desesperados ante el futuro de Europa y su cultura (después de la caída de Singapur), pues creían en verdad que el nazismo se extendería a todo el planeta, un 22 de febrero, se suicidaron. Zweig había escrito:
"Creo que es mejor finalizar en un buen momento y de pie una vida en la cual la labor intelectual significó el gozo más puro y la libertad personal el bien más preciado sobre la Tierra."
 Y algo semejante hicieron los Koestler y Walter Benjamin.
 Todos ellos no pudieron soportar este asco insuperable que a veces nos produce la vida.


domingo, 30 de diciembre de 2012

Los vasos comunicantes de la España irredenta


 Cuando se oculta tan maliciosamente la verdad es porque ésta no puede saberse sin provocar una irresistible reacción.
 Corre el rumor de que el fichaje de Cristiano Ronaldo por el Real Madrid, RM, lo pagó Caja Madrid, hoy, Bankia.
 Hoy, Bankia, o sea, Cajamadrid, la estamos pagando todos los españoles a escote, o sea que Cristiano Ronaldo se lo hemos pagado al RM todos los españoles, incluso sus acérrimos enemigos, los socios del Barça y lo que es mucho peor aún, todos esos equipitos de Valladolid, Vigo, Málaga e incluso el Sevilla, cuyo presidente tanto protesta, a los que el equipo capitalilno visita y hunde en la miseria con la insuperable ayuda de los árbitros, que ésa es otra.
 Como antes, las 4 torres que se pueden contemplar desde un despacho, y que alguien identifica con Figo, Zidane, Beckham y Ronaldo, las pagó porque el Ayuntamiento de la capitalísima otorgó las licencias urbanísticas para que se construyeran en zonas no urbanizables de Madrid, 4 torres que son la mayor de las ofensas no sólo a ese sentido común del que tanto habla el ínclito Rajoy, furibundo madridista, sino también a todas las leyes no sólo humanas sino también divinas.
 Como insistiría reiteradamente su manager, ¿por qué, por qué, por qué todos los jodidos españoles tenemos que sufragar desde nuestra desolación, nuestro desamparo y nuestro hambre que el canallesco Nerón de turno erija y perfeccione su gigantesco Coliseum en la más céntrica e importante de las lujosas avenidas de nuestra metrópoli? 
 Porque la tiranía invertebrada ha dicho ya que va ampliar y cubrir ese inmenso circo romano que deshonra a todo el país puesto que representa la humillación de todos a mayor gloria de los pretorianos del poder.
 Y aunque ha buscado ya la nueva y falsa excusa de que lo va a hacer emitiendo 250 millones de euros en bonos no debe caber duda alguna de que esos bonos los vamos a pagar también todos nosotros. ¿Cómo? Yo todavía no lo sé pero estoy seguro de que será así.
 Hay una figura jurídicomercantil por ahí que se llama competencia ilícita e incurren en ella todos aquellos desaprensivos, por llamarlos de alguna manera, que hacen todo lo posible para evitar que los que concurren con ellos en una actividad puedan defenderse de sus briosos ataques en igualdad de condiciones en el mercado, coño, la divina palabra para los nazifascistas franquistas neoliberal capitalistas.
 Yo tenía un amigo, digo “tenía” porque dejó de serlo inmediatamente, que se dedica a eso de la construcción, los materiales, que vino un día y me dijo: “Venga, coño, te invito a comer en Larvi, he comprado un millón de grifos a 25 pesetas y los he vendido a 1.000 o sea que he ganado 975.000.0000 de pesetas”. 
 España entera está llena de tipos como éste. De gente que gana todos los días millones sin hacer realmente en absoluto nada productivo, todo lo contrario, abusando del pobre currito que trata de ganarse la vida construyendo en una calle perdida del barrio de Vallecas un edificio de 4 pisos, piso por planta, y que le paga a esta especie de vampiros que le suministran los materiales, probablemente a crédito,  mil veces su puñetero valor, de manera que, al final de la obra, lo más probable es que no sólo no haya ganado un sólo euro sino que haya trabajado fieramente de balde para enriquecer al tío que celebra las ventas que le hace en los mejores resataurantes.
 Son los que yo llamo vasos comunicantes: el valor, el rendimiento del trabajo de los más humildes, se produce por su jodido trabajo en jornadas interminables que tratan de arañarle una mierda de euro a un presupuesto ajustado al céntimo, pasa a las manos manchadas de sangre de ese canallesco tipo que compra a 25'- y vende a 1.000'- y que seguramente es socio de esos grandes clubes cuyos bonos para ampliar sus estadios van a suscribir alegremente.
 Vasos comunicantes, coño, que unen los nuevos graderíos del formidable estadio con las venas sangrantes de esta pobre gente que trabaja en los suburbios de la agreste capital del imperio, y a la que no le salen las cuentas porque no les pueden salir. 

sábado, 29 de diciembre de 2012

La falsificación de la realidad o la imposición de la mentira

 Vuelvo a mis clásicos: si la verdad es la entera adecuación de nuestra inteligencia a la realidad, si evitamos que esto se produzca, engañaremos totalmente a la sociedad y dominaremos el mundo.
 Ayer, la asamblea madrileña, aprovechando su mayoría absoluta, aprobó la privatización de la sanidad pública y ésta respondió terminando la huelga.
 La pregunta se impone: ¿qué es lo que ha ocurrido dentro de las mentes de todas estas gentes que votaron en masa para que los gobernaran sus propios verdugos, qué clase de instrucción se les da que los hace incapaces de saber realmente qué es lo que están haciendo cuando acuden en masa a votar su propia destrucción?
 Ahora, con Wert y Rouco al frente del ministerio de Educación una losa de invencible ignorancia pesará para siempre sobre las mentes de nuestros hijos y el panorama desde el puente será absolutamente pavoroso.
 Decía el gran canalla con un insuperable cinismo que los médicos no operaban simplemente porque no querían.
 Y el jodido juramento hipocrático ha hecho el resto.  Un médico bien constituido por dentro no puede consentir que un enfermo muera por falta de atención, de modo que se trataba de una batalla perdida como van a serlo todas las que se planteen contra este gentuza que tiene incluso a la realidad de su parte.
 Y mientras la falsa izquierda, que se titula cínicamente socialista, sólo se preocupa de conservar-ojo, a la palabra-las mínimas opciones que le permitan, en el más lejano de los horizontes, una nueva reelección.
 De modo que todo está perdido para siempre y se ha demostrado el craso error de todos aquellos que deseaban que todo fuera a peor porque, decían, que, una vez tocado fondo, el pueblo reaccionaría.
 Pero el pueblo, tal como lo entiende la teoría política, ni siquiera existe sino una inmensa masa aborregada incapaz de pensar en otras cosas que no sean la belenes esteban y los cristianos ronaldos, porque los wert y los roucos han realizado perfectamente una labor que, además, no era muy difícil.
 Y ahora las más conscientes de las víctima se arrojan por las ventanas porque, como le sucediera a Boabdil, nadie ha sabido defender como seres humanos los derechos que millones de grandes personas con su sangre, su sudor y sus lágrimas habían ganado para ellos.
 De modo que el Estado del bienestar se ha convertido, de repente, en todo lo contrario, ya no hay más que un espantoso, un irresistible sufrimiento por todas partes, la gente anda como loca porque no sabe adonde ir.
 Y ellos desde sus despachos de los grandes rascacielos se ríen de todos nosotros, la pobre gente, los miserables, mientras piensan en una nueva manera de oprimirnos más.
 Todo esto me hace llorar inútilmente. El panorama que contemplo desde mi último puente es tan desolador que me entran ganas de acabar de una vez con este tan triste espectáculo.
 Si no lo hago es por mi familia, mi mujer y dos de mis hijos tan gravemente enfermos que no sobrevivirían de ninguna manera si mí.
 Ganivet, Larra, Arthur Koestler, Stefan Zweit, Walter Benjamín tuvieron más valor o estaban aún más desesperados.
 Que Dios nos libre, pero es terrible contemplar cómo ganan ya las batallas sin siquiera luchar, porque esa masa informe les ha entregado mansamente todo el poder, por eso se ríen de esa infame manera de todos nosotros.
 Por eso aborrezco tanto a la prensa, porque es la culpable de todo lo que nos pasa.


viernes, 28 de diciembre de 2012

La fuerza bruta y la compasión



 Rajoy=Florentino=Aznar=Acebes=Arriola
 Sociológica, políticamente, no hay compartimentos estancos, quiérese decir que el hombre, el microcosmos, y la sociedad que es respecto a él una entidad superior, su macrocosmos, no se dividen en una serie de departamentos completamente independientes entre sí, entre los cuales no existe ninguna clase de comunicación, sino que son entidades absolutamente orgánicas, completamente integradas de manera que todo lo que sucede en ellas repercute, se transmite al resto por una especie de movimiento irreprimible que puede tardar más o menos tiempo.
 La fuerza es, en este caso, el ministerio de Interior, que tiene el privilegio del ejercicio legal, que no legítimo, de la violencia.
 Y un grupo de seguidores del islamismo radical, exacerbado su odio por la conducta de Aznar en relación con la guerra de Irak, atenta en Atocha contra una serie de trenes en los que viajan los trabajadores a sus destinos laborales.
 España se halla en período electoral y Arriola le dice a Rajoy: "hay que imponer la idea de que el atentado es obra de Eta y ganamos las elecciones, si prospera la verdad, que el atentado es consecuencia de la conducta de Aznar, las perdemos".
 Arriola, como buen ultraderechista, es un genio sociológico pero esencialmente malévolo, como hombre político no busca el bien público sino el mal, él quiere que gane el mal, pretende engañar al pueblo.
 Y, para ello, a través de Acebes, utiliza la fuerza social, aunque es Aznar en persona el que llama a todos los directores de diarios de España para “recordarles” que ha sido Eta y no los islamistas los que han perpetrado el criminal atentado. Y actúa igualmente cerca de las embajadas y de los corresponsales de prensa extranjeros.
 La táctica, ¿o es la estrategia?,es técnicamente perfecta,  sobre el papel. El inspirador es el prototípìco manipulador nazifascita, Goebbels, el ministro de propagando del Führer: una mentira mil veces repetida se convierte en una verdad incontrovertible: son los jodidos etarras, favorecidos secularmente por la izquierda, los culpables de la horrible matanza.
 Pero a veces la verdad es tan evidente que es absolutamente imposible manipularla.
 Estaba escribiendo esto cuando mi yerno me ha recabado para que fuéramos a hacer la compra. En el trayecto me ha contado cómo su hermano, que vive en Berlín toda la vida, era la oveja negra de la familia y había pasado por todas las experiencias, hippi, beaknick, anarquismo, para acaba en el nihilismo. Y cómo le había recordado, en una reciente visita, la llegada del Hitler al poder y cómo éste, al principio, encarnaba el ideal de todos los alemanes. Y cómo el político ideal, que resolvió todos los problemas alemanes de la 1ª postguerra, acabó quemando judíos en los hornos crematorios de sus campos de concentración. O sea, el genuino imperio de la fuerza bruta.
 Esto me ha inducido a cometer el mismo error de siempre, a creer que podía leerle todo lo que había escrito hasta ese momento, con la muy molesta oposición de mi hija que me tiene prohibido que hable con él de política, “como no lo hace conmigo mi suegra que, cuando voy a su casa, no dice ‘ahora voy a ajustarle las cuentas a esta puñetera rojilla’”. Y la cosa ha degenerado en una discusión sobre si existe o no la objetividad, de modo que yo no he tenido más remedio que recurrir a la clásica definición de la verdad como “adequaetio rei et intellectus”, o sea, la adecuación entre el intelecto o la razón y la cosa”.
 “Es evidente”-les dije-“que hubo un atentado en Atocha, y más evidente aún porque se encargaron de publicitarlo y Aznar no lo desmintió que éste se dirigió telefónicamente a todos y cada uno de los directores de diarios para remacharles que Eta era la autora de los atentados, como hizo también con todas las representaciones diplomáticas, incluso con la Onu, y los corresponsales de prensa extranjeros, intentando frenéticamente cambiar la realidad, “ergo” la realidad era ésa precisamente que él, Aznar, intentaba cambiar”.
 Pero estoy empezando a irme por los cerros de Úbeda, aquello, lo que bajo el influjo de Arriola, intentaron desesperadamente hacer Acebes y Aznar, no fue sino el empleo de la formidable fuerza que detenta cualquier gobierno en el mundo. La fuerza pura y dura, la fuerza bruta, que intentaba desesperadamente retener el poder.
 Pero ganó la compasión. “Cum patere”, sufrir con, sufrir con los otros, sufrir con todos los que sufren.
 Ahora, España entera se ha transformado en una Atocha gigante, todo el país sufre el más salvaje de todos los atentados de su historia y no es cierto, como pretenden todos los aznares, todos los acebes, todos  los rajoys del país, inducidos, otra vez, por ese goebbels de bolsillo que es Arriola, que la culpa, que los autores de éste, el mayor atentado de toda nuestra historia, lo estén cometiendo los malvados integrantes de la izquierda sino esa ultraderecha pura y dura que nos gobierna sin ninguna clase de compasión y que está condenando al hambre, la miseria, el desamparo, el desahucio y el suicidio a todos los españoles que no forman parte de su cuadrilla, porque es una auténtica cuadrilla de malhechores la que ha cumplido, al fin, el sueño malhadado del más canalla de todos los españoles cuando pergeñó una constitución para que se cumpliera para siempre el propósito infame del taimado capo de todos los mafiosos del mundo cuando dijo aquella máxima horrorosa: es preciso que todo cambie para que todo siga igual.


martes, 25 de diciembre de 2012

El laberinto del Minotauro



Teseo, o sea, Messi, luchando contra el Minotauro
Hasta ayer mismo, siempre creí que Florentino era un tío muy inteligente.
 Pero ahora tengo mis dudas, muchas.
 Es ingeniero de caminos lo que implica un hábito de razonar matemáticamente.
 El problema es que todo lo humano escapa con facilidad al razonamiento lógico.
 Es por eso que al Ser Superior, Butragueño dixit, le está ocurriendo lo que la sabiduría popular dice que sólo le ocurre a los imbéciles, está tropezando otra vez en la misma piedra.
 No se si ha sido precisamente su gran inteligencia lo que lo ha llevado a la cima de esa hipocresía en la que siempre descansa.
 Florentino no cree en nada que no sea el dinero. He estado tentado de escribir “poder”, pero, al final, instintivamente, me he decantado por lo crematístico que no es exactamente lo mismo.
 Por supuesto que el dinero es una de las fuentes del poder pero no siempre todo el poder es meramente económico.
 El poder político, ahora lo estamos viendo muy claro, puede ir acompañado de la más absoluta de las ruinas económicas.
 Y resulta especialmente significativo que en nuestro país, que ha perdido, en favor de la UE, la facultad de emitir moneda, todo ese inmenso aparato de poder que está empujando a las clases menos favorecidas de la sociedad a hundirse en la desesperación al propio tiempo que en la miseria, el poder político que ostenta en exclusiva  la legitimidad en el ejercicio coercitivo de la pura fuerza no tenga un puto euro que llevarse al bolsillo e incluso esté mendigando por las esquinas económicas una miserable limosna para tener algo que llevarse a la boca.
 Se llama indigencia y es el estado de pobreza absoluta en el que se hallan los que que ya no tienen siquiera donde caerse muertos.
 El Real Madrid, RM, parece que lo tiene pero no es verdad. Dicen sus panegiristas que es la marca comercial más importante del mundo.
 Si es así no se comprende bien por qué siempre que adquiere uno de esos astros futbolísiticos con los que de vez en cuando nos sorprende, siempre lo hace con nuestro dinero.
 Recuerdo que no hace tanto, la caja del Bernabeu estaba tan vacía que cuando se juntaban allí para jugar al póker Lorenzo Sanz, su tesorero y Jesús Gil, tenían que utilizar los vales porque entre los tres no tenían un puñetero céntimo. Las crónicas de la época cuentan que la deuda del RM era de 60 mil millones de pesetas, una cifra tan astronómica entonces que todo el mundo daba ya por quebrado al club y se propugnaba que se convirtiera de una puñetera vez en SA.
 Fue entonces cuando apareció por allí por 1ª vez Florentino. A éste lo llaman por buen nombre El Conseguidor, no se sabe cómo ni por qué acaba consiguiendo lo que se propone siempre que no se trate de títulos en el mundo del fútbol, parece que éste sea el terreno en donde cíclicamente se reproduce su Sanmartín.
 Y es que, ya se sabe, la felicidad no existe en este jodido y puñetero mundo. Florentino lo ha conseguido todo, bueno, para ser exactos, casi todo. De humildísimo origen socioeconómico, ahora dicen que es una de las mayores fortunas de España. Y, como él seguramente dirá, no le debe nada a nadie, todo se lo ha ganado a pulso. Es El Conseguidor, coño, El Conseguidor.
 Si se trata de pergeñar la constructora más importante de España, se hace y ya está y, si, después, se trata de pergeñar la más grande de Europa, se pone a la faena y ahí, está, Hoochtiet, la mayor de todas la constructoras alemanas, la nación que, con toda justicia, es considerada la locomotora de Europa.
 ¿Hay quién dé más? Pero Florentino, como un vulgar Sigfrido, también tiene su talón de Aquiles. El puñetero RM.
 Flo es madridista desde niño, nadie es perfecto y todos tenemos, algunos más escondida que otros nuestra pequeña o gran debilidad.
 Dicen que a sus jefes, los March,  que recogieron a aquel ingeniero de la rúe, lo colocaron en su incipiente empresa constructora y le ayudaron a hacerse el amo del mundo de la construcción, no les ha gustado nunca que Flo invirtiera e invierta tanto tiempo y esfuerzo en el RM, lo consideran una perdida no sólo de tiempo sino, lo que es mucho peor, de prestigio, para estos oscuros adoradores del dinero que salgan a la luz, con motivo de la concentración de focos provocada por el RM, parte de sus secretos no les hace gracia alguna, todo lo contrario, pero es que ahora, Flo es tan importante o más en el grupo de empresas que los propios March, los mentores de Franco, que se lo trajeron de las Canarias para que nos arreglara a todos.
 Flo ha comprobado ya por lo menos una vez que el mundo del fútbol no se somete a la leyes de la lógica. El equipo de fútbol con la mayor y mejor financiación no siempre es el mejor y ahí están los aplastantes ejemplos de los clubs financiados por los reyes del petróleo.
 Pero es que Flo además tiene otro handicap: liberalcapitalista hasta el punto de militar en el más extremo de los fascismos, cree que con una buena trama mafiosa, bien organizada, no hay campo de experimentación del poder que se resista.
 De modo que se puso a la faena y reclutó para su proyecto a todo lo que de nazifascismo hay, que es mucho, demasiado, en la sociedad española. "El RM"- les dijo a todos los capos mafiosos-"es desde siempre  el santo y seña de este país, gozará, por tanto, aunque no lo quisiera, de la incondicional protección de todo el poder, de toda la fuerza bruta". Y así es, así fue y así será siempre por los siglos de los siglos en este país mitad de sinvergüenzas y cínicos, mitad de imbéciles e idiotas. No hay redención posible, porque los tontos no saldrán nunca de su estado de suprema idiotez porque eso es sencillamente imposible y los cínicos sinvergüenzas llevan en la masa de su sangre y de su carne el instinto sempiterno del abuso, la estafa y la depredación.
 Pero, afortunadamente, siempre habrá en esta corriente tumultuosa que es la vida, campos en los que la lujuria del despotismo y el abuso no podrán penetrar nunca, uno de ellos es el del arte.
 El fútbol, como la danza en general y el ballet en especial, forma parte del arte y como tal no se somete a las reglas mecánicas de la explotación industrial. 
 Tú puedes dominar económicamente todos los clubs de fútbol de un país mediante la explotación industrializada, mercantilizada, de toda su estructura, apoyándote para ello en las propias organizaciones sociopolíticas del mismo, pero sucede que en un puñetero y lejano país del otro mundo, salvaje y anárquico, en una ciudad casi perdida en la geografía, en una de sus calles, un crío enfermo de raquitismo crónico ha nacido con un don especial que sólo se produce cada 50 años, él y el balón tienen una relación simpática especial absolutamente indestructible, hagan lo que hagan todos los que juegan contra él, la jodida pelota sigue sus pies como si estuviera imantada por ellos y el diminuto cerebro de dichas criatura se ha penetrado de tal manera de la esencia del puñetero juego que ve las cosas que suceden en la cancha como si estuviera unos 20 o   40 metros por encima de la misma.
 Y el tipo éste que, además está enfermo de fútbol, que no quiere, que no sabe, que no puede vivir de otra manera, se enrola por esos azares de la vida en el odiado equipo rival para siempre de modo  que son 15 años seguidos en la vida del fútbol de un cochino país los que se han ido a la mierda de una manera absolutamente irremediable lo que induce a El Conseguidor a perder la cabeza, su fría cabeza matemática y a confundir sus deseos con la realidad, sueña que hay por el mundo un tipo, una especie de mago maléfico, capaz de neutralizar con sus conjuros el arte innato de ese prodigio de la naturaleza, porque una vez, mediante el falseamiento radical de las reglas del juego, dejó fuera de competición al equipo del genio y pensó que esto podría industrializarse, ¿por qué no? Y apostó por ello, le ofreció al taimado taumaturgo todo lo que tenía, todo lo que era, uniendo así su propio destino al de este encantador de serpientes que ahora le está explotando a fondo situándole en la disyuntiva de mantenerle al frente de la nave hasta que ésta se hunda con ellos dos en el jodido puente de mando, o hacerle tan rico como ya lo hizo otro furibundo y soberbio individuo que, poseedor de los inmensos recursos del petróleo y el gas rusos, se encaprichó de este apasionante juego que mezcla lo mejor del ballet con lo del deporte, y vendió también su alma al diablo portugués que le abandonó también a él, como ahora hará con este nuevo loco poseso, sin cumplir su decisiva promesa de conseguirle el ansiado juguete: la Champión.
 De modo que el destino ya está escrito para todo el que de verdad quiera leerlo: Mourinho se irá a otros sitio para engañar a otro magnate y a otra afición y el loco gigantesco que todo lo apostó a su estrella se hundirá en el más proceloso de los mares de fango.

Incitación al apocalipsis







Con los artículos del Sr. Centeno me sucede la cosa más curiosa del mundo: O son inatacables desde cualquier punto de vista o ¿qué es lo que pasa? Porque son absolutamente demoledores. Si todo lo que dice es cierto, y que yo sepa no sale nadie por ningún sitio a rebatirlo, lo que habría que hacer pero ya, sin esperar un sólo segundo más, es salir a la calle y pegarle fuego a todos los edificios en los que se refugian los órganos de gobierno de este país, pero, ojo, con todos ellos dentro.


El Confidencial.-Roberto CentenoEL DISPARATE ECONÓMICO
Celebrando los seis millones de parados
La verdad es que me había despedido de ustedes el lunes pasado, pero el banquete de vanidades que reunió en Toledo a la pandilla de tramposos cortoplacistas que lleva la gobernación de España y a su corte de aplaudidores (querían celebrar los seis millones de parados en su primer año en el poder) es algo que no puede ignorarse. Allí, Mariano Rajoy se felicitó por sus grandes logros, como, por ejemplo, que el ritmo de destrucción de empleo se haya acelerado o que la deuda haya aumentado. También que haya crecido el déficit y que las comunidades autónomas sigan fuera de control, en contra de la opinión recogida por The Economist, que asegura que el déficit ha bajado dos puntos y que las CCAA se han "domesticado". ¿De dónde lo sacan? El semanario británico cada vez contrasta menos sus fuentes.

Como diría la señora De Cospedal, “cueste lo que cueste y sea lo duro que sea, seguiremos adelante con las reformas”. Y tiene razón, porque ya solo tiene dos sueldos de lujo, 47 asesores, dos coches oficiales y un agujero presupuestario del 13,4% para 2013, casi 1.000 millones. Vamos, que la pobre lo está pasando fatal. Igual que el resto de aplaudidores, los políticos más caros -en sueldos y privilegios- de Europa... Para ellos, y para los cientos de miles de familiares y amigos que han enchufado, la crisis no existe. Lo más grave, no obstante, es su afirmación de que “2013 será el año de la recuperación”, un engaño que puede inducir a la gente a tomar decisiones de compra o inversión que acabarán en desastre, como hicieron MAFO y Solbes en 2007 cuando incitaron a la gente a endeudarse para comprar viviendas porque “nunca pueden bajar”.

Primer cimiento: el rescate, pero de las cajas alemanas

El año de la recuperación iba a ser 2012, pero ahora lo han cambiado por “el año en el que hemos puesto los cimientos”. Antes de entrar en materia hay algo que deben tener muy claro: España es un país con un potencial de crecimiento extraordinario, aplastado por unas oligarquías políticas, financieras y monopolistas como jamás en el pasado. Si acabásemos con un modelo de Estado inasumible, un rescate bancario innecesario y ruinoso y unos monopolios que nos imponen los precios de los servicios esenciales más elevados de Europa, España crecería como la espuma. Pero nada más lejos. Al contrario que los Gobiernos que ponen los intereses de su país por encima de todo, la actitud del nuestro es un compendio de improvisación, incompetencia y corrupción. Una auténtica arma de destrucción masiva.

Cospedal afirma que “2013 será el año de la recuperación”, un engaño que puede inducir a la gente a tomar decisiones de compra o inversión que acabarán en desastreY este es el primer cimiento. Han endeudado a varias generaciones de españoles para rescatar no al sistema financiero, que al final se cerrará en un 60% en la parte problemática, ni para que se restablezca el crédito a la economía productiva, que no cesa de bajar, sino para devolver a los bancos europeos en general y a las cajas alemanas en particular -un hatajo de instituciones insensatas que prestaron un río de dinero sin comprobar nada y sin garantías reales–, hasta el último euro, mientras los pequeños ahorradores españoles (bonistas, compradores de preferentes y accionistas) han perdido hasta la camisa. En todos los demás países, los bancos insensatos han perdido todos sus préstamos insensatos. Solo en la España de Rajoy son contribuyentes y pequeños ahorradores los que han pagado la factura.

Como, además, una vez exprimidas las clases medias y trabajadoras, y congeladas las pensiones era imposible obtener la enorme cantidad de recursos restantes del mercado, Merkel y la Unión Europea incitaron al irresponsable de Rajoy a pedir un rescate para salvar a los bancos, pero vean en qué condiciones. El dinero será avalado íntegramente por el Estado, los bancos tendrán que reducir su tamaño en un 60% y debería crearse un banco malo para absorber todos los activos tóxicos. No se salva el sector, ya que se cierra en un 60%, ni se garantiza la viabilidad de lo que queda. Hoy debe tres veces más al Banco Central Europeo que hace un año y la morosidad cerrará 2012 en casi 200.000 millones de euros, un 77% de empresas. Solo se salvan los intereses de los bancos europeos que financiaron la burbuja.

Cualquier presidente del Gobierno digno de tal cargo habría dicho: "¡Métanse el dinero por donde les quepa!". Cerrados el 60% de los bancos, liquidados sus activos y pagados con ello -que había de sobra– los depósitos hasta 100.000 euros, el resto se repartiría entre pequeños deudores y los institucionales. Y ni un euro de dinero público. Que las cajas alemanas y compañía vayan contra los insensatos y corruptos que firmaron los préstamos, que los procesen, que les embarguen o que los fusilen al amanecer, porque ellos deberían asumir el riesgo por prestar su dinero sin comprobar nada. Lo que no pueden hacer De Guindos y Rajoy es hacérnoslo pagar a nosotros, que es lo que han hecho. Solo en Bankia, entre inyecciones de capital, cobertura de pérdidas y compra de activos tóxicos, estos insensatos han despilfarrado 50.000 millones de un pueblo empobrecido con un 24% de niños por debajo del umbral de la pobreza. Son ellos quienes deberían ser procesados.    

Segundo cimiento: 'banco malo', un desastre mayor que Bankia

Y luego el banco malo, que en opinión de los expertos será “un desastre muy superior al de Bankia”. La improvisación y la incompetencia más absolutas han sido la norma. La orden de De Guindos -al que, con toda razón, el Financial Times califica como el “peor ministro de Economía de Europa”- fue “hacerlo ya y como sea” para recibir los primeros 40.000 millones del rescate y poder pagar la deuda subordinada a los bancos alemanes. Implementado por un conjunto de ineptos del FROB que no sabe ni dónde tiene la mano derecha -pero sí cómo tirar por el fregadero el dinero de los españoles-. Para empezar, ¿cómo se compatibiliza la estrategia mayorista para la venta -en grandes volúmenes- y sin las rebajas a la mitad del precio al que se le han transferido los activos tóxicos (que es lo que exigen los posibles compradores y que supondría pérdidas de decenas de miles de millones)?

España es un país con un potencial de crecimiento extraordinario, aplastado por unas oligarquías políticas, financieras y monopolistas como jamás en el pasado

El nivel de apalancamiento habitual en el ladrillo está entre el 80% y el 90%. Hay 60.000 millones de activos para empezar y necesitan 50.000 millones de préstamos. ¿Quién narices pone el dinero? La banca nacionalizada no puede por el MOU, y la banca sana, que tiene miles de millones de activos para vender y financiar, obviamente tampoco. Entonces ¿quién, cómo y a qué precio se financiarán estas eventuales operaciones de venta? ¿Se puede creer que estos inútiles no tienen ni idea, a día de hoy, de dónde van a sacar el dinero? Peor aún. Los bancos sanos se han metido en el banco malo poniendo cuatro perras para controlarlo, para que no les toquen las narices vendiendo activos tóxicos por debajo de su precio. O sea, para que no vendan.

El coste anual recurrente, teniendo en cuenta el 15% ROE garantizado a los inversores privados y la retribución de la deuda subordinada, se puede estimar en un mínimo de 500 millones de euros. ¿De dónde piensan sacarlos? Para aquellos “préstamos promotor” vivos sin estar agotado el límite de disposición, ¿asume el banco malo la financiación de la parte no dispuesta? Los productos derivados asociados a los préstamos traspasados, ¿también se traspasan al banco malo? Un esquema de locos que pagarán todos los españoles, porque los privados tienen garantizado por el Estado la recuperación de su capital y un retorno del 15%.

Tercer cimiento: gasto, endeudamiento y déficit fuera de control.

Luego, Montoro, incapaz de controlar el gasto (a noviembre los gastos no financieros del Estado habían subido un 0,1%, y ello a base de recortar las inversiones el 11,3%), el endeudamiento (380 millones de euros al día para financiar el despilfarro, la corrupción y los rescates) y el déficit (la estimación de déficit de 2012 (1) es del 10,3% sin ayudas bancarias, que compara con el 8,9% en 2011, y  el 11,4% con ayudas que compara con 9,4%), batiendo récords de subida de impuestos en el mundo desarrollado a la clase media y a la clase trabajadora, porque los ricos siguen exentos vía sicavs.

Cuarto cimiento: el tasazo eléctrico; la luz subirá un 35%

En todos los demás países, los bancos insensatos han perdido todos sus préstamos insensatos. Solo en la España de Rajoy son contribuyentes y pequeños ahorradores quienes han pagada la factura

Para, más tarde, favorecer a sus amigos de las renovables. ¿Saben lo que han hecho estos insensatos con el tasazo eléctrico? Algo simplemente de cárcel: han puesto a las energías más baratas un impuesto que las convierte en las más caras, tanto que tienen que cerrar. De momento se cerrará Garoña, una central que produce anualmente 3,8 millones de Mwh (a 15 euros/Mwh, es decir, 57 millones de euros). Esa energía será sustituida por renovables de los amigos del poder a un coste medio (80% eólica y 20% solar) de 165 euros/Mwh (627 millones de euros). A ver si han entendido bien el saqueo que estos truhanes que nos gobiernan acaban de perpetrar al pueblo español. Obligan a dejar de producir 3,8 millones de Mwh por 57 millones para que los produzcan sus amigos por ¡627 millones!

El tema no acaba aquí. En pocos años, los 60.000 millones de Mwh que producen las ocho centrales nucleares en operación desaparecerán, porque el nuevo impuesto está diseñado para eso, para obligarlas a cerrar. Una electricidad generada por 900 millones de euros pasará a costar 9.900. Es decir, en pocos años, por una decisión política del Gobierno de Rajoy para favorecer a sus amigos, supondrá un incremento del ¡35% en el recibo de la luz! Este es otro de los cimientos puestos por el Partido Popular en 2012, que “garantizan la salida de la crisis”. Y seguirán así hasta que la desesperación colectiva se convierta en violencia.

Quinto cimiento: exportaciones, poco valor añadido y menos empleo

“Las exportaciones, el superávit comercial con la Unión Europea es lo que nos va a sacar de la crisis”. Otro camelo porque, si bien es cierto que las exportaciones son esenciales, su aportación neta a la economía es, en nuestro caso, reducida, y en la creación de empleo representan aún menos. La razón es el poco valor añadido debido a que incorporan muchos bienes y servicios importados. Un tema clave que les detallaré después de Reyes.

Hay un gran interés de los inversores extranjeros por España, pero no se equivoquen. Hay un gran interés por comprar activos y empresas a precios de derribo

A las exportaciones añaden las mentiras habituales, como el incremento de la competencia, lo que demuestra su ignorancia. Es imposible incrementar la competencia, porque la estructura monopolista está firmemente asentada y se tardarían años en cambiarla. Lo único que funcionaría es implantar un sistema de precios máximos iguales a la media de Francia, Alemania y Reino Unido. A este respecto, si no implantan los precios máximos, deberían tener la dignidad de callarse. Finalmente, reducirán el tamaño de la Administración, ¡9.000 millones entre 2013 y 2014 de un gasto total de 470.000 millones! El Gobierno está integrado por tramposos.

Afirman, y es cierto, que hay un gran interés de los inversores extranjeros por España, pero no se equivoquen. Hay un gran interés por comprar activos y empresas a precios de derribo. Se acaban de comprar joyas inmobiliarias en Madrid y Barcelona con descuentos del 70%, y no las quieren para quedárselas, sino para especular. Igual que British con Iberia, pero peor.

(1) La Fundación de Cajas de Ahorro estima el déficit 2012 en el 8,4% del PIB, 7,3% sin rescate bancario. A esto hay que sumarle 0,3 puntos adicionales de déficit de la Seguridad Social, que experimentará un desvío sin precedentes 15 veces mayor que el de 2011 y superior al previsto hasta ahora; facturas en los cajones, 0,7 puntos; el déficit autonómico fue en 2011 dos puntos mayor del estimado a fin de año, y no hay razón alguna para suponer que estos tramposos hayan mentido menos que en 2012. Dar por buenas sus cifras es como creer en los Reyes Magos.

jueves, 20 de diciembre de 2012

Cuando los cojonuditos nos señalan el camino





Mourinho, a Antón Meana: ´Yo soy un entrenador top y tú un periodista de mierda´

A Lucía M. Mur con todo mi respeto y cariño.
 Yo quisiera saber por qué los buenos se mueren siempre antes. O también por qué se les desahucia o se les persigue sañudamente con porras eléctricas o pelotas de goma que incluso los dejan ciegos de uno de sus ojos mientras los cínicos, canallas sin vergüenza les dicen que en realidad les han hecho un favor visto lo que hay que ver.
 Y los cínicos, canallas sin vergüenza tienen razón siempre.
 Se puede matar de muchas formas. Una, elemental, es pegarlo un tiro al interfecto en su puñetera cabeza, con lo que también, está claro, se le hace un inmenso favor, en realidad, los antiguos, aquella gente que sabía tanto de todas las cosas, decían sabiamente aquello de que al difunto “lo habían despenado”, de des-penar, quitar las penas literalmente.
 Hoy, hay millones de españoles que gracias a Rajoy y los suyos buscan desesperadamente la despenalización.
 Y el más cínico de todos sus ministros nos lo ha dicho con esa sonrisa sardónica con la que ilumina todas sus apariciones públicas, lo que el trata de hacer es españolizarnos a todos porque nos estamos alejando vertiginosamente de la esencia de lo que él considera la españolidad.
 Dijo no sé quién muy acertadamente que el español es un tipo moreno y bajito que siempre está cabreado.
 Como una primera aproximación, no está mal, pero es demasiado superficial.
 La esencia de lo español es la mala leche. Y el producto lácteo es malo cuando proviene de alguien que goza de esta pésima cualidad
 Si hay alguien que represente la esencia de lo español es el ciudadano de derechas que, además, es madridista, si es que ambas cosas no son la misma.
Porque la derecha es la filosofía de Pangloss, el personaje de Voltaire: no sólovivimos en el mejor de los mundos posibles sino que es absolutamente imposible que haya un mundo mejor de manera que no se debe de modificar un ápice este maravilloso mundo. O sea, como se ve, el summum del ideario conservador.
 Dice el Ser Superior que el Real Madrid, RM, es el mejor club del mundo, entre otras cosas, claro, porque lo dirige él. Y dice, además, que su entrenador es el mejor del mundo, consecuentemente.
 Pero, mientras el Ser Superior dice todo esto, ¿qué es lo que está sucediendo en ese mundo?
 Pues sucede que el protomadridista fue aquella insigne buena persona que se llamó Franco, sí, aquél que, con el patrocinio del primero de los March, no lo olvidemos nunca, los patronos de Florentino Pérez, que le envió el Dragon Rapide para que diera el salto de Canarias, donde era el capitán general,  a la península, provocó una guerra en la que, según las estadísticas, murieron más de un millón de españoles, aquél que cuando no tenía nada mejor que hacer firmaba sentencias de muerte contra unos chavales que pedían un poco de libertad para este pueblo de genuinos idiotas que siguen manteniendo en el poder con sus votos a los directos descendientes de aquel general; y que, ahora, en este mismo momento, son furibundos madridistas no ya sólo este rey cazador que mata inocentes animales sólo por el placer de matar, sino también Aznar, el tipo que colaboró decisivamente a la matanza de Irak, donde han muerto ya otro millón de personas, pasando por Rajoy y toda esa pléyade de ilustres personajes que llenan el palco de su estadio los días de partido.
 Parece que el ideólogo de esta nueva hornada de madridistas es el ínclito ministro de Educación que se consagró internacionalmente cuando escribió un artículo que tituló “El cojonudito”, sí, señores, sí, aunque no lo crean.
 En dicho artículo, que iba destinado y estaba provocado por Manolo Preciado, aquel humilde entrenador del Racing, el hombre más ilustrado de España, madridista ultraconfeso, el sr. Wert, sociólogo de profesión y vocación, sostenía que:
  1º) Manolo Preciado era precisamente el prototipo del cojonudito, o sea, del típico español, mezcla de gilipollas y macarra perdonavidas que va por la vida insultando y despreciando a todo el mundo, sacando pecho y despreciando a todo el que no piensa como él, o sea, exactamente igual que lo que hace su ídolo, el de Wert, que no es otro que el tal Mourinho;
  2º) Wert tomaba como pretexto para su artículo la controversia habida entre ambos entrenadores, en la que Mou acusó al otro de venderse de mala manera al Barça, alineando frente a éste a un equipo plagado de suplentes, o sea que lo acusaba sin el mínimo motivo de ser un mercenario antideportista que se vendía al mejor postor, lo que motivó que Preciados pillara el que fue sin duda el mayor cabreo de su vida, tanto que llamó a Mourinho canalla y sufrió tal disgusto que, al poco tiempo, hablando en términos de patología médica, sufrió un infarto y se murió;
 Ésta es la pequeña historia de un cojonudito, según Wert, pero la gran historia de su RM, el mejor club del mundo, dirigido por el Ser Superior y entrenado, como no, por el mejor entrenador del mundo, tiene otros muchos episodios más que explican fehacientemente lo cojonudito que es:
 1º) el RM acude al campo del Barça a jugar un partido, que pierde, y a su final, como no sabe ni debe perder nunca, monta una formidable tangana que acaba con el mejor entrenador del mundo intentando pisotear la cabeza de un contrario tendido en el suelo como consecuencia de una alevosa entrada por detrás y visto que no consigue su laudable propósito, con la fría determinación que nos muestra el video de youtube, recorre la distancia que media de una zona técnica a otra y agrede cobardemente al 2º entrenador del Barça metiéndole el dedo en el ojo ostensiblemente para que todo el mundo lo vea, ante 400 millones de telespectadores.
 2º) este tío que se comporta así es el mejor entrenador del mundo para el Ser Superior que preside el RM, pero este incidente no tendría la inmensa relevancia que alcanza sin la posterior conducta no ya de este contumaz agresor y provocador si no fuera por la actuación posterior que se produce en el estadio del mejor club del mundo: ante la universal ola de repulsa contra el RM, las gradas del referido coliseo se llenan de pancartas alusivas al hecho, todas ellas, como no, laudatorias, de la que destacamos una que rezaba así: MOURINHO, TU DEDO NOS SEÑALA EL CAMINO.
 3º) no se trata de un arrebato momentáneo a sangre caliente, no, no, son las señas de identidad de un club que, como dice continuamente su presidente, ha dejado una huella imborrable en la historia del fútbol mundial, por eso, la semana pasada, a las pocas horas de que el Ser Superior volviera a afirmar que Mourinho es el mejor entrenador del mundo, una banda de 6 individuos dirigidos por éste y peligrosamente armada con el más perverso de los odios, secuestró y encerró a un periodista que se había atrevido a contar una de las cosas que suceden en dicho club y le insultaron y maltrataron salvajemente, llamándole, entre otras cosas “periodista de mierda”, en un intento de amedrentar a la prensa que ha comenzado a contar, cansada de hacer de encubridora, las cosas que suceden en el mejor de los clubs del mundo, dice el Ser Superior.
 Es por todo esto por lo que yo no acepto esa actitud indiscutiblemente hipócrita del madridismo que ahora hace como que lamenta la desgracia del tal “Pito, Rito, Quito, Quico, o como leches se llame ese tío al que yo no conozco de nada”, dijo el mejor entrenador del mundo después de agredirle salvajemente delante del universo entero, a fin de inferirle, además de la agresión, el mayor de los desprecios, casi tan grande como el que yo experimento por todos esos macarras que agreden, desprecian e insultan a todo el mundo desde la inmensa montaña de su inconcebible bajeza, como si realmente formaran parte de esa legión de cojonuditos que tan bien describiera el inefable Wert dirigiéndose al difunto Manolo Preciado, q.e.p.d. una de las innumerable víctimas del mejor entrenador del mundo, según Pérez.

miércoles, 19 de diciembre de 2012

Desengáñate, Fukuyama, éste no es el final sino el principio de la Historia o el cuento de la buena pipa.



 El otro día, terminaba yo así mi post:
 “Y así fue como Garzón incluso pudo llegar a pensar que hacía justicia alguna vez, incluso que sabía realmente qué era la justicia, de manera que se convirtió en el más equivocado de todos los hombres.
 Ahora, quizá lo sepa ya, tal vez conozca el envés de la trama, pero está cogido por los mismísimos cojones y no puede dar marcha atrás, o sea, subirse a lo más alto de alguna montaña y entonar el más terrible de los actos de contrición y Assange, el pobre hombre, no puede hacer otra cosa que darse cabezadas contra la pared de la embajada por haber sido tan estúpido para pensar que podía luchar contra la esencia del imperio, que no es otra que la ocultación de la verdad real.
 Entonces, ¿qué es lo que se puede hacer?
 Todavía no lo sé pero estoy dispuesto a intentar averiguarlo en el próximo post”.
 Así que vamos a intentarlo:
 Vaya por delante que las verdaderas reglas del juego no están escritas en ningún sitio y que contra lo que realmente estamos luchando es contra el sacro imperio romano-germánico y que la guerra está definitivamente perdida aunque de vez en cuando ganemos alguna batalla en Venezuela o en cualquier otra parte de Sudamérica, antes de que Dios cambiara su nombre por el de Rockefeller, porque los jueces nunca hacen justicia.
 No se asusten todavía que esto no es más que un programa.
 Las auténticas reglas del juego nunca las sabremos porque Assange ellos han hecho ya todo lo posible para que sólo haya sido uno y a ti te encontré en la calle, de modo que nunca volveremos a saber nada de lo que no debe saberse.
 Así que sería la mayor de las falsedades por mi parte ponerme ahora a elucubrar por aquí sobre cuáles son las cosas que ellos nos ocultan con tanto cuidado que o envenenan a uno con plutonio, ¿es plutonio o cualquier otro material radioactivo cuyo nombre no recuerdo? o rebuscan lo suficiente en el pasado de cualquiera hasta hallar a un par de suecas que se han acostado contigo   y entonces les hacen decir que fue a la fuerza como si alguien pudiera forzar a un par de esas vikingas que te dan una hostia y te rompen la cara para siempre.
 O sea que el jodido Fukuyama lo que expresaba sólo era un deseo, que todo esto que está sucediendo no fuera otra cosa que el final de la historia, pero yo creo que es todo lo contrario, que la historia apenas si acaba de empezar y que lo que estamos haciendo es ensayar, una y otra vez, la misma partitura, o ¿es que no jugamos, de nuevo, con el mismo artilugio, con el mismo juguete?, ya lo hemos dicho, el sacro imperio romano germánico, por lo menos, aquí, en Europa, con un emperador alemán, al que se le han caído por algún sitio los jodidos cojones, y anda por ahí repartiendo hostias escondiendo sus fláccidas mamas bajo una chaqueta y haciéndose llamar Angela pero ojo que, además, Merkel, que viene de mercado como todo el mundo no va a tener más remedio que saber.
 Pero es que Roma, que ya no está en Roma, se halla ocupada por otro alemán, de voz tan meliflua que más bien parece él la dama, pero no debemos dejarnos engañar nunca por las jodidas apariencias porque  el tipo no era sino el encargado de cargarse a todo aquel que se atreviera a cometer el pecado de pensar o sea que quieren dominarnos hasta en nuestras puñeteras conciencias.
 Pero hemos dicho, como de pasada, que Roma ya no está en Roma, y no es más que una jodida verdad, ahora no es en la ciudad del Tíber donde se dictan los dogmas sino allí donde habita el Fondo Monetario Internacional, dominado por otra fémina mucho más dura que la del Merkado, que lo 1º que hace cuando se levanta es tomar unas buenas dosis de rayos uwa porque ella sabe que la apariencia es el principio y el fin de todo.
 De modo que no queríamos caldo y nos han dado 3 tazas.
 Sí, pero ¿cuál es la tercera taza?
 La 3ª taza era un jodido mulato cuyo discurso de investidura me hizo incluso llorar pero el llanto me ha durado muy poco: hasta que ha mandado asesinar a un tipo que estaba escondido en una pequeña casa de Pakistán, rodeado de una cohorte de esposas porque el tío en lugar del peor de los terroristas del mundo parecía más bien un auténtico picha brava.

martes, 18 de diciembre de 2012

Entre Pavlov y Levi-Strauss, reflexiones sobre el madridismo





 Lisistrata dijo...
Entiendo que el RM son solo unos colores y una marca o empresa. Los macarras en todo caso son las personas que lo dirigen. Y es ahí donde Florentino va a perder dinero y eso le dolera mucho y le hará recapacitar con respecto de Mou y sus declaraciones sobre su apoyo al muy marrullero entrenador por no decir repelente y 20 adjetivos mas descalificativos.

17 de diciembre de 2012 22:14


Mi querida Lisistrata:

Por 1ª vez no estamos de acuerdo en algo y la discrepancia es importante.

Planteas, ahí es nada, ni más ni menos que uno de los temas más discutidos de la historia de las ideas: ¿existe una identidad constitutiva de las llamadas “personas jurídicas”?

Si nos atenemos a los elementos meramente físicos, naturales, biológicos, orgánicos, parece evidente que no.

Las personas naturales que se integran dentro de una persona jurídica no lo hacen de una manera orgánica, biológica, física o química, pero esto ¿supone que su integración es menos vinculante, menos coactiva, menos poderosa?

Los pensadores alemanes, que por motivos históricamente evidentes,  se sintieron fuertemente atraidos por la cuestión, le dedicaron muchas energías y horas de pensamiento y trabajo, y llegaron a la conclusión de que así como en el ser humano, el hombre, se admite de una manera casi universal le presencia de algo que algunos hemos dado en llamar espíritu, en los pueblos, pero, se me dirá, ¿existen realmente los pueblos como tales?, hay también corrientes inmateriales de sentimientos colectivos que pueden motivar la consideración de que ellos también pueden ser titulares de identidades tan específicas como las que concurren en los individuos humanos.

Y a este sentimiento anímico colectivo, lo llamaron “volksgeist”, que traducido al pie de la letra significa precisamente eso, espíritu del pueblo.

Después advinieron los estructuralistas de la mano del genial Levi-Straus y arrumbaron, quizá definitivamente, la idea subyacente en la filosofía del volksgeist, de que puede haber sentimientos colectivos que se originen no en la influencia de los factores circunstanciales climatológicos o demás biológicos y físico-naturales sino en las peculariedadesesenciales naturales de las distintas etnias.

Como yo, en el fondo, soy un ecléctico absolutamente irredento, pienso que en ambos movimientos intelectuales hay un fondo de razón.

El ser humano es uno esencialmente, de tal manera que si el neardental o el cromagnón se hubieran sometido históricamente a las mismas circunstancias ambientales, no habrían diferencias estructurales humanas ciertamente destacables, es decir que todos seríamos, en contra de la opinión del ínclito Rajoy más o menos iguales.

Pero la enorme diversificación de las circunstancias ambientales a que aquellos primitivos tipos humanos se sometieron ha producido esta radical diversidad de lo que ahora hemos dado en llamar etnias y que no son sino una especie de permanentes disfraces que los mismos seres han acabado por asumir de una manera tan permanente que a veces los consideramos como constitutivos de su propia naturaleza.

Hasta aquí, mi adscripción al estructuralismo levi-straussiano, pero en el fondo de mi corazón, que también piensa lógicamente aunque de otra manera, mi experiencia personal me inclina a admitir la inmensa fuerza coactiva que en la formación de mi psique ha supuesto la  educación, la instrucción que la sociedad en la que hasta ahora he estado inserto me ha proporcionado. La iglesia católica y el sicologismo pauloviano saben, porque lo han experimentado con el máximo rigor, que yo soy no sólo yo y mi circunstancia sino mucho más que todo esto aún, el ambiente hogareño cultural en el que he estado sumido hasta ahora, de modo que no he podido quitarme de encima, por mucho que lo haya intentado, una serie de ideas no sólo religiosas sino culturales que han lastrado inexorablemente para siempre todo lo que sé, todo que siento y todo lo que pienso.

De modo que todos los individuos constitutivos de mi propia familia, hemos heredado una serie de sentimientos, pensamientos y convicciones que si no nos identifican totalmente sí que nos constituyen como grupo social incluso en contra de los màs firmes propósitos de desvinculación sociológica.

Y de una manera semejante puede razonarse en orden a la integración en el pueblo, en la región e incluso la nación.

Obviamente esta vinculación es mucho más efectiva cuando los factores para la constitución del grupo social han sido convenientemente manipulados mediente expertos en el manejo de la psicología de masas, que no otra cosa son Mourinho, Florentino y el tal Relaño que no es sino una especie de Goebbels de vía estrecha.

De modo, querida Lisistrata, que no debiera de caberte duda alguna de que el madridismo, como grupo social, se ha constituido bajo la dirección psicológica de una serie de personas que ha hecho, y hace, objeto de su vida la creación y vinculación de una serie de individuos con unas teorías e ideas que se han constituido como un tratamiento absolutamente adictivo como las tabaqueras hacen con el producto de su industria de tal manera que, ahora, le sería muy difícil, si no imposible, a un madridista abjurar de las ideas que le han sido inoculadas mucho más que fisiológicamente por una serie de conductores sociales extraordinariamente influyentes.

O sea, que un grupo social puede ser en su pensamiento y actuación tan genuinamente macarra como un individuo.

O esto es, al menos, lo que yo pienso.

Un beso tan afectuoso como agradecido por la frecuencia y el interés con los que intervienes en mis blogs.








calificacion de las entradas