viernes, 13 de enero de 2012

Estos tíos/as ¿son zombis o ladrones de cuerpos?

  Hubo un tiempo, que a mí me parece ya muy lejano, en que me preocupé por intuir por qué mi blog era tan poco visitado y fue una de mis más querida amigas la que me habló entonces de los contadores de visitas e instalé unos cuantos de ellos.

 Así, he podido comprobar que el número de mis visitantes oscila alrededor de los 100. Para mí, que cuando llegué a esto de internet y conseguí,[con la ayuda de una amiga de mi hija, informática como ella, porque ésta no sólo se negó a ayudarme entonces, sino que ni siquiera ha leído nunca uno de mis post y me critica acerbamente dentro de la familia porque teme que esto me enganche para siempre y sea uno de esos drogadictos de los que luego hablaré], entrar en lo que a mí me parecía un arcano impenetrable, que me aterrorizaba por la simple idea de que otra persona distinta a mí acudiera a allí, a aquel rincón que mi querida Isa había creado para mì en el espacio sideral, y leyera cualquiera de las tonterías que yo hubiera escrito.

Creo que sufrí entonces esa sensación, que dicen los que saben de ello, que experimentan los escritores ante la página en blanco y que no debe de ser otra cosa que ese terrible horror al vacío que siente el ser humano en cualesquiera de los campos a los que se asoma.

De modo que si ahora acuden unos cuantos a leerme, yo ni siquiera me lo creo y pienso que alguien me está haciendo trampas con los dichosos contadores.

Me resta por dilucidar el otro problema: ¿por qué de esos 100 lectores aproximados intervienen tan pocos, casi ninguno?, y pese a las teorías de Malditos Bastardos, creo que he hallado la respuesta: mis lectores son gente sana que acude a aquí, a mi blog, porque les interesa lo que yo pienso, lo que yo escribo, no exhibirse ante la puerta del colegio, desnudos bajo la gabardina, para enseñarle sus miserias fisiológicas a un público constituidos por niños.

En cuanto a esa afirmación de MB de que no me lee nadie, que luego incluiré por aquí, parece evidente que no es absolutamente cierta, porque él, por lo menos, no sólo me lee sino que se disgusta mucho con lo que escribo:

 “Anónimo dijo...
No hay nadie mejor que vos, sois un pozo, o quizás una "poza" de sabiduría.
11 de enero de 2012 14:36
Anónimo dijo...
Tiene usted un EGO tan grande, que me extraña que pueda pasar por los pasillos de su casa.
Vamos a ver, sus “ladrillos” aburren a los "MUERTOS", entonces, porque se extraña que le borren de los otros blogs.
Limítese a llenar el suyo, que con suerte conseguirá que 
participen tres o cuatro, pero eso si comentando cualquier otra cosa, menos lo que “usted “ha puesto en el tema.
Conclusión, ni esos se han leído lo que ha escrito.
Es que “usted” es una burbuja inmobiliaria, por lo de los ladrillos.
Don Arturo, y el Sr. Saco tienen o tenían 200 o 300 post diarios, ¿”usted” cuantos ?.
Y no me cuente milongas de calidad y cantidad.
Luego dice que no tiene envidia., ¡Anda ya, oso hormiguero!
Pues bueno, yo diría que incluso envidia atómica, por lo del neutrino ¿o no?
Tres o cuatro vueltas, le dan, los dos, pero, solo sabe quejarse que le “banean”, es que es un favor de la inteligencia de los blogueros, para que no les de dolor de tripas, o quizás de cerebro.
Quede usted con “todos” los ángeles, aunque no sean del Infierno (esos por o menos iban con las Harley).
11 de enero de 2012 22:39".

Estos tíos/as ¿qué son realmente, zombis o ladrones de cuerpos?

Hay algo en la ferocidad con la que esta gente asalta los blogs ajenos que ha hecho aparecer en mi cabeza la imagen de esos alienígenas que llegan a la Tierra pero que no tienen cuerpo y han de meterse dentro de uno ajeno y colonizarlo para poder vivir, o de esos muertos que necesitan la sangre ajena para poder volver a la vida.

Ayer, leí no sé dónde que los adictos a internet experimentan una deformación del cerebro parecida a la que se produce en los drogadictos, o sea que probablemente sufran también un síndrome de abstinencia porque no se explica de otro modo esa compulsiva invasión de los espacios ajenos que, además, adquiere tintes de rabiosa ferocidad: yo no había visto nunca un ansia semejante, una tal obstinación en la tarea, es como si en ello les fuera la vida.

Uno de los síntomas que caracteriza a los viciosos es la insaciabilidad, recuerdo que mi suegro, que murió a los 62 años de un cáncer de pulmón, trasnochaba para fumar más, estos tíos/as parece que no duermen para hocicarse más en esa mierda estúpida, si tomamos como ejemplo el tío tipo, el tal Malditos Bastardos, dicen las malas lenguas que practica una profesión sanitaria, los hay que ya le han ascendido a médico, yo creo que no, que “sólo” ostenta una de esas profesiones auxiliares de la medicina, pues, bien, el tío interviene como un loco poseso en los foros, sea el que fuere, en el que le pilla a mano, antes de aflorar en este de Arturo, aparecía por cualesquiera otros porque experimenta la imperiosa y urgente necesidad viciosa de intervenir, el razonamiento que yo hago es, este tío ¿es que no duerme, no descansa, no trabaja, cómo puede intervenir 10 o 12 veces cada día en la tertulia, con abundantes “ladrillos” de los que, por cierto, me acusa a mí, es pluripersonal, tiene, ha conseguido ocupar varios cuerpos, cómo es posible una actividad tan febril, porque además presume de que le sobra tiempo para entretenerse con esos diabólicos juegos virtuales?

Creo que está muy claro que es un vicioso, que se halla plenamente enganchado, que sin esto no podría vivir, que internet es la sangre que nutre sus venas: zombi.

5 comentarios:

Adrián Massanet dijo...

Estimado Palazón:

Sospecho que muchos, como yo mismo, que visitamos diariamente su blog (entre otras cosas porque lo actualiza usted casi diariamente y porque es un blog siempre estimulante) no participamos más activamente, es decir, no dejamos más comentarios constructivos o más opiniones, porque a menudo es difícil añadir algo más, o porque, tal como usted argumenta en esta última entrada, no sentimos la necesidad de exhibir ningún tipo de complejo intelectual o necesidad de demostrar (el que lo sea) lo listos o sabios que somos.

En mi experiencia, ya muy larga, para bien o para mal, en esto de los blogs o internet, el tema de los comentarios es para suicidarse, directamente. Jamás he visto tal cantidad de espumarajos, bilis, complejos incurables, mala leche, inquina, envidia...en suma, tal cantidad de basura disfrazada de palabras y opiniones como en los comentarios de cualquier blog, mucho más si el artículo en cuestión es valiente, directo, audaz, rebelde. Los comentarios de los blogs son, quizá, la más fehaciente prueba de la cochambre intelectual que nos asola.

Por esa razón yo no permito comentarios en mi blog. Y no tiene nada que ver con censura ni con miedo, sino con dignidad. La dignidad de que mi trabajo, mi esfuerzo, no se vea corrompido por los muchos zombis, como usted los llama, que no tiene otra cosa que hacer que elegir un alias y soltar la primera subnormalidad que se le pase por la cabeza.

¿Que también hay comentaristas interesantes e inteligentes, y sobre todo respetuosos? Sí, también. Pero por cada uno de esos hay cien zombis dispuestos a demostrar que su vida es tan ruin y miserable que ocupan su tiempo libre en arrastrar por el suelo el trabajo, los pensamientos, las reflexiones de los demás. Con lo cual no merece la pena. Un blog, como el suyo, por ejemplo, existe para ser leído, y para incitar al pensamiento o a la reflexión, no para discusiones estériles en el área de los comentarios.

Créame que hay bastante gente que lee lo que escribe, y son muchos más importantes que todos los que le comentan o le citan por ahí. Internet, como la televisión, es un invento maravilloso, pésimamente empleado por los que lo financian y lo consumen.

Anónimo dijo...

Nada más se puede añadir a este comentario.
Visitaremos a Adrian a partir de ahora.
Saludos.

Anónimo dijo...

Ocurre mucho de lo que dice el Sr. Massanet, que es difícil añadir nada a una obra perfecta sin desmerecer.
No estoy de acuerdo en cambio en que hay cientos de zombis, aunque haberlos los hay.
El citado,Mugroso Borracho, sí es una criatura del averno.
No, no puede ser galeno, su deteriorado intelecto no le permitirían ejercer, todo lo más, loquero, con fuertes dosis de deformación profesional o simple contagio.
Que escribe ladrillos, claro,¿Qué mérito tiene?.
Siempre sobre temas recurrentes, copiados de internet y aderezados con sus babas. Casi seguro que se tiene que colocar primero.
Es el individuo más despreciable que ha parido una madre.
Si estuvo Ud. inspirado cuando publicó la foto de aquel otro macarra llamado Rafamilder, hoy no se ha quedado atrás.
Esa es la boca que le queda después de "agorjar" a un asppirino.

Anónimo dijo...

Cachis la mar… , su preclara intuición ha “errado” o quizás “herrado”, en su pronostico, porque MB o Malditos Bastardos, no publico esos dos post.
Podría haberlo hecho, evidentemente, pero seguro que lo habría hecho mejor que yo.
Felicito “efusivamente”, a los que tengan la moral inmensa de “comerse” las tabletas, por no decir ladrillos que usted endilga, especialmente a neutrino (tiene merito).
Pero… en cuanto a los contadores, de los que usted habla tan ilusionado, quisiera “informarle” que cuentan entradas, no entradas “únicas” (esas están relacionadas con la dirección IP).
Simplificando, se puede entrar 1 o 20 veces, aunque no se lea el contenido y se contara como otro lector aunque…..evidentemente….

Anónimo dijo...

Para Cachis la mar...
Pero Mala Burra no puede menos de leer lo que aquí se le dedica.
Anda escocío. Mérito no le falta.

calificacion de las entradas