lunes, 13 de febrero de 2012

Fascismo puro y duro, o sea, deporte y política. Del “panem et circenses” neroniano, al pan y fútbol franquista.

 Una ola de falsa indignación ha recorrido el país porque los franceses nos han quitado la careta de un manotazo,  atreviéndose  a decir no lo que todos dicen sino lo que todos piensan: España es un país tramposo no sólo ya por vocación sino también por necesidad, porque necesita tapar de alguna manera toda esta asquerosa mugre de vejación y de explotación que practica con respecto a sus ciudadanos.

 Los franceses tienen razón, claro que sí, porque ellos inteligentes y racionalistas, no se han dejado y no se dejarán nunca embaucar por sus gobernantes porque tienen muy presente que el deporte, como nos enseñó Marx, no es sino una superestructura económica, de manera que acabará dominado por los que tengan la supremacía en esta materia.

 Estoy completamente seguro de que hubo una reunión en los altos estamentos del deporte español, en la que el máximo responsable advirtió que había que hacer algo urgente para que el deporte español no dejara de ser el mayor, o quizá, el único orgullo nacional, y se tomaron medidas decisivas para que se aflojara el control de dopajes y para que esa apabullante hegemonía del Club de Futbol Barcelona acabara de una puñetera vez porque la gente estaba perdiendo interés por el deporte rey y ésa podía transformarse en una depresión de incalculables consecuencias: si la gente deja de ocuparse del Barça, de Nadal, de los Gasol, de  Contador y demás comenzará a preocuparse por otras cosas y eso no nos conviene a nosotros, los que gobernamos, de ninguna manera. De modo que el deporte se convirtió en la 1ª tarea nacional, como en los buenos y plácidos tiempos de Franco.

 Dicho y hecho: el Madrid lo ha ganado todo menos sus partidos directos contra el Barça, a pesar de que los árbitros lo han intentado  con todas sus fuerzas.

 Este de los árbitros es el signo más representativo:

 Todo el mundo está de acuerdo en que el Madrid juega al contraataque, o sea, que sólo está en el área contraria el tiempo suficiente para marcar y que el Barça, por el contrario, tiene casi un 80& de posesión del balón, o sea que mientras uno pasa por el área contraria como un rayo de sol, el otro prácticamente vive allí, pues, bien, las faltas en el área contraria, penaltis, pitados a ambos conjuntos son:

 El Madrid ha recibido once penaltis consecutivos a favor y ninguno en contra

El Madrid suma once penas máximas a favor, diez en esta Liga y una en la anterior desde su último penal en contra

Undiano Mallenco la lio con una expulsión rigurosa a Iborra que supuso el empate a uno de penalti.

 Sport. Redacción | 13.02.2012 | 04:05h
"El Real Madrid ha reforzado su liderato también desde los once metros. Hasta once penaltis consecutivos lleva acumulados desde que le pitaron el último en contra, frente al Barça en el Bernabéu.
Desde el 1-1 de la pasada temporada contra los azulgranas el 16 de abril, no han recibido ninguno más en contra, mientras que el Barcelona apenas ha contado con cuatro a favor. Demasiada ventaja si se tiene en cuenta que todos han sido pitados en el estadio blanco, salvo ante el Sevilla en el Sánchez Pizjuán. Getafe, Osasuna y Levante anoche, además de Athletic, Rayo y Atlético, en estos tres casos incluso por partida doble. En el recuerdo quedan además las manos no señaladas de Higuaín ante el Valencia y de Pepe con el Getafe.
 Y la misma diferencia abismal se observa en el conjunto de faltas señaladas a favor d euno u otro equipo Y ES UNA VERDAD COMO UN TEMPLO ASUMIDA POR TODOS QUE LAS LIGAS NO SE PUEDEN GANAR CONTRA LOS ARBITROS y esto lo reconocen los de afuera, así el entrenador de más prestigio Mundial, Ferguson, dice literalmente que "Creo que el Barcelona sigue siendo el mejor equipo de Europa", a pesar de que en la Liga se encuentra ya a 10 puntos del Madrid, no dice por qué, seguramente p orque se lo impide el fair play inglés, pero los franceses, al fin y al cabo, latinos, dicen las verdades como puños, en España, los deportes son la fiel expresión de la podredumbre que nos invade plenamente porque esa gentuza que nos gobierna desde hace muchos años, sabe, porque así se lo enseñó su Caudillo, que el deporte debe de ser la tapadera que todo lo oculte".

Porque resume de modo admirable cómo y por qué se ha producido esa inversión de la tendencia ganadora a favor del Madrid, a continuación incluimos el artículo publicado por Emilio Pérez de Rozas, 13.02.2012 | 04:05h, diario Spor:

 “Ha ganado. El Barça debería de hacerle el pasillo en el Camp Nou. Ha ganado. Es un monstruo. Vaya pájaro, vaya manipulador, ¿vaya técnico? Bueno, dejémoslo. Pero ha ganado. Llegó y esgrimió la misma estrategia que hizo en cuantos países visitó, entrenó y ganó la Liga. Criticó a todo el mundo, especialmente la ley del fútbol que se utilizaba en ese campeonato, dijo que le maltrataban, que le tenían manía, que beneficiaban a sus rivales y, sobre todo, destrozó al gremio arbitral.
 Y los árbitros se asustaron, pensando que, en efecto, de la mano de quien fuese, ser superior o no, les podía pasar algo. Y, llegada la segunda temporada, aquella que él siempre define como la mejor suya, la ideal, aquella en la que recoge los frutos sembrados, empezaron a ayudarle descaradamente. Por eso son buenos sus segundos años. No porque ya tenga implantado un sistema de juego o acierte con la alineación (todos hemos coincidido de que la formación ideal del Real Madrid le ha salido por chiripa a su `míster¿, cuando estaba contra las cuerdas), sino porque los colegiados ya pitan atemorizados.
 Ha terminado ganando y aquellos que siempre, siempre, siempre, han respetado a los árbitros, han sido peor tratados que aquellos que siempre, siempre, siempre les faltaron al respeto. Ha ganado, que se le va a hacer. Llegó y a todos nos sorprendió que fuese tan osado como para acorralar al gremio arbitral, al Comité de Competición, a la Liga, a la Federación y hasta a quien pone los horarios televisivos de los partidos. Creímos, ingenuos nosotros, que eso le pasaría factura. Pero, no. El pícaro ha ganado y se encamina a conquistar un nuevo título en un nuevo país. Sombrerazo para este mago portugués que, encima, se ríe de todos nosotros.
 Lo que anoche ocurrió en el Bernabéu, donde el Real Madrid, digámoslo ya, de José Mourinho, amo y señor de la `Casa Blanca¿, por delegación y entrega de Florentino Pérez, demuestra que `Mou¿ sabía lo que hacía: los árbitros han terminado comiéndole en la mano. Cierto, el Barça se ha dejado un montonazo de puntos en la Liga, casi todos ellos jugando, o no, porque a veces no ha jugado, como visitante, pero lo que anoche hizo Undiano Mallenco, en la noche donde, efectivamente, se empezaba a decidir todo, o casi, fue besar la mano que les insultó, que les maltrató. Porque Sergio Ramos debió de ser expulsado (al igual que ocurriera con Lass frente al Barça) a un minuto del descanso por agredir, sin balón, por la cara, porque quiso, porque iba de blanco, a Del Horno. Y el Madrid tuvo que jugar con diez (0-1) desde ese instante. Y el penalti de Iborra no merece la segunda amarilla, pero se la enseñaron y el Levante jugó toda la segunda parte con diez. Así es la vida en el micromundo de `Mou¿. Un monstruo, la verdad”.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Solo una cosa: háztelo mirar, tienes un problema de idiocia que debería preocuparte, idiocia cuyo síntoma más claro es tu fanatismo.

calificacion de las entradas