jueves, 16 de febrero de 2012

Fraga y la Constitución, contestando a Andrés

 Andrés dijo...

"Por favor, he leído el artículo entero y pocas veces he visto tanta ignorancia y demagogia junta, pero bueno, para demostrar que todo lo que dices aquí es una soberana estupidez me quedaré con la conclusión. Dices que gracias a la constitución el partido de Fraga (AP en el 78) se hacía absolutamente necesario para hacer reformas de la misma o del tribunal constitucional. Pues si miras un poco la Historia y tienes un conocimiento del sistema democrático de este país de 4º de primaria, cosa que dudo mucho, deberías saber que para modificar la Carta Magna hace falta 2/3 de los votos de los diputados y AP por aquel entonces sólo tenía 16 escaños de 350 que para que te enteres, amigo mío en menos de un 5%, es decir, ni pinchaba ni cortaba en el momento que la constitución fue votada (por todos los españoles). Los mismos españoles que quisieron que años más tarde Fraga pasara a liderar la oposición y más tarde su partido llegara al gobierno.

Soy estudiante de Medicina y como tal me preocupo por los problemas de la gente así que te voy a dar una recetita de un medicamento que funciona divinamente contra tu problema:
Píllate un buen libro de Historia y léete un capitulillo todas las noches antes de acostarte. El consejo es gratis".
15 de febrero de 2012 20:59

 “Suaviter in modo, fortiter in re”, que, por si no sabes latín, parece que lo tuyo es la simple aritmética electoral, significa: suave en la forma, muy duro en el fondo.

En realidad, si voy a dedicar un poco de mi precioso tiempo, a los 83 años, ya no se deben de hacer escarceos inútiles por muy tentadora que sea la proposición, no es por ti, respetado Andrés, sino por mis propios muchachos, los que me leen, los que me siguen, que se lo merecen todo.

¡Ay, amigo, la historia! Pero ¿cuál? Porque hay tantas historias como intereses, y no es la misma historia para la Faes y los preclaros César Vidal o Pío Moa, ese tipo que fue miembro del Grapo y ahora es la voz divina de la fascista ultraderecha española y yo, por poner el más modesto de los ejemplos. Verás, Andrés, cada uno de nosotros es un historiador, por lo menos, de sí mismo y toma nota, la mayor parte de las veces, involuntariamente, de todo lo que le va ocurriendo y eso, ésa, es precisamente su historia, su memoria, la única que, de verdad, vale, cuenta para él.

Incluso podríamos hablar también un rato de ese libro de historia que acaba de editar, o propiciar, la Academia de la historia y que da hasta risa, porque, creo, sólo creo, me vas a perdonar, pero casi no recuerdo nada ya de tanto como me ha ocurrido, alguien dijo algo así como que la historia sino era la gran puta, sí que era hija de la gran puta, y otros, mucho más corteses y educados “historia est magistra vitae”, dijo Cicerón, que yo te aseguro, Andrés, que es exactamente lo mismo, porque en lo que sí creo que estarás de acuerdo conmigo es que la vida es una gran putada, con más de la mitad de la población de España disfrutando de la más absoluta pobreza, con la gente que, en Grecia, ha empezado a suicidarse, al echarlos a patadas de sus viejos empleos, y, en general, el mundo entero preparándose para la gran tragedia que supone ese capitalismo que lleva en sí mismo el germen de su propia destrucción, lo que sería cojonudo si el jodido no nos implicara a todos en esa suprema tragedia que engendra la canallesca avaricia humana, ésa que tanto ensalzaron “sabios” tales como Smith, Popper y Hayek,  pero, por favor, perdona, Andrés, que ya estoy cayendo, una vez más, en la maldita demagogia.

Y sólo se trataba de hablar un poco de la historia de la aritmética electoral. Verás, Andrés, estoy totalmente de acuerdo contigo, en que yo soy un asqueroso demagogo, pero convendrás conmigo en que tú no eres más que un puñetero sofista porque te refugias en la lógica de los números, ésos que dicen que, si de 2 personas, 1 se como un pollo, la ciencia de los números, afirma contundentemente que, en el grupo en cuestión, cada uno de sus componentes se ha comido medio pollo.

Tú no dices que el tío más repugnante que ha parido madre y que se llamaba Fraga, Manuel, Iribarne, asesino de manifestantes inocentes que pretendían, que pedían democracia, ¿o era demagogia?, y por eso los mataron sus condenados esbirros, porque como les gritaba, la calle sólo era suya y nadie más que él podía hacer en ella lo que le diera la gana, eso para poner en práctica todo lo que de asesino aprendió de su admirado maestro, su caudillo, al que sirvió fielmente hasta que lo han puesto bajo tierra, y por lo que mi mujer y yo nos negamos terminantemente a darle la mano, a estrechar la suya, no por nada sino para que no se nos mancharan de sangre las nuestras, y, ahora, dime si todo esto no es más que historia, la puñetera historia de España que escrita por los Vidales y los Moa, o ese otro aún más repugnante, Sánchez Drago, que ha presumido de practicar sexo con niñas, esto también tengo que probarlo históricamente, después que ellos no se cansan de repetirlo.

Pero, te decía, que Fraga había servido fielmente a su caudillo hasta que a él, Fraga, lo pusieron bajo la condenada tierra, que ya los tiene en su seno a los dos, que por eso es por lo que yo creo en otra vida, porque, si no, ésta sería absolutamente insoportable al tolerar la suprema, la insuperable injusticia de que tipos así escaparan a una mínima condena, a un mínimo castigo por todas esas ingentes canalladas que hicieron.

Pero tú vienes ahora, tratándose de quienes se trata, y me hablas de aritmética, que justifique, exiges, cómo Fraga, que sólo tenía, “in illo tempore” no sé cuántos diputados, el 5% sólo, creo que dices, pretendía el muy jodido canalla, dominar una asamblea como la del Congreso que consta de 350, “e pur si mouve”, porque hay una cosa que se llama prospectiva, algo que tú practicarás cuando acabes medicina y estudies cómo las enfermedades tienen un diagnóstico, sí, pero también un pronóstico, de modo que un puñetero cáncer que, al principio, no es nada más que una minúscula y jodida célula, dentro de una cantidad exacta de días, que tú no sólo podrás predecir con total exactitud, sino que incluso comunicarás a sus deudos, acabará con el enfermo en la tumba, exactamente igual, tu ídolo, Fraga, sabía que aquella pequeñísima, infinitésima enfermedad que él estaba inoculando en la sociedad española, con lo que él llamaba “Constitución”, entonces sólo era una pequeña célula de sólo el 5% pero que, un buen, o mal, día, aquella espantosa semilla de muerte iba a crecer y a inundarlo todo hasta ese increíble pero absolutamente seguro no sé cuántos por ciento que ahora supone sus canallesca, al propio tiempo que terrorífica, mayoría absoluta, que da vergüenza humana por lo que de suprema ignorancia del hombre como género supone sobre lo que realmente le conviene hacer, de modo que, te lo aseguro, Andrés, que él, Fraga, con aquella hermosísima cabeza en la que, según Felipe González, le cabía todo el Estado, sabía, estoy completamente seguro, hasta el exacto  porcentaje que sus cachorros alcanzarían, algún día, en el engendro horripilante que él acababa de crear.

Y estoy completamente seguro también de  que esto, como yo lo acabo de contar, por supuesto que no estará nunca en los libros de Historia, cómo lo va a estar si supone la mayor ignominia del hombre, que planifica con la más criminal de las antelaciones necesarias y tomando todas la precauciones pertinentes para que así ocurra necesariamente y la historia, coño, esto hasta los más elementales becarios de Faes lo saben, deben necesariamente saberlo, que la Historia, sí esa gran puta de la que antes hablamos, la escriben los vencedores que, además de esto, son unos perfectos canallas.

Ya te advertí, Andrés, que iba a ser “suaviter in modo, fortiter in re”, muy suave, suavísimo, en la forma, pero muy duro, en el fondo. Lo siento, pero es que la Historia, mi historia, es así, por eso mi mujer y yo nos negamos no ya a darle la mano a Fraga sino tan siquiera a saludarle, lo veíamos, ya ves tú, rodeado de un halo de sangre, de sangre inocente, por supuesto.


9 comentarios:

bemsalgado dijo...

http://linea36.com/wp/?p=16314

H. P. Sierra dijo...

Brutal, señor Palazón. Ya normalmente todo lo que escribe es digno de leerse, pero lo de estos últimos días creo que es más importante que todo lo que se haya podido publicar hoy en la prensa sobre este país.
Al tal Andrés, si me lee, preguntarle solamente si piensa atender a sus futuros pacientes con el mismo respeto que ha demostrado en su comentario (actitud que por cierto creo que es la confirmación definitiva de muchas de las cosas que sostiene Palazón). El que ahora se dirige a él es de su quinta, aunque afortunadamente no comparta esa forma de pensar tan bienpensante como hipócrita, y lo último que se me pasaría por la cabeza es dirigirme en esos términos de superioridad a una persona que ha vivido más de medio siglo más que yo, por muchas chorradas que haya soltado en el otro post sobre la edad. Será que estoy loco; a ver si también tienes algo para recetarme a mí.

Andrés dijo...

La verdad es que reconozco que me he equivocado de medio a medio escribiendo un comentario para plasmar mi indignación ya que veo que le he dado pie a soltar toda esa cantinela revolucionaria que se tiene tan bien aprendida. Pero no me arrepiento ya que nunca me cansaré de defender la figura de Manuel Fraga, supongo que aquí se pensara que soy un fascista de tomo y lomo por hacerlo pero tal y como yo lo veo pocas personas han hecho más por la democracia en este país y por poder conquistar el conjunto de libertades que tenemos ahora.
Sinceramente, siento una profunda repugnancia por las opiniones y calificaciones que han quedado aquí plasmadas, no me merecen ni el más mínimo respeto, en primer lugar porque son rotundamente falsas e increíblemente injustas. Las decisiones que tuvo que tomar Fraga durante la transición fueron decisiones duras y críticas pero, generalmente, muy acertadas. La transición española supuso una auténtica revolución del sistema de este país y se llevó a cabo de forma ejemplar, con sólo dos incidentes graves en los que hubo 6 muertos, que no eran deseados ni deseables absolutamente para nadie y que fueron una gran tragedia. No obstante me gustaría que la transición democrática española se comparara con cualquier otra y, por poner un ejemplo de actualidad, se mire un poco al otro lado del Mediterráneo donde decenas de personas mueren cada día. Los cambios políticos conllevan tensiones graves, esas tensiones desgraciadamente se saldan con muertes.
En España se pasó del sistema franquista al sistema actual de casi total libertad, por mucho que usted se empeñe en decir que vivimos en una dictadura, es, en cualquier caso una dictadura "ultraderechista" elegida por la mayoría de los españoles "que da vergüenza humana por lo que de suprema ignorancia del hombre como género supone sobre lo que realmente le conviene hacer", es una opinión, muy respetable, y por lo visto minoritaria, es una pena que no dirigiera usted la transición pues ahora nos iría mucho mejor ¿verdad?
Veo que usted desprecia la Historia y desprecia la vida por lo que tampoco me extraña que odie tanto a Manuel Fraga, él amaba la Historia y la conocía todo lo que una persona la puede conocer y siempre dijo que dedicaba su vida a que nunca más se viviera un conflicto entre españoles como la Guerra Civil, y creo firmemente que lo decía sinceramente como creo que lo consiguió, por lo menos retrasarlo, ya se sabe que en este país nos odiamos todos mucho (gran ejemplo es este blog que despide odio y mala baba a diestro y siniestro) y al final volveremos a matarnos entre todos, pero bueno, no se puede decir que Fraga no intentara evitarlo.

Andrés dijo...

Cambiando de tema, es que ya ni voy a entrar en las consideraciones que hace sobre el capitalismo, la crisis económica y tal y cual, concuerdo en que nuestro sistema tiene muchas pegas, no seré yo quien lo niegue, y que tenemos una crisis de aúpa y que no nos va especialmente bien, no obstante, pido por favor, que alguien me ponga un solo ejemplo de un país que haya basado su sistema político en el marxismo en toda la Historia y en el que su población viviera mejor que lo que lo hace ahora la española, es que defender eso aún, a estas alturas, me parece hilarante.
Por último me gustaría hacer un comentario sobre las consideraciones que se han hecho aquí sobre la Historia y eso de que todo está sujeto a interpretación de cada uno, muy bien, todas las cosas pueden tener sus interpretaciones, por eso yo traté de agarrarme a un dato objetivo y real que cualquiera puede comprobar que es lo único que refuté de su texto anterior, a pesar de estar en desacuerdo con casi todo, pero claro, si usted ya le otorga a Manuel Fraga superpoderes de adivinación, pues que le vamos a hacer, contra eso ya no se puede competir con mis facultades humanas. Es obvio que Fraga tenía la pretensión de gobernar pero nada, en el momento que se aprobó la Constitución hacia presagiar la caída de UCD que tanto benefició a Alianza Popular y si usted dice lo contrario se lo inventa pues las siguientes elecciones también las ganó con mayoría absoluta.
A mí me parece muy bien que usted tenga todos esos prejuicios, como usted vivió durante el franquismo sus motivos tendrá. Pero sí le puedo decir que Fraga también vivió el franquismo y supo evolucionar hacia los tiempos mejores que vivimos ahora y no guardó rencor, tenía hasta una especie de relación de respeto mutuo con Santiago Carrillo. Usted en cambio se ha quedado allí, sigue viviendo en el franquismo, conserva todo su odio y no se entera de que la sociedad ha cambiado radicalmente. Afortunadamente las personas de mi generación ya no negamos saludos ni, quiero pensar, nos odiamos todos tanto, gracias, en parte, a Manuel Fraga. Por eso me incomoda que usted mienta categóricamente en este blog, si esa es su Historia, me parece estupendo, 100% subjetividad, lo que me molesta es que alguien se lo crea.
PD: Me ha gustado el toque de humor de "“suaviter in modo, fortiter in re”, muy suave, suavísimo, en la forma, pero muy duro, en el fondo" El suaviter le ha durado 3 parrafillos porque luego ya se ha puesto un poco más fortiter el asunto. Ha escrito la palabra puta en sus distintas derivaciones como 10 veces y toda suerte de insultos que se le han ocurrido. La más pura, suave y fina de las ironías inglesas la suya, oiga.

Andrés dijo...

Bueno, y para HP Sierra, coincido en que no me dirigí correctamente a este señor y tengo el mayor de los respetos por las personas mayores, he de decir que desconocía la edad de la persona hacia la que me dirigía. No obstante, viendo los términos en los que habla de personas que merecen el máximo de consideración no creo que Palazón sea merecedor de ningún honor. Creo aún así he sido bastante correcto pues la incorrección que se daba como verdad era digna de denominarse ignorancia.
Agradezco tu comentario, de todos modos. Saludos.

Anónimo dijo...

De un gilipollas, ¿que se puede esperar?
Simplemente, ignorémosle.
Salud-

Futbolín dijo...

Este niño bien debe de haber estudiado como mi hijo en una privada del Ceu, que sabrá la criatura de Manolo Fraga, ni que se hubiera bañado con el en Palomares, es tan tonto y formalista que viene con la chorrada del numero de diputados, como si la fuerza de imponer las cosas con la ayuda de Ucederos y Militares insatisfechos tuviera que ver algo con los diputados.
España es tierra de insolidarios y sinvergüenzas y a Fraga se le debe mas nauseas, no se que pitera te ha podido entrar con el porque era un chulo dominante y un maleducado, no te apartes de la medicina y no me vengas con el ejemplo del Marxismo y compara Cuba con Marruecos. Ya tienes tu Smartfone nene, en Cuba no hay pero en Marruecos si, que no veis mas que vuestro derecho a los privilegios por haber nacido entre algodones.

Andrés dijo...

Futbolin y el anterior personajillo; ya veo que ya se cae por aquí en la descalificación fácil, estaban tardando demasiado. Sí, nací entre algodones, no en una dictadura, se lo reconozco a las personas que lo hicieron posible.
Claro que tengo un Smartphone, como todo el mundo que quiere, no lo considero importante en absoluto, pero que conste que en Cuba también los tienen ¿eh, amigo? Ese gran país donde los taxistas ganan más que los médicos y los policías tienen los sueldos más altos para que se dediquen apropiadamente a su labor represora y delatora, como en cualquier dictadura. Yo estuve allí, hablando con los jóvenes en la calle y todos están hartos de ese sistema caduco y que sienten que no les lleva a ninguna parte.
De todas formas no veo que buscas al compararlo con Marruecos, yo propuse que se comparara con España, que es el país sobre el que versaba nuestra discusión. Es bastante evidente que en Cuba viven mejor que en Haití, por ejemplo, no sé que se demuestra con eso...
Bueno, en fin, ha sido un placer responder a todas las opiniones que se vierten por aquí. Que ganas tengo de que en este país se empiece a mirar para delante... Aquí os dejo con vuestro odio para que os vayáis reconcomiendo por dentro por los siglos de los siglos, Amén.
Lean más.

Anónimo dijo...

No te enfades, Andresito.
Si has estado haciendo relaciones sociológicas en Cuba ¿cuando estudias medicina?
Por cierto, si lo que te gusta es la formación, estudia medicina allí, en el país caribeño.
Después te haces taxista.
O cortas caña de azucar.

calificacion de las entradas