miércoles, 22 de febrero de 2012

Wert, un ministro mefistofélico

  Futbolín dijo...
"Si, los cuerpos de seguridad del Estado son los cuerpos de represión,antes grises, ahora mas oscuros, pero dicen que se lleva la moda retro, quizás nuestros jóvenes necesitan clases prácticas, pues como Andresito (también mis retoños) han vivido demasiado cómodos, y vivir también es sufrir un poco y a veces mucho. 

Esta clase de prácticas responde a la pregunta del profesor de Formación del Espíritu Nacional(ironía ON)Examen de invierno:

-Algunas pequeñas diferencias entre las consecuencias de dar tus votos a unos o a otros incluso aunque se parezcan bastante, a veces como dos gotas de agua.

Recordamos a los alumnos que hay alguna otra alternativa en el abanico político, no se si se lo habían comentado.

Tienen toda una generación para contestar el examen, piensen bien lo que contestan y procuren ser concisos.

22 de febrero de 2012 09:42".

  bemsalgado dijo...

“Sus Razones en botellón”
Peatonalizar aeropuertos es, inequívocamente, un claro indicio del alto grado de conciencia ecológica de quienes han promovido su construcción, y no muestra del despilfarro de dinero público del que son ignominiosamente acusados.

A quienes sustituyen el parlamento por la calle y el discurso cívico por el vocerío populachero, está más que justificado que se les califique de enemigo y bandas de guerrilla urbana, como ayer ha hecho el contertulio de La Razón en la noche en 24H de TVE, puesto que son ellos mismos quienes han hecho dejación de su condición de personas y ciudadanos.

Los cambios empiezan a llegar TVE, y comienza a notarse. Xavier Fortes ahora desencaja, pronto volverán las oscuras golondrinas a ocupar su nido digital.
Y puesto que hablamos de Valencia nada más normal que los cambios lleguen en Ferrari, también Javier, y Glez.

http://www.prnoticias.com/index.php/prensa/198-agencias-de-noticias-portada/20110326-el-partido-popular-ya-busca-presidente-para-la-nueva-corporacion-que-unifique-rtve-y-efe
http://www.larazon.es/noticia/7374-elogio-de-la-politica-por-javier-g-ferrari

“También entonces los valores sociales estaban en desorden total, como las hormonas de un adolescente. Y el establecimiento de un orden lógico y natural de las cosas sólo puede hacerse desde el pensamiento”

El champagne a raudales, por su cauce natural, de palacios, salones y moqueta. Tienen todo que celebrar.

La cerveza popular debe correr por las calles para ahogar otra sed y tomarse un respiro.
Ponme una cañita también.

Buenos días José, confío que lo de tu mujer se haya quedado en nada.

Un abrazo.

22 de febrero de 2012 12:36".

Amigos Futbolín y bemsalgado: mi mujer está mucho mejor, gracias; pero qué buena gente sois: la pregunta que inevitablemente me hago es ¿pero adónde coño se puede ir con vosotros, adónde puede ir, pensemoslo serena y sinceramente aquella buena y hermosa gente de William Saroyan?

La historia, coño, sí, la historia, esa historia de la que tanto hablaba el otro día Andrés, ese comentarista que defendía, y hacía bien, puesto que creía que debía de hacerlo, a Fraga, ha escrito ya su rotunda respuestas: a ningún sitio; la buena y hermosa gente no puede ir ni a las guarderías infantiles porque no hay suficientes, a pesar de las magníficas subvenciones, que ahora, bajo la égida de un ministro como Wert, estoy seguro que van a desaparecer por completo si el tipo es coherente consigo mismo y si ha dicho ya que las becas vana ser para los superdotados, con plena independencia de su situación económica,  las plazas de guardería no van a ser para nadie porque, porque còmo vamos a saber de un infante máximo si va a ser un genio o no, y, si lo es, para qué coño va a querer que sus padres lo manden a la guardería para que allí lo puteen hasta el infinito unas tipas esencialmente resentidas por trabajar para aquellos listos que presentaron en la sección correspondiente de las Comunidades Autónomas unos expedientes más falsos que Judas pero convenientemente aconsejados por los encargados de adjudicarlas, de modo que ahora, las guarderías infantiles o están cerradas o malatendidas porque el negocio estribaba en su concesión no en su administración cotidiana, de modo que ahora todas están cerradas o a punto de hacerlo.

Algo parecido va a pasar con los institutos y las universidades, no digamos ya con los colegios: a los públicos ¿quién va a ir, si no tienen ya suficientes profesores y en las aulas los alumnos se mueren de frío o de calor porque no hay presupuesto para acondicionar el aire a unos niños que ni siquiera saben lo que es eso? La estrategia es de mucho más alcance de lo que parece puesto que para una familia pobre, de trabajadores, que a duras penas tiene para comer, si es que lo tiene, mandar un hijo al colegio para que no estudie ni tenga clase ya que no hay profesor y, además, enferme de tanto frío como pasa en aquellas desvencijadas salas, es un propósito más que heroico sobrehumano, de modo que el analfabetismo escolar está asegurado para estos chicos hijos de la hermosa gente, que no volverán nunca a disputarle las becas a los genios de la ultraderecha, que si no lo son realmente, lo parecerán.

En cuanto a ir al instituto, ¿para qué, qué salidas son las que realmente tiene un titulado de esta clase, si pensar en la universidad es una entelequia inalcanzable?, debe encaminarse directamente, cuanto antes, a una formación laboral elemental que lo convierta, para siempre, en carne de explotación insuperable.

Y en cuanto a la universidad, ningún hijo de vecino normal, otra vez la hermosa gente,  ni siquiera podrá soñar en ir porque eso supondría  para los padres no sólo sacar de no sé dónde una ingente cantidad de dinero, no sólo para pagar los gastos de manutención y escolaridad sino, lo que es mucho más caro aún, mantener una boca joven y un cuerpo igualmente joven que en pleno crecimiento y desarrollo todo lo que reciba será poco.

Todo esto yo lo sé muy bien porque es lo que me sucedíó a mí, de modo que sé que es un auténtico milagro que yo esté, hoy y aquí, escribiendo todo esto que no sé muy bien tampoco para que leches sirve. Tampoco como les servirá a ellos, a los pocos que puedan traspasar con heroicos esfuerzos el duro cedazo, las insalvable dificultades  que ellos, los que tienen la sartén por el mango y el mango absolutamente también, le van a poner.

De modo que ese gentil ministro podrá seguir sonriendo mefistofélicamente, los jodidos guionistas del guignol  francés, creo que lo han dibujado snifando cocaína, ellos sabrán por qué, pero lo cierto es que la sonrisa es absolutamente mefistofélica, propia de un tipo que se carga Educación para la ciudadanía basándose en unos textos de la asignatura que, luego, han resultado totalmente inexistentes, a lo peor, acababa de snifarse una dosis.

16 comentarios:

Futbolín dijo...

Comienza una nueva transición que no sabemos hacia donde nos llevará en este mundo global, haremos ejercicios espirituales, no es del todo mala la pobreza mientras no sea excesiva, algunas caretas se caen y quizás con ellas ciertos espejismos se revelarán como tales, después del “exbigotes Asnar” hubo un cambio de rumbo, aunque menor del que se pensó, cuesta ser optimista y seguramente sería además irresponsable, pero hoy tenemos herramientas que antaño eran impensables como la red, seamos impacientes pero no desesperemos aunque estemos mas indignados que nunca, por el contrasentido de tener que denunciar la enfermedad de esta sociedad, que está meridianamente clara, como no lo estuvo jamás, el futuro es de los chicos, del viejo el consejo y un poco de ejemplo que mucho mas creo yo, sinceramente, que no tenemos que hacer…..
La educación es mala pero llega a mas gente es un poco como el pollo de fábrica.
Siempre me viene a la memoria que cuando tenía 12 años y estaba con mis padres de vacaciones en una residencia de trabajadores de Banesto ubicada en Cercedilla, me dio la pitera de seguir el Tour de Francia por la radio imaginándome participe de la proeza de los ciclistas y cuando al final de las etapas entrevistaban a los corredores me caía el alma a los pies al ver lo incultos que eran y lo mal que hablaban, si te fijas eso hoy ha cambiado, muchos deportistas hablan mejor que lo haría yo en público y ya no te digo como mienten y no acuso a nadie ¿vale?
Me alegro de la recuperación de tu esposa, un abrazo y a ser ¡medianamente felices¡ como mínimo.

JOSE LOPEZ PALAZON dijo...

Amigo Futbolín;¿Sabes? Me ha encantado tu comentario de hoy.

Creo que está lleno de ese conocimiento de la vida que sólo ésta nos puede proporcionar a los que hemos pasado por ella con los ojos y el corazón abiertos y me gusta todavía más porque eres optimista, por contraposición a mi pesimismo esencial, si no fuera por ésta importantísima diferencia tu postura y la mía serían casi idénticas, apartando también, a tu favor, la bonhomía que se desprende de todo lo que dices, eres, sobre todo, un hombre de bien, una buena persona.

Tal vez sea por eso que me encanta hablar un rato contigo, ahora, por ejemplo, que me voy a dormir, me relaja y me reconcilia con la vida y con el género humano que haya gente como tú, todavía, con lo que está cayendo por todos lados. Sigue así, Futbolín.

Sí, mi mujer está mucho mejor, y esto para mí es esencial porque la quiero mucho.

Buenas noches, amigo,

Futbolín dijo...

Pues José que sepas que la terapia es recíproca, ¿será el lado humano de la tecnología? Buenos días pareja, a veces cuesta encontrar la media naranja o el medio limón, a mi me costó 3 intentos pero fue verdad que a la tercera me fue la vencida y nunca es tarde cuando llega el acierto. Nos seguimos viendo y gracias por tus palabras.

Andrés dijo...

Ya veo que mis comentarios hicieron mella en este blog que tantos días después aún se me recuerda. Tenga su mujer mis mejores deseos y que se recupere pronto. Y desradicalícense ustedes un poco, por Dios, que les va a salir una úlcera.
Saludos.

Cristóbal Pasadas dijo...

Amigos, la verdad es que no casa muy bien lo mefistofélico con lo arcangélico. Pero ya que estamos de terminologías, ¿por qué no empezamos a hablar de la wertiginosa (de Wértigo) conversión de un wertuliano en ministro y sus consecuencias -incontrowertibles ya, por desgracia - en lo que se nos avecina y en lo que ya se nos ha avecinado.

Mi segunda apuesta es la de iniciar la ronda de chistes de ministros: por ejemplo, ese que dice que uno se encuentra a alguien que se llama Ibáñez y le da la enhorabuena; el tal Ibáñez le pregunta extrañado por qué. Respuesta: hombre si eres I-Báñez, está claro que eres No-Báñez. ¿Te parece poco motivo?

Cristóbal Pasadas dijo...

Y ya que estamos con terminologías, lenguajes, discursos, chistes, etc., que nos parece a Don José y a sus amigos el artículo de José María Ridao de hoy en El País?

Enlace: http://elpais.com/elpais/2012/02/22/opinion/1329926298_066960.html

¿Da para mucho, verdad? Ese decir tanto para no decir nada para que no se me entienda lo que quiero decir en el fondo pero no vaya a ser que...

Ni mesfistofelia, ni arcangelería, sino limbiosis pura y dura, Don Ridao.

RIODERRADEIRO dijo...

Echando mano de mis bien probadas dotes de adivino, me anticipo a pregonar el nombre de BemSalgado a ver si, a la brevedad posible, le sirve algún lenitivo contra la halitosis al Andrés PPePPero, que menuda desgracia tiene en olerse a sí mismo.

bemsalgado dijo...

Sólo dos palabras, por dar a Andresito una alegría más que añadir a la felicidad que le desborda por el momento de gloria que está viviendo.

Tengo, a veces, la percepción, navegando por la red, de que la dualidad antitético-política del panorama actual está, simplemente, conformada por dos corrientes. Una orgánica, uniforme, monolítica y de férrea disciplina partidaria, el PPE, y la otra, inorgánica, plural, autónoma, anárquica y casi más antipartidaria que apartidaria, aún siéndolo, y cuyas siglas coinciden en gran parte con la primera: el PiPePe.

Alégrese y solácese pues el estudiante:
Se trata del Partido de izquierda Pensionista en Proceso de Extinción, PiPePe, en adelante.

El futuro, un brillante y plácido futuro sin sobresaltos, es suyo en exclusiva.

Los otros, viniendo de un pasado duro, herederos de múltiples derrotas, nos enfrentamos a un presente calamitoso, y pronto seremos el polvo que abone las flores de su jardín.
Una desgracia, sin gracia alguna, la nuestra, acabar convertidos en la flor que adorne el ojal de su smoking en cenas y banquetes de gala.
Que lo disfrute.

Pero estudie más, también, aunque da la impresión de que sus proyectos de futuro no pasen por ser un responsable y competente galeno, fiel y lealmente comprometido en el cumplimiento del juramento hipocrático, con el objetivo prioritario de contribuir a sanar cuerpos de sus semejantes enfermos, sino por el de vivir a cuerpo de rey del esfuerzo de aquellos ejerciendo la actividad que mejor lo garantiza: como profesional de la política de un partido con capacidad probada por la experiencia, próxima y lejana, para forrarse, como alguno de sus más prominentes representantes dijo, o ponerse las botas, como más popularmente es conocido el hecho.

Pero si yo estuviera engañado, y su vocación de galeno estuviera presente en él, por encima de cualquier otra apetencia, de ese modo sabría que las úlceras gástricas que nos pronostica a algunos, se curan con un tratamiento benigno a base de Omeprazol, “una auténtica bomba de neutrones contra tales lesiones”, en palabras de mi médico de confianza, “que ha condenado casi al paro a los cirujanos gástricos, que ya casi sólo recurren a este tipo de cirugía para combatir casos de extrema obesidad”.

En cambio la imbecilidad, aunque se da por sentado que reside en el cerebro, se desconoce su ubicación exacta, y, o bien porque resulta inaccesible incluso para la mano más diestra en neurocirugía, o porque ya ha sido descartada la posibilidad de extirparla o reducirla por medios clínicos o de farmacoterapia, se da por incurable y ha sido excluida de los tratados de medicina.

A veces, la vida acaba curándola.
Pero casi siempre de forma lenta y dolorosa, cuando no traumática.

Acomódese a vivir con ella, y guarde un amable recuerdo de este momento.

Y como tenían que ser sólo dos palabras, estas son: Cáceres y Badajoz, esa es la mella que han dejado entre nosotros sus comentarios.


Em troques, nunca, mentres respire, esquecereime dum outro Andrés.
Daquel de quem me falaba uma santa mulher que, sem se-lo, foi para mim como uma aboa, mentres nos asaba as castañas no lume da lareira da súa casa, e que era santo. Dicía asim:

Noitiña de San Andrés
crariña como as do vran
coa chaqueta do revés
e un bon rebolo na man....

http://beminvitados.blogspot.com

Andrés dijo...

Qué gracia me hacen ustedes caballeros, son como una jauría de perros rabiosos, he hecho un comentario en clave de humor, pues me llamaban la atención las referencias hacia mi persona y para mandar mis mejores deseos y no hay quien salga de aquí sin llevarse unas cuantas dentelladas.
Ya veo que aquí a quien no piensa como ustedes no tardan en tratar de descuartizarlo aunque lleve la bandera blanca enarbolada.
Amigo, bemsalgado, afortunadamente, el hecho de estudiar medicina no me incapacita para tener inquietudes políticas ni sociales, tampoco para tener un criterio propio. No sé como se habrá ganado usted los cuartos, pero apostaría a que no en política, cosa que, según su razonamiento, le incapacitaría para pensar, bueno, no sé, quizá usted no sea un buen ejemplo...
Lo que le dijo su médico no es que fuera una bomba de neutrones, preste usted más atención a sus palabras, buen hombre, que me da a mí que en su abono ni el Panaeolus Sphinctrinus crecería, si no que inhibía la bomba de protones, que son cosas muy distintas. De todos modos no se preocupe usted, hay numerosos estudios sobre ello y no se ha encontrado asociación directa entre el carácter y la úlcera gástrica o duodenal por lo que su amargura le hará la vida insoportable a muchos, no me cabe duda, pero no dañará su estómago. El anterior comentario no lo hacía por científico, si no por la creencia popular (incorrecta) de que la gente de su calaña tiene tendencia a las úlceras, como una expresión amistosa nada más.
Para finalizar, le diré que sí, que he vivido toda mi vida muy bien, con todo tipo de comodidades, no me avergüenzo por ello ni lo veo como algo malo, aspiro a que mis hijos puedan vivir tan bien como yo el día de mañana, aspiro también a vivir el brillante y plácido futuro que me pronostica gracias al trabajo para el que tantos años vengo preparándome. A lo que no aspiro, lo que imploro que jamás suceda, es que su detritus contamine mi jardín, manténgase alejado de él, por favor.
Saludos.

bemsalgado dijo...

Tiempo al tiempo.

¡Uau Uau!

http://beminvitados.blogspot.com

JOSE LOPEZ PALAZON dijo...

Sería yo una mala bestia, creo sinceramente que no lo soy, si no apreciara convenientemente que un chico como tú, excelentemente educado, apareciera por aquí, al sentirse aludido por mí en una brevísima referencia y lo 1º que hiciera fuera interesarse por la salud de mi mujer, enferma de gravedad, que es lo que yo más quiero en el mundo.

Te aseguro que tu intervención me produjo una inevitable ternura por varios motivos, entre ellos el que yo no tenía la conciencia muy tranquila por mi comportamiento contigo. Me parece que estuve innecesariamente duro en mi contestación sobre Fraga, tú sobre Fraga sabes lo que tus mentores te han enseñado, yo de Fraga sé parte de la verdad, la verdad absoluta no la sabe nadie, y la aprendí conviviendo con él, muy duramente por cierto, es por ello, por lo que aprendí sin querer sobre su terrible personalidad por lo que fui el único, junto a mi mujer, que se negó no sólo a estrecharle la mano sino también a saludarle, en una comida a la que asistimos él, yo y unas 50 personas más a las que asombró hablando simultaneamente en inglés y francés cuando lo consideró oportuno.

Pero para mí, Fraga fue un cómplice absolutamente necesario, o sea realmente fue un coautor de muchos de los desmanes de Franco y esto es histórico, o debe de serlo, incluso para ti, cuyo concepto de la historia ya vimos que es tan diferente del mío.

Pero, volviendo a ti, creo que eres un buen muchacho, ciertamente aprovechable pero que sigue un camino erróneo. Dices que tienes preocupaciones sociales y al propio tiempo te vanaglorias no sólo de haber vivido muy bien sino que afirmas que vas a hacer todo lo posible por continuar haciéndolo y, entonces, yo no tengo más remedio que decirte que tus preocupaciones no son sociales sino exclusivamente personales, individuales que son precisamente esencialmente distintas, es posible incluso que antagónicas, a las sociales.

También afirmas que tienes preocupaciones políticas lo que te situaría, si fuera cierto, dentro de la aristocracia humana que reseñaba Aristóteles cuando decía aquello de que el hombre que no es un "zoom politikon" o es un dios o es una bestia, lo que ocurre, Andrés, y tú deberías ya saberlo, es que la 1ª de las preocupaciones sociales y políticas, como se deduce indudablemente de la etimología de ambos vocablos, es el interés, la preocupación, yo diría incluso que la obsesión por el bienestar de los otros, de los demás, y no tanto de ti mismo, como tú afirmas.

Pero creo que ese radical individualismo del que haces gala en tu reprimenda a bem, no es sincero, que a ti, que te has interesado por la salud de una perfecta desconocida como es mi mujer, te tiene que interesar mucho el bienestar de todas esas otras personas que están sufriendo las inclemencias sociales de estos pésimos tiempos sin tener otro resguardo que el de nuestra compasión que, como sabes, proviene del latín “cum patere”, padecer con otro, y que es una de las condiciones mas nobles que pueden enriquecer al ser humano, y yo estoy convencido, vista tu excelente reacción a nuestra por mi parte agria disputa del otro día, que eres de dicha condición puesto que no sólo has seguido interesándote por lo que aquí se debate sino que has cazado al vuelo cuál es realmente mi verdadera preocupación, la salud de mi mujer, cuyo interés por ella tanto te agradezco.

Me ocurre contigo lo que me ha sucedido siempre con la gente joven con la que he tratado, que me ha inspirado mucha ternura comprobar cómo se interesan por la pobre y hermosa gente de que nos hablaba el bueno de Saroyan. Muchachos con tan buenos sentimientos tienen que ser excelentes, lo que ocurre es que hasta ahora seguís un camino equivocado, lejos del altruismo y la entrega a los demás que siempre han fascinado a los jóvenes.

En cualquier caso, recibe un cordial abrazo de este viejo gruñón que tan mal te trató el otro día, ya sabes que puedes venir por aquí cuando quieras, que no siempre te vamos a tratar mal.

Andrés dijo...

Señor Palazón, me perdonará usted sin duda que no entre otra vez en la disputa inicial que abrió nuestro debate ya que creo que nuestras posiciones han quedado bien marcadas y tienen poca pinta de ser flexibles, he ahí la futilidad de continuar con esa discusión.

Es cierto que nuestra discusión fue agria y tensa pero no tenga usted mal sabor de boca, no podía ser de otra manera enfrentando dos posturas tan radicalmente opuestas, la tensión, en cierta medida, dota de interés la disputa, siempre que no se pierdan las formas, buena prueba de ello es que los posts en los que he intervenido han sido de los más comentados de este blog, no porque mis comentarios tengan un especial interés ni calidad, es obvio que cualquiera de las personas que aquí intervienen (la mayoría al menos) tienen una cultura humanística superior a la mía, han sido comentados porque se han enfrentado dos posturas que es al fin y al cabo lo que interesa a las personas, el debate, la confrontación.

Dice usted que le ha gustado mi reacción tras nuestra batalla dialéctica, he de decir que a mí también me ha gustado la suya, la diferencia entre pelear por la red y en los otros campos de la vida es la asquerosa impunidad y anonimato con la que se puede faltar respeto porque nunca, o casi nunca, se va a dar la cara. Por eso las personas tienden a cometer ciertos excesos a la hora de dirigirse a otra, se dedican los peores insultos y algunos caen en la descalificación fácil y sin argumentar de patio de colegio. Gente que parece de cultura, como el mentado bem, que escribe con una prosa de calidad más que aceptable en mi opinión recurre a ese recurso tan infantiloide como cobarde.

En cuanto al tema del individualismo egoísta, creo que no me expresé bien, o por lo menos no maticé convenientemente. Es cierto que no hay fin más elevado para una persona que vivir para los demás, ni nada que dé una felicidad mayor. No obstante en mi opinión, y supongo que aquí disentiremos, las personas a la que se lo debes todo es a tu familia, a tus hijos, a tus padres, a tu pareja, a tus amigos... Eso es lo prioritario, sería hipócrita decir lo contrario, por tanto veo lógico querer que mis seres queridos y yo mismo vivamos una buena vida y, entonces, ayudar en lo posible para tratar de mejorar la vida de los demás. Así, estoy seguro de que usted intentó e intenta por todos los medios que su mujer y sus hijos, si los tiene, no pasen jamás excesivas dificultades y vivan lo mejor posible. Puede que eso sea egoísta, pero forma parte de la esencia misma del ser humano.

Reciba usted un abrazo también de mi parte y no hace falta que me dé las gracias por interesarme por su mujer, ¿qué persona no se conmueve al conocer el sufrimiento de una pobre mujer enferma por palabra de su apenado marido? Ojalá ese sufrimiento pase cuanto antes y vuelvan a vivir plácidamente.

PS: Lo siento pero en etimología, latín y griego los de mi generación somos desgraciadamente nulos(cosas de la LOGSE), le agradezco las lecciones.

Futbolín dijo...

D. Andrés este tono nuevo ya me gusta, yo me irrité con tu entrada en la que comentabas que "nunca habías visto tanta ignorancia y demagogia junta" pero de úlcera nada de nada, solo un ligero sobrepeso por mi natural sedentarismo, encantado de saludarte de nuevo y escribes muy bien, seguro que será un placer leerte aunque podamos no estar de acuerdo.

Futbolín dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Futbolín dijo...

Dejame José abusando de tu amabilidad que copie este artículo (1)

Visiones de un extraterrestre
Los habitantes de este planeta optan por meditar más sobre el fútbol que sobre la política
JOHN CARLIN 25 FEB 2012 - 22:55 CET2
"Si este es el mejor de todos los mundos posibles, ¿cómo serán los demás?"
Voltaire
Hay una corriente de opinión, un murmullo creciente, que dice que el fútbol se ha convertido en una plaga social, que el fútbol se impone a todos los demás temas de conversación en los medios; que ya es hora de demostrar un poco de seriedad y hablar de otras cosas, como de la política.

Bueno. Intentémoslo. Echémosle una mirada a la política, pero desde un córner remoto. Veamos los casos de, por ejemplo, Manuel Fraga y Baltasar Garzón con los ojos cándidos de un extraterrestre recién llegado a nuestro planeta, de un ser que parte de la premisa de que matar al prójimo es retrógrado y bestial. Lo que veríamos es, por un lado, un señor que fue partícipe de una dictadura sangrienta que se alió con los nazis para arrebatar el poder a un Gobierno democráticamente electo (hay un cuadro bastante conocido en el museo Reina Sofía, de Madrid, que conmemora aquella alianza, para aquellos que hayan caído en el olvido) y, por otro, un señor que nunca ha colaborado en el asesinato de nadie y ha dedicado buena parte de su vida a intentar destapar los crímenes de Pinochet, de ETA y de la propia dictadura que asoló a su país durante cuatro décadas.

¿Y qué pasa? El primero es enterrado con todos los honores, descrito por el presidente del Gobierno como “uno de los políticos más grandes del siglo”, mientras que el otro es enterrado en vida, su carrera destruida, por aquellos que se erigen como defensores máximos de la ley. Resulta que en el rincón del planeta en el que nuestro extraterrestre ha aterrizado esos mismos defensores de la ley consideran bueno investigar el terrorismo de unos nacionalistas descerebrados y malo investigar un terrorismo de Estado que cobró infinitamente más sufrimiento y más víctimas. ETA es mucho peor que el franquismo; Garzón es mucho peor que Fraga, al que le van a nombrar una calle, o una plaza, en la capital del país.

Futbolín dijo...

(y2)

Si el extraterrestre no se sube de inmediato a su nave, preso de la desesperación, decidido a ir en búsqueda de un planeta menos primitivo, puede ser que alguien le explique los matices de la cuestión: que el señor Fraga, pese a que siempre hizo apología de un pasado franquista en cuyas matanzas y torturas colaboró, fue una figura determinante —heroica— en la transición a la democracia; que el señor Garzón cayó en el pecado capital de la soberbia (¡a tal punto que llegó a dar clases en Nueva York!) y en el pecado judicial aún mayor de escuchar las llamadas telefónicas de unos presos…

No, no. No nos engañemos. No funcionaría. El extraterrestre se iría, más asqueado aún, si cabe, por tamaña pequeñez. A no ser que se le proponga mirar a homo no tan sapiens desde otra óptica; desde la de su deporte favorito. Se le podría explicar que, lejos de obsesionarse por las sórdidas paradojas del panorama político, lo que realmente le interesa al ser humano —el tema del que no deja de hablar con conocimiento y pasión— es el fútbol.

Pronto entendería nuestro perspicaz visitante que el fútbol es un pasatiempo pacífico en el que uno puede estudiar con plenitud las grandezas, las debilidades, las bellezas y las mezquindades de la especie. Hay malos y buenos, dependiendo siempre del punto de vista, pero nadie quiere matar a nadie. El fútbol es comedia, no tragedia. Hay personajes sobre el escenario como José Mourinho, que provoca indignación, o como Pep Guardiola, que actualmente somete a medio mundo a la tortura mental de no saber si va a seguir al frente del equipo que más placer da a más seres humanos desde el Madrid de hace medio siglo. Pero la crueldad a la que nos someten los Mourinho y los Guardiola no es intencional, ni dañina para la salud, y uno tiene la opción de hacerles caso o no, suerte no disponible para las víctimas del franquismo o de ETA. (O, si uno quiere ir más lejos, del presidente sirio Bachar el Assad.)

Con todo lo cual nuestro extraterrestre rápidamente entendería por qué los habitantes de este planeta optan por meditar más sobre el fútbol que sobre la política, quizá llevándole a la feliz conclusión de que, pese a tanta imbecilidad, algo rescatable sí hay en la especie humana.

calificacion de las entradas