domingo, 25 de marzo de 2012

El Real Madrid y la decencia. Nobleza obliga.

Yo no sería más yo, no me llamaría José López Palazón, ni enarbolaría todos los días, por aquí, la bandera de la decencia, si ahora, después de haber leído lo que dice un madridista en el jodido As, no le diera aquí, en mis blogs, toda la publicidad que merece.

No todo está perdido en el fútbol español, a pesar de Relaño, Florentino, Mourinho y adláteres. Hay gente decente en las filas del  RM, depende de su número que lo que está haciendo esta gentuza no ya sólo con el RM sino con todo el fútbol español, tenga remedio.

Ojalá. Nadie se alegrará más que yo, que pasé gran parte de mi desvalida juventud, sufriendo hambre y frío en las gradas del 4º anfiteatro de Chamartín, así se llamaba entonces el ahora Bernabéu, viendo jugar a aquella maravillosa delantera de Kopa, Didí, Di Stéfano, Rial y Gento, hasta que las canalladas que se perpetraban un domingo sí y otro, también, hicieron que la venda se me cayera de los ojos.

“Algunos madridistas no nos rendiremos
  Compartir en Tuenti12
Guillermo Ruiz del Castillo | 25/03/2012
Dice Florentino Pérez que el madridismo jamás debe rendirse. Así es, estoy totalmente de acuerdo. Algunos madridistas no dejaremos de asombrarnos cuando Jose Mourinho, nuestro entrenador, agrede a un compañero de profesión, cuando espera al árbitro en el parking del estadio al finalizar un partido ante el Barcelona en el Camp Nou o decide que nadie pase por rueda de prensa ni hable en la zona mixta después de un encuentro. Ni dejaremos de poner el grito en el cielo cuando comprobemos con estupor que el presidente de nuestro club acata tantas agresiones a nuestra imagen sin rechistar. Insistiremos en evitar que nuestros jugadores culpen de todos los males del equipo al colectivo arbitral y trabajaremos para que ningún portavoz de nuestro entrenador se mofe públicamente de equipos rivales ni de insituciones madridistas como Jorge Valdano, tan tristemente despachado al finalizar la temporada pasada. Señor Pérez, efectivamente, algunos aficionados del Real Madrid no nos rendiremos nunca y lucharemos con insistencia mientras podamos para recuperar la grandeza deportiva de nuestro club, el Real Madrid”.

3 comentarios:

Futbolín dijo...

Ese es el espíritu del mensaje mi querido José, poner un pelillo de esperanza en que al menos nuestros biznietos algún día puedan salir del hoyo, porque si no hay para pegarse un tiro, me encantan tus hallazgos.

Futbolín dijo...

Siempre hay que tener esperanza incluso cuando no hay ni un puñetero motivo para albergarla.

Renuentes a la huelga
No pasa del 30% los españoles con trabajo dispuestos a hacer huelga

http://politica.elpais.com/politica/2012/03/24/actualidad/1332610622_845257.html

Futbolín dijo...

Me ha gustado este artículo que he leido hoy, te lo copio aquí con tu permiso, aunque me llames abusón, no sin razón.
Fervor dentro, vergüenza internacional
Albert Gil Pérez | 03/24/12 - 18:32 h.
Desde que Pérez vendió su “suerte” a Mourinho la imagen internacional del Real Madrid se ha ido deteriorando a pasos agigantados. La letra de su himno y la realidad es una mera entelequia. El Madrid de Pérez y Mourinho deja a su paso una estela desagradable de males artes que lesionan intereses de instituciones, deportistas y aficionados.
Esta semana el Real Madrid ha presentado el proyecto “Real Madrid Resort Island” en las instalaciones del Estadio Santiago Bernabéu. Este proyecto se prevé desarrollarlo en una isla artificial del emirato árabe de Ras Al Khaimah. Con caras de malas pulgas tras el segundo empate consecutivo, con mal juego y peor comportamiento, estaban, junto al presidente, Mourinho, los capitanes Casillas y Ramos y el francés Benzema .
Precisamente Pérez aludió a la imagen del Real Madrid y a la “custodia de este inigualable patrimonio de marca”. Difícilmente puede haber más cinismo al ponderar un bien heredado y actuar en el día a día en la defenestración de esos valores por las urgencias de unos resultados deportivos que no llegan por su mala gestión en su vuelta a la presidencia tras la “espantada” anterior.
Goza ancestralmente el Real Madrid de un estado de flagrante trato a favor, derivada de la importancia política de su ubicación geográfica y por la carga emocional de aglutinar unos valores derivados del folklorismo casposo. La alternancia en el Gobierno del partido derechista ha potenciado la protección por los valores fácticos. El presidente Rajoy, de sentimiento blanco colocó de ministro de Deporte (que incluye Educación y Cultura) al Señor Wert que encabeza la lista de meteduras de pata del actual gobierno. El Señor Wert se ha declarado “holligan” del Real Madrid. Con un “holligan” al frente del Ministerio de Deportes, no nos pueden tomar en serio en Europa y es normal todos los recelos que suscita la limpieza de nuestras competiciones y de nuestros deportistas.
El Comité de Competición con el Sr. Flórez de presidente – 85 años y carnet madridista - ha adulterado la competición de liga otra vez con un tratamiento sancionador que sonroja a la afición y crea agravios comparativos (verbigracia, Kluivert y Cruyff barcelonistas duramente sancionados)
Han anulado una tarjeta a Ramos basándose en defectos de forma de la redacción del acta, como si no sirvieran las imágenes que meridianamente claras denotaban la justa sanción. Han confundido a los filólogos y gramáticos al dictaminar que adjetivar a alguien con un repetido “hijo de puta” ya no es un insulto en España. Han entendido que indicar “A robar, solo robar” acompañado de gestos inequívocos que refuerzan lo verbalizado no es motivo de sanción. El comité de Apelación reconoce la liviandad de las sancione pero no está autorizado para elevarlas y dignificar al deporte español.
En el acto que antes hacíamos referencia, intervino el ministro de Asunto Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo que también refuerza su currículo con su etiqueta de madridista tan valorada. Sin que, al parecer, sintiera pudor el ministro de la nación manifestó posicionándose: “La historia del Madrid es una historia de superación y a fe que a mi me ha costado superar lo de ayer y venir a este estadio precisamente después de lo que pasó en Villarreal. Pero supongo que tenemos que ir acostumbrándonos”.
No aclaró el señor ministro si su canto al costumbrismo venía dada por los favores de los árbitros y comités, a los destrozos en los vestuarios de futbolistas de su equipo o, simplemente, al mal juego de su equipo y las pérdidas de puntos.

calificacion de las entradas