jueves, 8 de marzo de 2012

Ética versus moral


Marco Tulio Cicerón

Es muy duro despertarte a estas jodidas horas de la mañana, 5'50, y darte cuenta de que has perdido toda tu puñetera vida, que te has equivocado miserablemente en todo lo que has hecho a lo largo de estos canallescos 83 años.

Porque no soy sino lo que he hecho durante todo este tiempo: nada.

Tenía que ser un hombre y ¿qué es lo que he sido?, una puñetera máquina de trabajar, he ido de un lado para otro frenéticamente tratando de ganar un poco de dinero para subsistir y eso no es vivir sino precisamente todo lo contrario y, ahora, me veo sentado aquí, ante el maldito trasto, con las manos vacías.

De modo que, como un quijote enloquecido, la emprendo a mandobles con todo.

Ayer, venció el plazo de ese pagaré en el que se condensa todo lo que tengo, todo lo que he conseguido durante 83 años de la más dura de todas las existencias, en la que he tenido que venderme cada día 70 veces 7 para apenas comer, de modo que inicié el durísimo periplo por los despachos de los directores de las entidades bancarias, subastando ese puñado de billetes en el que se concreta mi vida.

Todos sin excepción han intentado engañarme, han cumplido con su durísimo papel, el mismo que yo he hecho durante todos estos malditos años que ha durado mi vida.

Cada uno de ellos me ha explicado descarnadamente las mentiras que los otros me habían contado. Ha sido profundamente descorazonador comprobar algo que yo ya sabía, todo es mentira en un mundo esencialmente falso, pero ver allí, en el último de los pasajes de mi vida, a los depositarios de la riqueza de las naciones, ¿no es eso lo que dicen los máximos apóstoles del capitalismo neoliberal?, mintiéndome como bellacos por un asqueroso puñado de dólares, cuyos malditos intereses no iban a ser siquiera para ellos, me ha deprimido definitivamente.

De nuevo resuena atronadoramente en mi cabeza la requisitoria del maestro Cicerón: ¿entre qué gente estamos, en qué ciudad vivimos?

¿Qué es lo que sucede para que los custodios de la sagrada llama de esta asquerosa civilización se comporten como lo que son, jodidos mercaderes, que algún santo profeta debería de nuevo echar a latigazos del templo.

Pero sucede todo lo contrario, ahora, los sumos sacerdotes son ellos, los propios mercaderes, y custodian tan férreamente el templo que ni siquiera nos permiten entrar si no es para entregarles, para su custodia, el producto de toda nuestra vida.

¿Qué es lo que ha pasado para que se haya producido esta perniciosa contrarrevolución, en qué nos hemos equivocado tanto?

Creo sinceramente que ha sido la imposición de esa canallesca costumbre sobre la puñetera ética. “O tempora, o mores”, ¡Qué tiempos, qué costumbres! sigue tronando el genio en sus terribles “catilinarias”, después de que su compañero del Senado hubiera intentado asesinarle.


La costumbre es algo nefasto, lo echa a perder todo. Y la jodida costumbre no es sino el fundamento de la moral, que viene, como es tan sabido del latino “mos, moris”, cuando lo que debería de guiarnos realmente sería la ética, pero no cualquier ética sino la aristotélica.

Ética proviene del griego “etos” que de alguna manera nos recuerda a “patos“, sufrir, de modo que nuestra ética no debiera de ser placentera como realmente lo es. En realidad la ética que hoy disfrutamos ya no es ética realmente sino que se ha convertido en una asquerosa costumbre que nos conduce a esta especie de hedonismo barato en el que todos nos rebozamos, como en la propia mierda.

Ésta es, en síntesis, nuestra tragedia, que íbamos para héroes y nos hemos convertidos en unos asquerosos villanos.

Que Dios, o quien sea, tenga mucha compasión de nosotros, porque la estamos ya necesitando tanto.

3 comentarios:

Futbolín dijo...

Recomendaciones del Futbolín, Nuestros tristes antecedentes:

http://www.rtve.es/alacarta/videos/otros-documentales/virgilio-leret-20120306-2100-169/1342995/

Futbolín dijo...

Querido José, cuanta razón tienes, tu siempre me dices que me rio y soy optimista, yo también me voy a empelotar y te voy a decir una de las posibles causas, trabajaba en un Banco y ya me jubilé, como anteriormente lo hizo mi padre que en paz descansa, salir de estos antros es tan agradable que después todo te parece maravilloso.Mi hijo ha sido mas inteligente y a pesar de haber estudiado derecho y empresariales no ha querido entrar en esos templos del dinero, quizás será mas pobre pero de momento es mas feliz.

gerardo arellano dijo...

Interesante. Gracs.

calificacion de las entradas