martes, 17 de abril de 2012

Pintan bastos. Repsol-IPF, Garzón, economista, Friedman, Popper, los BRICS, defensa de la expropiación, Rubalcaba.

 Tiemblan las empresas españolas en Argentina

 He dicho ya más de una vez por aquí que los hombres se miden por la talla de los enemigos a los que se enfrentan.

Yo, y otros millones de hombres honrados de todo el mundo, luchamos contra una serie de farsantes e impostores que culminan ideológicamente en Milton Friedman y la llamada Escuela de Chicago, los jodidos padres de todos estos asquerosos economistas que no sólo nos han llevado adonde estamos sino que además continúan los canallas justificándolo. Pero el padre real de todos ellos, o sea el abuelo de toda esta gentuza no es ni más ni menos que Karl R. Popper, el autor de La sociedad abierta y sus enemigos.

Lo crean ustedes o no, este tío es tan pretencioso que coge la lista de la filosofía universal y se la carga como el que lava, desde Platón, al que considera el primer totalitarista, y Aristóteles al que considera un escriba de poca monta, hasta Kant y Hegel, el tío se los pasa por la piedra como si tal cosa y sólo muestra un atisbo de respeto por Marx, pero sólo por sus buenas intenciones, eh, mandando a la mierda de un plumazo a Adorno y Habermas porque los tíos no son más que unos jodidos marxistas por lo que están radicalmente equivocados.

A mí me gustaría mucho oír a este fantástico pensador, acérrimo partidario del binomio tesis y prueba, decir qué deducción extraía ahora de lo que sus dilectos discípulos han hecho con toda la economía planetaria. Porque son las tesis expuestas en sus libros, cumplidas al pie de la letra por sus discípulos, las que nos han llevado adonde ahora estamos: a un desastre mundial del que nadie sabe cómo salir.

Pero yo iniciaba este post escribiendo “Pintan bastos” porque la situación es de tal naturaleza que si no existieran China y los países emergentes que constituyen el grupo BRICS, Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica, un pesado manto de desesperanza se abatiría implacable sobre una humanidad que cuando se produce un acto que implica tanta valentía como honradez y amor por la justicia social como el llevado a cabo por la presidenta Fernández de Kirchner, nacionalizando ese emporio de intereses mezquinos que es IPF, se pone en su inmensa mayoría de parte de la empresa explotadora no sólo de los recursos ajenos sino de la población de los que tienen por derecho natural, el famoso ius gentium, la propiedad de los mismos.

Ayer, por poner un ejemplo, sólo en la 1ª página de Público, pude leer una opinión favorable a esta magnífica decisión, la firmaba el economista marxiano, Garzón, haciendo gala de un optimismo que a mí me gustaría mucho compartir, ya que afirmaba que, dentro de 10 años, la socialdemocracia estaría totalmente superada por una nueva ideología política.

“Y,sin embargo, se mueve”, o sea, sin embargo, la razón está de parte de la presidenta que no podía tolerar ni un minuto más que un capital extranjero se hubiera apoderado de una parte de la riqueza natural de su país y la explotara inicuamente en beneficio de unos jodidos accionistas y consejeros de administración, que no tienen nada que ver con el país en el que esa riqueza natural existe, cuyo único título para seguir explotándola es únicamente el dinero, acumulación canallesca de capital a expensas de otras explotaciones igualmente inhumanas precedentes, utilizado en alumbrar o mejorar la posibilidad de industrialización de dichos petróleos y gas, pero que ya se encuentran suficientemente remunerados por los años de explotación exclusiva a su favor.

Es absolutamente vergonzoso que una sociedad como la nuestra oficial, ésa que tiene acceso no sólo libre sino clamoroso a todos los medios de comunicación creados y financiados por el capitalismo más rastrero, se haya puesto incondicionalmente al lado de los explotadores y en contra de los explotados, lo que demuestra, si es que ya no lo estaba, cómo funciona este mundo actual en el que tenemos la inmensa desgracia de vivir, en el que los injustos por naturaleza han logrado imponer sus nocivos e inmorales principios de tal manera que incluso los políticos que se autotitulan de izquierda, vease el propio Rubalcaba, apoyan las medidas reaccionarios que los actuales usurpadores del gobierno de España anuncian contra una nación que no ha hecho sino lo absolutamente necesario para recuperar lo que es suyo, anunciando incluso que pagará el justiprecio establecido por sus leyes de expropiación.

¿Qué más quiere toda esa derecha cerril que hace como que piensa que es dueña absoluta del mundo sólo por el derecho de nacimiento, sólo por esas leyes injustas que tutelan el derecho de propiedad a favor de los hijos de los depredadores sociales, de los ladrones y tahures que juegan siempre con todas las cartas marcadas?

¿Qué es lo que pretende el tal Rubalcaba apoyando lo que no tiene nombre?

No nos debería de sorprender en un tío que exhibe descaradamente, como una de sus señas de identidad más significativas, que es ferviente seguidor de ese paradigma del liberal capitalismo fascista y represor que es el Real Madrid.

2 comentarios:

Futbolín dijo...

No tengo tiempo de escribir, porque tengo que salir, un excelente artículo, espero que todo esto vaya a favor de los intereses del pueblo argentino, porque no se que pasa pero al final siempre acaban los dinerillos en manos de otros espabilados, como mi misión es un poco payasera por no estar capacitado para mucho mas, dejo aquí una burrada que puso un cachondo en los foros sobre el tema de la expropiación:
"Qué se han creído los argentinos? mandaremos al Imperio Español con el rey a la cabeza y su escopeta machaca-elefantes. Después enviaremos a Ansar y al Curita Camps a buscar las armas de destrucción masiva. Pero temblarán cuando enviemos a ZParo, este soldado arrasará toda Argentina dejando parados tras su paso. El imperio español, donde nunca se pone el sol "

Futbolín dijo...

Trabajar cansa así que hoy copio y pego y Ni quito ni pongo REY pero ayudo a mi SEÑOR

Repsol no es España
Juan Torres López
Catedrático de Economía Aplicada de la Universidad de Sevilla

http://blogs.publico.es/dominiopublico/5101/repsol-no-es-espana/

calificacion de las entradas