martes, 15 de mayo de 2012

Bielsa y Guardiola, el arte de ganar, o de perder, todos los partidos

De Quincey escribió su obra más famosa bajo el título “Del asesinato como una de las bellas artes”, yo no me he atrevido a tanto.

 El fútbol ha devenido en un deporte canallesco porque ha acabado premiando la sordidez, la canallería, sí, por qué no decirlo: el asesinato.

 Personalicemos, para explicarnos mejor, un poco la cuestión. Tomemos como sujetos de este brevísimo trabajo sobre el fútbol a 3 personajes paradigmáticos: Bielsa, Guardiola y Mourinho.

 Los 2 primeros juegan siempre al ataque, porque desean ardientemente, sobre todo, jugar, el 3º, juega siempre a defenderse porque quiere, sobre todo, por encima de cualquier otra cosa, ganar, aunque sea a costa de cometer un auténtico asesinato.

 Si uno quiere construir buen fútbol, es muy difícil, en realidad, es imposible. Si uno pretende destruir el fútbol, es demasiado fácil: se buscan  jugadores muy rápidos con facilidad para el gol, Drogbá y Cristiano, y se coloca el autobús del equipo delante de la propia portería y ya sólo es cuestión de tiempo que les llegue a los palomeros, a “los asesinos”, una oportunidad, que es seguro que la van a tener, para matar el partido. Pero esto no es, dígase lo que quiera, un lance del juego sino un auténtico asesinato.

 ¿Cómo se construye un equipo de fútbol, cómo se organiza una banda mafiosa?

 La diferencia entre el bien y el mal, entre el cielo y el infierno no radica sólo en la intención sino también en el método.

 Los equipos de fútbol se construyen para ganar pero se diferencian no sólo por su constitución material sino, sobre todo, por sus métodos.

 El Atletic Club de Bilbao se fundó con la intención de ganar pero sobre todo con la de hacerlo sólo con gente de la tierra. Una tierra en sentido amplio que comprende casi todo el norte de la piel de toro. Se dice que esta idea corresponde a una filosofía: si uno se va a enorgullecer del equipo que lleva el nombre de su tierra, éste debe de ser realmente constituido por gente de su tierra, si no iríamos a lo que el director de La Codorniz renombró con su inteligencia característica: el Madrid, que tanto enorgullece a sus seguidores, no es más que un club antimadridista que bien pudiera llamarse “el Madrileñín club de forasteros”.

 Este club, el Bilbao, si el mundo fuera un sitio decente, sería el club más celebrado pero casi es absolutamente desconocido lo que habla muy bien de la inmoralidad radical del mundo de hoy.

 La gente, la gente humilde, la hermosa gente, ésa que pasa hambre todos los días, aunque ustedes no lo crean, es seguidora del Real Madrid, RM, como se le cae la baba con Belén Esteban, porque Orwell ya está pasado de moda.

 No sé muy bien quién coño dijo eso, si es que lo ha dicho alguien y no es que yo me lo imagino, de que todo es luz. Todo no es más que puñetero dinero y esto sí que sé muy bien quien lo dijo, mi admirado don Carlos, Marx, él, que era muy científico, lo llamo capital y lo tradujo diciendo que todo no era sino puñetera economía.

 El caso es que fútbol que en un principio no eran sino 22 tíos, en calzoncillos, corriendo todos como locos detrás de una jodida pelota, ahora, es uno de los mayores negocios del mundo y se ha echado, como es lógico, irremisiblemente a perder.

 Porque Roman Abramovich, Florentino y los jeques árabes han llegado hasta él. Ahora el fútbol no es un deporte, ni siquiera un juego, se ha convertido en el arte del asesinato y lo dominan absolutamente las mafias.

 Creo que todo el mundo, gracias al cine, sabe lo que es una mafia, pero si no lo recuerda, yo se lo explico otra vez. Una mafia es una organización criminal que tiene por objeto hacerse dueña total de una actividad comercial. Y el fútbol, desgraciadamente ha devenido en eso, en una actividad comercial en la que triunfan aquellos que se organizan mafiosamente.

 Así, los mejores clubes del mundo han devenido, todos, en organizaciones criminales absolutamente mafiosas, pagando, para ello, el mayor de los precios: han perdido sus señas de identidad, ninguno de sus partidarios, hablo claro está de los grandes, puede enorgullecerse lógicamente de ser seguidor del club de su tierra, excepto, ya lo hemos dicho, el Bilbao, los otros como dijo el genial director de La Codorniz sólo son club de forasteros.

 Lo 1º que hace una mafia es contratar a los mejores asesinos del mundo, gente realmente implacable que además es perfecta en la ejecución de sus crímenes, porque se trata principalmente de obtener el éxito por encima de cualquier otra cosa.

 No es por casualidad que Abramovich, Florentino y Moratti, sean, en último extremo, absolutamente iguales. Ninguno de los 3 ha ganado el dinero de que disponen trabajando desde la madrugada a la medianoche. Pero los 3 han contratado siempre a los mejores futbolistas existentes en el mercado sea cual fuere su nacionalidad porque ninguno de ellos, aunque Florentino sí que lo diga, busca en modo alguno hacer patria, sólo quieren ganar.

Ganar, cuando se tiene el dinero por castigo, es fácil, demasiado fácil, resulta incluso aburrido porque no hay que inventar nada, está todo ahí, debidamente programado. Una vez que se han contratado, a precio de oro, a los mejores jugadores del mundo, sólo hay que encontrar un buen capataz y el mejor de todos ellos, indudablemente es un tal Mourinho.
Mou, como se le llama, es un capataz perfecto. Ha hecho un verdadero arte de su profesión: para empezar exige que se le fichen, si el club ya no los tiene, a los mejores jugadores del mundo y, después, pone en práctica una estrategia que le asegura los mejores resultados, comprar, sobornar, someter con cualquier medio a aquellos que tienen como función exclusiva decidir quién y cómo ganan los partidos.

Por supuesto que han habido diferencias entre los resultados de la presión sobre los árbitros en los 3 países en los que este expeditivo capataz ha actuado. No es lo mismo Italia que Inglaterra y mucho menos aún que España. España es, en todos los órdenes, un país de mafiosos, es la legítima herencia de un dictador al que no siguieron después en la administración del poder ninguna clase de libertarios.

Aquí no es que sea fácil ser mafioso, es que no tienes nada que hacer si no lo eres.

De modo que el capataz se hizo, convenientemente arropado por toda una prensa que es mafiosa por naturaleza, con el dominio absoluto de los jueces. Pero no se detuvo ahí, en su camino hacia el mayor de los triunfos posibles.

Efectivamente, tenía ya los mejores jugadores del mundo y a los árbitros absolutamente sometidos, en estas condiciones era casi seguro que iba a ganar todas las competiciones, al menos, las nacionales, pero tuvo la mala fortuna de tropezar con otro capataz que, por azares del destino, tenía bajo sus órdenes al que dicen los técnicos mundiales que es el mejor equipo de todos los tiempos.

 Pero Mou, por algo se le llama “the special one”, tiene infinidad de recursos, son realmente inagotables.

Dice la aporía de Aquiles y la tortuga que si el espacio y el tiempo son divisibles hasta el infinito, Aquiles no alcanzará nunca a la tortuga, y yo me atrevo a proponer otra aporía, Bolt no ganaría sus 100 metros lisos nunca si no fuera el mejor, si no ganara todas y cada una de sus zancadas.

O sea que Bielsa y Guardiola, ganan en realidad todos los partidos, si atendemos a todas y cada una de las jugadas, lo que ocurre es que, al final, pueden perder los partidos íntegros porque en el fútbol gana el que mete más goles no el que mejor juega, pero estos 2 capataces plantean sus encuentros para ganar todos y cada uno de los lances del juego o, por lo menos, la mayoría, por eso lo hacen  siempre al ataque, porque, para ellos, quien realmente gana es el que ha dominado el mayor tiempo del encuentro, como si el triunfo se computara a los puntos, como a veces sucede en el boxeo.

Ah, se me olvidaba, Bielsa  y Guardiola son esencialmente unos caballeros, tan educados son o están, que hacen como que piensan realmente que ganar partidos como sea es absolutamente lícito, aunque se consiga mediante un asesinato.

3 comentarios:

Futbolín dijo...

Un poco mas de fútbol y de corrupción que van parejos...

LA LIGA ARBITRAL Y LA RECETA DEL BARÇA PARA SEGUIR SIENDO LEYENDA... por Carlos de Zaragoza (Fragmento)
Los árbitros han terminado de ensuciar esta Liga, bajando al Villarreal, al dar por válido en Vallecas un gol en fuera de juego de Tamudo como una catedral...ante las narices del "sospechosísimo" Undiano. Es alucinante que tipos con un silbato en la mano puedan decidir en un segundo quién baja y quién se queda. Ya habían donado el Trofeo al Madrid, sin rubor alguno, salvándole el culo en cada partido que se le iba de las manos, nunca mejor dicho, jugando fatal. Por eso lo de los 100 puntos me da risa, por mucho paniaguao que babee a cambio de unos euros. Ni siquiera han respetado una jornada de infarto, de las de radio en la oreja de toda la vida, sin cagarla tan flagrantemente. Una jornada en la que el Zaragoza ha culminado un milagro que los maños queremos creer que ha sido tal, sin "agapitazo" por medio...y con Teixeira Vitienes -otro que tal baila- sacando rojas más que rigurosas a Sarabia y Torres alterando el equilibrio de un partido a vida o muerte.

A pesar de tanta injusticia, Valdés ha ganado por 5ª vez el Zamora a San Iker de todos los Postes, y Messi se lleva el Pichichi, la Bota de Oro, y el Récord de goles de la Historia, para retratar a los "amantes" de los números, esos que, a falta de clase, acostumbraban a refrotarnos estadísticas engañosas por la cara. Y a partir de hoy, entramos ya en época de sugerir fichajes potenciales para el nuevo Barcelona de Tito. Normal. La ilusión debe volar alto.

Pero nos conviene reflexionar ahora que hemos disfrutado de 4 años de una hegemonía en el juego como jamás se había contemplado en la historia del fútbol. Porque sólo este Barcelona de Pep ha reducido a los contrarios a meros comparsas en cada partido. Nadie jamás, cometió “el abuso” (Coco Basile dixit) de dejar a cada contrario menos de 25 minutitos por partido para aspirar a tocar la pelota. Y les da igual en casa que fuera, en Wembley que en Almería, contra la Ponferradina o el United…Y van casi 300 partidos seguidos sin que nadie ose siquiera amenazar esa esplendorosa tiranía bajo la batuta de Xavi.

Por cierto, el otro día ese bulto sospechoso que es Mourinho dijo: “A mí no me gusta desgastar a los contrarios con la posesión”…Jajajajaja. ¡Ya entiendo!, por eso le deja el 80% la pelota al Barça en cada partido, o se la dejó el 70% al Bayern…Es un tema de principios. ¡Olé con el caballero luso!. No es que no tenga ni puta idea de cómo ganar sin ordinarieces...No, no, no...Es que cede graciosamente la pelotita a los rivales por no hacerles un feo. El ex-traductor prefiere desgastar con alardes de "estilo", como cortes de mangas tras ganar con ayuditas, tanganas y dedos en el ojo cuando pierde, macarreo en los parking, bicicletitas sin ruedas de algún capullo cuando van ganado 4-0…etc. ¡Eso es estilo!, y no el de esos mequetrefes de la Masía que son tan desvergonzados que ¡se la pasan muchas veces a los que llevan la camiseta del mismo color! ¡No hay derecho!...¡La madré que lo trajo al mundo! El Diccionario de la RAE necesitaría un nuevo palabro para calificar a semejante aborto de la naturaleza, fallo de la genética que se estudiará en los libros de Oncología Deportiva y Social.

Es lo que tiene disfrutar de un Messi al lado de Xavi e Iniesta. Que altibajos aparte, los 4 títulos no ganados por el Barcelona de Pep han sido anacronismos sin lógica alguna, pues el Barcelona mereció y debió ganarlo todo de calle. Todos sus verdugos (Sevilla, Madrid, Inter y Chelsea), han sido superados en el campo de forma abrumadora. Pero si algo demuestra este deporte, es que el talento extra puede hacer falta...y la suerte ni te cuento, incluyendo en ésta última el no ser atracados por los Benquerença, Muñiz, Unidano, Teixeira, Velasco Carballo…etc.
sigue...

Futbolín dijo...

continua...

La "suerte" no depende de uno, aunque en el tema arbitral conviene denunciarlo a voz en grito cuando el rival tiene una red de prostitut@s en plantilla en los medios, y un bocazas profesional para presionar hasta en las cocheras.

http://www.periodistasanonimos.com/2012/05/la-liga-arbitral-y-la-receta-del-barca.html#comment-form

Futbolín dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.

calificacion de las entradas