domingo, 15 de julio de 2012

La posible cercanía del Apocalipsis

 “Y cuando el ángel levantó el 7º sello se hizo un silencio como de media hora”.

 Así comienza “El séptimo sello” del genio sueco Ingmar Bergman, que no hace sino recoger el comienzo del último libro de los evangelios que según algunos San Juan tituló Apocalipsis.

 No sé por qué extraño mecanismo mental he asociado todo esto que lleva dormido en mi cerebro decenas de años con lo que nos está sucediendo en estos momentos.

 Sí, es cierto que cada día que pasa todo va a peor y que la sucesión de los desastrosos acontecimientos parece ciertamente imparable pero ¿no será demasiado pesimista traer a aquí y ahora la visión apocaliptica del fin del mundo y del juicio final? 

 Además todo el texto apocalíptico tiene un maravilloso estilo prodigioso que nos habla de una subyacente esperanza en medio de los mayores desastres aunque el genio sueco terminara su cinta con el aquelarre de la Muerte llevándonos a todo a no se sabe dónde, bajo una sombría lluvia sobrenatural.

 Y todo esto me lo ha sugerido, me lo está sugiriendo el texto de Manuel Castell que el puñetero Futbolín nos trajo ayer a estos lares.

 El formidable análisis del economista catalán se puede resumir en esta frase sin duda absolutamente apocalíptica: cegada a  cal y canto toda posibilidad de recuperación económica por la obligada descapitalización de una sociedad moribunda que ciega radicalmente la apertura de nuevas vías de emprendimiento por la falta total de financiación, no hay otro futuro que el endeudamiento general de todas  las naciones que se irán devorando más rápidamente de lo que parece unas a otras mediante sucesivos empréstitos que devendrán impagables por falta de producción, de modo que la economía universal se convertirá en una especie de hidra de mil cabezas que se devorará a sí misma prestándose, exigiéndose, perdonándose , en una inmensa rueda de la fortuna que dará frenéticas vueltas, buscando una solución que ella ha hecho imposible con su loca avaricia.

 Díganme si esta pintura de nuestro porvenir no es absolutamente apocalíptica a la par que inevitable, de modo que también aquí, fuera de la película de Bergman, el caballero, o sea, nosotros estamos perdiendo a pasos agigantados la vital partida de ajedrez que sostenemos con La Muerte, mientras esos locos agentes de su propia destrucción se aprietan las clavijas a sí mismos al propio tiempo que nos las aprietan a nosotros.

 Ya sé, ya sé que Krugman, Stiglizt, Navarro, López, Garzón y otra larga serie de economistas sostienen no sólo que la situación no es tan desesperada como parece sino plenamente recuperable si sus tesis se aceptaran al fin, pero esto es precisamente lo que me desanima totalmente.

 Estos economistas que circulan a contracorriente porque sus tesis contrarían frontalmente lo que le conviene que se haga al establishment internacional no tienen ninguna clase de predicamento más allá de estos círculos esotéricos de internet de tal manera que sus dictámenes y análisis sólo los leemos 4 locos que andamos por aquí buscando algo a lo que agarrarnos para no sumirnos en la más completa desesperación, pero estoy seguro de que los que tienen algo que ver con las finanzas y economía públicas no sólo no los leen sino que si lo hicieran pensarán de ellos que son unos perfectos enajenados mentales o que buscan simplemente la notoriedad saliéndose del sistema.

 Y mientras tanto la rueda infernal sigue girando en esta especie de vacío y nuestras esperanzas disminuyen cada día que pasa al contemplar cómo todas esas ilusiones que se nos ofrecían desde todos los ángulos oficiales terminan en estruendosos fracasos que nos llevan irremediablemente a una mezcla terrorífica de asombro y desesperanza.

 Y ante esta situación se estrellan indefectiblemente los esfuerzos que aparentemente al menos están realizando los que tienen en sus manos nuestras posibilidades de salvación, salvación cuya presencia no aparece hasta ahora por ninguno de los confines de este mundo que resulta cada día más apocalíptico.


9 comentarios:

Eddie dijo...

Tomo nota, José, pero antes de retirarme unos dias para desconectar de esta locura, os mando una nueva de este gobierno:

ESTAN EN TODOS LADOS
Si esto es cierto, se me ocurre una pregunta, ¿guindos ha ofrecido la adjudicacion a alguien que tiene influencia grande en los mercados con el fin de que interceda para el mercado de deuda español o simplemente se han dado prisa en el proceso de privatizar las loterias pq rotschild apretaba o nada de esto, claro?Por cierto, Rotschild se impone a Lazard , 2 de las famosas 9 familias de la piramide (PASEN Y VEAN)..

http://www.diario-octubre.com/2012/07/15/rothschild-dirigira-la-opv-de-loterias-la-mayor-privatizacion-de-la-historia/

Futbolín dijo...

RUBALCABA SE DILUYE COMO LÍDER DEL PSOE Y LA OPOSICIÓN
Rajoy somete su duro ajuste al juicio del BCE y los mercados en plena bronca social
• Si los mercados vuelven al ataque ante la pasividad del BCE España deberá ampliar el rescate bancario al nacional
REPUBLICA / RAFAEL HALCÓN | MADRIDPUBLICADA EL 15-07-2012
El Gobierno que preside Rajoy no tiene mayor problema ni debe centrar sus esfuerzos en aquellos que les “aplauden, callan o protestan” sus recientes y duras medidas de ajuste, como dijo en Granada, porque las urgencias políticas del presidente Rajoy no están en España sino en los agresivos mercados internacionales y entre los dirigentes y mandatarios de la UE, como la canciller Merkel, el comisario Rehn y el presidente del Banco Central Europeo, Draghi, que son los que deben validar esas medidas de ajuste y decidir si España merece un respiro y la ayuda financiera del BCE, o si no lo merece y por el contrario debe pedir el rescate oficial del Estado a los fondos de la UE.
Y esto es lo que vamos a saber en los próximos días y también lo que se puede convertir en un nuevo impulso para la queja social, porque si después de los sacrificios que Rajoy exige a los sectores mas débiles de la sociedad, España se ve en la necesidad de pasar del rescate de la banca al rescate del Estado –con la intervención de la UE y más y dolorosos ajustes-, entonces su fracaso será indiscutible y de duras consecuencias para todo el país.
Precisamente, las declaraciones del presidente del Banco Central de Alemania (Bundesbank), Jens Weidmann, de este pasado fin de semana, recomendando que el rescate de la banca española se amplíe a toda la economía de nuestro país porque “los balances bancarios siempre son un espejo de toda la economía”, son un aviso y un jarro de agua fría contra el Gobierno español y sus recientes y duras medidas de ajuste.
Sobre todo porque ha sido precisamente el temor del presidente Rajoy al gran rescate de España el que ha motivado las medidas de urgencia contra los sectores españoles más desfavorecidos de la sociedad, en pos de recaudar un dinero rápido para reducir el déficit de 2012. Unas medidas y ajustes que veremos como son acogidas esta semana por los mercados y por el BCE, porque si vuelven los ataques a la deuda española y el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, se cruza de brazos, entonces las recomendaciones de Weidmann se convertirán en realidad. Y el Gobierno de Rajoy deberá solicitar el rescate general de España por parte de la UE. Lo que sacaría a España de los mercados y nos dejaría a merced de los fondos de la UE y de la intervención general de la política económica y financiera del país por altos funcionarios del BCE, de la UE y del FMI, el fondo que preside Lagarde, al que precisamente Weidmann le pide que se suba al rescate y a las fiscalización de España.
sigue....

Futbolín dijo...

Este pavor al nuevo ataque de los mercados en pos de que España sobrepase los 600 puntos de la prima de riesgo (la pasada semana se situó en los 540) y los intereses a 10 años lleguen al 8% ha sido el motivo del hachazo social del Gobierno de Rajoy, puede que ya demasiado tarde y bajo el estigma del rescate bancario.
De ahí que a corto plazo solo quedan dos salidas para España: que los mercados reconozcan los ajustes de Rajoy como un esfuerzo seguro para la reducción del déficit (lo que sería muy extraño); o que el BCE se “apiade” del ajuste español y, temeroso de un contagio a Italia (a Draghi solo le emocionan los problemas de Italia, y su amigo Monti) y con la bendición de Merkel, decida por fin abrir el grifo del dinero y comprar deuda española. De lo contrari,o el presidente del Bundestbank tendrá razón y España deberá solicitar el rescate general de la economía del país, para atender a sus compromisos de la deuda e inyectar liquidez en la economía, evitando la quiebra.
Lamentablemente, los españoles ya hemos visto cómo al final se han cumplido otros pronósticos negros de dirigentes de la UE. Así ocurrió cuando Almunia y otros dirigentes europeos le pidieron a España que solicitara el rescate bancario. Lo que fue rechazado por el Gobierno de Rajoy con escandalizadas declaraciones que al final se ha tenido que tragar, pidiendo el rescate, por más que insistan en llamarlo “línea de crédito” cuando todo el mundo sabe que es un rescate duro, con exigencias y contrapartidas a cumplir como se acaba de ver en estos ajustes anunciados por Rajoy. O como cuando se ha sugerido que algunos bancos españoles deben cerrar en vez de ser salvados, algo que al final ocurrirá.
Rubalcaba y las presiones entre “bambalinas”
Y estamos hablando de avisos, advertencias y recomendaciones que se hacen en público pero desconocemos las que se han hecho en privado a Rajoy en los últimos meses y semanas, y puede que entre ellas se haya incluido, por parte de primeros mandatarios del Consejo de la UE, de la Comisión y del BCE, la sugerencia de la petición del temido gran rescate nacional que ahora ha sugerido el primer responsable del Bundesbank.
Presiones de las que quiere huir Rajoy sacando el hacha del ajuste social, y que puede que se las haya transmitido en secreto al líder de la oposición, Alfredo Pérez Rubalcaba. Y que ello sea la sola explicación posible para justificar la extraña debilidad del actual secretario general del PSOE frente a los recortes del Gobierno, con una actitud tan pusilánime como tramposa. No en vano Rubalcaba está diciendo ahora y con “la boca chica” lo que no se atrevió a decir en el Parlamento cuando Rajoy le presentó la listas de sus recortes sociales. Y justificando su discurso timorato en que con su respuesta pretende hacer un oposición más constructiva que la que el PP le hizo a Zapatero.
Algo que está provocando la indignación de dirigentes, de las bases y de los votantes del PSOE que no entienden ni aceptan las palabras ni la estrategia de Rubalcaba, máxime cuando desde el Gobierno y desde el PP solo culpan de la situación de España a la herencia recibida del anterior gobierno del PSOE. Y cuando lo que esperan del líder de la oposición es que diga que “Rajoy ha fracasado y es el culpable de la grave situación de España”, en vez de proponer consensos con el PP, a toro pasado y cuando el Gobierno ya ha aprobado el ajuste social que está levantando oleadas de protesta en toda España y que Rubalcaba da por bueno porque sabe que nadie lo va a cambiar.

Futbolín dijo...

Deterioro PP-PSOE
El desgaste del Gobierno a marchas forzadas y el fracaso del líder de la oposición hacen que Rajoy y Rubalcaba estén en entredicho, y sus errores y fracasos aumentan la indignación ciudadana contra la clase política, hasta convertirlos -en las encuestas del CIS- en uno de los primero problemas del país y objeto de las protestas y las manifestaciones que de manera espontánea u organizada están proliferando por todas las provincias del territorio nacional. Con el añadido de que el discurso de Rubalcaba de “un gran pacto nacional” esconde la incógnita del cómo y cuando se hace eso. ¿Acaso está pensando en un gobierno de concentración?
De lo que desde luego no hablan PP y PSOE es de la gran reforma del Estado y de la Constitución para acabar con el despilfarro y el deterioro de la nación que incluye una reforma a fondo del caótico Estado de la Autonomías. Y el problema añadido que ahora tienen ambos partidos es el de sus respectivos liderazgos por causa del enormes desgaste sufrido por Rajoy y Rubalcaba en los últimos meses. ¿Quiénes son sus posibles sustitutos?
Demasiados problemas a la vista para el país, y una nueva semana de máxima preocupación por las decisiones que tomarán ahora los mercados ante el ajuste del Gobierno español y las que tomarán en la UE y en el BCE. Si nada de esto sale bien, España entrará de lleno en la senda del rescate general del Estado y todo lo demás se acabó.

Futbolín dijo...

Todos los "...digo Diego" del PP sobre la subida del IVA y otras mentiras (El Intermedio)

http://www.youtube.com/watch?v=Z7Xc0iTz9lw&feature=player_embedded#!

Futbolín dijo...

RESCATE A LA BANCA ESPAÑOLA - JUAN TORRES LÓPEZ

http://www.youtube.com/watch?v=xZQluNkdW94&feature=related

Futbolín dijo...

EL BLOG DE MANUEL PASTRANA
Estamos en manos de gestores que han entregado nuestro país a los intereses de los mercados con absoluta complacencia

Como dije ayer tras la reunión que mantuvimos Carbonero y yo con Diego Valderas,creo que ha llegado el momento de la disidencia y la resistencia activa. Que hay que intentar responder a las agresiones del PP con un boicot auténtico porque lo que nos jugamos es si perdemos o no el modelo social conquistado con tanto sudor en los últimos 30 años.

Según nuestros primeros análisis sobre los presupuestos de 2012 y 2013, los 65 mil millones de euros en los que se traduce el recorte que anunció Rajoy el pasado miércoles en el Congreso vienen a ser como reducir el nivel de vida de los españoles en un 15 por ciento. En 2014 todos vamos a ser un 15 por ciento más pobres.

Es inmoral achacar indolencia a los parados a la hora de ponerse a buscar trabajo y justificar así la reducción de las prestaciones.

Es inmoral reducir las condiciones laborales de los empleados públicos argumentando que así se equiparan al sector privado cuando la reforma laboral acaba de machacar al sector privado.

Es inmoral la bacanal de aplausos que escuchamos el miércoles en el Congreso por parte de los diputados del PP cuando se estaban eliminado derechos fundamentales, derechos constitucionales.

Estamos en manos de gestores que han entregado nuestro país a los intereses de los mercados con absoluta complacencia.

Van a por Andalucía

El gobierno del PP hace todo lo posible para que Andalucía vaya a la quiebra económica, para que no pueda hacer frente a sus pagos.

Realizan un boicot permanente a las competencias y a la posibilidad de contar con recursos económicos presionando a la banca para que no financie al gobierno de la Junta.

Por todo esto creo yo que ha llegado el momento de ir a disidencia, a la resistencia activa. No es suficiente con salir a la calle. No es suficiente con intentar responder a las agresiones. Es necesario llegar a un boicot auténtico, a la disidencia, a la resistencia frente a las consecuencias que van a tener estas medidas. Todas estas medidas vienen como consecuencia de los préstamos a la banca y de la necesidad de tapar el agujero de la banca, especialmente la banca gestionada por las comunidades del PP en los últimos años.

En estos momentos está en juego realmente la capacidad de funcionar, de salir adelante, que puede llegar a tener Andalucía. Está en juego si la Junta tiene autonomía económica como para poder hacer frente a sus obligaciones con los ciudadanos. La insuficiencia económica es de tal calibre y la agresión del gobierno del PP es tal que Andalucía se puede encontrar en una situación de colapso económico en cualquier momento.

Se suele olvidar que el 80 por ciento de la deuda la tiene el Estado. Solo el 20 por ciento es de las Comunidades Autónomas. Pero hay un planteamiento ideológico de la derecha española más rancia que pretende la devolución al Estado de las competencias autonómicas. Por eso actúan como actúan.

Y por eso planteo yo que un gobierno cuya única función en los últimos siete meses ha sido atentar contra los derechos ciudadanos, ya puede ir cogiendo la maleta. No sirve a los intereses de la ciudadanía. Solamente es útil a quienes están teledirigiendo la reforma, el cambio, la ruptura de un modelo social, el europeo, que no les interesa que se mantenga por más tiempo.

Patrick Bateman dijo...

Apocalipsis Now.
Gran reflexión,al hilo de la de Castells,que,lamentablemente,tiene visos de estar cercana a lo que nos puede deparar este aquelarre económico,en un no tan lejano futuro.
Si el presente es ya estremecedor,el futuro puede ser gore extremo.
Un saludo a todos.

Patrick Bateman dijo...

http://www.salaimartin.com/randomthoughts/item/372-crist%C3%B3bal-montoro.html

Cristóbal Montoro era el ideólogo económico del ala liberal del PP. Como tal, fue el encargado de diseñar y escribir la parte económica y fiscal del programa electoral del Partido Popular. Si leen ustedes, verán que la idea que fundamenta todo el programa era “la curva de Laffer” (ver aquí la explicación de lo que es la curva de Laffer). Es decir, el PP predicaba que si subían los tipos impositivos, se dañaba tanto la actividad económica que la recaudación final (que es el producto de un tipo mayor multiplicado por una actividad menor) acababa bajando. Por eso el PP dijo durante la campaña electoral que para reducir el déficit lo que había que hacer era no subir sino bajar los impuestos.

Claro que luego el PP ganó las elecciones y protagonizó el primer gran salto mortal intelectual de la legislatura: ¡subió inmediatamente el IRPF! ¿Donde estaba don Cristóbal y su teoría de Laffer? Pues escudándose detrás de un argumento absurdo, sobado y siniestro: “El déficit era mucho mayor de lo que esperábamos!" ¿Cómo? ¡Señor ministro! ¡No sea usted bobo! Si para aumentar la recaudación lo que se necesita es bajar el IRPF, la lógica de parvulario indica que cuando usted descubre un déficit “mucho más grande de lo esperado” lo que tiene que hacer es “bajar los impuestos mucho más de lo esperado”!!! Si usted sube el IRPF, ¡la crisis se va a agravar y la recaudación va a bajar! Por cierto, han pasado ya unos meses. La crisis se ha agravado... y la recaudación ha caído.

De hecho, la recaudación ha caído tanto que vienen los socios europeos y obligan al PP ha incumplir otra de sus promesas: la subida del IVA. Aquí, Montoro tenía una oportunidad de oro para demostrar que sabe algo y hubiera podido salir y explicar que AL MISMO TIEMPO QUE SE SUBE EL IVA, se reducen los impuestos del trabajo. Y la combinación de ambos impuestos podía dar lugar a una “devaluación fiscal” que abarataba los productos españoles respecto de los alemanes y eso contribuye a aumentar la competitividad española. Eso hubiera sido una manera inteligente de justificar el cambio fiscal. ¡Pero no! En lugar de eso, va el ministro y dice que “si el IVA lo pagaran más los que lo tienen que pagar, no lo tendríamos que subir tanto!”.

Y aquí ya es donde yo me pierdo. Me pierdo no solo por la falta de coherencia económica de ese argumento sino por su falta total de ética. Es decir, va el ministro y nos dice que en España hay dos tipos de ciudadanos: Los que pagan en A (los honestos que pagan IVA) y los que pagan en B (los que evaden). Y como nosotros, los miembros del gobierno, somos unos incompetentes supinos incapaces de realizar nuestra labor de evitar que la gente B evada impuestos, lo que haremos será... ¡castigar a la gente A y subirles los impuestos a ellos! ¿Se puede ser más injusto? Señor Montoro: si usted es incapaz de cumplir con su obligación de eliminar la evasión del IVA por parte de los ciudadanos tipo B, ¡confiese que es usted incapaz de realizar su oficio y váyase a su casa!¡Pero no les cargue los costes de su inutilidad a los ciudadanos que cumplen con su obligación de pagar el IVA! ¿De verdad piensa que subir los impuestos a los ciudadanos A va a hacer que paguen los B? ¿Pero en qué planeta vive usted?

Tenemos pues a un ministro de hacienda que miente de forma sistemática, que es incapaz de cumplir su obligación de hacer que los ciudadanos B paguen lo que deben y, encima, no tiene ningún rubor al justificar un aumento del IVA haciendo pagar justos por pecadores. Mentiroso, incompetente e injusto. Cada uno de esos atributos, por separado, deberían ser suficientes para obligar a que un ministro de hacienda dimita de su cargo. Don Cristóbal Montoro ha conseguido reunirlos en una sola persona.

calificacion de las entradas