miércoles, 11 de julio de 2012

El pueblo unido nunca SERIA vencido

 A lo mejor es que he acabado de volverme loco. No está mal aunque me haya costado ni más ni menos que 83 años, que cumplo el próximo día 24, pero lo cierto es que siempre lo he intentado con todas mis fuerzas. Y no sólo porque Erasmo de Rotterdam elogiara la locura sino porque estoy convencido de que la demencia total, en cuanto ausencia absoluta del sentido de la realidad, es una auténtica bendición de Dios o de la naturaleza.

 Y digo esto porque de todas las noticias que hoy llenan las 1ªs de todos los periódicos, a mí, particularmente, la más importante y también la más hermosa de todas es ésa de que el pueblo, el hondo pueblo, el pueblo profundo, la hermosa gente, al fin, ha hecho lo que yo tanto deseaba que hiciera, de modo que ayer, no más, la insultaba yo, en un arranque de ciega ira, de mala manera titulando mi post así: “son unos asquerosos cobardes o unos repugnantes embusteros”.

 Invoco aquí como eximente plena, en mi favor, esa enajenación mental de la que escribía hace un momento: estoy completamente loco, a un demente de tal entidad debe de perdonársele todo.

 Pero el pueblo hondo, profundo, ése que parece que no está pero que sí que está, aquel mismo que le dio a Aznar con las elecciones en sus puñeteras narices cuando intentó engañarle diciéndole, a través de todos los periódicos del país, a cuyos directores fue el muy canalla llamándoles individualmente para que falsearan la verdad, que los autores del 11 M eran los asesinos de Eta, cuando él sabía mejor que nadie porque tenía ya todas las pruebas en sus manos, que habían sido un grupo de terroristas árabes, ese mismo pueblo, ayer, anoche, se echó a la calle, para acompañar a una parte entrañable de él que se había hecho con su representación para andar 400 kms., con sangre, sudor y ampollas para gritarle al infame baboso que hace como que nos gobierna, en la misma puerta de esa casa, que usurpa, "Esto nos pasa por un Gobierno facha" y la multitud les acompañaba con el eslogan "Estos son nuestros verdaderos campeones", en clarísima alusión a toda esa faramalla encaminada directamente a alienar a todas esas pobres gentes que no piensan más que en Casillas y el Cristiano Ronaldo, el jodido, el puñetero, el asqueroso opio del pueblo, maldito sea, mil veces malditos, hijos de puta de la prensa que estáis colaborando tan activamente en engañar a este pueblo.

 Y en las 1ªs también andaba eso de la puñetera intervención de España, que ya era hora de que se produjera, a ver si bajo la dictadura de la Merkel y cía. esto fuera capaz de mejorar algo.

 No lo creo porque, para ello, había que empujar, perseguir y meter en lo más profundo del mar  a todos esos hijos de puta que hacen como que nos gobiernen pero que, en realidad, lo único que hacen es todo aquello que sólo sirve para protegerse ellos, para que Rajoy siga cobrando 3 clases por lo menos de emolumentos: sueldo de presidente del PP, sueldo de presidente del gobierno de España, y lo que haya convenido con el que le administra su registro de la propiedad de Santapola, 3 ó 4 millones de las antiguas pesetas mensuales.

 Esto es lo que verdaderamente están haciendo ellos, todo lo posible para que no sufran la menor alteración sus privilegios, gangas, prebendas y sinecuras, ni tan siquiera su prestigio, para eso mantienen con uñas y dientes el control de eso que llaman poder judicial y que no es sino el instrumento de legalizar sus desafueros.

 De modo que, para mí, fue seguramente la mayor alegría de mi vida, anoche, cuando oí, en Hora 25 de la Ser, que la marcha de los mineros hacia Sol, en media hora, apenas si había podido avanzar unos metros porque se lo impedía la inmensa congregación de sus hermanos de sangre, sudor y lágrimas, del pueblo que vive en Madrid y que había acudido a recibirlos para fundirse con ellos en un abrazo que será eterno.

 Benditos sean estos hermosos mineros, héroes auténticos de nuestro tiempo y no eso jodidos atletas que han decidido vender sus almas al poder que los utiliza como señuelos para con su gloria de lentejuelas y pacotilla engañar decisivamente a toda ese inmensa legión de mentecatos que son felices porque España gana no sé qué campeonato la misma noche, el mismo día que ellos, sus hijos y los hijos de sus hijos pasan las peores dificultades y certifican, quizá para siempre, que nunca tendrán otra gloria y otro estatus que no sea ése de ser la plebe que ahora llena esos asquerosos estadios que son aún más vergonzosos que aquellos malditos circos romanos.

11 comentarios:

Futbolín dijo...

SOY MINERO
por Isaac Rosa

Que en estos tiempos hipertecnologizados hayan tenido que ser los mineros los que enseñen el camino al resto de trabajadores, da que pensar. Que en la época de empresas flexibles, sociedad de la información, economía global, riqueza virtual y trabajadores desubicados y desideologizados, hayan tenido que ser los viejos mineros, con sus duras herramientas, sus manos callosas y su fuerte conciencia de colectivo, los que salgan a la luz y echen a andar para que los sigamos, debería hacernos pensar qué nos ha pasado a los trabajadores durante los últimos años, qué hemos hecho y dejado de hacer, qué nos han hecho y qué nos hemos dejado hacer.
Habrá quien diga que el protagonismo minero de estos días es pura coherencia: si la crisis y las políticas anticrisis suponen para los trabajadores un salto atrás en el tiempo, un regreso a trompicones al siglo XIX, nadie mejor que los mineros al frente de la manifestación, ellos que con tanta rotundidad encarnan aquellos tiempos iniciales del movimiento obrero. Pero no estamos ante un asunto de coherencia histórica, sino mucho más.
Las emocionantes escenas vividas en cada pueblo por donde han pasado los mineros en su marcha hacia Madrid, la acogida, las palabras de ánimo, las ayudas recibidas, la solidaridad extendida por todo el país, en las calles y en las redes sociales, y finalmente el recibimiento en la capital y el acompañamiento en su protesta por tantos trabajadores, deberían ser un revulsivo, marcar un punto de inflexión en la construcción de resistencias colectivas. Los mineros han roto algo, han despertado algo que dormía en nosotros, nos han empujado.
Sé que hay un componente no pequeño de simpatía que escapa a las razones de su protesta. Hay algo de justicia histórica, de memoria, de sentimentalidad obrera si quieren, en el cariño que los mineros reciben estos días, y digo cariño con intención, porque en ocasiones se trata de cariño más que de comprensión de sus reivindicaciones. La figura del minero, con su casco, su lámpara y su rostro ennegrecido está fuertemente arraigado en el imaginario de la clase trabajadora desde hace siglos, y por eso con los mineros no funciona el habitual discurso de los “privilegiados” con que algunos intentan anularlos desde la derecha mediática (por eso, y porque la minería representa desde siempre lo más duro y peligroso del mundo del trabajo, y su fatiga, lesiones, enfermedades y accidentes no casan bien con ningún privilegio). Por todo ello, por su condición popular de héroes de la clase obrera (demostrada, por otra parte, en tantos episodios de lucha en efecto heroica a través de siglos), parece natural que los mineros encuentren todo ese calor a su paso por los pueblos. No creo que una marcha a pie de, pongamos, camareros, albañiles, periodistas o funcionarios, lograse tanto apoyo, tanto cariño, tantos recibimientos, homenajes y adhesiones, por justas que fuesen sus reivindicaciones.

Futbolín dijo...

Pero más allá de ese componente emocional, importa el momento en que se ha producido esta salida de los pozos. En un momento de terror económico como este, cuando los trabajadores nos sentimos acorralados, desesperanzados, y nuestra resistencia se limita a adivinar por dónde vendrá el siguiente golpe, la aparición en escena de los mineros puede ser la lucecilla al final del túnel (el túnel en que andamos perdidos los trabajadores, no el tópico túnel de la salida de la crisis donde la única luz que se ve es la del tren que viene de frente), la señal que estábamos esperando. Los mineros nos están dando una lección que no deberíamos dejar pasar, y que va más allá de sus reivindicaciones por justas que puedan ser.
Y lo son. Los mineros tienen razón en su lucha, y no voy ahora a extenderme en por qué tienen razón. La tienen por todos los motivos que ya habrán oído y leído estos días, pero incluso si no tuviesen esos motivos, seguirían teniendo la razón de su lado, por una elemental cuestión de justicia histórica. Se lo debemos, a ellos y a las generaciones de mineros que les anteceden, y eso basta para que estemos obligados a respetar su medio de vida y sus territorios, ofrecerles salidas dignas y no escatimarles un dinero que es calderilla comparado con los rescates financieros. Pero insisto: lo que hoy me interesa no es tanto su lucha particular (que apoyo), sino esa lección de dignidad, solidaridad y resistencia que nos dan al resto de trabajadores. Todos nos hemos sentido interpelados estos días por la lucha de los mineros, en dos direcciones: porque en su reivindicación de un futuro digno cabemos todos los que igualmente carecemos de ese futuro; y porque la contundencia de su lucha hace más evidente nuestra pobre reacción ante los ataques sufridos.
En cuanto a lo primero, la reivindicación de los mineros es extensible a todos nosotros. En los mineros vemos nuestro pasado, nuestra conciencia de clase que en algún momento perdimos o nos arrebataron, las posibilidades de lucha colectiva que hoy no encontramos. Pero sobre todo, vemos en ellos nuestro futuro: en su grito para no ser abandonados, para no desaparecer, para no ver arrasados sus pueblos y comarcas por el paro y la inactividad, asoma un resquicio del futuro que nos espera a todos, convertidos todos en trabajadores abandonados a nuestra suerte, abocados a un largo tiempo de escasez, de miseria; a merced de un viento que no deja nada en pie; con millones de empleos en extinción, y toda España convertida en una gran comarca minera amenazada por la desolación y la falta de salidas.
En cuanto a lo segundo, la dureza clásica con que resisten los mineros, la violencia con que responden a la violencia, hace que debamos buscar otra palabra para denominar lo que hacemos los demás, eso que a menudo llamamos de manera exagerada resistencia. Mientras nosotros ‘incendiamos’ las redes sociales, los mineros prenden fuego real a las barricadas en las autopistas. Mientras nosotros convocamos una huelga cada dos años, sin mucha convicción y sobre todo sin continuidad, los mineros eligen la huelga indefinida durante semanas, inflexible. Mientras nosotros escribimos posts y tuits de denuncia contra los recortes (yo el primero), ellos se encierran en los pozos, paralizan el tráfico, levantan en pie de guerra comarcas enteras, y finalmente echan a andar por la carretera. Mientras

Futbolín dijo...

nosotros pintamos ingeniosas pancartas y componemos simpáticos pareados para gritar en manifestación, ellos se enfrentan a cuerpo con la Guardia Civil. Mientras nosotros retuiteamos y damos miles de “me gusta” para apoyar las reivindicaciones de los colectivos más castigados, ellos van pueblo por pueblo dando y recibiendo abrazos, compartiendo comidas y techo. Mientras esperamos al próximo aniversario para volver a tomar las plazas, ellos se plantan en la Puerta del Sol tras haber hecho suyas las plazas de todas aquellas localidades por las que pasaron.
La lección está clara: ante el ataque total contra los trabajadores, estos no son tiempos de hashtag, sino de barricada. Frente a la solidaridad efímera de la red social y la indignación inofensiva, son tiempos de caminar juntos, de compartir encierro o marcha, de encontrarse en las calles, de abrazarse como ya no nos abrazábamos, como estos días se abrazaban los mineros con quienes los esperaban a la entrada de cada pueblo.
Por todo ello, el gobierno no puede permitir que los mineros ganen este pulso: porque si triunfan, estarán dando un mal ejemplo para el resto de trabajadores, que podríamos tomar nota, aprender la lección, seguir su ejemplo para ser escuchados, para no ser pisoteados, para no seguir perdiendo: luchar, resistir, construir redes de solidaridad, ser firmes, llegar hasta las últimas consecuencias, tomar la calle, recuperarla. Por eso la durísima represión policial contra los mineros y su criminalización mediática.
Por las mismas razones los trabajadores necesitamos que los mineros ganen este pulso: porque su victoria despeja el camino para nosotros, y en cambio su derrota nos haría más difícil levantar la resistencia. Por eso hoy todos somos mineros, y tenemos que estar con ellos. Por justicia, por historia, por memoria, porque lo merecen. Pero también por nosotros, porque si ellos temen por su futuro, el nuestro es más que negro, negro carbón.

LEIDO EN ZONA CRITICA

Futbolín dijo...

LOS MINEROS DE ASTURIAS PATRIA QUERIDA SON NUESTROS HÉROES ENTRE TANTA INMUNDICIA, BONITO HOMENAJE PEPE Y NO SE PUEDE ESTAR COMPLETAMENTE CUERDO ENTRE TANTA LOCURA, ASÍ QUE LO SIENTO PERO LOCOS LO SERÁN LOS QUE NOS HUNDEN EN LA MISERIA, TU ESTAS CUERDO, DEMASIADO CUERDO.

Futbolín dijo...

http://joanmarti.wordpress.com/2012/07/11/discurso-minero-la-realidad-que-no-sale-en-la-tele/
Video explicativo de la reinvindicación minera
javascript:void(0)

Futbolín dijo...

Entrevista a "Zana" sobre la situación de la Minería (desmontando el bulo de los privilegios)

http://www.youtube.com/watch?feature=endscreen&NR=1&v=TRE_ynyO38U

Futbolín dijo...

LEIDO EN UN FORO:

Rubalcaba ha cavado hoy su tumba. Su intervención no es la del lider de la oposición sino la del lider del colaboracionismo criminal con el PP. Debe marcharse inmediatamente y dejar paso a alguien del PSOE dispuesto de verdad a hacer oposición, que los hay, en contra de lo que se dice, no todo el PSOE es igual al PP. Hay gente que cree en los valores de izquierda, pero por desgracia no controlan el partido. Pero Rubalcaba sigue insistiendo en buscar pactos con el PP cuando no se puede pactar con sinvergüenzas como ellos, solo presentar oposición frontal, radicaly feroz, en el parlamento y en la calle.

Futbolín dijo...

LEÍDO EN UN FORO:
En defensa del PSOE también es de justicia decir que el 10 de mayo de 2010, cuando ZP presentó en el congreso sus recortes, tan equivocados, injustos y antisociales como éstos del PP, ningún diputado socialista disfrutó con el anuncio. La bancada socialista escuchó los anuncios en silencio y con caras serias. Hoy, los del PP han aplaudido a rabiar cada puñalada de Rajoy a la ciudadanía, han tenido orgasmos múltiples en sus escaños, han gozado como perras. Es lo que llevan toda la vida soñando hacer, masacrar vilmente a la clase trabajadora. Los del PSOE la cagaron hasta el fondo, pero al menos no disfrutaron como criminales con su fechoría rastrera, los del PP sí.

Lisistrata dijo...

Nuevos disturbios en la Puerta del Sol con cargas policiales y detenciones

Varios contenedores han sido incendiados en la calle Preciados
La Policía Nacional ha cerrado los accesos al metro de la plaza.
A las 10:30 de la noche. Arde Madrid. Los hombres de negro han dejado su estela y se ha destapado la caja de los truenos de Santa Bárbara bendita.

Futbolín dijo...

LEÍDO EN FOROS:

NO responsabilizo al PSOE de la creación de la crisis. Obviamente la crisis no la inventó ZP ni cobra derechos de autor por ella ni nada parecido. Eso es una estupidez que solo los más interlobotomizados pueden tragarse.

Lo que sí le reprocho al PSOE es que ya desde mayo de 2010 y también ahora con Rubalcaba, no apuesta por hacerle pagar la crisis a sus responsables (especuladores financieros y mangantes) y nos la cargan sobre las espaldas de los trabajadores.

No me vale que los diputados del PSOE voten no a las medidas de Rajoy. Como persona que en ocasionas ha votado al PSOE, me he sentido avergonzado por el colaboracionismo de Rubalcaba y su insitencia en buscar pactos con el PP que solo desea cargarse la democracia y la justicia social.

No cabe ningún pacto con esta panda de HdP, ninguno. Solo la oposición frontal y bestial. Y como eso el PSOE no está por la labor de hacerlo, pues yo me quedo con IU.

Hace solo unos días me parecía una exageración decir que el PSOE va camino de convertirse en el PASOK, pero viendo lo de hoy de Rubalcaba, ya no me cabe ninguna duda.

Futbolín dijo...

Cambiando de tercio, o no¡

http://carlosdezaragoza.blogspot.com.es/2012/07/y-villar-se-cubrio-de-mierda-hasta-el.html#more

calificacion de las entradas